¿Qué es el diclofenaco y para qué sirve?

El diclofenaco es un medicamento general que se utiliza para tratar el dolor y la inflamación. Aunque se suele tolerar bien, puede provocar ciertos efectos secundarios que merece la pena conocer.
¿Qué es el diclofenaco y para qué sirve?
Samuel Antonio Sánchez Amador

Escrito y verificado por el biólogo Samuel Antonio Sánchez Amador el 06 septiembre, 2021.

Última actualización: 06 septiembre, 2021

El diclofenaco es un medicamento antiinflamatorio no esteroideo (AINE) derivado arilo-acético utilizado para tratar las enfermedades inflamatorias y el dolor. La reducción de ambos eventos es lograda mediante la inhibición de la enzima ciclooxigenasa, clave en la síntesis de prostaglandinas. Se puede recetar de forma oral, como supositorio rectal, en forma de inyección o como un gel tópico.

Cabe destacar que el diclofenaco es el principio activo, pero los fármacos que lo contienen pueden adquirir varios nombres, según el fabricante. Algunos de ellos son los siguientes: Artrotec ®, Di Retard ®, Dicloabac ®, Dolo Voltaren ®, Dolotren ®, Luase ®, Normuen ® y Voltaren ®.

Este fármaco fue patentado en 1965 y se comenzó a utilizar en Estados Unidos en el año 1988. En 2018, el diclofenaco fue el fármaco número 72 en lo que a recetas se refiere, con más de 11 millones de prescripciones anuales solo en esta región.

¿Para qué sirve el diclofenaco?

Como hemos dicho, el diclofenaco es un fármaco antiinflamatorio no esteroideo (AINE). En general, este grupo de medicamentos se recetan para reducir el dolor, disminuir la fiebre y reducir las respuestas inflamatorias.

Por su parte, el diclofenaco forma parte del grupo de los ácidos fenilacéticos y se especializa en la reducción de la inflamación. Además, presenta ciertas propiedades analgésicas y antipiréticas compartidas con otros AINEs. Para alcanzar su funcionalidad, este fármaco inhibe la acción de la enzima ciclooxigenasa 1 (COX-1) y la ciclooxigenasa 2 (COX-2).

Estos grupos enzimáticos son vitales para la formación de prostaglandinas, prostaciclinas y tromboxanos. Los 3 compuestos llevan a cabo las respuestas inflamatorias y participan en la percepción del dolor (nocicepción).

La inhibición de la COX-2 parece ser bastante localizada en el tejido diana (líquido sinovial y articulaciones), tal y como indica el portal Statpearls. De todas formas, la acción antagónica hacia las COX en otras zonas (como el estómago) podría causar la depleción de respuestas protectoras y ciertos efectos secundarios, como la irritación gástrica.

Usos generales

El diclofenaco es un fármaco que se puede utilizar en varios frentes, como suele ser el caso de muchos AINEs. De todas formas, en la siguiente lista te citamos sus usos más comunes:

  • Enfermedades reumáticas inflamatorias crónicas: artritis reumatoide, espondiloartritis anquilopoyética y artrosis, entre otras.
  • Reumatismo extraarticular.
  • Ataques agudos de gota.
  • Dolores menstruales.
  • Inflamación postraumática.
  • Dolor causado por cálculos renales y vesiculares.
  • Dolor posterior a una cirugía, especialmente si va acompañada de reacciones inflamatorias.

Aunque sus usos aprobados de forma estricta por la Food and Drug Administration (FDA) sean más o menos limitados, este fármaco también se prescribe off label para otras muchas cosas. Por ejemplo, para el manejo de los síntomas de cuadros como cálculos biliares, abrasión corneal, fiebre, gota, migraña, mialgia y para manejar el dolor tras una episiotomía.

El diclofenaco tiene muchísimos usos. Reducir la inflamación y el dolor en trastornos musculoesqueléticos son los más comunes a día de hoy.

¿Cómo se administra el diclofenaco?

Abarcar la posología completa del diclofenaco es una tarea muy compleja, pues como hemos dicho, presenta formas de administración muy dispares. De todas formas, dividimos sus dosis y tomas según la vía de entrada del fármaco al organismo en las siguientes líneas.

