Eructos de azufre: todo lo que debes saber

El consumo de ciertos alimentos, o una situación de disbiosis a nivel intestinal, podrían generar eructos de azufre, con un olor realmente desagradable. Te explicamos cómo sucede esto.
Eructos de azufre: todo lo que debes saber
Saúl Sánchez

Escrito y verificado por el nutricionista Saúl Sánchez el 03 agosto, 2021.

Última actualización: 03 agosto, 2021

Los eructos de azufre son característicos por su mal olor. Normalmente cuentan con una semejanza a nivel olfativo con los huevos podridos, debido a la presencia de gas de sulfuro de hidrógeno. Te vamos a contar todo lo que tienes que saber acerca de este problema y si realmente indica la presencia de una alteración en el estado de salud.

Lo primero que hay que aclarar es que los eructos son una manera natural de liberar el exceso de gas del tracto digestivo. Normalmente este gas entra por medio de la boca, debido a una masticación ineficiente. Incluso puede producirse a nivel interno por causa de la fermentación bacteriana.

Causas del eructo de azufre

Los eructos de azufre y la dieta
El consumo regular de alimentos poco saludables puede desencadenar eructos de azufre en algunas personas.

Por norma general, los eructos suelen experimentarse cuando se come o se bebe excesivamente rápido. Mascar chicle también puede incrementar su producción, del mismo modo que el tabaco. Otro factor de riesgo es el consumo de bebidas carbonatadas, como los refrescos azucarados.

No obstante, la mayor parte de los eructos tienen el olor del alimento que los causan, o de aquellos que se encuentran en el estómago en ese momento. Sin embargo, los eructos de azufre cuentan con un olor distinto, semejante al del huevo podrido. Esta clase de gases están causados por los siguientes factores:

  • Alimentación. El gas de sulfuro de hidrógeno está producido por la descomposición de ciertos alimentos a partir de la acción de una bacteria. Por este motivo, aquellos comestibles con alto contenido en proteína pueden incrementar la incidencia de los eructos de azufre. También la cerveza goza de esta capacidad.
  • Alteraciones gastrointestinales. Los eructos de azufre pueden estar ocasionados por patologías o problemas a nivel digestivo. La enfermedad de reflujo gastroesofágico o el síndrome de colon irritable podrían provocar un aumento de la incidencia de este tipo de gases.
  • Infección por H. pylori. La presencia de H. pylori en el estómago no solo causa problemas relacionados con la gastritis y la incomodidad, sino que también puede ocasionar la producción de eructos de azufre. Normalmente se requiere un tratamiento con antibióticos para la erradicación de este microorganismo, según un estudio publicado en The American Journal of Gastroenterology.

Otras causas

Además de los motivos ya mencionados, existen otras condiciones que pueden incrementar la producción de gas a nivel estomacal, generando así eructos de azufre. Destacan entre ellas las intoxicaciones alimentarias, que suelen cursar también con dolores abdominales y con diarrea.

Algunos medicamentos con receta son capaces de aumentar la génesis de los eructos de azufre, así como el estrés y la ansiedad. Por último, hay que destacar que es más probable que se desarrollen este tipo de gases durante el embarazo, probablemente por la compresión de los órganos en el cuerpo de la madre a medida que el feto se desarrolla.

Tratamiento de los eructos de azufre

Afortunadamente se pueden poner en marcha una serie de remedios naturales que sirven como tratamiento para los eructos de azufre. Suelen reducir su incidencia y también su desagradable olor.

Té verde

El té verde es una de las infusiones más beneficiosas que existen. Cuenta en su interior con una gran cantidad de fitonutrientes con capacidad antioxidante. De acuerdo con un estudio publicado en Molecules el consumo regular de esta bebida ayuda a proteger frente al desarrollo de varias patologías crónicas y complejas.

Además, el té verde cuenta con la capacidad de ayudar a mejorar la digestión, eliminando el mal aliento. Presenta cualidades carminativas, esto quiere decir que reduce la producción de gas a nivel interno, por lo que puede suponer una excelente solución contra los eructos de azufre.

Es posible incluso consumir otro tipo de infusiones con propiedades similares, como es el caso de la manzanilla. Esta infusión mejora la capacidad digestiva, facilitando el proceso. De este modo se reduce la fermentación a nivel interno, lo que disminuye también la producción de gas con desagradable olor.

