Falta de concentración por ansiedad: lo que debes saber

¿Experimentas un descenso en tu capacidad para concentrarte debido a la ansiedad? Te enseñamos por qué ocurre y qué puedes hacer.
Falta de concentración por ansiedad: lo que debes saber
Laura Ruiz Mitjana

Revisado y aprobado por la psicóloga Laura Ruiz Mitjana.

Última actualización: 31 julio, 2022

La ansiedad es un trastorno muy complejo, uno que no se restringe solo al miedo o el temor hacia algo. Su manifestación clínica es mucho más amplia, y puede afectar a los pacientes de maneras que no se imaginan. Tal es el caso de la falta de concentración por ansiedad, un síntoma que se recoge en el DSM-V y que comparten muchos espectros del trastorno.

En efecto, se debe recordar que la ansiedad no alude a una única manifestación, sino a muchas. El trastorno de ansiedad generalizada, el trastorno de ansiedad social, las fobias específicas y el trastorno de pánico son solo algunas de ellas. En las siguientes líneas analizamos la falta de concentración por ansiedad y cómo esta puede afectar a los pacientes.

Causas de la falta de concentración por ansiedad

La falta de concentración por ansiedad afecta a todos los ámbitos
El origen de la ansiedad y la falta de concentración es multifactorial. Factores personales, laborales y sociales suelen ser los más importantes.

Tal y como señalan los expertos, la falta de concentración por ansiedad es una característica importante del trastorno, incluso en el contexto de ausencia de especificidad diagnóstica. Aún se desconoce la manera en que el trastorno afecta la capacidad para concentrarse, aunque se piensa que esta tiene un papel protagónico en la preocupación.

En definitiva, una de las características de los trastornos de ansiedad es el exceso de preocupación. Tal y como indica la evidencia, la ansiedad condiciona el funcionamiento eficiente del sistema atencional. Al termino que reduce la capacidad de atención en el paciente, aumenta la atención a los estímulos relacionados con las amenazas. Es decir, la falta de concentración no afecta a todos los aspectos; sino que esta se mantiene frente a ciertos estímulos.

El problema radica en que la capacidad para concentrarse se deriva exclusivamente a las situaciones que se procesan como amenazas, y se reciente al momento de aplicarla en otros contextos. Algunos autores proponen que la preocupación patológica está estrechamente relacionada con los sesgos de atención. Esto es, los errores en el procesamiento de la atención derivan en que ciertas acciones se perciban como amenazas y se asimilen negativamente.

Algunos estudios indican que el exceso de preocupación puede afectar la memoria de trabajo, y esta a su vez la capacidad para concentrase. Se genera así un bucle que se alimenta a sí mismo, y que está condicionado por la gravedad de los síntomas. En efecto, el paciente que ha desarrollado síntomas más agudos de ansiedad manifestará una menor capacidad para concentrarse.

La falta de concentración no es exclusiva de la ansiedad, ya que se puede manifestar también en otros trastornos como la depresión. En síntesis, este problema está relacionado con el exceso de preocupación; y esta no desaparece por completo. Lo que sucede es que se deriva a dichas preocupaciones e impide que se pueda destinar a otros aspectos del día a día.

Cómo evitar la falta de concentración por ansiedad

Ahora que conoces la relación entre la falta de concentración y la ansiedad, estás listo para conocer algunos métodos para contrarrestarla. La mejor forma de evitar el desvío de la concentración solamente a las preocupaciones consiste en atacar a la propia ansiedad. Si controlas los episodios de ansiedad tu concentración se puede distribuir entonces a otros contextos. Te dejamos con algunas ideas.

1. Empieza una rutina de ejercicios

Existe evidencia de que el ejercicio es efectivo para contrarrestar los episodios de ansiedad. Se considera un tratamiento conservador para el trastorno, uno cuyos beneficios están relacionados con la frecuencia y la intensidad. Mientras mayor sea la cantidad de ejercicio que realices durante la semana, mayores serán entonces los resultados en tu bienestar psicológico.

