Bicarbonato: ¿para qué sirve?

Uno de los mayores usos médicos del bicarbonato es el alivio de la acidez estomacal. Sin embargo, el mismo es útil para otras afecciones. ¿Deseas saber para qué sirve? ¡Sigue leyendo!
Bicarbonato: ¿para qué sirve?
Diego Pereira

Revisado y aprobado por el médico Diego Pereira el 20 mayo, 2021.

Escrito por Luis Rodolfo Rojas Gonzalez, 20 mayo, 2021

Última actualización: 20 mayo, 2021

Hoy en día existen productos de uso doméstico que fueron empleados en el tratamiento de diversas afecciones hace muchos años. Un ejemplo de ello es el bicarbonato (NaHCO3), el cual tiene utilidad médica al aliviar los síntomas de múltiples patologías, no obstante, su uso ha disminuido por la aparición de fármacos más efectivos.

Esta sustancia también es conocida como bicarbonato de sodio, carbonato ácido de sodio o sal de vichy. La misma se trata de un polvo blanco y cristalino, soluble en agua, el cual se obtiene a partir de un mineral natural llamado natrón. En el hogar, se emplea para limpiar superficies de diversa índole y al momento de hornear pasteles.

En el ámbito médico, el bicarbonato se puede administrar tanto por vía oral como por vía endovenosa. De esta manera, es posible encontrar el compuesto en forma de polvo, tabletas o ampollas inyectables. La forma de administración dependerá de la afección que se desea tratar y de la gravedad de la situación.

Funciones del bicarbonato en el cuerpo

El bicarbonato se relaciona mucho con los riñones.
Los riñones están muy relacionados con el manejo corporal del bicarbonato.

El bicarbonato cumple diversas funciones dentro del organismo, siendo la principal de todas participar en un proceso llamado equilibrio ácido-base. Este proceso es el encargado de mantener el pH corporal dentro de los niveles normales y evitar el aumento o la disminución del mismo.

En el cuerpo humano hay diferentes formas de obtener la cantidad necesaria del compuesto en cuestión. Estudios han demostrado que los riñones se encargan de reponer el bicarbonato utilizado en el amortiguamiento del pH sanguíneo. De esta manera, los mismos son capaces de aumentar la síntesis y de disminuir la eliminación de la sustancia.

Una parte del bicarbonato que se encuentra en la sangre proviene de la absorción intestinal a través de la dieta. En este sentido, el proceso absortivo del compuesto puede aumentar o disminuir, dependiendo de los requerimientos del organismo.

El bicarbonato producido por el cuerpo humano es capaz de captar y descomponer las sustancias que disminuyen el pH sanguíneo, llevándolo a niveles más básicos. Los compuestos generados por esta descomposición serán agua y dióxido de carbono, los cuales pueden expulsarse a través de la orina y la respiración.

¿Para qué sirve el bicarbonato?

El bicarbonato de sodio tiene múltiples usos domésticos, siendo uno de los principales la limpieza del hogar. Esta sustancia es capaz de eliminar la grasa y la mugre de múltiples superficies de forma rápida, así como también eliminar los malos olores.

Por muy extraño que parezca, el bicarbonato tiene aplicaciones medicinales cuando ha sido procesado de forma adecuada. En este sentido, el compuesto puede emplearse en el tratamiento de algunas afecciones, entre las cuales destacan las siguientes:

Acidosis metabólica

La acidosis es un trastorno del equilibrio ácido-base caracterizado por una disminución del pH sanguíneo, volviéndolo más ácido de lo normal. Este trastorno puede generar un fallo sistémico si no se corrige a tiempo, produciendo daños en órganos vitales.

Las causas de una acidosis metabólica pueden ser muy variadas, como un caso de diabetes mellitus no controlado. Algunos neonatos pueden presentar esta alteración debido a un daño renal congénito.

Múltiples estudios demuestran que el bicarbonato es de utilidad en el tratamiento de la acidosis cuando la misma es producto de deficiencia de este compuesto. No obstante, no existe evidencia científica que respalde de forma contundente su uso en otros tipos acidosis.

Pirosis o acidez estomacal

Otro de los principales usos del bicarbonato es en el alivio de la acidez del estómago. Esta es una condición que aparece por un aumento en la cantidad de ácido clorhídrico estomacal, lo que genera dolor o ardor abdominal y reflujo grastroesofágico en la mayoría de los casos.

Este compuesto puede combinarse con otros medicamentos para generar un alivio de los síntomas más rápido y sostenido en el tiempo. Estudios demuestran que los pacientes que ingieren píldoras de omeprazol y bicarbonato de sodio obtienen un alivio total de los síntomas en 30 minutos.

El bicarbonato de sodio es un componente esencial de algunos antiácidos, ya que disminuye de forma rápida la acidez estomacal. Cuando se ingiere por vía oral, el mismo inutiliza al ácido clorhídrico del estómago y alivia la sintomatología presentada de forma inmediata.

