Cómo se diagnostica el asma

Para diagnosticar el asma los especialistas se basan en los síntomas, el historial clínico del paciente y varias pruebas complementarias. Conoce algunas de ellas.
Cómo se diagnostica el asma
Leonardo Biolatto

Revisado y aprobado por Leonardo Biolatto el 27 Mayo, 2021.

Escrito por Josberth Johan Benitez Colmenares, 29 Mayo, 2021

Última actualización: 29 Mayo, 2021

Aunque muchas personas están familiarizadas con los síntomas del asma, en realidad se trata de una enfermedad que puede ser confundida con otras afecciones. Un especialista diagnostica asma con la ayuda de algunos métodos complementarios que clarifican la situación.

Ciertos indicios como la disnea, las sibilancias o la presión en el pecho al respirar pueden indicar que se padece de la patología. Para proceder a tratarla de manera adecuada y no dejar cabos sueltos se recomienda consultar con el médico de cabecera cuando se presentan señales recurrentes.

Exploración física cuando se diagnostica el asma

La primera opción que usan los especialistas cuando se diagnostica el asma es un examen físico. Este es protocolo inicial que servirá de base para proceder con pruebas más específicas, de acuerdo a los resultados. La exploración física es un examen general que se hace de manera ambulatoria y que consiste en lo siguiente:

  • Auscultación de sibilancias: aunque las sibilancias no son un síntoma único del asma, sí es uno de los más característicos. El médico recurrirá al estetoscopio para escucharlas.
  • Valoración del tórax: cuando la enfermedad se encuentra en sus estadios más avanzados, algunos pacientes presentan hiperexpansión del tórax, producto de la insuflación pulmonar.
  • Revisión del aspecto de la piel: es común que los ataques de asma se presenten en personas con alergias. El médico buscará indicios de eccema, urticaria y otras afecciones. El examen se hará solo de manera visual.
  • Revisión del interior de la nariz y los oídos: en búsqueda de una posible infección. Se ha demostrado que algunos episodios de asma se vinculan a infecciones virales, como la rinitis no alérgica.

También se pueden revisar las vías respiratorias superiores buscando inflamación u otras señales producidas por la tos. En paralelo con la exploración física, el historial clínico es importante cuando se diagnostica asma.

Estudios han relacionado el asma con una fuerte predisposición genética, de manera que el desarrollo de la condición en padres, abuelos o hermanos puede ser de ayuda para el diagnóstico.

Consulta médica por sinusitis y asma.
La búsqueda de signos de otros cuadros respiratorios es habitual si se diagnostica asma. Se exploran los senos paranasales, los oídos y la garganta.

Pruebas de laboratorio cuando se diagnostica asma

Para apostar por un diagnóstico más seguro, el especialista recurrirá a varias pruebas complementarias destinadas a valorar la capacidad pulmonar. Son muchas las que puede utilizar, en función de los síntomas.

Pruebas de función pulmonar

Son pruebas rápidas y simples, cuyo objetivo es conocer qué tan bien funcionan los pulmones. Entre las más usadas destacamos las siguientes:

  • Espirometría: su finalidad es catalogar la cantidad de aire que puede entrar y salir de los pulmones, así como la velocidad con la que este proceso se realiza. Ha demostrado ser efectiva incluso en pacientes asintomáticos.
  • Pletismografía pulmonar: valora la capacidad total en los pulmones y la cantidad referencial de aire que queda en ellos luego de exhalar. También se conoce como prueba de volumen pulmonar.
  • Prueba de difusión de gases: mide la efectividad del intercambio de gases en los pulmones. Dicho de otro modo, con qué eficiencia el oxígeno y otros agentes se trasportan al torrente sanguíneo.
  • Prueba de esfuerzo con ejercicio: debido a que algunos pacientes sufren leves ataques durante la actividad física, el especialista puede utilizar una prueba de esfuerzo con ejercicios moderados o intensos para observar el rendimiento pulmonar.

Antes de aplicar alguna, el especialista recomendará no ingerir alimentos pesados horas antes de realizarlas, evitar bebidas con cafeína y usar ropa cómoda. También puede limitar el ejercicio, el tabaco o el alcohol para resultados más objetivos.

Pruebas de broncodilatación para el diagnóstico del asma

Como su nombre lo indica, estas pruebas se usan para valorar cómo responden los bronquios cuando se dilatan a través de un medicamento para el asma. El médico suministrará un broncodilatador, esperará unos minutos y luego repetirá alguno de los métodos anteriores (en especial la espirometría).

Si al comparar los resultados se evidencia un aumento de al menos 12 % en la capacidad pulmonar, es indicio de que el paciente padece asma. Esto significa que sus pulmones han respondido de manera positiva al fármaco.

