¿Qué son los estrógenos y cómo se producen?

Los estrógenos son unas hormonas importantísimas para el desarrollo de la mujer, pero en los últimos años los tratamientos basados en ellos se han puesto en el punto de mira. Descubre por qué.
¿Qué son los estrógenos y cómo se producen?
Samuel Antonio Sánchez Amador

Escrito y verificado por el biólogo Samuel Antonio Sánchez Amador el 11 Diciembre, 2020.

Última actualización: 11 Diciembre, 2020

Los estrógenos son hormonas que influencian el crecimiento, diferenciación y función de los órganos del sistema reproductor, como las mamas, útero y ovarios. También afectan a tejidos no reproductores, como algunos situados en los sistemas cardiovasculares, óseos y nerviosos.

Las hormonas —generalmente proteínas— son activas en muy pequeña cantidad y concentración e influyen en cascada en el funcionamiento y respuestas de otras células. Aunque no lo parezca, condicionan nuestras vidas mucho más de lo que en un principio podríamos pensar.

¿Qué es una hormona?

Según la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos las hormonas son los mensajeros del cuerpo de los seres vivos. Estas moléculas de naturaleza orgánica viajan por el torrente sanguíneo hasta distintas partes del organismo. Se definen por las siguientes características:

  1. Intervienen en el metabolismo.
  2. Se liberan en el espacio celular.
  3. Viajan por el torrente sanguíneo hasta el órgano diana que contiene receptores para ellas.
  4. Afectan a tejidos que pueden encontrarse lejos del punto de origen.
  5. Su efecto es directamente proporcional a su concentración.
  6. En independencia de su concentración, el receptor que actúa con ellas tiene que funcionar de forma correcta.

Las glándulas endocrinas, que son asociaciones celulares especiales, son las encargadas de sintetizar y secretar las hormonas. Las principales son la tiroides, la pituitaria, la pineal, el timo, las suprarrenales y el páncreas. Todas ellas están englobadas en el sistema endocrino.

Más de 30 tipos de hormonas controlan los procesos fisiológicos del ser humano.

Mujer toma estrógenos en terapia para menopausia.
Los estrógenos se utilizan también como parte de los tratamientos para algunas circunstancias, no sin debate científico al respecto.

¿Qué son los estrógenos?

De forma general, estas moléculas orgánicas se pueden definir como hormonas sexuales esteroideas de tipo femenino que se producen en los ovarios y la placenta durante el embarazo y, en menor medida, en las glándulas suprarrenales.

Desde un punto de vista químico, son derivadas del colesterol, un lípido que se encuentra en las membranas celulares de los eucariotas, los tejidos corporales de todos los animales y el plasma sanguíneo de los vertebrados. Pese a sus connotaciones sociales negativas, el colesterol es esencial para la fisiología humana.

Cabe destacar que, a su vez, ciertos estrógenos derivan de los andrógenos, es decir, de las hormonas sexuales masculinas. Encontramos tres tipos diferentes, los que te resumiremos en las siguientes líneas.

1.  Estrona

Se sintetiza en el ovario y en el tejido adiposo a partir de la progesterona. La estrona, como veremos a continuación, es el estrógeno menos abundante en el cuerpo femenino, pues lo presentan sobre todo las mujeres posmenopáusicas.

También llamada E1, fuentes ya citadas con anterioridad destacan que esta es la hormona producida tras la menopausia. La estrona se puede transformar en sulfato de estrona, una molécula de reserva que puede convertirse en su forma más activa bajo ciertas condiciones: el estradiol.

