Alergias en la piel: todo lo que debes saber

Las alergias cutáneas tienen muchos desencadenantes. Veamos cuáles son estos y qué consejos puedes seguir durante los brotes.
Alergias en la piel: todo lo que debes saber
Leonardo Biolatto

Revisado y aprobado por el médico Leonardo Biolatto el 26 agosto, 2021.

Escrito por Josberth Johan Benitez Colmenares, 26 agosto, 2021

Última actualización: 26 agosto, 2021

Las alergias en la piel afectan a miles de pacientes cada año. Bajo esta categoría se engloban decenas de afecciones cutáneas que se producen por un desencadenante externo. Se pueden confundir fácilmente con una infección y sus síntomas generan incomodidad, baja autoestima y vergüenza entre quienes las padecen. Aunque son más comunes en niños, se presentan a cualquier edad.

Las manifestaciones de este tipo suelen ser crónicas. Es decir, las personas deben lidiar con ellas durante años.

A pesar de ello, existen múltiples opciones de tratamiento, de modo que se debes buscar asistencia médica para encontrar una solución a los brotes. En las próximas líneas te enseñamos todo lo que deberías saber de las alergias cutáneas.

¿Cuáles son las causas de las alergias en la piel?

No existe una única causa de las alergias en la piel. Por lo general, este tipo de condiciones se consideran multifactoriales, en las que la predisposición genética y los desencadenantes externos tienen un rol protagónico.

Los catalizadores más comunes, de acuerdo con la Asthma and Allergy Foundation of America, son los siguientes:

  • Agua.
  • Polen.
  • Ácaros.
  • Picaduras o contacto con insectos.
  • Ingesta de algunos alimentos.
  • Luz del sol.
  • Ingesta de drogas.
  • Cambios en la temperatura (frío o calor).
  • Caspa de mascotas.
  • Interacción con algunas plantas (como la hiedra venenosa).
  • Contacto con el látex.

Los signos cutáneos también se pueden presentar, tal y como nos lo recuerda el American College of Allergy, Asthma and Immunology, por enfermedades como el sarampión o la varicela. Sin embargo, estos episodios se consideran infecciosos y no alérgicos.

Aunque varía con cada tipo, las reacciones suceden cuando el organismo responde de forma exagerada a los desencadenantes. Es decir, se genera una reacción desmedida. Debido a esto, los pacientes manifiestan los síntomas cutáneos.

Tipos de alergias en la piel

Existen muchos tipos de alergias en la piel. La gravedad de los síntomas, su evolución y pronóstico difieren con cada caso. Siguiendo a la American Academy of Asthma, Allergy & Immunology, destacamos las siguientes 4 manifestaciones como las más frecuentes.

Eczema

También conocido como eccema o dermatitis atópica, los investigadores estiman que afecta al 20 % de los niños y al 3 % de los adultos. Es el tipo de dermatitis más común y se acompaña de otros trastornos alérgicos (como asma y rinitis). Los síntomas se manifiestan en brotes, también llamados episodios o exacerbaciones.

La Australasian Society of Clinical Immunology and Allergy indica que los pacientes con este tipo de alergia en la piel tienen dificultades para retener la humedad. Esto hace que su epidermis se seque con mucha facilidad, lo que permite a los alérgenos penetrar en un área particularmente sensible.

Las siguientes manifestaciones clínicas son las más comunes:

  • Erupciones que se concentran en los brazos y detrás de las rodillas (en niños es más frecuente en el rostro, los codos y las rodillas).
  • Piel escamosa o deshidratada.
  • Descamaciones.
  • Picazón en la zona afectada.
  • Piel gruesa o muy sensible.
  • Protuberancias que supuran líquido (en caso de que se agregue infección).

Los pacientes deben resistir la tentación de frotar las áreas afectadas, ya que estas se pueden infectar y aumentar más el picor. Este tipo de condición no es infecciosa, de manera que no se puede contagiar a personas con quienes se tiene contacto.

Eccema en niños.
En los niños pequeños el eccema se localiza en lugares diferentes a los adultos, prefiriendo el rostro.

Urticaria

La urticaria, conocida de manera informal como ronchas en la piel, es un trastorno que se produce cuando el organismo libera histamina y bradicinina, entre otras hormonas. La evidencia señala que las manifestaciones clásicas tienen entre 1 a 2 centímetros y pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo.

Las lesiones se desarrollan en cuestión de minutos y desaparecen luego de 24 horas. Esto, por supuesto, en casos benignos. Cuando los brotes crecen se unen con otros creando patrones más grandes en la piel. Además, se acompaña de los siguientes síntomas:

  • Picazón (media o intensa).
  • Leve inflamación en las zonas afectadas.
  • Intermitencia de los episodios, que aparecen y desaparecen de acuerdo con la exposición al desencadenante.

Al igual que todos los casos de alergias en la piel, la urticaria no es contagiosa. Su manifestación crónica puede durar varias semanas y no siempre está relacionada con un catalizador. No es infrecuente que las pruebas de alergia resulten negativas.

Dermatitis de contacto

La dermatitis de contacto se desencadena, como su nombre lo indica, cuando la piel entra en contacto directo con el alérgeno. Esto provoca una reacción irritante que se manifiesta solo en la zona donde ha sucedido el roce. Con base en información de la American Academy of Dermatology (AAD) presentamos una selección de las sustancias irritantes:

  • Detergentes para el hogar.
  • Algunas plantas (como la hiedra venenosa).
  • Desinfectantes.
  • Productos derivados del petróleo (gasolina y diésel, por ejemplo).
  • Jabones de baño.
  • Fertilizantes y pesticidas.
  • Joyas.
  • Algunos tipos de fragancias.
  • Látex.

