¿La prednisona aumenta la presión arterial?

La prednisona es uno de los corticoesteroides preferidos para tratar algunas enfermedades. Su uso, sin embargo, está mediado por diferentes efectos secundarios. Hoy nos centramos en uno en específico: la elevación de la presión sanguínea.
¿La prednisona aumenta la presión arterial?
Diego Pereira

Revisado y aprobado por Diego Pereira el 09 Junio, 2021.

Escrito por Josberth Johan Benitez Colmenares, 10 Junio, 2021

Última actualización: 10 Junio, 2021

La prednisona es un glucocorticoide que se deriva de los cortisona. Su ingesta está aprobada por la FDA para tratar enfermedades inflamatorias, inmunosupresoras, reumáticas, dermatológicas, neoplásicas, gastrointestinales, respiratorias y demás.

Entre sus efectos secundarios se ha reportado el aumento de la presión arterial, un aspecto que no puede pasar desapercibido por los pacientes.

En algunos países es un medicamento de venta libre usado por muchas personas para tratar episodios de asma, reacciones alérgicas o artritis sin la supervisión de un médico. Al igual que con cualquier tipo de automedicación, esto está contraindicado. A continuación te explicamos porqué la prednisona aumenta la presión arterial y cómo debe ser el seguimiento.

Prednisona y presión arterial

La prednisona y presión arterial están relacionadas
El desarrollo de hipertensión en pacientes que consuman prednisona es relativamente común, en especial si hay varios factores de riesgo asociados.

La prednisona es un fármaco que se engloba en el grupo de los corticoesteroides. Existe un consenso avalado por la evidencia de que estos pueden generar hipertensión e insuficiencia cardíaca entre sus efectos colaterales. Además de esto, su ingesta también se ha asociado con apnea del sueño, trastornos de lípidos, diabetes, osteoporosis y trastornos de coagulación.

Existes muchas formas en las que el medicamento puede generar presión sanguínea elevada. Algunas de estas son las siguientes:

  • Aumento del apetito y peso.
  • Retención de líquido.
  • Hinchazón.

La retención de líquidos es el principal efecto colateral asociado a la ingesta de prednisona. Cuando el cuerpo retiene agua aumenta la cantidad de líquido que tu organismo circula a través de los vasos sanguíneos. Como bien nos recuerda Harvard Health Publishing, esto a su vez crea una sobrecarga en el corazón que puede derivar en otras afecciones cardiovasculares.

El desarrollo de los efectos adversos, como la hipertensión, está determinado por la dosis y tiempo de exposición al fármaco. Por tanto, no significa que todo paciente que mantenga su tratamiento desarrollará hipertensión, solo que tiene mayores probabilidades en contraste con su ausencia.

Un estudio publicado en 2020 en la revista CMAJ indica que su ingesta puede generar mayores complicaciones en presencia de enfermedades inflamatorias crónicas. Quienes padecen lupus, artritis reumatoide, vasculitis y otras tantas tienen hasta un 34,8 % de desarrollar cuadros de presión alta si la medicación es permanente o prolongada.

Síntomas de la presión arterial alta por prednisona

Ten en cuenta que muchas veces la presión sanguínea elevada no genera ningún tipo de síntoma. Determinar cuándo se está atravesando por un cuadro de hipertensión no es tan fácil, al menos si se tiene en cuenta solo los efectos generados de manera natural. Entre los principales síntomas encontramos los siguientes:

  • Dolor de cabeza.
  • Mareos.
  • Confusión.
  • Visión borrosa.

En raras ocasiones hay sangrado nasal, vómitos, desmayos o ataques de pánico/nerviosismo, aunque se deben estar atentos a ellos si se mantiene un tratamiento de prednisona.

Si esta condición no es tratada a tiempo puede generar diversas complicaciones en el organismo, como por ejemplo ataque cardíaco, enfermedades renales y ataque cardiovascular, como bien apunta los Centers for Disease Control and Prevention.

Aunque son menos frecuentes, una ingesta descontrolada, sin supervisión y altas dosis de este medicamento puede incentivar el desarrollo de emergencias y urgencias hipertensivas. Estas ocurren cuando la presión aumenta a niveles potencialmente mortales. Evitar la automedicación y llevar un control de su ingesta reduce al mínimo sus posibilidades de desarrollo.

Uso correcto del medicamento

La prednisona y presión arterial alta pueden convertirse en un problema
Seguir un estilo de vida saludable -dentro de las limitaciones de la enfermedad de base- es vital para controlar los efectos adversos.

Si estás tomando prednisona debes mantener una serie de hábitos que ayudan al control de la hipertensión. Por ejemplo, reduce la ingesta de sodio en tus alimentos. El sodio se asocia con una mayor probabilidad de retención de líquido. Esto no quiere decir que lo elimines por completo de la dieta, solo que lo disminuyas. También puedes tener en cuenta lo siguiente:

  • Hacer actividad física.
  • Mantener un peso saludable.
  • Evitar el exceso de tabaco y alchol.
  • Reducir los niveles de estrés.
  • Evitar los alimentos procesados y optar en cambio por los naturales.

No debes exceder la dosis sugerida por el especialista. En caso de que olvides la ingesta del medicamento tómalo lo más pronto que puedas. Si su ingesta está cercana a la próxima, suspéndela para evitar el exceso en tu organismo.

Además de esto, no está de más que lleves un control mensual, bimensual o semestral de tus niveles de presión sanguínea. Después de todo, es un hábito que debe practicar todo adulto como método preventivo. Si notas que esta se encuentra elevada, consulta con el especialista para buscar las posibles causas.

En ocasiones se puede recetar un fármaco para contrarrestar la hipertensión por ingesta de prednisona. Es poco frecuente que se suspenda su uso por completo.

Te podría interesar...
8 señales que indican altos niveles de cortisol
Muy SaludLeerlo en Muy Salud
8 señales que indican altos niveles de cortisol

Tu cuerpo puede darte señales que indican altos niveles de cortisol y, al no saber identificarlas, la salud puede estar en riesgo.



  • Martel, M. J., Rey, É., Beauchesne, M. F., Perreault, S., Lefebvre, G., Forget, A., & Blais, L. Use of inhaled corticosteroids during pregnancy and risk of pregnancy induced hypertension: nested case-control study. Bmj. 2005; 330(7485): 230.
  • Mebrahtu, T. F., Morgan, A. W., West, R. M., Stewart, P. M., & Pujades-Rodriguez, M. Oral glucocorticoids and incidence of hypertension in people with chronic inflammatory diseases: a population-based cohort study. CMAJ. 2020; 192(12): E295-E301.
  • Peppa, M., Krania, M., & Raptis, S. A. Hypertension and other morbidities with Cushing’s syndrome associated with corticosteroids: a review. Integrated blood pressure control. 2011; 4, 7.
  • Shen, J. Z., & Young, M. J. Corticosteroids, heart failure, and hypertension: a role for immune cells?. Endocrinology. 2012; 153(12): 5692-5700.