Buenos hábitos

María Vijande · 21 octubre, 2019
Adoptar una serie de buenos hábitos saludables en el día a día es fundamental para prevenir enfermedades y conservar una salud adecuada. Entre ellos, se encuentran el ejercicio físico y la dieta sana y variada.

Llevar una vida basada en unos buenos hábitos saludables es fundamental para tener una buena salud. Según la OMS (Organización Mundial de la Salud), el término salud se define como un estado de completo bienestar físico, mental y social.

Por lo tanto, este concepto va más allá de la existencia o no de una enfermedad. Para conseguirlo, es fundamental tomar unos buenos hábitos en el día a día. Forman parte de estos hábitos la alimentación, el ejercicio físico, la prevención de enfermedades, el trabajo, la relación con el medio ambiente y la actividad social.

En este espacio compartiremos una serie de buenos hábitos aconsejables para llevar una vida sana y lo más saludable posible.

1. Buenos hábitos: dieta sana y equilibrada

buenos hábitos

Sí, puede sonar a un tópico, pero es la realidad. Una buena parte de los factores que afectan a nuestra salud dependen de la dieta que sigamos. Los alimentos nos proporcionan los nutrientes necesarios para que el organismo pueda llevar a cabo numerosas reacciones esenciales para el correcto funcionamiento del mismo.

Además, el déficit de estos nutrientes muchas veces desencadena enfermedades, como puede ser la anemia por falta de hierro, raquitismo por falta de vitamina D o hipocalcemia por falta de calcio. Incluso, la dieta es fundamental para proporcionarnos la energía requerida en el día a día. Comer mal, muchas veces, se traduce en un estado de cansancio constante.

De este modo, tener buenos hábitos a la hora de alimentarse te ayudará a prevenir enfermedades y a evitar el cansancio diurno.

Hablamos de dieta equilibrada refiriéndonos a aquella que incluye, en las proporciones adecuadas y en la cantidad suficiente, todos los alimentos contemplados en la pirámide nutricional. El valor energético diario de la dieta debe ser de 30-40 kilocalorías por kilo de peso.

Las ingestas adecuadas diarias de los diferentes nutrientes son:

  • Hidratos de carbono: 50-55 % y los azúcares simples no deben superar el 10 %.
  • Grasas: 30 % del valor energético total.
    • Monoinsaturadas: 15-20 % .
    • Poliinsaturadas: 5 %.
    •  Saturadas: no más de un 7-8 %.
  • Proteínas: 10 %.
  • Fibra vegetal: 20-25 gramos.

2. Evitar hábitos tóxicos

Tanto el tabaco y el alcohol como otras drogas inciden de forma muy negativa sobre la salud. La única tolerancia que existe es exclusiva a lo referente a la cerveza y al vino. Se recomienda el consumo de una copa diaria.

El hábito tabáquico es un factor de riesgo para muchas enfermedades, especialmente aquellas que afectan al corazón, al hígado y a los pulmones. De esta forma, es uno de los principales factores predisponentes para el desarrollo del cáncer.

Lee también: Adicciones

Tabaco

La OMS definió el tabaco como la principal causa de muerte evitable en el mundo. Esta afirmación se basa en que, a comienzo del siglo XXI, se estimaba que este hábito era responsable de más de 5 millones de muerte cada año y unas 100 millones de muertes en todo el siglo XX.

Cuando una persona deja de fumar y empieza a obtener buenos hábitos saludables en este sentido, a los 20 minutos de hacerlo, la presión arterial y el pulso se vuelven normales, así como la temperatura corporal. A las 8 horas de abandonar el tabaco, el nivel de monóxido de carbono en sangre disminuye.

Pasado 1 día, el riesgo de padecer un evento cardiaco disminuye y, a los 2 días, se empieza a recuperar el sentido del olfato y el sentido del gusto. De dos semanas a 3 meses, la circulación mejora y, a los 9 meses, la tos y la fatiga también disminuyen.

Cuando se lleva un año sin fumar, el riesgo de cardiopatía coronaria es la mitad en comparación con la de un fumador. A los 5 años sin fumar, la posibilidad de padecer cáncer de boca, garganta esófago y vejiga disminuye a la mitad. Lo mismo ocurre con el cáncer de pulmón cuando pasan 10 años.

Alcohol

alcoholismo

La adicción al alcohol puede ahogar tu vida, ya que no solo tiene múltiples consecuencias físicas, sino también psicológicas. Es uno de los principales motivos de consulta de salud mental. Se caracteriza por un consumo excesivo de alcohol durante un tiempo prolongado, que supone dependencia del mismo.

Dejar el alcohol es otro de los buenos hábitos que te proponemos en este espacio para mantener una buena salud. Algunas ventajas que acarrea el abandono de esta adicción son:

  • Mejora el estado de ánimo.
  • Se recuperan los sentidos del gusto y del olfato.
  • Mejora el aspecto de la piel.
  • Cambia el olor corporal.
  • Se reducen considerablemente los riesgos de padecer ciertas enfermedades.
  • Mejora el sistema cognitivo.
  • Previene de padecer enfermedades cardiovasculares, ya que el alcohol eleva la presión arterial, la cantidad de grasa en las venas y arterias y la posibilidad de sufrir miocarditis.
  • Mejora la vida sexual.
  • Ayuda a perder peso.

3. Buenos hábitos: haz ejercicio físico

Las recomendaciones generales sobre el ejercicio físico que se debe hacer para adoptar unos buenos hábitos saludables son unos 30 minutos diarios. No hace falta salir a correr; con caminar a paso ligero es suficiente para prevenir una gran cantidad de enfermedades y mantenernos en forma.

Hacer ejercicio físico moderado permite quemar las calorías sobrantes y fortalecer los músculos y los huesos. También es beneficioso para controlar la tensión arterial, el nivel de colesterol y los niveles de glucosa en sangre.

En este sentido, acostumbrarse a hacer ejercicio diariamente también es bueno para reducir el estrés y mejorar la calidad del sueño.

Quizás también te interese leer: Deporte

4. Higiene

Otro punto importante es el de tener unos buenos hábitos de higiene. Adoptando esta recomendación, se pueden evitar muchos problemas de salud, desde infecciones a problemas dentales o dermatológicos. Hay que tener en cuenta que el término ‘higiene’ no hace referencia solo al aseo y la limpieza personal. La palabra higiene también afecta al al ámbito doméstico.

5. Buenos hábitos: duerme bien

Dormir bien es una de las fórmulas más importantes para mejorar la calidad de vida. No hay duda de ello. Un mal descanso puede acarrear trastornos físicos y mentales. Por lo tanto, se recomienda dormir un mínimo de 7-8 horas.

  • Otilingam, P. G., Gatz, M., Tello, E., Escobar, A. J., Goldstein, A., Torres, M., & Varma, R. (2015). Buenos Hábitos Alimenticios para Una Buena Salud: Evaluation of a nutrition education program to improve heart health and brain health in Latinas. Journal of Aging and Health. https://doi.org/10.1177/0898264314549660
  • Mulassi, A. H., Hadid, C., Borracci, R. a., Labruna, M. C., Picarel, A. E., Robilotte, A. N., … Masoli, O. (2010). Hábitos de alimentación, actividad fícia, tabaquismo y consumo de alcohol en adolescentes escolarizados de la provincia y el conurbano bonaerenses. Archivos Argentinos de Pediatria.
  • Montserrat Galaa, A. M., & Fortes del Valleb, M. A. (2013). Aprender a dormir. Pediatria de Atencion Primaria.