Tal y como señala la evidencia, la alergia el níquel explica muchos de los casos de dermatitis de contacto. Por desgracia, este alérgeno se usa con frecuencia en anillos, aretes, teléfonos celulares y cigarrillos electrónicos.

Angioedema

Se conoce como angioedema a la inflamación de las capas profundas de la piel. Según lo indica la evidencia, la mayoría de los casos desaparecen a las 72 horas, aunque si padeces de la variante crónica es posible que tengas que lidiar con ella durante más tiempo.

Lo habitual es que se concentre en los tejidos blandos de la piel, como los párpados, la boca y los genitales. Consiste en una inflamación desmedida que puede o no estar acompañada de urticaria. Por lo general no es peligrosa, aunque si ocupa parte de la garganta o la lengua puede bloquear las vías respiratorias.

Cuenta con un par de variantes; entre ellas, el angioedema hereditario. Se trata de un trastorno genético raro que se caracteriza por la inflamación de varias partes del cuerpo. Dado a que ofrece una mayor resistencia a la terapia convencional, es importante que los pacientes con este tipo recurran al especialista.

Diagnóstico de las alergias en la piel

El diagnóstico de las alergias cutáneas lo realiza un alergólogo o un dermatólogo. El procedimiento estándar consiste en someter al cuerpo a los alérgenos para valorar cuál de estos es el que ocasiona la reacción.

Para ello se utilizan algunas de las siguientes opciones:

  • Prueba del parche: consiste en aplicar un parche directamente sobre la piel y valorar los resultados de la exposición entre 24 y 48 horas después. El parche contiene alérgenos específicos, de manera que el área debajo y alrededor de él mostrará signos de alergia. Es un procedimiento seguro, indoloro y muy útil para la dermatitis de contacto.
  • Prueba de punción cutánea: en este caso se utiliza una aguja para hacer una punción superficial en la piel para detectar cerca de 50 desencadenantes de las alergias cutáneas. Es útil para determinar episodios ocasionados por polen, moho, ácaros y polvo. Aunque puede ocasionar incomodidad, se trata de una prueba indolora.
  • Prueba de inyección cutánea: similar a la anterior, solo que esta vez el alérgeno ingresa un poco más profundo en la piel. Es útil para valorar la posible reacción a medicamentos o veneno de insectos (abejas, por ejemplo).

El especialista también puede optar por una prueba de exposición. En ella se expone de forma directa al alérgeno, generalmente polen o alimentos, para valorar la reacción del paciente. Los riesgos de esta examen son mayores, de manera que se debe hacer en un entorno controlado y en presencia de profesionales.

No es infrecuente que se hagan exámenes de sangre para encontrar algunos indicadores de alergias. Aunque las pruebas caseras pueden ser útiles para dar un primer paso hacia la detección, en realidad las anteriores son el estándar.

Pruebas de alergia en la piel.
Las pruebas de alergia se realizan de forma simple y otorgan datos importantes para la prevención.

Tratamiento de las alergias en la piel

El tratamiento de las alergias en la piel varía de acuerdo con la manifestación, aunque por lo general se basan en la aplicación de cremas de hidrocortisona e ingesta de antihistamínicos. Los investigadores también aprueban el uso de medicamentos biológicos para aliviar los síntomas. Los corticosteroides, en sus diversas presentaciones, son una opción muy recetada.

Pero estas no son las únicas terapias disponibles para las alergias cutáneas. A continuación presentamos una selección de consejos para que reduzcas la duración de los episodios y evites las exacerbaciones:

  • Aplica compresas con paños fríos o húmedos directamente sobre la zona afectada.
  • Mantén siempre hidratada tu piel con productos neutros.
  • Durante los episodios, evita bañarte con agua caliente.
  • Procura no usar ropa muy ajustada que genere fricción.
  • Compra lociones, jabones y detergentes cuya fragancia no sea potente.
  • Toma baños de avena un par de veces a la semana.

Si tienes en cuenta estos principios y aplicas el tratamiento que te indica el especialista, entonces podrás controlar la regularidad de las erupciones. Si estas son muy habituales es señal de que la condición no está tratada como es debido. Conversa con el especialista sobre alternativas farmacológicas que puedes usar como terapia.

Te podría interesar...
Manchas rojas en la piel: causas, síntomas y tratamiento
Muy SaludLeerlo en Muy Salud
Manchas rojas en la piel: causas, síntomas y tratamiento

Las manchas rojas en la piel pueden tener muchas explicaciones. Lo más probable es que se deban a reacciones alérgicas o dermatitis.



  • Ahlström MG, Thyssen JP, Wennervaldt M, Menné T, Johansen JD. Nickel allergy and allergic contact dermatitis: A clinical review of immunology, epidemiology, exposure, and treatment. Contact Dermatitis. 2019 Oct;81(4):227-241.
  • Eyerich S, Metz M, Bossios A, Eyerich K. New biological treatments for asthma and skin allergies. Allergy. 2020 Mar;75(3):546-560.
  • Holguín-Gómez, L. M., Vásquez-Ochoa, L. A., & Cardona, R. (2016). Revista Alergia México. 2016; 63(4): 373-384.
  • Nutten S. Atopic dermatitis: global epidemiology and risk factors. Ann Nutr Metab. 2015;66 Suppl 1:8-16. doi: 10.1159/000370220. Epub 2015 Apr 24. PMID: 25925336.
  • Schaefer P. Urticaria: evaluation and treatment. Am Fam Physician. 2011 May 1;83(9):1078-84.