Alteraciones de la percepción: características principales

Bernardo Peña · 31 octubre, 2019
Las alteraciones de la percepción van desde las ilusiones hasta las alucinaciones, en todas sus modalidades. Pueden ser causadas por alteraciones orgánicas y emocionales. Te explicamos en detalle las alteraciones perceptivas principales

En este artículo abordaremos las principales alteraciones de la percepción. La percepción es un proceso sensocognitivo en el que las cosas se hacen manifiestas como tales en un acto de experiencia. En este proceso se extrae información externa acerca del medio que nos rodea para luego realizar una interpretación interna.

Para algunos autores, la percepción es más que un proceso sensocognitivo. Más bien, es una función de la psique por medio de la cual se capta e identifica información, tanto del mundo exterior, como de la propia corporalidad.

Las alteraciones de la percepción son problemas a la hora de identificar y reconocer correctamente estos estímulos.

La percepción humana: breve introducción

La percepción, por tanto, es el proceso que nos permite conocer la realidad. Para que este proceso sea concretado en sí, es imprescindible el funcionamiento de las estructuras periféricas sensoriales, que son las encargadas de obtener y difundir la información del medio externo hacia las áreas sensitivas primarias.

Las áreas sensitivas primarias, a su vez, están encargadas de conducirlas a las áreas cerebrales secundarias, cuya función es realizar los procesos de recepción, filtración y organización de la información relacionándola y haciendo interconexión con la memoria y los instintos de la persona. Los trastornos en estas áreas provocan alucinaciones y agnosias, entre otras afecciones.

El proceso de la percepción mantiene total relación con la subjetividad y la objetividad, ya que al ser interpretada en la mente de cada de persona intervienen elementos subjetivos, mientras que el objeto externo que ocupa un lugar en el espacio real es directamente objetivo.

Con base en esto, queda claro que el proceso de la percepción no es un retrato completamente objetivo del mundo exterior, ya que este proceso no se basa únicamente en los datos obtenidos, sino en elementos que difieren de persona a persona, como sus experiencias, ideologías, juicios o ideas, entre otros.

Niño con autismo

Alteraciones de la percepción: cuestiones preliminares

Las alteraciones de la percepción tienden a ser clasificadas en dos grupos. Entre estos, se encuentran:

  • Las distorsiones perceptivas: se dan cuando el individuo percibe de una manera diferente a la esperada las características de un elemento. Ejemplos de distorsiones podrían ser una percepción diferente de tamaño (macropsia o micropsia), forma (dismorfopsias) o intensidad (hiperestesias-hipoestesias), entre otras.
  • Los engaños perceptivos: se distinguen porque los estímulos que los causan no tienen una existencia real. Además, se encuentran coexistiendo con el resto de funciones perceptivas que son normales.

Principales alteraciones de la percepción

Entre las principales alteraciones de la percepción se encuentran la ilusión, la alucinación, las pseudopercepciones, los trastornos estésicos y las dismorfosias.

Alteraciones de la percepción: la ilusión

Una ilusión es una idea equivocada, originada por una transformación de las percepciones reales, a consecuencia de la influencia de un estado emocional que altera la información obtenida. De manera que, al momento de percibir e interpretar la misma, está siendo alterada.

Con base en esto, se puede decir que las ilusiones son percepciones que no corresponden a las características reales de los estímulos. Por lo cual, queda claro que la ilusión es una percepción deformada. Es decir, que lo que se observa, se escucha o se palpa, está siendo deformado.

Entre las principales características de las ilusiones, encontramos:

  • La ilusión necesita estímulos. Además de ser una característica muy importante, es la principal diferencia entre una ilusión y una alucinación. En la ilusión debe existir un estímulo real, ya que lo que causa la ilusión es la percepción errónea de ese estímulo que real. Si no existiera el estímulo, entonces ya no sería una ilusión, sino una alucinación.
  • Otra característica de las ilusiones es que la persona sabe o está en condiciones de darse cuenta de que lo que percibe no es algo completamente real, sino que es algo que se encuentra distorsionado.
  • Las ilusiones tienden a presentarse con frecuencia y en muchas situaciones.

Las ilusiones pueden clasificarse según el factor etiológico:

Ilusiones por falta de atención

Esta ilusión se presenta como un mecanismo utilizado por el cerebro humano para facilitar la comprensión del entorno. De manera que, cuando la persona no capta toda la información tiende a complementarla con el suceso lógico de la secuencia.

