10 rasgos psicológicos de las personas narcisistas

Una persona narcisista se caracteriza por su sentido de superioridad, necesidad constante de validación y perfeccionismo. Te mostramos otros rasgos que permiten detectar este trastorno.
10 rasgos psicológicos de las personas narcisistas

Escrito por Daniela Andarcia, 11 Febrero, 2021

Última actualización: 14 Febrero, 2021

Incapacidad para percibir sentimientos, necesidad insaciable de atención, vanidad y autoadmiración son algunos de los rasgos que describen a las personas narcisistas. El desarrollo de estas características durante la vida del individuo puede deberse a situaciones bastante complejas.

Hasta ahora, solo se puede detectar a una persona narcisista a través de la observación, ya sea por las actitudes o los comportamientos que presenta la persona. En general, existen varios rasgos que podrían identificar a quienes sufren de trastorno de personalidad narcisista.

Sin embargo, no es necesario que un narcisista deba cumplir con todos estos rasgos para ser catalogado como tal. Así, de acuerdo con un estudio publicado en The American Journal of Psychiatry, una persona debe presentar solo un poco más de la mitad de las características para ser diagnosticada con trastorno narcisista de la personalidad.

¿Qué es el trastorno narcisista de la personalidad?

The American Psychiatric Association (APA) lo describe como aquellas personas que carecen de empatía por los demás y presentan como patrón la necesidad de admiración. Dichos individuos tienen un gran sentido de importancia personal, se aprovechan de otros y, además, creen tener derechos que no les corresponden.

Puede que muchos de ellos den la apariencia de ser demasiado confiados, si bien lo cierto es que con frecuencia las personas con trastorno narcisista tienen baja autoestima. Por otro lado, un 6.2 % de la población podría experimentar narcisismo alguna vez en sus vidas, siendo más frecuente en hombres que en mujeres, según un estudio publicado en Journal of Clinical Psychiatry.

Rasgos de las personas narcisistas

Existen diferentes rasgos que develan una personalidad narcisista. Estos también varían si son narcisistas encubiertos o por la gravedad de los casos individuales.

1. Sentido de superioridad y derecho

No debemos confundir la superioridad con la confianza en uno mismo. En los narcisistas, la importancia personal es una constante, tienden a sentir que son los mejores, los más competentes y los más correctos. Deben estar en la cima de su escala jerárquica, único lugar donde se sienten seguros.

Creer que son los únicos que tienen la razón, con una mente clara para saber qué es lo correcto y lo incorrecto, es lo que a ellos les da el derecho de gobernar o dirigir a los demás. Para los narcisistas, las ideas del otro carecen de fundamento.

El trastorno narcisista no siempre se devela en personas que muestran superioridad, aparentando ser seguras y engreídas, ya que también puede estar bajo el manto de la autocrítica y la inseguridad. A estos últimos se les conoce como narcisistas encubiertos, pueden llegar a ser tímidos y tranquilos, pero igual de peligrosos y manipuladores.

En ambos casos, estos narcisistas tienen la creencia sólida de que son mejores que el resto. Es común que mientan o exageren sobre sus logros para ser reconocidos, al mismo tiempo que observan a los demás como mundanos.

Las personas narcisistas tienden a ser agresivas.
En ciertas circunstancias, las personas narcisistas pueden tener dificultad para manejar la agresividad.

2. Necesidad constante de atención y validación

Un narcisista requiere de la validación de otros, solo cuenta para ellos si los demás los reconocen. Tienden a ser insaciables y puedes decirles cuán importantes son, sus puntos fuertes, cuánto podrías admirarlos, e incluso cuánto los amas o los quieres, pero siempre necesitarán más que lo que puedas decirle.

Lo cierto es que lo necesitan de forma constante porque en el fondo no creen que son amados, comprendidos y valorados como se lo merecen, por ello, exigen o demandan mucha atención.

Tienen un fantasma que los persigue todo el tiempo y es el temor constante de no estar a la altura. A pesar de alardear y jactarse, son en realidad bastante inseguros y temerosos.

3. Monopolizan las conversaciones

Las conversaciones donde se relatan las experiencias vividas de los demás, son para los narcisistas un tema sin ninguna importancia, de acuerdo a The American Psychiatric Association. Por esta razón, siempre buscan la forma de girar la conversación a una en la que ellos son los protagonistas o el centro de la historia.

Los individuos con trastornos de narcisismo usan las relaciones para una única razón: beneficio personal.

4. Perfeccionistas

Para un narcisista, no hay cabida a equivocaciones. Todos deben ser perfectos, los demás tienen que hacer las cosas tal y como ellos lo imaginan y piensan. Es difícil e imposible cumplir con sus exigencias, por lo que un narcisista de forma constante demuestra o se siente insatisfecho.

Su alta exigencia les produce decepción porque caen en cuenta de que el mundo a su alrededor no se desarrolla de manera exacta a como ellos lo imaginan.

5. Tendencia al control absoluto

Debido a su decepción constante porque las cosas no suceden como ellos lo previenen, se les da la necesidad de controlar y moldear a su gusto. Esto, sumado a su forma de pensar de que solo ellos tienen la fórmula secreta de lo que es correcto e incorrecto y su sentido de derecho, les da la potestad de exigir y querer poseer el control.

No es de sorprender que en su mente debes cumplir un rol, un libreto de qué decir, qué hacer y cómo vestirte. El no cumplir a cabalidad provocará que se inquiete y enoje bastante. Se cree que el narcisista objetualiza al sujeto, no comprenden que el individuo por sí mismo tiene pensamientos y acciones propias, para él el individuo a su alrededor debe ser guiado.

Salirse de su juego puede ser muy difícil. Si convives con un narcisista, busca ayuda de un especialista.

6. Desvío de la responsabilidad

Puede que tengan un excesivo deseo de control, sin embargo, jamás querrán asumir la responsabilidad si el plan sale mal. En su mente, si algo no tiene un buen resultado, es y debe ser culpa de un tercero.

Cuando se es señalado con frecuencia por el grupo familiar o de amistad la responsabilidad recae en todos, así el narcisista se siente incomprendido y por ende todos están en su contra.

Por lo general, a quien más le recae la responsabilidad es a la persona más cercana, quien le ofrece amor y más apego emocional. Esto se debe a que este le brinda una cierta seguridad y es menos probable que lo rechace o lo deje.

7. Poca consciencia de los límites

El cerebro de un narcisista no pareciera saber que existen límites, dónde culmina su derecho y empieza el del otro. Aunque parezca increíble aceptarlo, es un hecho que este tipo de personas crea que todo le pertenece, que los demás quieren y piensan lo mismo que ellos.

Aunque es un comportamiento que se observa en niños pequeños, ellos se sienten agredidos e insultados cuando otro les dice que no. Si no consiguen lo que quieren usarán cualquier cosa que esté a su alcance hasta lograr su fin: persuasión, exigencia, persistencia, rechazo o berrinche.

8. Miedo al rechazo y a ser criticados

Los narcisistas pueden no interpretar las expresiones faciales como los demás, a menudo están predispuestos y descifran los gestos sutiles como una agresión. Al estar enojados y decirles “lo siento" podrían enfadarse mucho más, en ese estado es posible que no le crean y lo tomarán como un ataque.

Su constante miedo a ser rechazados les crea el temor a que otro vea sus imperfecciones. Esto los pone en evidencia y devela que no son perfectos. Cabe la posibilidad de que ellos mismos se rechacen en secreto al darse cuenta de sus propias imperfecciones vergonzosas.

Asimismo, al narcisista no le gusta la crítica en absoluto, lo tomará como una amenaza. El sentimiento de estar amenazado, ser rechazado y hacer el ridículo les imposibilita confiar en su pareja sentimental.

9. Imposibilidad de razonar

Intentar razonar, argumentar o usar la lógica con un narcisista es como arar en el mar. Jamás se pondrá en su posición, o verá cuánto lo lastimó o afectó su comportamiento hacia ti. Se sentirá ofendido e incluso verá dramático su punto de vista, alegando que sus sentimientos tienen mayor peso.

En definitiva, las decisiones de un narcisista son tomadas con base en cómo se sienten al respecto y no hay razón suficiente que valga ante su punto de vista.

A veces puede resultar difícil darle consejos a una persona narcisista.
Cuando se trata de intercambiar ideas y dar consejos, las personas narcisistas pueden mostrarse reacias a escuchar.

10. Descarga su ansiedad

La manera en que un narcisista maneja la ansiedad es culpando al ser querido más cercano, sus argumentos son “eres muy negativo, apoyas poco, debes sufrir alguna enfermedad mental, no me das el papel que merezco o no te importan mis necesidades". Estas frases son su forma de descarg