Colesterol alto en niños y adolescentes: causas y qué hacer

Cada vez más jóvenes manifiestan niveles inusualmente altos de colesterol. Descubre sus causas y cómo se trata.
Colesterol alto en niños y adolescentes: causas y qué hacer
Diego Pereira

Revisado y aprobado por el médico Diego Pereira.

Última actualización: 04 diciembre, 2022

A menudo se piensa que los niveles altos de colesterol y triglicéridos solo se pueden presentar en los adultos. Sin embargo, los más jóvenes también pueden desarrollar este desequilibrio; y las consecuencias son las mismas que en los adultos. En las siguientes líneas repasamos las causas del colesterol alto en niños y adolescentes y qué hacen los especialistas para tratarlo.

Los niveles altos de colesterol en la sangre pueden derivar en la acumulación de placa en las arterias. Esta acumulación estrecha el espacio por donde circula la sangre, lo que se traduce en un aumento de las probabilidades de desarrollar enfermedades cardíacas y ataques cerebrovasculares. Descubre todo lo que debes saber sobre el colesterol alto en niños y adolescentes.

Causas del colesterol alto en niños y adolescentes

El colesterol es una sustancia serosa muy parecida a la grasa que el cuerpo necesita durante el metabolismo. La mayor parte de este se secreta en el hígado, aunque también se obtiene de los alimentos.

El organismo utiliza el colesterol para producir algunas hormonas, para digerir los alimentos y para sintetizar ciertas vitaminas. Por sí solo el cuerpo produce todo el colesterol que necesita, al menos sucede así la mayor parte del tiempo.

Se conoce como dislipidemia al aumento de los niveles de colesterol y triglicéridos en el torrente sanguíneo. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), hasta un tercio de las cardiopatías isquémicas son atribuibles al colesterol alto. Tal y como señalan los expertos, la arterioesclerosis inicia en la infancia y atraviesa por un proceso que puede llevar décadas.

Si no se hace nada para revertirlo deriva en infarto al miocardio, ictus o muerte. El estilo de vida es en gran medida el culpable del colesterol alto en niños y adolescentes, y los registros de las últimas décadas no dejan de alertar de un problema que ya se considera de salud pública. Veamos tres de las principales causas del colesterol alto en los jóvenes.

1. Dieta poco saludable

El colesterol alto en niños se relaciona con la alimentación
En muchas ocasiones el colesterol alto (y también los triglicéridos) se relaciona con problemas alimenticios.

Una dieta con altas concentraciones de grasas trans y grasas saturadas puede ocasiona un aumento de los niveles de colesterol en la sangre. Ambos tipos de grasas tienen un papel protagónico en las dietas poco equilibradas o saludables, y por desgracia son aquellas que reciben un mayor interés por niños y adolescentes. Te dejamos con algunos ejemplos de ellos:

  • Pizza congelada.
  • Galletas dulces y tartas.
  • Alimentos horneados comerciales.
  • Palomitas de microondas.
  • Donas.
  • Pollo frito y papas fritas.
  • Bollos de pan.
  • Crema de leche para café sin lácteos.
  • Margarina en barra.

Esta es solo una selección de alimentos que contienen grasas trans y grasas saturadas. Ambas aumentan el colesterol malo (colesterol de lipoproteína de baja densidad) y disminuyen el colesterol bueno (colesterol de lipoproteína de alta densidad). Los fabricantes incluyen este tipo de grasas en sus productos porque es más rentable económicamente y porque alargan la vida útil de los productos.

También es probable que los niveles de colesterol aumenten si se bebe grandes cantidades de leche entera, se consume mucho queso alto en grasas y carnes muy grasientas. El helado, el aceite de palma y el aceite de coco también pueden tener el mismo efecto. En general el colesterol no aumentará si se consumen moderadamente estos productos, el problema es cuando son protagonistas en la dieta de los jóvenes.

2. Predisposición genética

Con el nombre de hipercolesterolemia familiar (FH, por sus siglas en inglés) se conoce a un trastorno genético del metabolismo de las lipoproteínas que deriva en niveles elevados de colesterol de lipoproteínas de baja densidad (LDL). De acuerdo con los expertos, los niveles máximos de lípidos se alcanzan entre los 9 y los 11 años de edad, época en la que se suele detectar.

Se estima que 1 de cada 200 o 1 de cada 300 personas en todo el mundo tienen este trastorno. Se trata por tanto de una manifestación muy común, una que es independiente de los hábitos de vida del paciente. Si existen registros de niveles altos de colesterol en los abuelos y en los padres de los niños y adolescentes, entonces es probable que la causa sea la predisposición genética.

