Vivir con endometriosis

La endometriosis es una enfermedad crónica que no solo afecta desde el punto de vista físico. Por ello mismo, se hace tan necesario incluir diversas estrategias en el tratamiento.
Vivir con endometriosis
Diego Pereira

Revisado y aprobado por el médico Diego Pereira el 22 agosto, 2021.

Escrito por Maite Córdova Vena, 22 agosto, 2021

Última actualización: 22 agosto, 2021

Es muy común pensar que el diagnóstico de una enfermedad crónica implica olvidarse del bienestar. Sin embargo, esto no tiene por qué ser así siempre. De hecho, a menudo, con un tratamiento adecuado y buenos hábitos de vida es posible vivir con endometriosis.

La endometriosis es una enfermedad compleja, pero aún así se puede sobrellevar y disfrutar de una buena calidad de vida. Para ello, además de seguir las indicaciones del médico, es fundamental que la propia paciente entienda que puede tener un rol activo en su propio bienestar.

Si bien el tratamiento es importante, el conocimiento sobre la enfermedad y los autocuidados juegan un rol fundamental. Para contribuir con ello, a continuación comentaremos qué hay que tener en cuenta a la hora de vivir con endometriosis.

Salud emocional

Para vivir con endometriosis puede ser necesaria terapia mental
Si la intensidad de los síntomas es fuerte, puede llegar a afectar la salud emocional. Acudir al psicólogo o psiquiatra podría ser de gran ayuda para estas personas.

En ocasiones, vivir con endometriosis puede ser todo un desafío a nivel físico, pero también a nivel emocional. Como exponen diversas fuentes especializadas, la enfermedad puede tener un gran impacto en la calidad de vida, sobre todo cuando no se trata adecuadamente desde un enfoque integral.

La intensidad del dolor puede llegar a ser muy incapacitante, y puede promover una gran angustia, sensación de falta de control, sentimientos de indefensión y sensación de incapacidad para lidiar con los síntomas y las situaciones del día a día. Todo esto aumenta de forma considerable los niveles de estrés.

Cuando una mujer no puede llevar a cabo con normalidad sus actividades de rutina o se ve obligada a cancelar reuniones y otros compromisos debido al dolor, la fatiga y otras molestias, no solo puede tener un alto nivel de estrés. También suelen desarrollarse problemas como la depresión y la ansiedad, entre otros.

El apoyo de un psicólogo se hace esencial en el tratamiento de la enfermedad. No solo para gestionar las emociones, los sentimientos y los pensamientos negativos que puedan surgir, sino también para prevenir el deterioro de la autoestima e incluso los vínculos sociales.

  • Un tratamiento con un enfoque integral es muy beneficioso para las mujeres con endometriosis, pues no solo aborda el dolor y las molestias físicas, sino que ayuda a prevenir el deterioro de la salud psicoemocional.
  • El tratamiento psicológico combinado con otros buenos hábitos de vida pueden promover el bienestar día a día.
  • Es importante que la mujer cultive sus pasatiempos y dé margen al ocio y al esparcimiento en su vida, bien sea de manera individual o grupal, ya que esto contribuye con su bienestar.

Salud física

Además de seguir las pautas del médico en cuanto al manejo del dolor a través de fármacos, es necesario cuidar la salud física a través de hábitos tan sencillos como una dieta saludable y la práctica regular de ejercicios, por ejemplo.

Dieta

Una dieta equilibrada y acorde a las necesidades del organismo contribuye con el bienestar integral de manera significativa. A la hora de vivir con endometriosis, aún cuando no existe una dieta como tal para “tratarla”, sí existen algunas recomendaciones:

  • Consumir suficiente cantidad de fibra a diario.
  • Priorizar el consumo de cereales de grano entero frente a refinados.
  • Incluir regularmente en la dieta frutas y verduras.
  • Moderar el consumo de carne roja.
  • Aprovechar regularmente las fuentes de ácidos grasos omega 3.
  • Evitar los ultraprocesados y las fuentes de grasas saturadas y trans.

Con estas recomendaciones se pueden aprovechar los alimentos que no solo ofrecen una buena nutrición, sino que por sus propiedades ayudan mitigar la inflamación y las molestias derivadas.

Ejercicio

Aunque en primera instancia se puede llegar a pensar que el ejercicio puede promover el dolor y otras molestias, en realidad, puede ser muy beneficioso. The Center for Young Women’s Health (CYWH) explica los motivos:

  • El ejercicio ayuda a liberar hormonas (endorfinas) con efecto analgésico, lo que ayuda a mitigar el dolor.
  • También ayuda a mejorar la circulación sanguínea, lo que a su vez favorece la oxigenación de todo el organismo.
  • Asimismo, el ejercicio ayuda a reducir los niveles de estrógenos.
  • La actividad física no solo ayuda a mitigar la tensión física, sino también la tensión emocional. Por ende, también es útil para reducir los niveles de estrés y ansiedad.

Por todo lo anterior, se considera que realizar a diario 60 minutos de ejercicios de intensidad moderada permite obtener todos los beneficios anteriores y, en consecuencia, mantener una buena calidad de vida. Los ejercicios de alta intensidad no son recomendables.

Complementos

Los baños de asiento con agua tibia y las compresas calientes son complementos que contribuyen con el alivio del dolor, así como también la fisioterapia y la acupuntura (aunque de esta última aún no se tenga una eficacia completamente comprobada).

Vida social

Para vivir con endometriosis es necesaria la distracción
Fortalecer los vínculos sociales, realizar más actividades agradables al aire libre y hacer ejercicio son solo algunas de las maneras que permiten sobrellevar la endometriosis.

Vivir con endometriosis puede ser complejo y la enfermedad puede afectar la esfera social de la mujer de diversas maneras. Por ejemplo, el dolor puede llegar a ser tan intenso que puede hacer que se suspendan reuniones o actividades planificadas.

También puede hacer que la mujer evite hacer nuevos planes, por temor a que no lleguen a concretarse. Así, de una u otra forma, se produce un aislamiento que no resulta nada beneficioso.

Como se indica en la Guía para la comprensión y el apoyo psicológico de la mujer con endometriosis. ADAEZ, es importante que la mujer visibilice la endometriosis en su entorno más cercano: familia, amigos, compañeros de clase o trabajo…

La visibilización no solo permite desahogarse, sino también hacer que las personas cercanas estén al tanto de las dificultades que puede suponer la enfermedad. