Familia

Predeterminado del sitio · 31 octubre, 2019
A lo largo de la historia, la familia avanza desde una unión basada primordialmente en su utilidad para la producción y la reproducción, hacia una unión basada también en el afecto. ¡No te pierdas este artículo!

Según la Real Academia Española, la familia es un grupo de personas emparentadas entre sí, que a menudo viven juntas. Así, la familia es, principalmente, una de las estructuras más importantes de la sociedad.

Se trata, además, del primer grupo social al que pertenecemos. En la mayoría de los casos, este grupo nos acompaña toda nuestra vida. También hay que tener en cuenta que es el primer grupo de referencia al que pertenecemos. Ello implica tener en cuenta tanto los aspectos positivos como los negativos que nos proporciona.

Además de ser un grupo central en nuestras vidas individuales, la familia también es un grupo central en la vida de las sociedades. En el terreno de las normas sociales, la familia tiene una gran importancia. En torno a ella se articulan, además, muchas tradiciones fundamentales en todas las culturas.

Una definición

Parece complicado centrar una definición teniendo en cuenta todas las implicaciones que esta posee. Lo que parece claro es que la concepción de los derechos reproductivos y la maternidad es, en occidente, un centro mismo de la definición de familia.

terapia familiar anorexia bulimia trastorno

La familia es, posiblemente, el contexto relacional más relevante para la persona. Y lo es por los siguientes motivos:

  • Es esencial para entender su desarrollo como persona.
  • Es fundamental para comprender sus conflictos.
  • Se trata de un escenario privilegiado de los afectos más intensos.
  • Es una de las principales fuentes de apoyo.
  • Y, sin embargo, también es un escenario de la violencia más atroz y más oculta.

Ver también: Bulimia: características, síntomas y tratamiento

También hay que tener en cuenta que la familia es uno de los grupos sociales con más relevancia, socialmente hablando. Por eso hay que tener en cuenta que ha experimentado importantes transformaciones. Sobre esta concepción, se asientan además muchas otras instituciones sociales.

Sus transformaciones afectan mucho a cómo se concibe a sí misma una sociedad. Las sociedades muy diferentes suelen tener modelos de familia muy diferentes también.

La familia como grupo social

Como ya hemos comentado antes, la familia es uno de los grupos sociales más relevantes. Por ello, su concepción como grupo social tiene las siguientes características:

  • Duración: es el único grupo que, virtualmente, requiere la pertenencia de por vida.
  • Intergeneracional: no es un grupo de iguales. Los lazos de dependencia entre generaciones son cruciales para su supervivencia.
  • Relaciones biológicas y afiliativas: el acto que crea los lazos familiares es biológico: el nacimiento, la maternidad y la paternidad.
  • Relaciones de parentesco: la familia está en la base de relaciones sociales más amplias.

Quizá te interese: Viagra: historia y mecanismo de acción

La ‘institucionalización’ de la familia conyugal moderna

El concepto de familia ha pasado por diversas fases durante la historia:

Promiscuidad sexual

En esta fase, hombres y mujeres tendrían relaciones sexuales con numerosas personas del resto del grupo sin que ninguna norma social lo prohibiese o censurase moralmente. Así:

  • Los hijos serían comunes del grupo. no específicos de un padre y una madre
  • La madre sería el único pariente cierto.
  • Se darían relaciones abiertas.
  • La organización social básica sería la tribu o el clan, no la familia.

La familia consanguínea

Se trata de la primera etapa de lo que podríamos considerar como familia. En ella, todavía estaría bien vista la promiscuidad sexual, incluso entre hermanos. Sin embargo, esta promiscuidad estaría ya mal vista entre padres e hijos.

  • Aparece la figura del padre verdadero; esto es, el vínculo entre sexualidad y reproducción.
  • Se da la primera preservación de los hijos. El incesto se torna un tabú.
  • Las relaciones entre hermanos, sin embargo, siguen estando permitidas.
  • La organización social básica empieza a ser la familia.
  • Los hijos y la conducta respecto a ellos se convierten en el núcleo de la representación social de la familia.
  • Los vínculos biológicos empiezan a ser más importantes que los sociales.