Pruebas de óxido nítrico exhalado

La tercera opción que usará el especialista es la prueba de óxido nítrico. Este compuesto se genera de manera natural en el cuerpo, pero cuando los pulmones se encuentran inflamados suele acumularse en cantidades mayores. Por tanto, una valoración porcentual indicará la condición de las vías respiratorias.

Para desarrollarla, el paciente exhala en un tubo conectado a una máquina especial que determina la cantidad de este gas presente en la respiración. La evidencia indica que es una prueba muy efectiva en el diagnóstico del asma.

No se suelen realizar placas radiográficas de tórax, tomografías computarizadas ni otras pruebas similares por imágenes en el diagnostico de esta enfermedad. El médico puede optar por ellas solo en cuadros graves o cuando haya que realizar un diagnóstico diferencial.

Radiografía de tórax cuando se diagnostica asma.
Las pruebas de imágenes han quedado en segundo plano para esta enfermedad. Se reservan para diagnósticos diferenciales.

Diagnósticos diferenciales del asma

Es muy común que surjan dudas cuando se diagnostica asma. En principio porque sus síntomas también los comparten una decena de enfermedades.

El médico seguirá un protocolo para descartar algunas de las siguientes:

  • Enfermedad pulmonar obstructiva crónica: conocida también como EPOC, se desarrolla a través de un proceso crónico de obstrucción de los pulmones. Entre sus síntomas encontramos las sibilancias.
  • Enfermedad por reflujo gastroesofágico: puede generar signos como tos, pequeñas sibilancias e incluso inflamación de las vías respiratorias superiores. Puede acompañar también a los episodios de asma, como lo demuestra la evidencia.
  • Fibrosis quística: entre sus principales síntomas se encuentran la tos, las sibilancias y la dificultad para respirar. Suele estar acompañada de retrasos en el crecimiento y diarrea. Cuenta con un claro factor genético.

Se diagnostica el asma con un especialista

Es muy importante que recurras a un especialista en cuanto percibas los síntomas, para que el profesional proceda con un correcto diagnóstico y evites la automedicación. Si los signos son causados por otra patología se debe iniciar un tratamiento específico para contrarrestarla.

En caso de que el diagnóstico determine que sufres asma, se prescribirá un tratamiento en función de la gravedad de los síntomas. Aunque no tiene cura, sí se puede sobrellevar bien con la ayuda cualificada.

Te podría interesar...
¿Qué es la apnea del sueño?
Muy SaludLeerlo en Muy Salud
¿Qué es la apnea del sueño?

La apnea del sueño implica episodios de interrupción de la respiración durante el descanso. En este artículo te contamos todo sobre ella.



  • Alonso, A. T., Viña, A. L., & Gil, P. U. Protocolo de diagnóstico diferencial del asma. Medicine-Programa de Formación Médica Continuada Acreditado. 2014; 11(65): 3914-3917.
  • Castrejón Vázquez, M. I., Ramírez Cruz, N. E., & Montero Mora, P. Estudio comparativo de dos pruebas diagnósticas: espirometría vs pletismografía en adultos asmáticos asintomáticos. Alergia (Méx.). 2001; 38-41.
  • Castro-Rodríguez, J. A. Association between asthma and viral infections. In Anales De Pediatria. 2007; Vol. 67, No. 2, pp. 161-168.
  • Iborra, M. I., Montaner, A. E., Gómez, J. S., Hernández, G. G., Gimeno, A. M., & Benítez, M. F. Protocolos diagnósticos en asma bronquial. Protocolos Diagnóstico-terapéuticos AEP. Neumología y Alergia Asociación Española de Pediatría, Madrid. 2003; 171-186.
  • Neyra, A. L., Asensi, J. V., de Atauri, A. G. D., Álvarez, M. G., Andujar, F. R., & Gil, E. A. Prueba de broncodilatación: ¿9% sobre el valor teórico o 12% sobre el valor basal es lo mismo?. In Anales de Pediatría. 2009; Vol. 70, No. 5, pp. 413-417.
  • Rodríguez-Rodríguez, M., Antolín-Amérigo, D., Barbarroja-Escudero, J., & Sánchez-González, M. J. Protocolo diagnóstico del asma. Medicine-Programa de Formación Médica Continuada Acreditado. 2013; 11(29): 1829-1834.
  • Romero, J. D. Asma y reflujo gastroesofágico. ESPACIO ASMA. 2011; 4(2), 39.
  • Tarazona, S. P., Camacho, R. M., Diego, J. A., Serrano, S. E., & Gandía, J. T. Valor de la determinación de óxido nítrico exhalado en el diagnóstico de asma episódica. In Anales de Pediatría. 2011; Vol. 75, No. 5, pp. 320-328.
  • Vercelli, D. Discovering susceptibility genes for asthma and allergy. Nature reviews immunology. 2008; 8(3):169-182.