2. Estradiol

Denominado E2, el estradiol es el estrógeno predominante a lo largo de la vida de las mujeres fértiles y se obtiene a partir de la testosterona, la hormona masculina por excelencia. Según la Universidad Complutense de Madrid y otros portales médicos, el estradiol tiene diversas funciones:

  • Juega un papel fundamental en la pubertad de la mujer, pues permite el desarrollo de los caracteres sexuales secundarios: aparecen pechos, aumentan de tamaño el útero, los ovarios y las trompas de Falopio y aparece el vello púbico. También promueve la secreción de moco vaginal, esencial para la protección ante patógenos.
  • Produce un aumento del engrosamiento del endometrio para prepararlo ante un futuro embarazo.
  • Aumenta la libido.
  • Participa en el metabolismo lipídico.
  • Promueve la distribución de las grasas típica en el sexo femenino, es decir, una mayor acumulación en caderas, muslos y pechos.
  • Ayuda a fijar el calcio en los huesos, lo que los protege ante fracturas.

Para poner las cosas en perspectiva, diremos que el estradiol es 10 veces más potente que la estrona y alrededor de 80 veces más potente que el estriol. Por ello está considerado como el estrógeno más importante de todos.

Cabe destacar que, aunque no lo parezca, el estradiol también juega un papel en el sexo masculino. Según estudios, este estrógeno se produce en las células de Sertoli de los testículos con la función de prevenir la apoptosis (muerte) de las células del esperma.

Los hombres con trastornos genéticos en los cromosomas sexuales pueden presentar niveles atípicos de estradiol en sangre.

3. Estriol

El estriol es un metabolito del estradiol. Conocido como H3 es el estrógeno que aumenta durante el embarazo. Así pues, los niveles en sangre de esta hormona indican el estado de la placenta y el feto durante el proceso de gestación.

Más allá de este clara función, resulta interesante conocer que, según la Clínica Mayo, el estriol se investiga como posible tratamiento para la esclerosis múltiple. Se ha descubierto que las mujeres con esta patología presentan una tasa de recaída de síntomas mucho más baja durante el tercer trimestre.

Además, en los ensayos clínicos las mujeres no embarazadas tratadas con estriol disminuyeron significativamente la tasas de lesiones cerebrales sufridas. Aunque este medicamento aún no esté aprobado, sin duda las investigaciones preliminares resultan prometedoras.

Una mujer excreta 1000 veces más cantidad de estriol cuando está embarazada que cuando no lo está.

Estrógenos en el mundo clínico

Así pues, podemos resumir que los estrógenos son unos tipos de hormonas producidas por el cuerpo que ayudan a desarrollar y mantener las características femeninas y la formación de los huesos largos, entre otras muchas cosas, tal y como indica el Instituto Nacional del Cáncer.

Aún así, los estrógenos también se pueden producir en condiciones laboratoriales, pues se usan como anticonceptivos en el tratamiento de síntomas contra la menopausia, la osteoporosis, desórdenes menstruales y otras afecciones.

1. La prueba de los estrógenos

Tal y como indica la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, las pruebas de estrógenos son necesarias para los siguientes eventos:

  • Averiguar la razón de la pubertad precoz o tardía en niñas y en varones que van a entrar a la adolescencia.
  • Diagnosticar problemas menstruales.
  • Averiguar la causa de infertilidad en mujeres.
  • Monitorizar los tratamientos de infertilidad y menopausia.
  • Encontrar tumores que fomentan la sobreproducción de estrógenos.
  • Diagnosticar ciertos defectos del feto durante el embarazo.
  • Vigilar embarazos de alto riesgo con la prueba de estriol.

En general, el método de obtención suele ser sencillo, pues se cuantifica la cantidad de estrógenos mediante un análisis de sangre o de orina. Incluso, algunos profesionales optan por recetar al paciente una prueba de medición de estrógenos en el hogar, la que se realiza con un kit que analiza la saliva.

2. Signos clínicos de estrógenos bajos y altos en mujeres

La sociedad Hormone Health Network pone a nuestra disposición información sobre los efectos de la fluctuación de estrógenos tanto en hombres como en mujeres. Describiremos algunos de los signos clínicos más relevantes causados por este tipo de desajustes.

