7 causas del dolor de ingle

¿Estás experimentado un dolor agudo y persistente en la ingle? Te mostramos sus principales causas y cómo obrar.
7 causas del dolor de ingle
Diego Pereira

Revisado y aprobado por el médico Diego Pereira.

Última actualización: 06 septiembre, 2022

Se comprende como dolor de ingle a cualquier incomodidad que se desarrolla entre la parte inferior del abdomen y el área de la pelvis. Puede ser muy intenso o leve, estar originándose por un problema local o por un catalizador ajeno a la zona. Hoy repasamos las principales causas del dolor en la ingle y te decimos cómo obrar al respecto.

La primera reacción de un paciente es asociar el dolor con un problema de mayor gravedad. Aunque es cierto que ningún síntoma como este debe pasar desapercibido, lo cierto es que muchos episodios se explican por una distensión muscular. El contexto y los síntomas que acompañan al dolor determinan cuál puede ser su explicación.

Principales causas del dolor de ingle

Como es de esperar existen cientos de problemas que pueden causar dolor de ingle. No podemos reunir acá a todos ellos, pero sí recopilar los más importantes. Te dejamos con 7 de los principales desencadenantes y los acompañamos de otros síntomas y del contexto en el que se suelen presentar.

1. Distensión muscular

La distensión muscular suele ser la principal causa del dolor de la ingle. Es muy común en atletas, deportistas o personas que se mantienen activos físicamente. Tal y como señalan los expertos, es más frecuente en actividades que demandan el uso de la musculatura proximal del muslo y los músculos abdominales inferiores. El fútbol, el esquí y el hockey son algunos ejemplos.

Dado que el músculo es un tejido blando es propenso a lesionarse ante el estrés. Un estiramiento excesivo puede derivar en una lesión de este tipo. En función del grado el dolor puede ser mayor o menor, y suele empeorar cuando se juntan las piernas o se levantan las rodillas. Aparece en medio de una actividad intensa y se puede acompañar con un chasquido durante la lesión.

2. Hernia inguinal

Una hernia inguinal es una protrusión del peritoneo que sucede en la pared  abdominal anterior al nivel del canal inguinal. Se estima que el 75 % de las hernias en la pared abdominal son de este tipo, de modo que son las más comunes localizadas en esta área.

Es más frecuente en los hombres por características anatómicas y puede o no acompañarse de un bulto que se puede ver en la superficie.

El dolor empeora al toser, al inclinarse, al levantarse y especialmente al momento de alzar un objeto pesado. Por sí mismas no son peligrosas, aunque si no se tratan como es debido pueden ocasionar complicaciones. El embarazo, las actividades intensas, levantar objetos pesados y los puntos débiles preexistentes en el área son algunas de sus causas.

3. Cálculos renales

El dolor de ingle por problemas renales
Algunas condiciones renales pueden provocar un “dolor irradiado” que se extienda hasta la ingle, en especial los cólicos nefríticos.

Se piensa que hasta el 15 % de la población padece de cálculos renales, aunque no todos los episodios generan síntomas o complicaciones. En el ámbito médico se conocen también como nefrolitiasis o urolitiasis. Básicamente son pequeños trozos de material sólido que se forman en el riñón o en el tubo que conecta a este con la vejiga.

Son más comunes en los hombres y la dieta, el peso corporal y algunas condiciones médicas preexistentes pueden motivar su formación. Normalmente, cuando están en los riñones no causan dolor, pero al momento de desplazarse por los conductos se manifiestan los principales síntomas. Entre estos destacamos dolor intenso en la ingle y en sus costados y dolor al momento de orinar.

4. Desgarro del lábrum de la cadera

Esta es una lesión muy común entre los deportistas, también en pacientes con problemas estructurales en la cadera. El lábrum (también conocido como rodete acetabular) es un fibrocartílago que recubre el borde exterior del hueso de la cadera. Tal y como advierte Johns Hopkins Medicine, se caracteriza por los siguientes síntomas:

  • Dolor en la cadera, la ingle o los glúteos.
  • Rigidez en la zona de la cadera.
  • Limitación de los movimientos que involucran la cadera.
  • Sensación de chasquido en la cadera al moverla.

Muchos desgarros pueden tardar años en generar síntomas, de manera que no siempre el dolor precede a un episodio de alto impacto en la zona. El desgarre puede ser leve (pequeños cortos en el fibrocartílago) o grave (desprendimiento de este del hueso). Los primeros casos son más comunes, de manera que el abordaje preferido es la terapia conservadora.