Como norma general, la inclusión en la dieta de infusiones y de especias culinarias se suele considerar beneficiosa para la salud en casi cualquier contexto. Estos productos cuentan con fitonutrientes en su interior que nivelan la inflamación y la oxidación, neutralizando la formación y acumulación de los radicales libres.

Agua

Mantener un buen estado de hidratación es crucial para mejorar la salud. Además, consumir una cantidad suficiente de líquido puede ayudar a reducir los eructos de azufre. Ahora bien, es importante que este líquido sea siempre de tipo mineral y sin gas, de lo contrario su ingesta podría ser contraproducente.

Lo más recomendable es consumir un vaso de agua fresca antes de las comidas, para de este modo facilitar la digestión posterior. Incluso esta técnica puede resultar útil de cara a aumentar la sensación de saciedad, según una investigación publicada en la revista Clinical Nutrition Research.

De este modo se puede reducir el volumen de la comida posterior, lo que también facilitará el proceso digestivo. Hay que tener en cuenta que las ingestas copiosas provocan un retraso en el vaciado gástrico, lo que incrementa el riesgo de que se experimenten fermentaciones que se traduzcan en la aparición de eructos de azufre.

Bicarbonato

El bicarbonato es un elemento utilizado para el tratamiento de muchos problemas digestivos, sobre todo aquellos relacionados con la acidez estomacal. Se utiliza también como suplemento deportivo por su capacidad de realizar un efecto tampón sobre el pH en el medio interno. De este modo se consigue experimentar un incremento del rendimiento en algunos atletas.

Consumir una cucharada de bicarbonato con agua ayuda a equilibrar la acidez en la bolsa estomacal, amortiguando así el olor de los eructos. Ahora bien, hay que tener en cuenta que ingerir una cantidad excesiva de esta sustancia podría generar también molestias intestinales.

Vinagre de sidra de manzana

El vinagre de sidra de manzana se puede utilizar también para favorecer los procesos digestivos y para eliminar las molestias asociadas. El ácido del vinagre ayuda a evitar que las bacterias patógenas se multipliquen, lo que provocaría una menor producción de gas en la bolsa estomacal. Para que surta efecto se debe consumir una cucharadita de vinagre de manzana a diario con agua.

Alimentos que pueden desencadenar los eructos de azufre

No solo es importante incluir en la dieta aquellos alimentos capaces de proteger frente a los eructos de azufre, sino que también resulta determinante evitar los que cuentan con la capacidad de promocionar su aparición. Son los siguientes.

Alcohol

Los eructos de azufre y el alcohol
El daño gastrointestinal derivado del consumo regular del alcohol es muy común. En ocasiones, las personas con este hábito pueden presentar eructos de azufre.

El alcohol es una sustancia tóxica independientemente de la dosis consumida. Su ingesta regular incrementa el riesgo de desarrollar patologías crónicas y complejas, tal y como evidencia un estudio publicado en la revista BMJ. Además, este elemento genera un cambio en la microbiota intestinal, a parte de otros problemas digestivos.

Como norma general, la ingesta de alcohol provoca una interrupción en la digestión efectiva. Puede incrementar el contenido ácido del estómago y amentar la producción de eructos de azufre. De hecho, muchas personas experimentan una notable mejoría en relación a las molestias estomacales solo con reducir la presencia de este tóxico en la dieta.

Bebidas carbonatadas

El exceso de gas que se introduce en el organismo por medio de las bebidas carbonatadas tiene que ser expulsado. Muchas veces esto se desarrolla por medio de eructos. Si ya existían eructos de azufre, la inclusión de una mayor cantidad de gas en la bolsa estomacal solo provocará que su incidencia se incremente.

Alimentos dulces

Hay que tener en cuenta que el azúcar es un nutriente que puede alimentar a las bacterias que habitan en el tubo digestivo y que son responsables de la síntesis de eructos de azufre. De este modo prolifera su población, lo que hace más probable este padecimiento.

A la hora de introducir carbohidratos en el organismo, hay que asegurarse de que estos sean de tipo complejo. Suele resultar positiva también la ingesta de fibra, sobre todo de la porción soluble. De este modo se estimula el crecimiento de las bacterias beneficiosas del intestino, lo que permite que la microbiota se vuelva más competente en sus funciones.

Dentro de los alimentos saludables con alto contenido en carbohidratos hay que destacar la avena. Este cereal contribuye a garantizar una buena salud a nivel intestinal, por lo que ha de ser incluido en la dieta.

