Cómo ayudar a una persona con hipocondría

¿Tienes un familiar o un amigo con hipocondría? Conoce qué puedes hacer para ayudarlo y algunas reflexiones al respecto.
Cómo ayudar a una persona con hipocondría
Laura Ruiz Mitjana

Revisado y aprobado por la psicóloga Laura Ruiz Mitjana.

Última actualización: 05 septiembre, 2022

La hipocondría, conocida en la actualidad como trastorno de ansiedad por enfermedad, alude a la preocupación excesiva por tener o desarrollar una condición médica grave (a menudo no diagnosticada). Se estima que hasta el 13 % de la población general padece de ansiedad relacionada con la salud, y una parte de ella lo lleva al extremo. Hoy te enseñamos 7 consejos para ayudar a una persona con hipocondría.

El temor por tener o desarrollar una enfermedad grave persiste a pesar de los resultados normales en las pruebas y los exámenes médicos. La preocupación excesiva condiciona el comportamiento, las elecciones y el bienestar mental, tanto que lleva al afectado a trastocar su vida en muchos sentidos. Enumeramos qué hacer y qué no hacer para ayudar a una persona con hipocondría.

7 consejos para ayudar a una persona con hipocondría

Tal y como indican los expertos, es más común que una persona desarrolle el trastorno de ansiedad por enfermedad en algunas situaciones. Por ejemplo, si experimentó una enfermedad grave durante su infancia (o alguien de su entorno), padece un trastorno de ansiedad subyacente o si se ha criado en una familia en la que se habló de forma permanente de problemas de salud.

Los especialistas sugieren además que existe una relación entre este y el trastorno de ansiedad, el trastorno somatomorfo y el trastorno depresivo. Por tanto, las personas son propensas a desarrollar estos o en todo caso a manifestar signos de ellos. Con estas reflexiones como preámbulo, te dejamos con algunos consejos para ayudar a una persona con hipocondría.

1. Infórmate sobre el trastorno

El primer paso para ayudar a una persona con hipocondría es comprender el trastorno. Esto pasa por informarte sobre su naturaleza, síntomas, desencadenantes y opciones de tratamiento. No puedes ofrecer ayuda si no sabes qué es la hipocondría, de modo que la primera estrategia es abordar materiales educativos al respecto.

En el proceso debes asegurarte además que esa persona se informe también. El rechazo a recibir un tratamiento o aceptar el diagnóstico se basa en parte por el desconocimiento general. Dicho desconocimiento puede derivar también en la infravaloración o en intentar abordar el trastorno de manera simplista o erróneamente.

2. Alienta a la persona a buscar ayuda psicológica

La psicoterapia, en particular la terapia cognitivo conductual, se considera un tratamiento eficaz para los pacientes hipocondríacos. La terapia le enseña al paciente estrategias para controlar el trastorno, y los primeros beneficios son evidentes luego de un par de semanas. Muchas personas rechazan la ayuda de este tipo, en parte por el estigma o el prejuicio que tienen con respecto a ir al psicólogo.

Lo que puedes hacer en estos contextos es alentar que busque ayuda profesional. Así como se asiste a un cardiólogo ante una alteración en el corazón, también se asiste al psicólogo cuando se presenta una desajuste en la mente. Hazle saber que con su ayuda puede superar el trastorno, y que cuenta en el proceso con el apoyo de familiares y amigos.

3. Inicia un programa de actividades distractoras

Para ayudar a una persona con hipocondría hay que ser colaboradores
No todo es hablar sobre los problemas. Buscar una fuente de distracción útil para ambas personas es muy buena idea para afrontar los problemas de ansiedad.

Tal y como señalan los expertos, el trastorno de ansiedad por enfermedad se puede tratar por medio de cambios en el estilo de vida. En general, todo lo que implique una disminución del estrés y la ansiedad es bienvenido al momento de hacer frente a él. Hacer ejercicio, practicar yoga, practicar meditación, hacer senderismo, pescar y demás son solo algunos ejemplos.