Por ejemplo, una persona que ve una escena de una pareja besándose y la siguiente escena, de ellos desnudos en la cama. Con base en esto, la persona asume sucesos que no observó, como que se desvistieron y tuvieron relaciones sexuales.

Ilusiones afectivas

En estas ilusiones, las circunstancias crean estados anímicos en donde la persona altera la información real. Por ejemplo, una niña con miedo de estar sola en la casa, cuando se encuentra en esta situación tenderá a ver un ladrón en la sombra de objetos como abrigos, muebles, etc.

Pareidolias

Se relaciona de igual manera con las emociones, pero de una forma más afectiva, en donde las personas atribuyen características físicas de los rostros o creen ver rostros en objetos como las nubes.

Percepción delirante

Se interpreta el ambiente desde un ángulo muy peculiar, en donde depende del tono hedónico de la persona que lo percibe. Se produce por drogas alucinógenas o por efecto de una alteración psicótica.

¿Qué puede provocar una ilusión?

Entre los factores que pueden provocar una ilusión, se encuentran:

  • Estar a la espera de un suceso. Por ejemplo: esperando un mensaje del móvil.
  • Cuando existen personas muy sugestionables. Por ejemplo: personas que al entrar en un cementerio ya creen oír voces o ver sombras.
  • En estado emocionales intensos. Por ejemplo: ilusiones emocionales catatímicas (estados de hiperactividad debidos a situaciones de miedo).
  • Exceso de fantasía. Por ejemplo: ilusiones pareidólicas (percepción deformada, la persona no la puede controlar, lo que se percibe se hace con nitidez y claridad).
  • En estados de necesidad. Por ejemplo: cuando en una película el protagonista se encuentra en el desierto, sin agua, etc.
  • Cuando hay falta de información.
Esquizofrenia

Alteraciones de la percepción: la alucinación

En la alucinación, el individuo está convencido de percibir un estímulo, sin embargo, este no existe. La alucinación se caracteriza por percibir el estímulo de una manera muy nítida porque la persona realmente cree en la existencia del estímulo.

Además, la persona mantiene una percepción objetiva hacia otros estímulos reales. Un claro ejemplo de alucinación sería una persona que ve a un sujeto que se mueve y le saluda con la mano en un lugar donde no hay nadie. Percibe sin que exista el estímulo, por lo tanto, es una alucinación, en este caso visual.

La alucinación es una característica muy tópica del trastorno mental. La típica imagen creada socialmente donde la persona ‘loca’ es el de una persona que afirma observar o escuchar cosas que nadie más puede.

Sin embargo, una alucinación no es producida únicamente por un trastorno mental. Puede también ser originada por situaciones con estímulos peculiares, por consumo de drogas alucinógenas, epilepsia o fiebre, entre otras causas.

Quizá te interese: Insomnio y otros trastornos del sueño

Clasificación de las alucinaciones

Las alucinaciones tienden a clasificarse en tres distintas variables: según el grado de complejidad, el contenido que albergan y la modalidad sensorial con la que se presentan.

Vale recalcar que, para realizar un análisis o diagnóstico con base en esta clasificación, deben analizarse las variables de una forma integradora; es decir, atendiendo a todas las variables.

  • Según su complejidad: en las alucinaciones complejas se percibe el estímulo concreto; es decir, si se presencia un objeto, se percibirá muy detallado. Mientras tanto, en las alucinaciones elementales se aprecia el objeto de una manera difusa.
  • Según su contenido: los contenidos que pueden abarcar las alucinaciones son infinitos. Sin embargo, se pueden englobar en temas centrales, como las necesidades del individuo, recuerdos, temores o deseos, entre otros. También podrían ser los contenidos del entorno de la persona, como la influencia de sus ideologías que crearían inseguridad o vergüenza, o las circunstancias vitales y extremas de la persona.
  • Según la modalidad sensorial: se refiere a la vía por la cual la alucinación se evidencia. En la mayoría las alucinaciones, se presentan de forma visual o auditiva.

Tipos de alucinaciones

Los tipos de alucinaciones se refieren a la modalidad sensorial en la que estas se presentan.

Alucinaciones visuales

Una alucinación visual es aquella que se produce a través de la vista. Tiene las siguientes subdivisiones con base en el tamaño, temática, etc.