Diclofenaco para el dolor.
La presentación oral del diclofenaco es la más difundida, pero también se comercializa en forma tópica.

Pastillas de ingesta oral

Nos vamos a explayar más en esta variante, pues es la que seguramente te hayan recetado para el entorno doméstico. En concreto, nos fijaremos en el prospecto de Diclofenaco CINFA 50 mg ®. Cada comprimido gastrorresistente de esta marca contiene 50 miligramos de principio activo y su posología se puede resumir en los siguientes puntos:

  • Adultos y mayores de 14 años: para casos de dolor leve se recomiendan 100 miligramos al día, es decir, 2 comprimidos repartidos en 2 tomas diferentes. No se debe superar el límite de 150 miligramos diarios (3 pastillas en 3 tomas).
  • Para los dolores menstruales: en este caso, se concibe un espectro un poco mayor, de 50 miligramos (1 pastilla) a 200 miligramos (4 pastillas). El tratamiento debe iniciarse en cuanto se observa el primer síntoma y puede prolongarse por unos días más.

En todos los casos, el fármaco se debe ingerir sin masticar ni chupar, entero y con ayuda de un vaso de agua. Es recomendable tomarlo antes de comer y con el estómago vacío.

Gel de administración tópica

En este caso, nos movemos al prospecto de Diclofenaco Kern Pharma 11,6 mg/g gel®. Te presentamos su posología en el ámbito de la aplicación cutánea:

  • Adultos y adolescentes mayores de 14 años: aplicar 3 o 4 veces al día una pequeña película de gel sobre la parte hinchada y dolorida. La cantidad de fármaco dependerá de la extensión del lugar inflamado.
  • Niños menores de 14 años: no hay suficientes datos que aseguren la eficacia de este fármaco en niños pequeños. Por ello, no se recomienda su uso.

El gel se debe aplicar de forma suave y con masajes repetidos en la zona afectada. Después de usarlo, hay que lavarse bien las manos.

Solución de administración intravenosa

El prospecto utilizado en este caso es DICLOFENACO LLORENS 75 mg SOLUCION INYECTABLE EFG ®. Este fármaco se presenta en forma de ampolla que se inyecta vía intramuscular, específicamente como una inyección intraglútea profunda en el cuadrante superior derecho.

La dosis recomendada es de 1 ampolla (75 miligramos) una vez al día. De todas formas, en los casos más graves esta dosis se puede duplicar con una segunda inyección. Esta variante farmacológica no debe administrarse por más de 2 días.

Supositorio de administración rectal

En última instancia, mencionamos la variante rectal con base en el prospecto DICLOFENACO LLORENS 100 mg SUPOSITORIOS EFG ®. En este caso, la dosis principal es de 1 supositorio al día (1oo miligramos).

Para los dolores menstruales las dosis son un poco más altas, de 50 a 200 miligramos al día. La administración es por vía rectal, pero si esta se complica y el supositorio está muy duro, se puede enfriar en la nevera unos minutos antes de su aplicación. El paciente no debe dividir los supositorios en trozos ni mucho menos ingerirlos oralmente.

¿Quién no debe tomar diclofenaco?

En primer lugar, no debe tomar diclofenaco en ninguna de sus formas ningún paciente que haya mostrado reacciones de hipersensibilidad al fármaco o a alguno de los excipientes. Tampoco se concibe en aquellas personas que tengan alergia al ácido acetilsalicílico (aspirina) o a otros analgésicos de venta sin receta.

Está contraindicado en pacientes con un riesgo claro de padecer patologías cardiovasculares, como puede ser el accidente cerebrovascular (ACV). Por el mismo motivo, tampoco se debe utilizar para aliviar el dolor tras cirugías que involucren al corazón o estructuras asociadas.

Tampoco se suele utilizar este fármaco para manejar el dolor en aquellas personas con úlceras gástricas y otros problemas lesivos en el aparato digestivo. Como hemos dicho, los síntomas gastrointestinales son muy comunes tras la ingesta de AINEs.

¿Cuáles son los posibles efectos secundarios?

Como cualquier otro fármaco existente, el diclofenaco puede provocar ciertos efectos secundarios a corto y largo plazo. Te los presentamos a continuación, basados en la sintomatología de las pastillas de ingesta oral.