Infecciones bucales

La boca posee su propia microbiota natural, por lo que es un lugar lleno de diferentes microorganismos. Esta gran cantidad de bacterias pueden hacer que se produzcan diversas afecciones en la boca y la garganta. Entre los problemas más comunes destacan el mal aliento o halitosis, la estomatitis o aftas y la periodontitis.

El bicarbonato posee propiedades antimicrobianas, por lo que es capaz de eliminar múltiples agentes dañinos para la salud. De hecho, estudios han demostrado que el mismo puede diluirse en agua y ser un enjuague bucal amigable para el paciente que lo ayude a tratar infecciones bucales comunes.

Intoxicaciones

La mayoría de los medicamentos comercializados tienen una excreción renal. Es importante recordar que la orina tiene un pH ácido en condiciones fisiológicas, lo que hace que los medicamentos que posean un pH básico se queden atrapados y se expulsen más rápido.

Grandes cantidades de bicarbonato en el organismo tienen la capacidad de volver el pH de la orina más básico. Esta capacidad puede usarse en las intoxicaciones por fármacos y metales pesados. Al hacer más básica la orina se facilita la excreción de medicamentos ácidos como algunos antidepresivos, disminuyendo así los efectos de la intoxicación.

Efectos secundarios del bicarbonato

El exceso de bicarbonato puede ocasionar mareos.
Las alteraciones en esta sustancia pueden ocasionar gran variedad de síntomas.

Tal y como sucede con todos los medicamentos comercializados, el bicarbonato puede generar ciertos efectos secundarios en el organismo. No obstante, los mismos dependerán de la vía de administración y de la dosis ingerida. De esta manera, cuando se administra por vía oral pueden aparecer los siguientes síntomas:

  • Sensación de sed.
  • Cólicos intestinales.
  • Gases o flatulencias.
  • Pérdida del apetito.

Todos ellos suelen desaparecer por sí solos a las pocas horas, no obstante, debe consultarse al médico si los mismos empeoran o son muy intensos. Además, la ingesta oral de bicarbonato puede causar hemorragias, por lo que se debe comunicar con el especialista si presenta vómitos con sangre, heces negras, sangre en las heces o en la orina.

La administración endovenosa del compuesto puede generar efectos secundarios cuando se realiza a dosis o a velocidades elevadas. En estos casos el paciente puede desarrollar los siguientes signos y síntomas:

  • Aumento excesivo del pH sanguíneo.
  • Disminución en los niveles de calcio y potasio en sangre.
  • Espasmos musculares prolongados.
  • Cambios de humor e irritabilidad.
  • Arritmias e hipotensión.
  • Hemorragia cerebral.
  • Aumento en los niveles de sodio en sangre y retención de líquidos.

Un compuesto con muchos usos y efectos secundarios

El bicarbonato es una sustancia que se usó durante mucho tiempo para el tratamiento de la acidez estomacal, no obstante, hoy en día no es el medicamento de primera elección. Con el pasar de los años, han surgido otros compuestos que son más eficaces y generan menos daño en el organismo.

En la actualidad, se emplea para potenciar la acción de muchos fármacos y en el tratamiento de ciertos trastornos metabólicos precisos. Sin embargo, su administración debe realizarse bajo estricta supervisión médica, sobre todo si se tratan de ampollas inyectables.

Te podría interesar...
Protectores gástricos y antiácidos: ¿en qué se diferencian?
Muy Salud
Leerlo en Muy Salud
Protectores gástricos y antiácidos: ¿en qué se diferencian?

Los protectores gástricos y antiácidos tienen objetivos similares, pero sus mecanismos de acción son diferentes. Entra aquí para saber más.



  • Mendoza Medellín A. Funcionamiento e importancia del sistema bicarbonato/CO2 en la regulación del pH sanguíneo. CIENCIA ergo-sum, Revista Científica Multidisciplinaria de Prospectiva. 2008;15(2):155-160.
  • Higuera-de-la-Tijera F. Efficacy of omeprazole/sodium bicarbonate treatment in gastroesophageal reflux disease: a systematic review. Medwave. 2018 Mar 14;18(2):e7179.
  • Madeswaran S, Jayachandran S. Sodium bicarbonate: A review and its uses in dentistry. Indian J Dent Res. 2018 Sep-Oct;29(5):672-677.
  • Collins A, Sahni R. Uses and misuses of sodium bicarbonate in the neonatal intensive care unit. Semin Fetal Neonatal Med. 2017 Oct;22(5):336-341.
  • Beaume J, Braconnier A, Dolley-Hitze T, Bertocchio JP. Bicarbonate : de la physiologie aux applications thérapeutiques pour tout clinicien [Bicarbonate: From physiology to treatment for all clinicians]. Nephrol Ther. 2018 Feb;14(1):13-23.
  • Tanemoto M. Calculated Bicarbonate for Acid-Base Disorders. Am J Med. 2017 Oct;130(10):1135-1136.