  • Según la temática. Alucinaciones relacionadas a un tema específico:
    • Zoopsias: alucinaciones relacionadas con los insectos.
    • Delirium tremens: alucinaciones relacionadas con multitud de temáticas, debido a síndrome de abstinencia alcohólica.
  • Según el tamaño. Alucinación donde las cosas son más o menos grandes:
    • Liliputiense: los objetos se ven diminutos o más pequeños de lo normal.
    • Guliveriana: los objetos se ven enormes o más grandes de lo normal.
  • Según las cualidades:
    • Intensidad: muy borrosa o muy densa.
    • Color: alucinaciones en escala de grises, alucinaciones de un solo color, transparentes, etc.
    • Movimiento: alucinaciones estáticas o en movimiento.
    • Extensión: lo que ocupa. Por ejemplo: una clase llena de personas que no hablan.
    • Posición: ver las cosas donde no están. Por ejemplo: ver un loro sobre un pico.
    • Binoculares o monoculares: con un ojo o con los dos.
    • Congruencia o incongruencia: alucinaciones congruentes las cuales tienen relación con la realidad o incongruentes en donde no tienen coherencia con la realidad. Por ejemplo: un tren volando o un perro en bicicleta.
alucinaciones alcohol

Existen alucinaciones visuales relacionadas con el cuerpo del sujeto; se denominan autoscopia. Entre estas se encuentran la autoscopia interna, que se da cuando una persona ve el interior de su cuerpo, por ejemplo: venas, huesos, vísceras, etc.

Encontramos también la autoscopia externa, que se da cuando alguien ve la imagen de sí mismo frente a él. Por último, tenemos la autoscopia negativa que se da cuando alguien no se ve o no ve su imagen reflejada en un espejo.

Alucinaciones auditivas

Las alucinaciones auditivas son aquellas cuya vía es la audición. Es decir, en estas alucinaciones la persona escucha un estímulo inexistente. Este tipo de alucinaciones es la más frecuente junto a las alucinaciones visuales.

Las alucinaciones auditivas se clasifican según su grado de complejidad. Pueden presentarse como elementales, en donde la persona escucha tonos, pasos o murmullos, o como complejas, en las que la persona escucha palabras claras y con significado.

Entre las variables para subdividir este tipo de alucinaciones, se encuentran:

  • Claridad: claridad con la que se percibe.
  • Intensidad: la magnitud de este estímulo irreal. Por ejemplo: susurros o gritos, entre otros.
  • Localización: distancia a la que se percibe (cerca, lejos).
  • Contenido: estímulos simples o complejos. Por ejemplo:
    • Reveladores de cierta información: la persona que escucha voces que le dicen cosas como dónde está el bastón de su abuelo.
    • Voces que piden.
    • Voces que ordenan.
    • Comentarios sobre actos que realizan.
    • Proposiciones eróticas de tipo grosero.
    • Voces amenazantes.
Alucinaciones olfativas

Alucinaciones en donde la persona huele desde cosas agradables a nauseabundas. Es habitual que estén asociadas a envenenamientos, tumores cerebrales o cuadros clínicos en donde las personas creen estar siendo envenenadas, entre otros. De esta manera, los pacientes consideran que estos olores los agreden, o consideran que son parte de una persecución que busca causarles un daño.

Alucinaciones gustativas

Este tipo de alucinaciones crean en los pacientes la experimentación de gustos desagradables. Se relacionan con las creencias de envenenamiento. Es difícil saber qué es verdaderamente una alucinación, debido a que en la vida diaria beber o comer algunos medicamentos o comidas pueden alterar el gusto. En algunos casos, se presentan como causadas por su propio cuerpo, en donde el sujeto atribuye la idea de estar pudriéndose por dentro.

Alucinaciones táctiles

Estas alucinaciones se pueden presentar por todo el cuerpo. El sujeto puede sentir pellizcos, tocamientos, corrientes eléctricas o quemaduras, entre otros. De esta manera, en función del contenido de cada alucinación se pueden distinguir:

  • Hápticas: sensación física (cosquilleos).
  • Hídricas: sensación de humedad.
  • De contacto: tocar.
  • Cinestésicas: cuando un individuo dice que una parte de su cuerpo se está moviendo. Determinada por otra sensación subjetiva que afecta a un sentido diferente.
  • Activas: cuando la persona tiene la sensación de tocar, es decir, la persona cree, por ejemplo, que ha tocado un objeto inexistente como tener la sensación de estar tocando insectos, etc.
  • Pasivas: cuando la persona tiene la sensación de ser tocada. El paciente cree que hay alguien o algo que le está tocando, quemando o pinchando.