3. Obesidad y sobrepeso

El colesterol alto en niños y el sobrepeso
Muchas veces suele asociarse a los problemas de peso con los trastornos de los lípidos en la sangre.

De acuerdo con la OMS, la prevalencia de sobrepeso y obesidad entre niños y adolescentes de 5 a 19 años ha aumentado drásticamente. Pasó de solo el 4 % en 1975 a poco más del 18 % en 2016. Ha aumentado más de cuatro veces el número de jóvenes con sobrepeso y obesidad en todo el mundo, y lo ha hecho en solo cuatro décadas.

Como bien indican los expertos, el aumento del tejido adiposo en el cuerpo interfiere en el metabolismo del colesterol en hígado. Lo hace porque este absorbe una mayor cantidad de ácidos grasos libres.

Lo anterior es especialmente cierto cuando el tejido adiposo se acumula en la cintura (grasa visceral). La obesidad también puede ocasionar resistencia a la insulina y procesos inflamatorios, dos condiciones que inciden en dicho metabolismo.

Tratamiento del colesterol alto en niños y adolescentes

Los informes del Colegio Americano de Cardiología y la Asociación Estadounidense del Corazón recomiendan el cambio del estilo de vida como principal terapia para el colesterol alto. Los cambios más importantes que se deben hacer son apostar por una dieta equilibrada y el aumento de la actividad física. Como norma general se debe priorizar una media de 300 minutos a la semana de actividad física moderada.

Al mismo tiempo, se debe minimizar el tiempo que se pasa frente a la televisión, el móvil y las consolas de videojuegos. Los niños y los adolescentes deben estar al tanto de las consecuencias de seguir con el estilo de vida actual, y los beneficios que reciben al hacer ejercicio y mantener una dieta equilibrada. Como ya ha quedado claro se deben evitar los alimentos con altas concentraciones de grasas trans y grasas saturadas.

Los investigadores no recomiendan limitar la ingesta de proteínas, pero sí los carbohidratos simples. Si los valores son muy altos inicialmente se observará la evolución cada 3 o 4 semanas, y se hará hasta que estos retornen dentro de los valores normativos. Si se sospecha de la predisposición genética (o cuando no se perciben mejoras en 12 meses) se puede optar por un tratamiento farmacológico para el colesterol alto en niños y adolescentes.

Este solo se recomienda para jóvenes mayores de 10 años. Los grupos más usados en estos contextos son inhibidores de la absorción de colesterol, secuestradores de ácidos biliares, inhibidores de la 3-hidroxi-3-metil-glutaril-coenzima A reductasa, derivados del ácido fíbrico, ácidos grasos omega-3 y niacina. Las opciones las elige el especialista con base en cada caso en particular.

Los cambios en el estilo de vida son el método más efectivo y seguro para tratar el colesterol alto en los jóvenes. Estos deben ser permanentes, y son más fáciles de asimilar cuando el entorno íntimo también los asume. En efecto, si la familia sigue una dieta equilibrada y hace ejercicio de manera regular es mucho más probable que se consolide el hábito en ellos.

Te podría interesar...
Niveles de colesterol: todo lo que debe saber
Muy Salud
Leerlo en Muy Salud
Niveles de colesterol: todo lo que debe saber

Los niveles de colesterol elevados se relacionan con la aparición de diversas enfermedades, descubre todo lo que debes saber a continuación.



  • Grundy, S. M., Stone, N. J., Bailey, A. L., Beam, C., Birtcher, K. K., Blumenthal, R. S., ... & Yeboah, J. 2018 AHA/ACC/AACVPR/AAPA/ABC/ACPM/ADA/AGS/APhA/ASPC/NLA/PCNA guideline on the management of blood cholesterol: a report of the American College of Cardiology/American Heart Association Task Force on Clinical Practice Guidelines. Journal of the American College of Cardiology. 2019; 73(24): e285-e350.
  • Klop B, Elte JW, Cabezas MC. Dyslipidemia in obesity: mechanisms and potential targets. 2013;5(4):1218-1240. Published 2013 Apr 12.
  • Mangili L. High Prevalence of Dyslipidemia in Children and Adolescents: Opportunity for Prevention. Arq Bras Cardiol. 2020;114(1):57-58.
  • Varghese MJ. Familial hypercholesterolemia: A review. Ann Pediatr Cardiol. 2014;7(2):107-117.
  • Vallejo-Vaz AJ, Ray KK. Epidemiology of familial hypercholesterolaemia: Community and clinical. Atherosclerosis. 2018 Oct;277:289-297.
  • Yoon, J. M. Dyslipidemia in children and adolescents: when and how to diagnose and treat?. Pediatric gastroenterology, hepatology & nutrition. 2014; 17(2): 85-92.

Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomentaciones provenientes de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar o someterse a cualquier procedimiento.