No es necesario que practiques deportes de alto impacto, o que dediques una decena de horas a la semana. Como referencia puedes seguir las indicaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS); esto es, un mínimo de 150 minutos de ejercicio intenso o 300 minutos de ejercicio moderado. Empieza con una rutina ajustada a tu condición física y adecúala en función del progreso.

2. Practica técnicas de relajación

La falta de concentración por ansiedad puede mejorarse
Encontrar el tiempo suficiente durante la semana para practicar algunas técnicas de relajación es fundamental para distraer la mente.

Las técnicas de relajación incluyen el yoga y la meditación. Cualquiera de estas prácticas tiene un incidencia directa en tu capacidad para orientar tu concentración, pero lo más importante es que te ayudan a gestionar tu ansiedad. Prueba con diferentes técnicas de relajación, y no descartes algunas como la musicoterapia, la bailoterapia y otras similares.

3. Conecta con un grupo de apoyo

Muchas personas que padecen de ansiedad piensan que enfrentan la batalla en solitario. La familia y los amigos son un gran bastión al momento de lidiar con ella, también lo son los grupos de apoyo. Sean estos presenciales o virtuales, compartir con personas que experimentan tus mismos síntomas es bienvenido al momento de superar estos episodios. Explora varios grupos antes de encontrar aquel con el cual te sientas más cómodo.

4. Busca ayuda profesional

Como complemento de lo anterior puedes buscar ayuda profesional. La terapia psicológica se considera como una de las alternativas más sólidas para tratar la ansiedad, una que está orientada para los casos leves y moderados (y no solo para los más graves). Si el cambio en los hábitos anteriores no mejora tu capacidad para concentrarte, considera consultar con un profesional de la psicología.

Reducir el consumo de alcohol, cafeína y bebidas energéticas, llevar un registro de los pensamientos, organizar los deberes metódicamente y distinguir los desencadenantes de los síntomas también forma parte del tratamiento conservador. Los expertos recomiendan el tratamiento farmacológico solo para los episodios más graves, o en todo caso cuando los cambios anteriores no han surtido efecto.

Si controlas tu ansiedad, tu capacidad para concentrarte mejorará. Ten en cuenta que a menudo la ansiedad no desaparece por completo, de manera que implementar las recomendaciones a largo plazo es una necesidad para muchos pacientes. La terapia psicológica también es una prioridad, así que no le des la espalda si tu falta de concentración te impide gestionar las tareas cotidianas.

Te podría interesar...
10 claves para mejorar la concentración, según la ciencia
Muy Salud
Leerlo en Muy Salud
10 claves para mejorar la concentración, según la ciencia

Sigue estas claves para mejorar la concentración y observa cómo poco a poco se te facilita la realización de tus tareas diarias y exámenes académic...



  • Anderson, E., & Shivakumar, G. Effects of exercise and physical activity on anxiety. Frontiers in psychiatry. 2013; 4: 27.
  • Bandelow B, Michaelis S, Wedekind D. Treatment of anxiety disorders. Dialogues Clin Neurosci. 2017;19(2):93-107.
  • Eysenck MW, Derakshan N, Santos R, Calvo MG. Anxiety and cognitive performance: attentional control theory. Emotion. 2007 May;7(2):336-53.
  • Hayes S, Hirsch C, Mathews A. Restriction of working memory capacity during worry. J Abnorm Psychol. 2008 Aug;117(3):712-7.
  • Hallion LS, Steinman SA, Kusmierski SN. Difficulty concentrating in generalized anxiety disorder: An evaluation of incremental utility and relationship to worry. J Anxiety Disord. 2018;53:39-45.
  • Hirsch CR, Mathews A. A cognitive model of pathological worry. Behav Res Ther. 2012 Oct;50(10):636-46.