Comenzamos con aquellos efectos adversos frecuentes que pueden afectar hasta a 1 de cada 10 personas:

  • Trastornos del sistema nervioso: dolor de cabeza y mareos.
  • Trastornos del oído y del laberinto: vértigo.
  • Problemas gastrointestinales: vómitos, náuseas, diarreas, acidez, dolor abdominal, gases y falta de apetito.
  • Trastornos hepatobiliares: aumento de las transaminasas séricas.
  • Trastornos cutáneos: erupciones de la piel.

Los efectos adversos poco frecuentes (1 de cada 100 personas) se suelen manifestar en forma de trastornos cardiovasculares. Los síntomas son palpitaciones, dolores en el pecho repentinos, respiración entrecortada e hinchazón en las extremidades.

Los efectos adversos raros (hasta 1 de cada 1000 personas) también son múltiples y se pueden agrupar por sistemas. De todas formas, entre todos ellos destacamos la hinchazón de la cara, la dificultad para tragar, las ronchas, la fiebre, la somnolencia y los calambres abdominales.

¿Qué sucede si olvido una dosis?

Si olvidas una dosis en forma de pastilla oral (asumiendo que ese sea tu tratamiento), realiza la toma tan pronto como te acuerdes. De todas formas, si ya es el día siguiente o el momento de la segunda dosis, lo mejor es que omitas la olvidada y sigas con el tratamiento de forma normal. Nunca tomes 2 o más pastillas para contrarrestar tu olvido.

Gastritis por diclofenaco.
La gastritis es uno de los efectos adversos más frecuentes de todos los AINEs.

¿Qué debo hacer en caso de una sobredosis?

En caso de sobredosis o de ingestión accidental de diclofenaco, llama con presteza al médico, al farmacéutico, a urgencias o al Servicio de Información Toxicológica. Aunque fuentes citadas con anterioridad subrayen que la toxicidad de este fármaco es baja y no produce signos clínicos serios, estos son los más comunes:

  • Náuseas y vómitos.
  • Dolor de estómago.
  • Heces sanguinolentas.
  • Vomitar una sustancia extraña color marrón.
  • Somnolencia y respiración lenta.

Una sobredosis con cantidades pequeñas se manifiesta de forma casi exclusiva en el ámbito gastrointestinal. Las convulsiones, la pérdida del conocimiento, la acidosis cardiovascular y el coma se limitan a las intoxicaciones graves.

¿Cómo almacenar y desechar este medicamento?

Si estás consumiendo diclofenaco en su variante oral, la única especificación es mantener la caja de pastillas fuera del alcance de los niños y en un ambiente que no supere los 30 grados centígrados. Por otro lado, en la forma de supositorios se hace especial hincapié en que deben mantenerse fuera de las fuentes de calor. En su forma de crema, la duración máxima tras abrir el envase es de 12 meses.

Sea cual sea la variante que se te haya recetado, no la tires a la basura o por el váter, pues esto puede provocar daños ecosistémicos. Acude a un lugar habilitado en tu región para el desechado de fármacos. Por ejemplo, en España existe un punto SIGRE a la salida de casi cada farmacia.

Apuntes finales sobre el diclofenaco

El diclofenaco es un medicamento antiinflamatorio no esteroideo (AINE) que se utiliza para aliviar el dolor y la inflamación en muchos cuadros clínicos, desde el dolor menstrual hasta la artritis. Suele ser bien tolerado por el público en general, pero como hemos dicho, se evita su uso en pacientes con antecedentes de problemas cardiovasculares y lesiones gastrointestinales.

Recuerda que este medicamento alivia el dolor y la inflamación, pero puede que no solucione por sí solo la causa del cuadro clínico. Por ello, es común que se recete con otros fármacos mucho más específicos. Ante cualquier duda o consulta, no dudes en preguntar a tu médico.

Te podría interesar...
Signos y síntomas de la artritis
Muy SaludLeerlo en Muy Salud
Signos y síntomas de la artritis

Los signos y síntomas de la artritis aparecen de forma paulatina en la mayoría de los casos, por lo que es importante saber identificarlos.