Omeprazol

María Cristina Terrés · 6 marzo, 2019
El omeprazol es uno de los fármacos más consumidos a nivel mundial. Se utiliza como protector estomacal para minimizar el riesgo de desarrollar úlceras.

El omeprazol es un medicamento conocido hoy en día por su principio activo, pero nació en 1989 con el nombre comercial de Prilosec. En la actualidad es el antiulceroso más consumido en nuestro país, según señala la AEMPS. Además gran parte de la población se automedica con el omeprazol y desconoce sus principales advertencias.

¿Para qué se utiliza?

El omeprazol esta indicado para tratar o prevenir aquellas enfermedades relacionadas con la secreción gástrica. En estas patologías encontramos un desequilibrio entre los agentes irritantes ácidos y los mecanismos de protección de la mucosa gástrica. Las principales enfermedades para las que se utiliza son:

  • Tratamiento del reflujo gastroesofágico, producido al retornar el ácido del estómago hacia el esófago, inflamándolo.
  • Tratamiento y prevención de úlceras duodenales y gástricas. Dichas áreas se encuentran dañadas provocando dolor.
  • Prevención de úlceras en pacientes en tratamiento con AINES. La utilización continuada de AINES, como el ibuprofeno o el naproxeno, constituye un factor de riesgo en el desarrollo de úlceras, por ello, en numerosas ocasiones el especialista prescribe ambos fármacos simultáneamente.
  • Síndrome de Zollinger-Hellison, causado por un exceso de producción de ácido gástrico por la hormona gastrina.
  • Erradicación de Helicobacter pylori, bacteria resistente al pH ácido estomacal y capaz de penetrar en la mucosa del estómago.
helicobacter pylori estómago infección gastrointestinal

¿Cómo actúa y cuál es su farmacocinética?

Este medicamento pertenece al grupo conocido como inhibidores de la bomba de protones (IBPs), cuya finalidad es disminuir el ácido fabricado por el estómago. Las células parietales son las células epiteliales del estómago, que utilizan la bomba de protones para la producción ácida.

Se trata de un profármaco que requiere un recubrimiento gastrorresistente por ser una base débil. Es absorbido en el intestino delgado y pasa a su forma activa, que inhibe la bomba de manera irreversible y selectiva, tras entrar en contacto con el medio ácido estomacal.

omeprazol gastrorresistente profármaco píldora cápsula

Su absorción es rápida, alcanzado la concentración máxima en el torrente sanguíneo entre la primera y la segunda hora desde la toma.

Además su biodisponibilidad mejora notablemente tras la administración reiterada. Asimismo el metabolismo se lleva a cabo íntegramente por el citocromo P450, sobre el cuál el omeprazol no ejerce una acción inhibitoria de las principales enzimas. Cerca del 80% de sus metabolitos serán excretados en la orina.

Descubre: Antibióticos

¿Cómo se utiliza el omeprazol?

La forma de administración es por vía oral generalmente en cápsulas gastrorresistentes o en jarabe para bebés. Es recomendable tomarlo media hora antes de desayunar con agua. Se debe evitar abrir las cápsulas, pero si fuera imprescindible, proceder a  disolver el contenido de la cápsula en un líquido ácido, como un zumo.

La dosis de omeprazol varía en función del individuo y de su patología. En la mayoría de los casos, los adultos en prevención o tratamiento del reflujo gastroesofágico o de úlceras tomarán 20 miligramos al día, al igual que en la prevención de úlceras por AINES o en la erradicación de Helicobacter pylori.

Para el tratamiento del síndrome de Zollinger-Hellison se suele pautar 60 miligramos al día. Todas estas dosis pueden ser modificadas por el prescriptor, si así lo requiere el paciente.

¿Qué advertencias debo conocer?

El omeprazol puede provocar diferentes efectos secundarios, al modificar el comportamiento del estómago. Por ello, deber ser prescrito por un médico. Es posible que aumente o disminuya el efecto de fármacos con absorción pH dependiente, como digoxina, clopidogrel, ketoconazol o nelfinavir.

Por otra parte, en tratamientos prolongados puede producir hipomagnesemia -falta de magnesio- provocando cansancio, mareos o calambres. Esta carencia mineral puede confirmarse mediante un análisis de sangre, y revertirse al reponer el magnesio y suspender el omeprazol.

dolor estómago tripa

Asimismo los IBPs se han relacionado con el aumento del riesgo de infecciones gastrointestinales como la salmonelosis, y con un mayor riesgo de fracturas óseas en la tercera edad, tras un uso prolongado.

Quizá te interese: Metformina

Diferencia entre un antiácido y un protector estomacal

Los antiácidos, como el bicarbonato, las sales de frutas o el almagato (Almax), neutralizan la secreción ácida del estómago, provocando un aumento rápido del pH.

Se utilizan de forma ocasional tras una comida copiosa o picante. Aunque no requieren prescripción médica, pueden modificar la absorción de otros fármacos. Por ese motivo, es conveniente consultar su administración si se consume algún fármaco.

En cambio, los protectores de estómago, como el omeprazol o el pantoprazol, sí requieren receta, ya que modifican la producción de ácido tras la absorción sistémica. Además no se encuentran indicados para reducir el ardor de estómago ocasional.

  • Informe de utilización de medicamentos antiulcerosos en España durante el periodo 2000-2012. Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios. https://www.aemps.gob.es/medicamentosUsoHumano/observatorio/docsantiulcerosos.pdf
  • Fernández Arenas, Lanas Arbeloa. Prevención de la gastropatía por antiinflamatorios. Revista medicina integral. Vol. 37. Nº 7. Abril 2001; 289-330.                                                                    http://www.elsevier.es/es-revista-medicina-integral-63-articulo-prevencion-gastropatia-por-antiinflamatorios-11000255
  • Herráiz Bayod, Mª Teresa. Omeprazol. Clínica Universidad de Navarra.  https://www.cun.es/enfermedades-tratamientos/medicamentos/omeprazol
  • Ficha técnica del Omeprazol Kern Pharma. Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios.  https://cima.aemps.es/cima/pdfs/es/ft/63301/63301_ft.pdf
  • Holguín Héctor, Ceballos Mauricio, Amariles Pedro. Clinical relevance of clopidogrel and omeprazole interaction: systematic review. Revista Colombiana de Cardiología. Vol. 19. Nº 1; 25-39. https://ac.els-cdn.com/S0120563312701006/1-s2.0-S0120563312701006-main.pdf?_tid=41b11c24-b53c-45fb-a21b-48e85378af0a&acdnat=1546022685_51637f50b355cdf98edeec3e14421a2a