Muchas personas están abiertas a asumir estos hábitos en el día a día, aunque con el tiempo suelen abandonarlos. Es en este punto en el que puedes hacer acto de presencia.

Es conveniente ser el compañero que incentive dichas actividades, de manera que tu ser querido no esté solo al momento de practicarlos. Trata de indagar en qué actividades disfruta más en conjunto para que las probabilidades de abandono sean todavía menores.

4. No alientes su angustia

Por ejemplo, reafirmando algunos síntomas físicos que asegura tener o incentivando siempre que te cuente cómo ha llegado a esa conclusión. Directa o indirectamente reafirmar su angustia es una forma de validarla, de modo que es lo último que puedes hacer. Asume una actitud distante/crítica frente a dichas relaciones, y no alientes sus visitas constantes al médico.

5. Hazle saber que estás ahí

Para ayudar a una persona con hipocondría hay que comprender la enfermedad
El apoyo constante, empático y solidario es fundamental para que una persona con hipocondría pueda superar (o sobrellevar) su condición.

Quizá la mejor forma de ayudar a una persona con hipocondría es hacerle saber que estás ahí. Los pacientes son propensos a desarrollar desconfianza ante los demás, en razón de que no ven en ellos personas que creen en sus angustia. En este punto se debe tener en cuenta que los síntomas que dicen tener no son inventados o irreales, solo exageran algunas sensaciones que materialmente sí tienen.

Como es natural, las reacciones de los pacientes pueden empeorar cuando se aíslan. Es por ello que la compañía del círculo íntimo es tan importante, en especial cuando esta es sincera. Hazle saber de manera sincera que estás ahí para ayudarlo, también para que él comprenda en qué consiste el trastorno y por qué experimenta las sensaciones relacionadas con la salud.

6. Ten paciencia

Al margen de todo lo anterior, la paciencia puede ser por sí misma una gran manera de ayudar a una persona con hipocondría. Los trastornos de este tipo no se tratan en un par de semanas, de modo que pueden pasar años antes de que las actitudes y el comportamiento de esa persona sea normativo.

Debes tener paciencia también cuando este cuente sus preocupaciones en relación con su salud, ya que de lo contrario en lugar de ayudar se tendrá un efecto contrario.

7. No recurras a los lugares comunes

Por ejemplo, decirle que deje de angustiarse, que no sea paranoico o que no tiene ninguna enfermedad. Aunque puede ser lo primero que se le viene a la cabeza a una persona que lidia con un paciente hipocondríaco, en la práctica estas palabras no tienen mayor impacto. Al contrario, pueden hacer que este se aísle, se cohíba de contar sus inquietudes y que pierda la confianza.

El apoyo de familiares y amigos es de gran importancia para lidiar con el trastorno, de manera que estar presente es lo mejor que puedes hacer para apoyar a una persona con hipocondría. No dejes de informarte más al respecto del trastorno de ansiedad por enfermedad y de asegurarte que esa persona está al tanto de que estás ahí para lo que necesite.

Te podría interesar...
Cibercondría: la hipocondría digital
Muy Salud
Leerlo en Muy Salud
Cibercondría: la hipocondría digital

Las conductas de la cibercondría son similares a las de la hipocondría. La era digital ha acelerado el acceso a información no siempre fiel.



  • Chappell AS. Toward a Lifestyle Medicine Approach to Illness Anxiety Disorder (Formerly Hypochondriasis). Am J Lifestyle Med. 2018;12(5):365-369.
  • French, J. H., & Hameed, S. Illness anxiety disorder. In StatPearls [Internet]. StatPearls Publishing. 2021.
  • Scarella TM, Laferton JA, Ahern DK, Fallon BA, Barsky A. The Relationship of Hypochondriasis to Anxiety, Depressive, and Somatoform Disorders. Psychosomatics. 2016;57(2):200-207.
  • Scarella TM, Boland RJ, Barsky AJ. Illness Anxiety Disorder: Psychopathology, Epidemiology, Clinical Characteristics, and Treatment. Psychosom Med. 2019 Jun;81(5):398-407.