Pseudopercepciones o imágenes anómalas

Las pseudopercepciones o imágenes anómalas son alteraciones de la percepción que no cumplen las características de las que hemos visto hasta ahora. Estas imágenes anómalas pueden concebirse como imágenes y pueden producirse en ausencia de estímulos. También pueden activarse aun cuando el estímulo que las originó ya no está presente.

Dentro de las pseudopercepciones, se encuentran los siguientes tipos:

  • Imágenes hipnapómpicas e hipnagógicas: se producen en estados de semiconsciencia, en donde la persona se encuentra entre el sueño y la vigilia. Las imágenes hipnagógicas se originan cuando la persona sale del sueño. Las imágenes hipnagógicas se originan cuando la persona entra en el sueño, entre la vigilia y el sueño. Ambas imágenes son autónomas, ya que aparecen sin que el individuo pueda controlarlas.
  • Imágenes alucinoides: se caracterizan por ser autónomas y subjetivas y por presentarse sin la presencia del estímulo que las active. Son originadas de forma interna, cuando se dan en el ‘espacio negro de los ojos cerrados’, cuya causa se atribuye a la fiebre con temperaturas muy altas o al consumo de drogas alucinógenas. La persona es consciente de que esas imágenes son creadas por su mente y no existen en realidad.
  • Imágenes mnémicas: estas imágenes se relacionan con los recuerdos de cada persona, que son transformados con base en los deseos de cada uno. Se caracterizan porque la persona puede crearlos y mantenerlos voluntariamente.
  • Imágenes consecutivas o postimágenes: se conocen como post-imágenes ya que se presentan después de una alta carga de información sensorial. Un claro ejemplo de este tipo de imágenes sería la imagen de un color oscuro después de que la persona estuviera observando una imagen de un color blanco intenso.
insomnio cama sueño noche

Descubre: Trastorno obsesivo compulsivo (TOC)

Trastornos estésicos

Los trastornos estésicos son alteraciones de la percepción que se presentan en la intensidad de los estímulos. Se pueden diferenciar tres:

  • Hiperestesia: el estímulo se percibe más intenso de los que es. Es decir, ocurre una intensificación, de manera que los sonidos o colores, entre otros, se perciben de una manera más viva. Un claro ejemplo sería una puerta que se cerrara sin lanzarla y sin excesivo ruido, esta persona escucharía un sonido retumbante y extremadamente fuerte.
  • Hipoestesia: el estímulo se percibe menos intenso de lo que en realidad es, ya que ocurre un debilitamiento de la percepción. En efecto, los colores tienden a verse oscuros, la comida insípida, entre otros.
  • Anestesia: en relación al tacto, deja de producirse sensación táctil. Además, las terminaciones nerviosas que median el dolor se ‘apagan’.

Dismorfosias

Las dismorfosias son producidas por una distorsión del estímulo. Este se percibe distorsionado, pero la persona reconoce que el estímulo existe y que es ella quien esta percibiéndolo diferente. Se distinguen los siguientes:

  • Macropsia: el estímulo aparece agrandando por completo o alguna parte significativa.
  • Micropsia: el estímulo aparece empequeñecido en su totalidad o alguna parte significativa.
  • Escisión perceptiva: el estímulo llega a distorsionarse tanto que ya no se reconoce que el estímulo existe.
  • Aglutinación perceptiva: los estímulos se aglutinan tanto hasta el punto que se forman como un solo estímulo.

Conclusiones

En conclusión, la percepción es un proceso cognitivo fundamental que nos ayuda a reconocer el medio externo e interno que nos rodea, con base en nuestra experiencia previa.

Las alteraciones de la percepción, de algún modo, nos enajenan del contexto que nos rodea. Por lo tanto, dada la gravedad de algunas de las modalidades en las que se presentan, es necesario abordarlas desde el punto de vista psicológico o médico.

  • American Psychiatric Association. (2013). Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders, 5th Edition: DSM-5. Washington D.C.: American Psychiatric Association .
  • Belloch, A., Sandín, B., & Ramos, F. (2008). Manual de psicopatología. Madrid: Mc Graw Hill.
  • Caballo, V. E., Salazar, I. C., & Carrobles, J. A. (2014). Manual de Psicopatología (Segunda ed.). Madrid, España: Ediciones Pirámide.
  • Peña-Herrera, B. (2018) Psicopatología General. Samborondón: Universidad Espíritu Santo – Ecuador.