La familia ‘panalúa’

‘Panalúa’ es un término de origen hawaiano, que hace referencia a la prohibición de la promiscuidad sexual entre hermanos. Escenifica la necesidad de la exogamia para evitar malformaciones y enfermedades.

  • Así, se asientan los roles de madre y padre biológicos.
  • Se da una apuesta general por la exogamia grupal. Se amplia el tabú del incesto a todas las relaciones consanguíneas de primer e incluso de segundo grado.
  • Continúa permaneciendo la idea de que el grupo, la tribu, es más importante que el matrimonio.

No te pierdas: Trastorno obsesivo compulsivo (TOC)

La familia ‘sindiásmica’ o por parejas

Comienza la concepción de que el hombre vive solo con una mujer. Sin embargo, la poligamia y la infidelidad ocasionales fuera del matrimonio siguen siendo un ‘derecho’ para el hombre:

  • Es el origen del matrimonio monogámico del mundo moderno occidental y ‘occidentalizado’.
  • Aún así, en esta fase, el vínculo conyugal se disuelve todavía con suma facilidad. Los hijos pasan a pertenecer a la madre la mayor parte de las veces.
  • Hay una clara división de roles. El padre proporciona la alimentación y la mujer cuida de la prole. En caso de separación, el hombre se quedaba con los utensilios de trabajo y la mujer con los utensilios domésticos.
familia

La familia monogámica patriarcal

Este tipo de familia nace del anterior tipo, de la familia sindiásmica. Sin embargo, incorpora con mayor claridad el dominio del hombre sobre la mujer, que se institucionaliza. Así, la mujer pasa a no tener los mismos derechos que el varón, institucionalmente hablando:

  • Hay un claro dominio de base económica.
  • El hombre controla la propiedad en el seno de la familia (patriarcado, además de patrilinealidad).
  • El objetivo de la familia es la de procrear hijos de una paternidad segura, con fines hereditarios (perpetuación del linaje o dinastía).

Conclusiones

  • Parece bastante probable que el concepto de familia nace con la regulación social de las relaciones sexuales.
  • A lo largo de la historia, la familia avanza desde una unión basada primordialmente en su utilidad para la producción y la reproducción, hacia una unión basada también en el afecto.
  • Cuando el afecto y el amor se sitúan en el núcleo de la familia, esta se empieza a formar.

La familia conyugal moderna

Murdock (1949) analizó 250 sociedades y señaló 4 funciones universales de la familia:

Valores de la familia actual

Alberdi propone los siguientes valores en la familia actual:

  • Solidaridad.
  • Igualdad.
  • Libertad.
  • Revalorización de lo privado.
  • Autenticidad de los sentimientos.

Así, actualmente, hombres y mujeres tienen hoy mayor capacidad de elegir en cuanto a sus formas de vida y de convivencia. Sin embargo, cada vez se exige un mayor compromiso emocional y una mayor sinceridad:

  • La pareja es cada vez más el centro de nuestra vida emocional y personal, por eso es más vulnerable.
  • Los hijos ya no son un destino, sino una elección. Así, se le da mayor importancia a todo lo que tiene que ver con ellos.
  • La infancia cobra una mayor importancia social.
  • La importancia de tener hijos es compatible con la libertad creciente de no tenerlos.
  • El divorcio se ha incorporado con normalidad a la vida social y familiar.

Así pues, la familia puede definirse como el entorno más próximo de los afectos. Se trata de un entorno integrado por un conjunto de relaciones biológicas y sociales cuya razón de ser es el afecto y cuidado mutuo.

Para concluir, hemos de señalar que la familia tiene un gran valor todavía, pero su concepto ha cambiado. Su democratización ha dado lugar a una gran variedad de tipos de familias, que cumplen las funciones emocionales y de cuidado igualmente.

  • Alberdi, I. (1999). La nueva familia española (Vol. 10). Madrid: Taurus.
  • Roussel, L. (1989). La famille incertaine: essai (Vol. 25). Odile Jacob.
  • Veyne, P. (1984). Familia y amor durante el alto imperio romano. Amor, família, sexualidade. Barcelona: Argot.
  • Murdock, G. P. (1949). The nuclear family. Social Structure.