7 curiosidades sobre el ombligo

Te enseñamos las mejores curiosidades sobre el ombligo de acuerdo con los científicos. Conoce un poco más sobre esta área tan poco comentada del cuerpo.
7 curiosidades sobre el ombligo
Diego Pereira

Revisado y aprobado por el médico Diego Pereira.

Última actualización: 18 junio, 2022

El ombligo es una de las áreas más ignoradas del cuerpo. En parte, lo es porque no suele generar complicaciones, porque muchos la consideran poco estética y porque en líneas generales no es un espacio de particular interés. Con el ánimo de que conozcas más sobre ella, hoy hemos recopilado las mejores curiosidades sobre el ombligo.

Puede que pienses que esta área carece tanto de interés que no se puede decir algo llamativo al respecto. Nada más lejos de realidad. Con nuestra lista de 7 curiosidades sobre el ombligo descubrirás que tiene más para decir de lo que pensabas. Elegimos cada una de ellas con base en los especialistas, así te puedes dar cuenta de que no es un área olvidada por los científicos.

Las mejores curiosidades sobre el ombligo

Como es natural, existen decenas y decenas de curiosidades sobre el ombligo, aunque hoy nos hemos centrado en aquellas que resultan más interesantes. Veamos qué se esconde detrás de esta zona y qué saben de ella los expertos.

1. Técnicamente es una cicatriz

Aunque puede que nunca lo hayas pensado de esta manera, técnicamente el obligo es una cicatriz. Tal y como señalan los investigadores, es el resultado de la caída del cordón umbilical y de la posterior cicatrización del tejido. El término médico para referirse a él es umbilicus, pero popularmente se conoce solo como ombligo.

Se distinguen dos partes de él: la punta umbilical, la cual es la cicatriz que sobresale por el desprendimiento del cordón umbilical luego de varios días de haber nacido; y el collar umbilical, que no es más que el anillo fibroso que lo rodea. El cordón umbilical se extiende desde el ombligo del feto hasta el centro de la placenta y su longitud oscila entre 50 a 60 centímetros.

2. Existen muchos tipos de ombligo

Las curiosidades sobre el ombligo incluyen su ubicación
Existen varias subclasificaciones de los ombligos con base en sus características anatómicas.

Dado que es una cicatriz, el proceso de curación de la herida da como resultado formas y tamaños diferentes. Como es de esperar, se han catalogado varios tipos de ombligo: outie y innie.

En términos muy simples, un ombligo outie es aquel con apariencia convexa (hacia afuera) y un ombligo innie es aquel con apariencia cóncava (hacia adentro). También existe una tercera categoría conocida como ombligo distorcionado, la cual alude a los ombligos que no se ajustan a los tipos anteriores.

También encontramos varios subtipos. Los ombligos outies se clasifican en espirales, de protusión, dividido y aro. Los ombligos innies se clasifican en redondos, verticales, ovales, en forma de T y horizontales. Dado que muchos asocian el ombligo que sobresale hacia afuera como poco estético, los expertos practican lo que se conoce como umbilicoplastia. Esto es, convertir un ombligo outie en uno innie.

3. Algunas personas tienen fobia a los ombligos

El término clínico es onfalofobia, y se enmarca dentro de lo que se conoce como fobia específica. Se trata de un miedo irracional, patológico e inconsciente hacia el ombligo propio o al de los demás.

Quien la padece no tolera ver o tocar su propio ombligo (o de quienes lo rodean), y cuando se encuentra en una situación de este tipo manifiesta síntomas como angustia, desespero, palpitaciones, sudoración, miedo, hiperventilación y pánico.

La ansiedad es una respuesta exagerada a algo que se asocia como potencialmente peligroso. Se estima que entre el 7,7 % y el 12,5 % de la población padece una fobia específica de por vida, mientras que entre el 2,0 % y el 8,8 % lo hace a lo largo de 12 meses. Es un tipo de trastorno de ansiedad, y puede presentarse en compañía de otras fobias o trastornos emociones o mentales.

4. En él habitan miles de bacterias

De acuerdo con los expertos, en el obligo se encuentran hasta 67 filotipos bacterianos diferentes, todos estos contados por miles y miles. La mayoría de estas bacterias son inofensivas, y pueden convivir más o menos en función de la higiene, la edad, la temperatura ambiental y otras variables.

