Diverticulitis: síntomas, causas y tratamiento

Una de las complicaciones más frecuentes de la enfermedad diverticular del colon es la diverticulitis. Por desgracia, la misma puede originarios cuadros severos si no se diagnostica a tiempo.
Diverticulitis: síntomas, causas y tratamiento
Leonardo Biolatto

Revisado y aprobado por el médico Leonardo Biolatto el 17 Mayo, 2021.

Escrito por Luis Rodolfo Rojas Gonzalez, 17 Mayo, 2021

Última actualización: 17 Mayo, 2021

La enfermedad diverticular es una patología que afecta al colon y se caracteriza por la presencia de bolsas o sáculos en la pared intestinal. La patología en sí suele ser asintomática, sin embargo, puede complicarse y generar una diverticulitis.

La diverticulitis no es más que la inflamación e infección activa de los divertículos presentes en la pared del colon. Esta se trata de una afección muy frecuente y se estima que afecta hasta al 25 % de las personas con divertículos colónicos, siendo más frecuente en los mayores de 50 años.

Los divertículos presentes en la enfermedad diverticular o diverticulosis no cuentan con todas las capas del intestino. Están constituidos solo por la capa mucosa. Esta conformación estructural hace que sean débiles, por lo que se pueden perforar con relativa facilidad.

Síntomas de la diverticulitis

La simple presencia de los divertículos pasa desapercibida, ya que es asintomática en la mayoría de los casos. Las personas solo suelen referir cólicos y distensión abdominal. Por su parte, los síntomas de la diverticulitis son más severos y con frecuencia inician de forma abrupta, pudiendo empeorar.

El síntoma más característico de la inflamación diverticular es el dolor abdominal, el que puede ser grave, constante y crónico. Es más frecuente en la fosa iliaca izquierda, aunque también puede aparecer en el lado derecho, confundiéndose con apendicitis. La duración del mismo es muy variable, pudiendo estar presente durante un periodo entre 5 y 7 días.

Otro signo muy frecuente son las alteraciones en la motilidad intestinal. Es decir, el paciente presenta estreñimiento o diarrea. La constipación es mucho más frecuente, estando hasta en el 70 % de las personas afectadas, de acuerdo con diversos estudios.

Entre los otros síntomas que pueden aparecer destacan los siguientes:

  • Nauseas y vómitos.
  • Sensibilidad abdominal a la palpación.
  • Fiebre.
  • Disminución del apetito.
  • Distensión abdominal con gases.
  • Síntomas urinarios, como incontinencia o dolor al orinar.
Dolor abdominal por diverticulitis.
El dolor abdominal por diverticulitis es intenso y agudo. Puede confundirse con otros cuadros clínicos, de acuerdo a la posición.

Causas de la diverticulitis

Hoy en día no existe una causa específica que explique la aparición de divertículos en el colon. La teoría más aceptada es aquella que establece que existe un punto de debilidad estructural en la pared del colon, en general en el sitio de inserción del paquete vascular intramural.

La mezcla entre la debilidad existente y un aumento en la presión intestinal podría generar la protrusión de la capa mucosa y, por ende, la aparición del divertículo. El aumento en la presión intestinal tiene diferentes causas, aunque con frecuencia se asocia a la disminución de la motilidad intestinal y al estreñimiento.

Algunas investigaciones han logrado relacionar la diverticulosis con ciertas alteraciones genéticas. En este sentido, las personas con enfermedades del tejido conectivo tienen una mayor probabilidad de padecerla. Además, el riesgo aumenta un 2,92 % cuando un hermano la tiene.

Algunos factores de riesgo

La aparición de diverticulitis está asociada a la acción de diversos factores de riesgo, tanto ambientales como del estilo de vida de las personas. Muchos de estos factores pueden ser modificados, por lo que es posible prevenir en cierto aspecto la aparición de la enfermedad.

Entre los factores de riesgo asociados con la diverticulitis destacan los siguientes:

  • Tener más de 50 años.
  • Seguir una dieta baja en fibra.
  • Obesidad.
  • Hábito tabáquico.
  • Consumo de ciertos fármacos, como los antiinflamatorios no esteroideos.
  • Estilo de vida sedentario.

Diagnóstico

El diagnóstico de la diverticulitis se realiza a través de la anamnesis y un examen físico adecuado. Sin embargo, debe confirmarse con exámenes imagenológicos. Durante el interrogatorio el especialista deberá indagar acerca de la aparición de los síntomas y de la intensidad del dolor.

