Los 5 antiinflamatorios más utilizados

Algunos de los síntomas más frecuentes de las enfermedades sistémicas se pueden aliviar consumiendo compuestos antiinflamatorios. Sin embargo, el consumo indiscriminado de los mismos puede desencadenar efectos secundarios
Los 5 antiinflamatorios más utilizados

Escrito por Luis Rodolfo Rojas Gonzalez, 17 marzo, 2021

Última actualización: 19 marzo, 2021

En la actualidad las personas tienen acceso a una amplia variedad de fármacos en el tratamiento de las dolencias. Los antiinflamatorios son los medicamentos más empleados en todo el mundo para el alivio de afecciones de forma rápida y sencilla. Por lo que, a continuación, te contamos cuáles son los 5 antiinflamatorios más utilizados.

Estos son fármacos usados en el manejo del dolor de cabeza, el malestar general, el dolor muscular y la fiebre. Dentro de estos medicamentos, los de mayor uso son los antiinflamatorios no esteroideos (AINES) por su capacidad de reducir la inflamación y el dolor. Todo esto lo logran sin generar los efectos adversos asociados a los antiinflamatorios esteroideos.

El mecanismo de acción de estos medicamentos es similar y se basa en la inhibición de las vías inflamatorias propias del organismo. Los mismos son muy versátiles, por lo que se utilizan en la terapéutica de múltiples patologías y en todos los grupos etarios con un alto índice de seguridad.

¿Cuáles son los 5 antiinflamatorios más utilizados?

Los antiinflamatorios más utilizados suelen consumirse vía oral.
Estos fármacos suelen ser de fácil acceso en las farmacias y se consumen vía oral.

Los antiinflamatorios se usan con frecuencia en los hogares de todo el mundo. Estos fármacos se caracterizan no solo por su capacidad antiinflamatoria, sino además por su efecto analgésico y antipirético. Esto permite que sean el remedio común de cualquier dolencia.

Dentro de este grupo de medicamentos, algunos tienen un mayor efecto que otros, por lo que se indican de acuerdo a la gravedad de la afección. De hecho, la potencia de los mismos también está asociada a un mayor número de efectos adversos, lo que motiva a mantener una estricta vigilancia médica mientras se consumen.

1. Ibuprofeno

El ibuprofeno es un medicamento oral empleado en el tratamiento de afecciones dolorosas y en el control eficaz de los procesos febriles. De igual forma, el mismo es uno de los antiinflamatorios más utilizados en el manejo de la artritis leve, el dolor menstrual y los trastornos musculoesqueléticos.

El efecto analgésico y antipirético de este fármaco está dado por su capacidad de inhibir la síntesis de prostaglandinas y de otros mediadores inflamatorios al bloquear a la enzima ciclooxigenasa. Además, es capaz de interferir en la agregación plaquetaria, prolongando el tiempo de coagulación.

Estudios afirman el ibuprofeno genera menos efectos gastrointestinales que otros AINES. Sin embargo, su consumo no está recomendado en mujeres embarazadas o en periodo de lactancia. También está contraindicado en caso de tener hipersensibilidad conocida a medicamentos del mismo grupo antiinflamatorio.

2. Aspirina

La aspirina o ácido acetilsalicílico es un fármaco utilizado desde hace muchos años en el alivio de estados dolorosos leves a moderados y en el manejo de la fiebre. Los especialistas los recetan para el control y la prevención de eventos isquémicos cardíacos y cerebrales, como la angina de pecho.

El mecanismo de acción de este medicamento es similar al del ibuprofeno, al bloquear la producción de prostaglandinas por la vía de la enzima ciclooxigenasa. De igual forma, es considerado un potente inhibidor de la formación de coágulos al bloquear la producción de tromboxanos, y por ende la agregación de las plaquetas.

Los principales efectos secundarios asociados a su consumo se manifiestan a nivel gastrointestinal. Entre ellos destacan una sensación de acidez estomacal, indigestión y flatulencias.  Además, algunos pacientes pueden referir vómitos, náuseas, confusión y dolor de cabeza.

Por su parte, la aspirina está contraindicada en aquellos pacientes con alergia conocida, úlceras estomacales y antecedentes de hemorragias digestivas.  De igual forma, no debe administrarse en personas con diagnóstico previo de insuficiencia cardíaca, renal o hepática.

3. Paracetamol

El paracetamol o acetaminofén es un medicamento de amplio uso en niños y adolescentes por sus propiedades analgésicas y antipiréticas. No obstante, la capacidad antiinflamatoria del mismo es mínima en comparación con el resto de los antiinflamatorios no esteroideos (AINES).