Aditivos alimentarios

No todos los aditivos alimentarios tienen la capacidad de incrementar la producción de eructos de azufre, pero sí los conservantes y los edulcorantes artificiales. Estos últimos generan disbiosis a nivel intestinal, al reducir la densidad y la diversidad bacteriana. Así lo evidencia un estudio publicado en la revista Nutrients.

A la hora de plantear una alimentación saludable, es prioritario enfatizar la presencia de alimentos frescos. Estos cuentan con elevada densidad nutricional y no contienen aditivos alimentarios en su interior. Aunque la mayoría de estos últimos han demostrado seguridad para la salud, muchos de ellos todavía son objeto de discusión entre los expertos.

Evita los eructos de azufre modificando la dieta

Los eructos de azufre se caracterizan por su mal olor, pero se pueden evitar realizando ciertos cambios a nivel dietético. Está claro que la microbiota juega un papel determinante en su producción, por lo que es necesario asegurar que esta se encuentra sana y competente en sus funciones.

Es fundamental evitar el consumo de aquellos productos que pueden dañar a las bacterias que habitan en el tubo digestivo, como los ultraprocesados industriales con azúcares simples y grasas trans. Asimismo, será determinante restringir el alcohol y las bebidas con gas.

Por último, ten en cuenta que si padeces eructos de azufre de forma frecuente puedes acudir a un especialista en nutrición para plantear una mejora a nivel alimenticio. De este modo se reducirá la incidencia de los mismos, así como otros problemas a nivel gastrointestinal, entre los que se encuentra la acidez.

Te podría interesar...
Bicarbonato: ¿para qué sirve?
Muy SaludLeerlo en Muy Salud
Bicarbonato: ¿para qué sirve?

El bicarbonato es un compuesto de uso doméstico que tiene la capacidad de aliviar la sintomatología de algunas enfermedades.



  • Chey WD, Leontiadis GI, Howden CW, Moss SF. ACG Clinical Guideline: Treatment of Helicobacter pylori Infection. Am J Gastroenterol. 2017 Feb;112(2):212-239. doi: 10.1038/ajg.2016.563. Epub 2017 Jan 10. Erratum in: Am J Gastroenterol. 2018 Jul;113(7):1102. PMID: 28071659.
  • Pervin M, Unno K, Ohishi T, Tanabe H, Miyoshi N, Nakamura Y. Beneficial Effects of Green Tea Catechins on Neurodegenerative Diseases. Molecules. 2018 May 29;23(6):1297. doi: 10.3390/molecules23061297. PMID: 29843466; PMCID: PMC6099654.
  • Jeong JN. Effect of Pre-meal Water Consumption on Energy Intake and Satiety in Non-obese Young Adults. Clin Nutr Res. 2018 Oct;7(4):291-296. doi: 10.7762/cnr.2018.7.4.291. Epub 2018 Oct 31. PMID: 30406058; PMCID: PMC6209729.
  • Ricci C, Wood A, Muller D, Gunter MJ, Agudo A, Boeing H, van der Schouw YT, Warnakula S, Saieva C, Spijkerman A, Sluijs I, Tjønneland A, Kyrø C, Weiderpass E, Kühn T, Kaaks R, Sánchez MJ, Panico S, Agnoli C, Palli D, Tumino R, Engström G, Melander O, Bonnet F, Boer JMA, Key TJ, Travis RC, Overvad K, Verschuren WMM, Quirós JR, Trichopoulou A, Papatesta EM, Peppa E, Iribas CM, Gavrila D, Forslund AS, Jansson JH, Matullo G, Arriola L, Freisling H, Lassale C, Tzoulaki I, Sharp SJ, Forouhi NG, Langenberg C, Saracci R, Sweeting M, Brennan P, Butterworth AS, Riboli E, Wareham NJ, Danesh J, Ferrari P. Alcohol intake in relation to non-fatal and fatal coronary heart disease and stroke: EPIC-CVD case-cohort study. BMJ. 2018 May 29;361:k934. doi: 10.1136/bmj.k934. PMID: 29844013; PMCID: PMC5972779.
  • Plaza-Diaz J, Pastor-Villaescusa B, Rueda-Robles A, Abadia-Molina F, Ruiz-Ojeda FJ. Plausible Biological Interactions of Low- and Non-Calorie Sweeteners with the Intestinal Microbiota: An Update of Recent Studies. Nutrients. 2020 Apr 21;12(4):1153. doi: 10.3390/nu12041153. PMID: 32326137; PMCID: PMC7231174.