La relación entre el cannabis y la psicosis

Es muy probable que hayas escuchado que el cannabis puede inducir psicosis. Te enseñamos qué saben los científicos y algunas reflexiones.
La relación entre el cannabis y la psicosis
Diego Pereira

Revisado y aprobado por el médico Diego Pereira.

Última actualización: 26 junio, 2022

El cannabis es la droga ilícita más utilizada en todo el mundo. Durante las últimas décadas se ha legalizado en muchos países, y sus efectos secundarios a menudo se minimizan bajo la etiqueta de droga natural. Seguramente has escuchado que existe una relación entre el cannabis y la psicosis, una asociación que no se pregona en voz alta cuando se fomenta su consumo. Veamos qué dicen los científicos al respecto.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que unos 147 millones de personas (el 2,5 % de la población mundial) lo consumen de manera recurrente. Como comparación, y siguiendo al máximo organismo de salud, solo el 0,2 % de la población mundial consumen cocaína anualmente. Revisamos cuál es la evidencia que respalda la relación entre el cannabis y la psicosis.

¿Cuál es la relación entre el cannabis y la psicosis?

De acuerdo con los investigadores, el cannabis está involucrado aproximadamente en el 50 % de los casos de psicosis, esquizofrenia y psicosis esquizofreniforme. La evidencia señala que la exposición temprana y fuerte al cannabis se asocia con un mayor riesgo de resultados psicóticos, incluida la esquizofrenia en la edad adulta.

El mecanismo bioquímico por el cual el cannabis ejerce sus efectos sobre la fisiología del organismo se desconocía hasta hace relativamente poco. Hoy sabemos que el delta-9-tetrahidrocannabinol (THC) es el principal compuesto psicoactivo del cannabis.

Se trata de una sustancia lipofílica, una que desaparece de los espacios extracelulares luego de disolverse en la membranas ricas en lípidos, y no por excreción del cuerpo. Se libera lentamente, lo que genera efectos duraderos que se centran en áreas del cerebro que contienen una gran proporción de receptores.

Existe evidencia de que el THC induce cambios en la corteza prefrontal que se caracterizan por una menor densidad o eficiencia sináptica. De igual modo, y enfocado específicamente en la psicosis, se sabe que motiva la aparición independiente de síntomas positivos y cambios neurocognitivos.

Los efectos varían de acuerdo con la naturaleza del cannabis, así como con su patrón de uso. La relación entre el cannabis y la psicosis está bien estudiada, aunque se conoce mucho menos por parte de los consumidores.

¿Puedes desarrollar psicosis por el consumo de cannabis?

El cannabis y la psicosis están relacionados
Si bien se ha asociado a la marihuana con problemas psiquiátricos, esto no sucede así en todos los casos.

Un estudio publicado en The BMJ en 2011 encontró que la incidencia de psicosis en la población expuesta y no expuesta al cannabis es del 31 % y 20 %, respectivamente. Por tanto, su consumo se considera una causa que se acopla con otros factores para convertirse en un posible catalizador de psicosis y otros trastornos. Sin embargo, no se trata de un factor imprescindible o suficiente para desarrollar esta condición.

En este punto debes tener en cuenta que los mecanismos que median en la manifestación de la psicosis, la esquizofrenia y otros aún no se conocen del todo.

Aún así, y como advierten algunos estudios, su consumo regular aumenta hasta tres veces las probabilidades de desarrollar un trastorno psicótico. A propósito de ello, también se sabe que su consumo exacerba los síntomas de las personas que ya han desarrollado el trastorno.

Para desarrollar este y otros trastornos psiquiátricos, deben manifestarse en conjunto una serie de variables. Por ejemplo, la predisposición genética, las experiencias traumáticas en el pasado, el abuso del alcohol, la presencia de trastornos mentales previos y el abuso de drogas.

La psicosis, lejos de ser una condición única, es un espectro. Ciertamente, bajo la etiqueta de trastornos psicóticos se incluye el trastorno psicótico breve, el trastorno delirante, el trastorno psicótico compartido, la parafrenia, la esquizofrenia, el trastorno esquizoafectivo y el trastorno esquizofreniforme (entre otros). También existe la psicosis menstrual, la psicosis mixedematosa y la psicosis posictal.

El consumo de cannabis en la adolescencia

Cannabis y psicosis en adolescentes
Muchos adolescentes son susceptibles de desarrollar adicciones a largo plazo que puedan comprometer la salud de su sistema nervioso en la edad adulta o vejez.

No podemos despedir este artículo sin aludir al consumo de cannabis en la adolescencia. El cannabis es de lejos la droga recreativa más utilizada por los adolescentes. Su uso se ha retrasado cada vez más, hasta el punto de que el primer contacto de muchos jóvenes ocurre a mediados de la pubertad. A menudo se pregona que las consecuencias en esta etapa de la vida son menores, pero esto no podría estar más lejos de la realidad.

La adolescencia es una fase crítica para el desarrollo cerebral, una que es un preludio de la estabilidad cognitiva que se manifiesta durante la adultez.

Tal y como advierten los expertos, su ingesta desordenada puede inducir cambios en los circuitos cerebrales que terminan en un rendimiento cognitivo y emocional alterado, mayor vulnerabilidad para el uso de drogas de abuso más dañinas, y puede representar un factor de riesgo para desarrollar esquizofrenia en la edad adulta.

En definitiva, el consumo regular de cannabis es un factor de riesgo para el desarrollo de la psicosis. Las probabilidades aumentan si la ingesta se prolonga durante años, y lo hace aún más cuando empieza durante la adolescencia. El apelativo de droga natural debe evitar asociarse así con la ausencia de efectos adversos.

Te podría interesar...
¿Qué es un brote psicótico?
Muy Salud
Leerlo en Muy Salud
¿Qué es un brote psicótico?

Un brote psicótico implica una pérdida de contacto con la realidad, y es típico de pacientes con algún trastorno psicótico. ¡Descubre más!



  • D'Souza DC, Perry E, MacDougall L, Ammerman Y, Cooper T, Wu YT, Braley G, Gueorguieva R, Krystal JH. The psychotomimetic effects of intravenous delta-9-tetrahydrocannabinol in healthy individuals: implications for psychosis. Neuropsychopharmacology. 2004 Aug;29(8):1558-72.
  • D'Souza DC, Sewell RA, Ranganathan M. Cannabis and psychosis/schizophrenia: human studies. Eur Arch Psychiatry Clin Neurosci. 2009 Oct;259(7):413-31.
  • Kuepper R, van Os J, Lieb R, Wittchen HU, Höfler M, Henquet C. Continued cannabis use and risk of incidence and persistence of psychotic symptoms: 10 year follow-up cohort study. BMJ. 2011;342:d738. Published 2011 Mar 1.
  • Radhakrishnan, R., Wilkinson, S. T., & D’Souza, D. C. Gone to pot–a review of the association between cannabis and psychosis. Frontiers in psychiatry. 2014; 5, 54.
  • Rubino T, Parolaro D. Long lasting consequences of cannabis exposure in adolescence. Mol Cell Endocrinol. 2008 Apr 16;286(1-2 Suppl 1):S108-13.
  • Shrivastava A, Johnston M, Terpstra K, Bureau Y. Cannabis and psychosis: Neurobiology. Indian J Psychiatry. 2014;56(1):8-16.
  • van Os J, Bak M, Hanssen M, Bijl RV, de Graaf R, Verdoux H. Cannabis use and psychosis: a longitudinal population-based study. Am J Epidemiol. 2002 Aug 15;156(4):319-27.