También es importante preguntar acerca de los antecedentes de la enfermedad y si la ha padecido en otro momento. Es importante recordar que la diverticulitis suele ser recurrente. El examen físico estará orientado a explorar el abdomen y determinar la sensibilidad del mismo, además de descartar la presencia de enfermedad pélvica inflamatoria en las mujeres.

La tomografía computarizada es el estudio ideal para diagnosticar la diverticulitis, ya que es precisa y poco invasiva, teniendo una gran especificidad. La colonoscopia con contraste está contraindicada en la diverticulitis por el riesgo de lesiones.

Tratamiento de la diverticulitis

El tratamiento de la enfermedad variará en relación con la gravedad de la situación, por lo que puede pasar de un abordaje en casa hasta procedimientos quirúrgicos. La terapéutica a seguir en el caso de una diverticulitis no complicada será ambulatoria y estará dirigida a disminuir la intensidad de los síntomas.

El médico puede indicar una dieta rica en fibra para mejorar la motilidad intestinal, así como el consumo de analgésicos y antibióticos para reducir el dolor y tratar la infección. En algunos casos puede ser necesaria la hospitalización del paciente.

Por otro lado, la diverticulitis puede tener complicaciones, entre las que destacan la perforación y posterior peritonitis, el sangrado, la obstrucción intestinal y la formación de un absceso. En estos casos, el tratamiento deberá ser mucho más agresivo, e incluso puede ameritar la resección de una porción del colon.

Los pacientes con diverticulitis complicada siempre deben ser hospitalizados y el procedimiento dependerá de la complicación específica. En el caso de los abscesos de gran tamaño y de las perforaciones, una cirugía para inspeccionar el área y hacer un lavado se impone.

Las obstrucciones intestinales y el sangrado masivo de los divertículos pueden generar la muerte del tejido, por lo que será necesario extraer la porción afectada. Todos estos casos ameritan antibióticos por vía intravenosa.

Colonoscopia contraindicada para diverticulitis.
En la diverticulitis se contraindican algunos procedimientos que podrían exacerbar el cuadro o empeorarlo. Por ejemplo, el uso de contraste.

La prevención de la enfermedad es fundamental

La diverticulitis es una enfermedad incómoda que puede generar complicaciones muy severas. A pesar de no tener un origen etiológico específico, la misma se debe a la acción de múltiples factores de riesgo. En este sentido, es posible prevenir la aparición de la enfermedad al eliminar las condiciones que la favorecen.

Realizar pequeños cambios en el estilo de vida suele ser suficiente para reducir la probabilidad de padecer diverticulitis. De esta manera, es recomendable seguir una dieta rica en fibras, ejercitarse continuamente, dejar de fumar y perder peso hasta alcanzar el índice de masa corporal acorde.

Los síntomas de la diverticulitis pueden confundirse con otras patologías de menor gravedad, por lo que se recomienda acudir con el especialista lo antes posible. Un diagnóstico temprano de la enfermedad reduce en gran medida la probabilidad de presentar complicaciones y facilita el tratamiento.

Te podría interesar...
Las 6 enfermedades gastrointestinales más comunes
Muy SaludLeerlo en Muy Salud
Las 6 enfermedades gastrointestinales más comunes

Las enfermedades gastrointestinales se pueden presentar de múltiples formas en las personas. El dolor abdominal es un síntoma común.



  • Aller de la Fuente R. Enfermedad diverticular del colon. Rev. esp. enferm. dig. 2005; 97(6): 458-458.
  • García-Rossi C, Rodríguez Bolaños D. Diverticulitis: revisión de la literatura en cuanto al manejo actual. Revista Clínica de la Escuela de Medicina UCR-HSJD. 2019; 9 (2): 41-48.
  • Lemercier P, Paz Maya S, Parra Gordo ML, Rodríguez Téllez CE et al. Diverticulitis aguda: clínica, exámenes complementarios y tratamiento. Med Gen y Fam (digital) 2013;2(3):91-93.
  • Fluxá D, Quera R. Enfermedad diverticular: mitos y realidades. Rev Med Chile 2017; 145: 209-218.
  • Strate LL, Morris AM. Epidemiology, Pathophysiology, and Treatment of Diverticulitis. Gastroenterology. 2019 Apr;156(5):1282-1298.e1.
  • Ellison DL. Acute Diverticulitis Management. Crit Care Nurs Clin North Am. 2018 Mar;30(1):67-74.