En mujeres, los niveles de estrógenos bajos se pueden traducir en períodos menstruales que son menos frecuentes o que cesan, en sofocos, problemas para dormir, sequedad vaginal, bajo deseo sexual, un peor estado de ánimo y piel seca. Algunas también pueden experimentar migrañas premenstruales.

Por otro lado, los niveles de estrógeno demasiado altos causan lo contrario: aumento de peso, menstruaciones demasiado copiosas, empeoramiento del síndrome premenstrual, mamas fibroquísticas, fibromas en el útero y sensación de ansiedad o depresión.

3. Signos clínicos de estrógenos bajos y altos en hombres

Los efectos de los estrógenos en los hombres no son tan claros, al no jugar papeles tan visibles y relevantes sobre ellos. Un hombre con niveles de estrógenos anormalmente bajos puede presentar un exceso de grasa abdominal y bajo deseo sexual.

Un varón con demasiada cantidad de estrógeno en sangre, por otro lado, experimentará aumento considerable de sus mamas (ginecomastia), erecciones deficientes o infertilidad.

Varón con ginecomastia.
Los varones pueden padecer ginecomastia si sus niveles sanguíneos de estrógenos son muy elevados.

¡Cuidado con los tratamientos con estrógenos!

Tal y como hemos dicho con anterioridad, los estrógenos también se utilizan como fármacos para modular los efectos de la menopausia y los ciclos menstruales de las mujeres. Esta práctica ha sido sometida a escrutinio en los últimos años, pues existen evidencias de que algunos de estos tratamientos podrían fomentar la aparición de ciertos tipos de cáncer.

Según la American Cancer Society, la terapia de estrógeno y progestina está vinculada a un mayor riesgo de padecer algún tipo de cáncer de mama. Además, por cuanto más tiempo se extienda el tratamiento, mayores serán los riesgos.

Esta misma fuente nos informa de que 8 de cada 10 000 mujeres con este tipo de tratamiento desarrollarán cáncer de mama. Si bien es una cifra bastante baja, no es ni mucho menos desestimable ni hay que ignorarla.

El cáncer de ovario es un tema más delicado, pues aunque parece que las mujeres con tratamientos de estrógenos tienen más probabilidades de sufrirlo, las evidencias no son potentes para poder afirmarlo. Aun así, se continúa poniendo a este tipo de tratamientos en el punto de mira y las evidencias preliminares no son nada favorables.

Estrógenos: un mundo de luces y sombras

Como hemos podido observar a lo largo de estas líneas, los estrógenos son hormonas necesarias para el desarrollo de los seres vivos, sobre todo si fijamos nuestra atención en el sexo femenino. Desde el desarrollo de los caracteres sexuales secundarios al fortalecimiento óseo y el metabolismo lipídico, estas moléculas cubren grandes e importantes funciones.

Por desgracia, la medicina contemporánea pone cada vez más en duda el tratamiento con estrógenos. Esto se debe a que múltiples evidencias indican que podrían estar relacionados con la aparición de ciertos procesos cancerígenos.

Te podría interesar...
¿Cómo puedo prevenir el cáncer de mama?
Muy SaludLeerlo en Muy Salud
¿Cómo puedo prevenir el cáncer de mama?

Prevenir el cáncer de mama es una de las preocupaciones actuales de la medicina, ya que esta enfermedad es muy prevalente en el mundo.




Graduado en Biología por la Universidad de Alcalá de Henares (2018). Máster en Zoología en la Universidad Complutense de Madrid (2019). A lo largo de su carrera estudiantil, se ha especializado en áreas de parasitología, epidemiología, microbiología y otras ramas que convergen entre la ciencia experimental y la medicina.

Formó parte de un equipo de investigación del departamento de Biología Evolutiva del Museo Nacional de Ciencias Naturales (CSIC) durante dos años, durante los cuales obtuvo conocimiento específico acerca de ADN, heredabilidad y otras cuestiones genéticas.

A día de hoy, se dedica a tiempo completo a la divulgación científica, redactando para portales de índole médica, psicológica y epidemiológica.