Colectomía: todo lo que debes saber

Algunas enfermedades que afectan al colon no responden al tratamiento médico convencional. Por fortuna, la colectomía puede ser una solución segura y eficaz para estos casos.
Colectomía: todo lo que debes saber
Diego Pereira

Revisado y aprobado por el médico Diego Pereira el 22 septiembre, 2021.

Escrito por Luis Rodolfo Rojas Gonzalez, 20 septiembre, 2021

Última actualización: 22 septiembre, 2021

La cirugía colorrectal abarca uno de los grupos de intervenciones del tracto gastrointestinal que se realizan con mayor frecuencia. La colectomía varía con base al segmento intestinal afectado, por lo que puede incluir la sigmoidectomía, la hemicolectomía, la proctocolectomía y la resección total. A continuación te contamos todo lo que debes saber acerca de este procedimiento.

La colectomía es el abordaje y la extirpación de un segmento del intestino grueso o la totalidad del mismo. Estudios afirman que las causas más comunes que ameritan esta cirugía incluyen el cáncer colorrectal, la enfermedad diverticular y la colitis ulcerativa. Además, la intervención puede realizarse por método abierto o laparoscópico, y se asocia con un buen pronóstico a corto plazo.

¿Por qué se realiza la colectomía?

Indicaciones de la colectomía
Son muchas las enfermedades del aparato gastrointestinal que pueden requerir una resolución quirúrgica. A pesar de ello, no siempre es el tratamiento de primera línea.

Este procedimiento quirúrgico se emplea como parte del tratamiento de afecciones intestinales que no se solucionan con terapias médicas o farmacológicas. Además, el mismo es útil en el manejo de complicaciones y emergencias del tracto gastrointestinal que comprometan la vida. Dentro de las patologías del intestino grueso que pueden ser tratadas por colectomía se encuentran las siguientes:

  • Enfermedad de Crohn.
  • Colitis ulcerosa e isquémica.
  • Vólvulo intestinal.
  • Obstrucción intestinal.
  • Diverticulitis.
  • Cáncer colorrectal.
  • Pólipos de colon y recto.

De igual forma, la colectomía constituye una opción de tratamiento temprano en las personas con poliposis adenomatosa familiar y síndrome de Lynch. Esta se emplea debido al alto riesgo de cáncer de colon y recto en los pacientes con este tipo de alteraciones genéticas heredadas.

Riesgos

En la mayoría de los casos, la colectomía es un procedimiento invasivo relativamente seguro, cuyos riesgos dependen del estado general del paciente y del tipo de colectomía a realizar. Las principales complicaciones asociadas a esta intervención quirúrgica son las siguientes:

  • Sangrado intraabdominal.
  • Lesión y daño a órganos contiguos.
  • Bloqueo intestinal por fibrosis y tejido cicatrizal.
  • Infección.
  • Trombosis.
  • Embolismo pulmonar.
  • Dehiscencia de suturas.

Por otro lado, las personas pueden presentar dificultad respiratoria o disnea, la cual aparece como reacción adversa a los medicamentos empleados durante la anestesia operatoria. De esta manera, las personas se mantendrán bajo observación médica por un tiempo prudente luego de la intervención con el objetivo de prevenir y tratar a tiempo cualquier síntoma extraño o complicación aguda.

Antes del procedimiento

La preparación previa a la cirugía colorrectal es uno de los mayores determinantes del éxito de la intervención. En este sentido, las personas deben consultar con su médico tratante ante cualquier duda o inquietud con respecto al procedimiento. Por lo general, se deben tener en cuenta los siguientes aspectos en los días previos a la realización de la colectomía:

  • Planificar la estancia posterior a la cirugía: las personas pasarán un par de días de recuperación intrahospitalaria antes de ser dados de alta. Por tal motivo, los pacientes deben gestionar quién los acompañará durante su estancia posoperatoria. Además, los mismos deben planificar qué objetos personales y vestimenta querrían tener consigo en el hospital.
  • Abandonar el consumo de ciertos medicamentos: el médico tratante suele solicitar el abandono de algunos medicamentos en los días previos a la intervención con el objetivo de reducir el riesgo de complicaciones posoperatorias. Por lo general, se debe evitar el consumo de aspirina, ibuprofeno y naproxeno de 1 a 2 semanas antes de la cirugía.
  • Seguir la dieta recomendada por el especialista: las personas a las que se les realizará una colectomía deben evitar las comidas sólidas o semisólidas al menos 4 a 8 horas previas a la intervención. Por otro lado, el especialista puede solicitar beber caldos y bebidas claras hasta 2 horas antes del procedimiento.
  • Consumir los fármacos prescritos: los antibióticos suelen recetarse para reducir parte de la microbiota del intestino grueso, disminuyendo el riesgo de infecciones.
  • Limpiar el tracto digestivo: el proveedor de atención médica puede indicar el consumo de soluciones laxantes para vaciar el intestino. De igual forma, el mismo puede recomendar la realización de enemas que faciliten la limpieza del colon y el recto.

¿Qué esperar durante una colectomía?

Los profesionales de la salud se encargarán de guiar a las personas durante las diversas etapas de la preparación preoperatoria. Por lo general, el paciente tendrá una vía intravenosa permeable para la administración de líquidos y medicamentos. Luego, el mismo será llevado a la sala de operación, donde recibirá la anestesia para promover la somnolencia y la analgesia durante la operación.

De esta forma, el equipo de cirugía iniciará la preparación del campo quirúrgico y el abordaje abdominal. La colectomía puede realizarse de las siguientes formas:

  • Colectomía abierta: la misma consiste en la realización de una incisión extensa en el abdomen para brindar acceso a las vísceras del tracto gastrointestinal. El médico cirujano procederá a separar y liberar el colon del tejido circundante para luego extraer el segmento de interés.
  • Colectomía laparoscópica: el equipo realiza varias incisiones pequeñas en el abdomen a través de las cuales se inserta una cámara que permite visualizar en tiempo real el interior de la cavidad abdominal. Además, se introducen algunas herramientas quirúrgicas especiales para liberar y extirpar el colon.

Algunas investigaciones afirman que la cirugía laparoscópica permite reducir el dolor, el traumatismo quirúrgico y el tiempo de recuperación en comparación con el abordaje convencional. No obstante, no todas las personas son candidatas a la colectomía laparoscópica debido a su condición general y a la gravedad de la enfermedad. Las formas de resección del intestino grueso incluyen las siguientes:

  • Colectomía total: se extirpa la totalidad del intestino grueso.
  • Hemicolectomía derecha o izquierda: extracción del colon ascendente o descendente.
  • Sigmoidectomía: es la resección de la ultima porción del intestino grueso.
  • Proctocolectomía: se extrae el colon y el recto en forma total o parcial.

Una vez realizado el procedimiento, el cirujano procederá a “ensamblar” el sistema digestivo para que el cuerpo logre evacuar los productos de desecho. El equipo puede unir las porciones restantes del colon al intestino delgado o directamente al recto. En algunos casos, es necesario crear una abertura en el abdomen para que las heces puedan salir.

Después del procedimiento

Hospitalización luego de una colectomía
En la mayoría de los casos, luego de una colectomía es importante permanecer en el área de hospitalización durante varios días para prevenir complicaciones.

El paciente será trasladado a la sala de recuperación, donde se mantendrá en estricto seguimiento médico la frecuencia cardíaca, frecuencia respiratoria, saturación de oxígeno, presión arterial y excreción urinaria. De igual forma, el mismo debe permanecer en el hospital entre 2 y 5 días después de una colectomía laparoscópica, o más tiempo en caso de una cirugía abierta.