5. Problemas nerviosos

Algunos problemas nerviosos localizados en esta área pueden ser la causa del dolor de ingle. Destacamos en este espacio uno de ellos: radiculopatía lumbar. Esta condición alude a la compresión de un nervio espinal.

Los hay de varios tipos, pero cuando los síntomas se concentran en la pierna y en el pie se suele denominar como ciática. Además de estas áreas el dolor se puede concentrar en la parte abdominal inferior.

Se estima que hasta el 2,2 % de la población mundial se diagnostica anualmente con ciática, de modo que se trata de un problema muy común. No siempre se manifiesta con síntomas intensos, y puede desaparecer tan pronto como se ha desarrollado. La actividad física extenuante, el estrés, la altura y la edad son algunos de los factores de riesgos que la anteceden.

6. Quistes ováricos

El dolor de ingle en mujeres
A pesar de que el dolor de ingle no es tan característico de las mujeres, en ocasiones los problemas en los ovarios pueden originar este síntoma.

Citamos ahora una de las causas del dolor en la ingle exclusivamente en las mujeres: los quistes ováricos. Se estima que el 7 % de las mujeres en todo el mundo tienen al menos un quiste en los ovarios.

Se tratan de pequeñas bolsas llenas de líquido que se forman en la superficie de uno o ambos ovarios. La mayoría no ocasionan problemas, aunque si crecen significativamente pueden ocasiona síntomas como los siguientes:

  • Dolor sordo en el inferior del abdomen.
  • Hinchazón abdominal.
  • Sensación de pesadez en el estómago.

El quiste puede ocasionar torsión ovárica o rotura de los mismos. Las infecciones pélvicas graves, el embarazo, la endometriosis y las alteraciones hormonales pueden ocasionarlos. Los exámenes pélvicos ocasionales pueden ayudar a detectarlos en sus estados iniciales.

7. Torsión testicular

De acuerdo con algunas estimaciones, el 3,8 % de los hombres menores de 18 años padecen de torsión testicular todos los años. Ocurre cuando el cordón testicular rota y se tuerce, lo que origina una reducción del flujo sanguíneo a los testículos.

Se consideran una emergencia médica y se caracteriza por un dolor intenso y repentino en el escroto. El dolor se puede irradiar a la ingle y a las piernas.

Otras de las posibles explicaciones del dolor en la ingle son la artrosis de cadera, el pinzamiento acetabular femoral, la fractura de cadera, la osteonecrosis de cadera, la diverticulitis y la osteítis del pubis. Dado que no hay manera de hacer un diagnóstico desde casa, al presentar un dolor intenso y persistente debes buscar atención inmediata.

Aunque es cierto que la mayoría de los episodios son benignos, en otros casos pueden tratarse de condiciones que ameritan una intervención o un tratamiento oportuno. No postergues la visita con el especialista, en especial si el dolor es particularmente intenso o se ha postergado durante horas o días.

Te podría interesar...
Bulto en la ingle: causas y tratamiento
Muy Salud
Leerlo en Muy Salud
Bulto en la ingle: causas y tratamiento

Un bulto en la ingle puede significar muchas cosas, entre ellas una infección en el entorno genitourinario. Aprende a discernir sus causas.



  • Farghaly SA. Current diagnosis and management of ovarian cysts. Clin Exp Obstet Gynecol. 2014;41(6):609-12.
  • LeBlanc, K. E., & LeBlanc, K. A. Groin pain in athletes. Hernia. 2003; 7(2): 68-71.
  • Jenkins, J. T., & O’dwyer, P. J. Inguinal hernias. Bmj, 336(7638). 2008; 269-272.
  • Koes BW, van Tulder MW, Peul WC. Diagnosis and treatment of sciatica. BMJ. 2007;334(7607):1313-1317.
  • Khan, S. R., Pearle, M. S., Robertson, W. G., Gambaro, G., Canales, B. K., Doizi, S., ... & Tiselius, H. G. Kidney stones. Nature reviews Disease primers. 2016; 2(1): 1-23.
  • Sharp, V. J., Kieran, K., & Arlen, A. M. Testicular torsion: diagnosis, evaluation, and management. American family physician. 2013; 88(12): 835-840.