A menudo se cita el ombligo como el área del cuerpo humano donde más bacterias hay, aunque este argumento es al menos debatible.

Ciertamente, tienes bacterias en toda la superficie de la piel, en las mucosas y dentro del cuerpo, una población denominada microbiota. De hecho, el tracto intestinal y la boca son los lugares donde mayor concentración de bacterias hay.

La higiene es un gran mecanismo para mantener controlada su población, así que no omitas lavar la zona durante la ducha. Como veremos en otras curiosidades sobre el ombligo, este puede infectarse.

5. La pelusa en el ombligo es real

Las curiosidades sobre el ombligo incluyen su higiene
La higiene diaria es muy importante para evitar la acumulación de suciedad en el ombligo, en especial en personas con sobrepeso.

Aunque a menudo se hace referencia a ella en tono de broma, en realidad la pelusa en el ombligo es bastante real. De acuerdo con los expertos, la pelusa en el obligo se conforma de fibras de ropa, células del cabello y células de la piel. Es mucho más común en los hombres que en las mujeres, ya que la presencia de vello corporal alienta la retención y derivación de esta al interior del ombligo.

Muchas personas entran en pánico al descubrir que extraen de esta zona una formación de color rojo, azul o de otras tonalidades. Como ya hemos mencionado, las fibras de ropa son un compuesto de la pelusa, lo que puede hacer que adquiera diferentes colores en función de estas. Los hábitos de higiene descuidados también pueden fomentar su desarrollo.

6. Su posición varía tanto como su forma

Aunque el ombligo siempre se localiza en el área de la cintura existen diferencias en el lugar exacto donde este se desarrolla. Normalmente, se localiza al nivel de las vértebras L3-L5.

El peso, la altura, la edad, la cantidad de músculo abdominal y las cirugías previas inciden en su localización real. A propósito de las cirugías, la posición del ombligo es de interés para los especialistas al momento de realizar determinadas intervenciones.

7. El ombligo puede infectarse

El ombligo no se suele relacionar con complicaciones, pero esto no quiere decir que esté completamente libre de ellas.

Las infecciones en general, las complicaciones luego de una cirugía y los quistes pueden hacer que se secrete pus, se inflame, produzca irritación y sensibilidad. En adultos, las perforaciones en esta área son el canal principal por el cual el ombligo tiende a desarrollar una infección.

De seguro desconocías muchas de las curiosidades sobre el ombligo que te hemos presentado el día de hoy. Ya hemos señalado que se trata de un área parcialmente olvidada, de manera que te invitamos a cumplir con los estándares de higiene para evitar complicaciones.

También debes estar al tanto de posibles anormalidades o síntomas que se desarrollan en la zona, así puedes buscar asistencia médica oportuna de ser el caso.

Te podría interesar...
Dolor en el ombligo: causas y qué hacer
Muy Salud
Leerlo en Muy Salud
Dolor en el ombligo: causas y qué hacer

El dolor en el ombligo casi siempre se relaciona con afecciones del tracto gastrointestinal. Te enseñamos sus causas y qué hacer al respecto.



  • Brown C. IgNobel (3): navel-gazing. CMAJ. 2002;167(12):1350.
  • Fahmy, M. Anatomy and Physiology of the Umbilicus. In Umbilicus and Umbilical Cord. 2018; 97-100.
  • Hodgkinson DJ. Umbilicoplasty: conversion of "outie" to "innie". Aesthetic Plast Surg. 1983;7(4):221-2.
  • Hulcr J, Latimer AM, Henley JB, et al. A jungle in there: bacteria in belly buttons are highly diverse, but predictable. PLoS One. 2012;7(11):e47712.
  • Tantchev L, Gortchev G, Tomov S, Velkova A, Strateva D. [Significance of umbilical position for the operative approach in minimally invasive hysterectomy]. Akush Ginekol (Sofiia). 2012;51(7):12-7.
  • Wardenaar KJ, Lim CCW, Al-Hamzawi AO, et al. The cross-national epidemiology of specific phobia in the World Mental Health Surveys [published correction appears in Psychol Med. 2018 Apr;48(5):878]. Psychol Med. 2017;47(10):1744-1760.