La recuperación de la totalidad del funcionamiento intestinal puede tardar entre 2 días y 1 semana. Por lo general, el paciente puede ingerir líquidos claros orales a partir del segundo día, agregando de forma progresiva líquidos espesos y comidas blandas. Además, el médico suele recomendar una alimentación baja en fibra dietética para disminuir la cantidad y la frecuencia de las evacuaciones.

Los profesionales de la salud se encargarán de explicar el correcto cuidado del estoma (el orificio en la pared abdominal a través del cual salen las heces al exterior) en caso de que la intervención involucrara una colostomía.

En este último caso, el paciente debe tener especial cuidado en cómo y cuándo cambiar la bolsa que recolectará las heces fuera de la cavidad abdominal. Por otro lado, la persona puede tardar algunas semanas en recuperarse completamente de la intervención. 

Pronóstico y estilo de vida posterior a una colectomía

La mayoría de las personas que se someten a una colectomía pueden retomar sus actividades normales luego de 1 a 2 semanas. Estas actividades incluyen bañarse, conducir, subir o bajar escaleras y las relaciones sexuales. De igual forma, las mismas pueden reincorporarse al trabajo 2 semanas después de la intervención laparoscópica y alrededor de 3 semanas luego de la cirugía abierta.

El número de evacuaciones diarias estarán aumentadas y la consistencia de las heces disminuida durante las primeras semanas de recuperación, hasta que se retorne a los alimentos sólidos. Además, los especialistas recomiendan consumir entre 8 y 10 vasos de agua al día, así como no levantar objetos de más de 10 libras durante 4 o 6 semanas después de la cirugía.

Por lo general, la herida quirúrgica se curará de forma paulatina en 5 o 6 semanas, volviéndose más blanda y atenuándose en los meses siguientes. Por otro lado, el médico tratante es el único capacitado para prescribir medicamentos analgésicos y narcóticos en caso de dolor agudo posoperatorio. Los mismos pueden variar de acuerdo a las características de cada paciente.

Una intervención con resultados satisfactorios

La colectomía es un procedimiento factible y seguro para el abordaje quirúrgico de patologías inflamatorias y de otra índole como ulcerativas, irritativas y neoplásicas que afecten la indemnidad del intestino grueso. La misma puede realizarse por cirugía abierta o laparoscópica de acuerdo a la condición y el estado general del paciente.

El médico especialista se encargará de explicar todos los detalles del procedimiento, así como sus riesgos y beneficios. Además, el paciente debe considerar que la colectomía corregirá de forma satisfactoria su afección e involucrará varios cambios en el estilo de vida.

Te podría interesar...
Colonoscopia: todo lo que debes saber
Muy Salud
Leerlo en Muy Salud
Colonoscopia: todo lo que debes saber

La colonoscopia es un procedimiento invasivo muy útil para el diagnóstico y tratamiento de ciertas enfermedades. Entra aquí para saber más.



  • Riobó P, Sánchez Vilar O, Burgos R, Sanz A. Manejo de la colectomía. Nutr. Hosp. 2007;  22( Suppl 2 ): 135-144.
  • Martín Bourricaudy N, Martínez Alfonso M, Morera Pérez M, Pereira Fraga J. Colectomías totales videolaparoscópicas. Rev Cubana Cir. 2014;  53( 3 ): 273-280.
  • Vu JV, Li J, Likosky DS, Norton EC, Campbell DA Jr, Regenbogen SE. Achieving the High-Value Colectomy: Preventing Complications or Improving Efficiency. Dis Colon Rectum. 2020;63(1):84-92.
  • Chang GJ, Nelson H. Laparoscopic colectomy. Curr Gastroenterol Rep. 2005;7(5):396-403.
  • Faucheron JL, Trilling B, Sage PY. Ambulatory colectomy: fast-track management pushed to its limits? Tech Coloproctol. 2018;22(10):741-742.
  • Naraynsingh V, Cawich SO, Hassranah D, Daniel F, Maharaj R, Harnarayan P. Segmental colectomy for bleeding diverticular disease guided by the PEEP test. Trop Doct. 2017;47(4):355-359.