Muy Salud
 

Las 5 razones por las que fracasan las relaciones de pareja

¿Por qué fracasa una pareja? ¿Qué pasa en la relación para que un día ya no pueda sostenerse? Exploramos en este artículo 5 razones frecuentes y generales detrás de esta situación.

Las 5 razones por las que fracasan las relaciones de pareja
Leticia Aguilar Iborra

Escrito por la psicóloga Leticia Aguilar Iborra en 20 Noviembre, 2020

Última actualización: 20 Noviembre, 2020

Las necesidades en las relaciones de pareja se modifican con el transcurso del tiempo. En los primeros momentos, cuando la fase de enamoramiento está en auge, suelen esconderse las necesidades individuales de cada uno. No obstante, salen a la luz una vez la relación está instaurada, siendo a veces sorprendente para el otro.

La comunicación es, entonces, uno de los procesos clave por lo que las relaciones de pareja pueden fracasar, aunque no el único. Los mitos que envuelven a los vínculos en la sociedad actual hacen que muchas veces se fabriquen comparaciones, incluso con el prototipo de pareja ideal.

Razones por las que fracasan las relaciones de pareja

Son múltiples las causas por las que las relaciones de pareja pueden fracasar, siendo imposible comentarlas todas. Por ello, describiremos a continuación algunas de las más comunes.

Estas razones que se van a comentar pueden ser algo generales. No obstante, es normal que la pareja pueda sentirse identificada. En gran medida, las expectativas juegan un papel importante sobre lo que se espera del vínculo. La mayoría de estas ideas vienen aprendidas por el contexto en el que se vive.

1. Mitos

Los mitos en la relación de pareja suelen ser uno de los principales motivos de conflicto. Se espera del otro unas ideas que pueden no ser del todo realistas, aumentando las diferencias entre lo que es y lo que debería ser. La construcción de mitos alrededor de la relación de pareja no hace sino reflejar los puntos débiles.

El problema es que estrechan el foco de atención sobre otras áreas, aumentando las expectativas y culpando al otro de ser como es. Los principales mitos que pueden rodear a una relación de pareja suelen ser las siguientes:

  • El compañero perfecto: una persona atenta y sofisticada en todos los contextos que aborde las necesidades de la otra persona con independencia de sus propias necesidades. Son muchos los casos en los que se comparan las relaciones de pareja que tienen los demás con la de uno mismo, resaltando los puntos débiles del compañero.
  • La media naranja: el sentimiento de haber nacido como personas que necesitan tener a otra para estar completas. Como consecuencia, la persona puede responsabilizar de sus carencias afectivas a la otra.
  • El amor es eterno: el amor puede serlo, sin embargo, no lo es el enamoramiento. Puede que se dé por sentado que las mismas reacciones en las primeras etapas de la relación van a estar presentes con el paso del tiempo. Una vez la pareja está estabilizada, las reacciones hacia el otro compañero también.
  • “Si te lo pido, ya no lo quiero”: una frase muy utilizada en redes sociales para definir las relaciones de pareja. Constituye una de las armas más fuertes para que las relaciones de pareja fracasen. La espera de que el otro pueda adivinar los deseos no es más que una trampa que dificulta la comunicación entre los dos y el distanciamiento.
  • Todo debe hacerse en conjunto: el espacio y la intimidad para cada uno de los miembros de la pareja es indispensable. La falta de tiempo para uno mismo y la ausencia de actividades que pueda realizarse de manera solitaria pueden dar la sensación de estar atrapado.
Pareja pelea en un restaurante.
Las peleas basadas en mitos sobre el otro y sobre la relación ideal son frecuentes.

2. Falta de comunicación en la relación de pareja

La falta de comunicación en las relaciones de pareja implica la asunción de determinadas tareas, responsabilidades y preferencias en el otro miembro. En los primeros momentos de la relación, la comunicación no suele ser un verdadero problema, ya que ambos están más centrados en entrar en el mundo del otro.

Una vez la relación se estabiliza, la falta de comunicación puede ser el motivo principal de discusión. Los motivos suelen ser acerca de los mismos temas. Otra consecuencia de la falta de comunicación conlleva la asunción de la responsabilidad en el otro como motivo de discusión. Difícilmente habrá una solución si ambos piensan que la otra persona es la que debe cambiar.

3. Celos

Los celos etiquetados como un acto de amor son muy peligrosos para las relaciones de pareja. Suelen considerarse como buenos o malos dependiendo de las consecuencias que pueda traer. Estos distan bastante del concepto de amor en una relación estable.

Lo cierto es que los celos generan un sentimiento de inseguridad en las relaciones de pareja, tambaleándose los cimientos del compromiso. Puede que estén justificados en algún momento, sin embargo, si son frecuentes y la reacción a determinadas circunstancias persiste, la otra persona puede acabar ahogada.

4. Dependencia excesiva en la pareja

Hay personas que basan sus actividades y su sistema de creencias en la identidad de quien mantiene su relación estable. Una vez más, el sentido de individualidad como seres humanos queda relegado y se trasladan las necesidades de uno en otro.

La dependencia excesiva en las relaciones de pareja tiene consecuencias serias. Entre las más graves pueden mencionarse casos de violencia de género. Indica, además, el posible miedo a ser abandonados, por lo que los esfuerzos en preservar la relación llegan a ser contraproducentes.

Pareja con celos y peleando.
Los celos, los mitos, la falta de comunicación y las falsas expectativas son parte de los argumentos que sostienen los distanciamientos y las rupturas de pareja.

5. Circunstancias estresantes

Si desde el principio la relación se caracterizaba por un déficit de habilidades ante circunstancias provocadoras de malestar, los estresantes serán otra de las causas por los que una relación de pareja puede fracasar. Las presiones agregadas, como dificultades económicas, tener un hijo, una mudanza, pueden hacer que aumente la dificultad a la hora de lidiar con las diferencias.

Algunos estresores añaden nuevas diferencias a la relación de pareja si estas no se sortean de manera eficaz. No obstante, esto no significa que las relaciones que pasen por estas condiciones estén sentenciadas al fracaso.

La ayuda profesional en las relaciones de pareja

La ayuda de un especialista en terapia de pareja puede ser óptima para mantener o aumentar la calidad de las interacciones entre las personas que se han comprometido en seguir una relación. Esto no es un paso antes del fracaso, sino que muchas veces representa el puente hacia el sostenimiento del vínculo.

Sexología y terapia sexual

Sexología y terapia sexual

La sexología es la ciencia que estudia la respuesta fisológica, cognitiva, conductual y emocional de la respuesta sexual en todos sus contextos



  • Guzmán, Mónica, and Paula Contreras. "Estilos de apego en relaciones de pareja y su asociación con la satisfacción marital." Psykhe (Santiago) 21.1 (2012): 69-82.
  • Becerril, D. "Relaciones de pareja." Revista de educación 325 (2001): 49-56.
  • Rivera, Diana, Constanza Cruz, and Catalina Muñoz. "Satisfacción en las relaciones de pareja en la adultez emergente: el rol del apego, la intimidad y la depresión." Terapia psicológica 29.1 (2011): 77-83.

Leticia Aguilar Iborra
Leticia Aguilar Iborra
Licenciada en Psicología en la Universidad de Málaga (2009 – 2014) y Máster en Psicología General Sanitaria por la Universidad de Málaga (2015 – 2017). Especialista en terapias contextuales por la Universidad de Almería, cursando actualmente la modalidad de máster. Experiencia en población con enfermedad crónica a través del trabajo voluntario en distintas asociaciones (Asociación de mujeres operadas por cáncer de mama, ASAMMA; atención al paciente en cuidados paliativos domiciliarios en AECC y Asociación Concordia antisida en talleres de prevención) y especializada en duelo, donde ejerció su trabajo en el Parque Cementerio de Málaga (PARCEMASA). Actualmente ejerce su actividad como psicóloga autónoma en la ciudad de Marbella.