Este fármaco reduce el dolor al inhibir la producción de prostaglandinas en el sistema nervioso central y disminuye la fiebre al actuar en el centro regulador hipotalámico. Su mayor uso pediátrico suele atribuirse al control del dolor posoperatorio y en pacientes que manifiestan dolor leve.

Los efectos secundarios del paracetamol se presentan en muy pocos pacientes, destacando malestar general, mareos y disminución de la presión arterial. Además, el mismo está contraindicado en personas con alergia conocida a los AINES, insuficiencia hepática u otras enfermedades de este órgano.

4. Naproxeno

Los antiinflamatorios más utilizados suelen ser útiles para el dolor.
El dolor es una de las principales indicaciones de los antiinflamatorios.

El naproxeno es conocido por su gran potencia para disminuir el dolor leve a moderado, los procesos inflamatorios y la fiebre. El mismo se emplea en el tratamiento de afecciones articulares y musculoesqueléticas como la artritis, la tendinitis, los esguinces y la bursitis, así como en el manejo de la migraña y el dolor asociado a la menstruación.

Al igual que el resto de los AINES, el naproxeno actúa inhibiendo la síntesis de prostaglandinas. Por lo que es vital mantener especial cuidado en aquellos pacientes con alteraciones gastrointestinales como úlceras y hemorragias. También se debe tener especial cuidado con los pacientes con antecedentes de estas enfermedades.

A pesar de ser uno de los antiinflamatorios más utilizados, dentro de los efectos secundarios del mismo destacan vómitos, náuseas, indigestión y diarrea. Además, este fármaco puede tener importantes implicaciones a nivel hepático, renal y cardiovascular.

5. Corticosteroides

Son un grupo de fármacos esteroideos que actúan regulando la respuesta del sistema inmunitario y disminuyendo la liberación local y sistémica de mediadores inflamatorios. La cortisona, la prednisona y la dexametasona son algunos de los más utilizados a nivel mundial.

Los mismos se usan en el manejo de episodios agudos o exacerbaciones de patologías reumáticas como la artritis, la espondilitis anquilosante y la bursitis aguda. De igual forma, se utilizan en el control de patologías alérgicas graves, de las afecciones inflamatorias intestinales y de reacciones dermatológicas como el eritema multiforme.

A pesar de su gran potencia y eficacia los corticosteroides están asociados a un gran número de efectos adversos, los cuales van a depender de la vía de administración. En general, se asocian con retención de líquidos, aumento de la tensión arterial, aumento de peso, aumento de los niveles de azúcar en sangre y supresión del sistema inmunitario.

La supervisión médica es la clave

Los antiinflamatorios pueden ser los medicamentos más utilizados en el tratamiento de cualquier malestar o dolencia. Sin embargo, debido a la amplia variedad de estos fármacos y el sinnúmero de efectos adversos asociados, se hace vital una adecuada supervisión del consumo de los mismos.

El médico especialista es el único capacitado para indicar y referir la administración de cualquier medicamento. El mismo es quien valorará las características de la afección y las variables propias de la persona para ofrecer la mejor terapéutica a su enfermedad.

Te podría interesar...
Corticoides: ¿qué son y para qué sirven?
Muy Salud
Leerlo en Muy Salud
Corticoides: ¿qué son y para qué sirven?

Los corticoides son hormonas que pueden ayudar en el tratamiento de diversas patologías cuando se encuentran en altas concentraciones.



  • Kwon JH, Denlinger CE. Commentary: Don't fear the nonsteroidal anti-inflammatory drugs. J Thorac Cardiovasc Surg. 2021 Feb;161(2):455-456.
  • Galán Martínez L, Osorio Acevedo A, López Medina A, Álvarez Collazo J, Álvarez J. Acciones cardiovasculares del ibuprofeno. Rev Cubana Invest Bioméd. 2010; 29( 3 ): 331-338.
  • Ramírez Labrada F, Plana Ramírez A, Ferrandiz Ramírez D, Ramírez A, Ramírez Milán O. La aspirina. El medicamento del siglo. AMC. 1999;  3( 3 ).
  • Hernández-Cortez E. Acetaminofén: el medicamento más usado en pediatría. Anest. Méx. 2016; 28( 3 ): 1-4.
  • Wojcieszyńska D, Guzik U. Naproxen in the environment: its occurrence, toxicity to nontarget organisms and biodegradation. Appl Microbiol Biotechnol. 2020 Mar;104(5):1849-1857.
  • Rice JB, White AG, Scarpati LM, Wan G, Nelson WW. Long-term Systemic Corticosteroid Exposure: A Systematic Literature Review. Clin Ther. 2017 Nov;39(11):2216-2229.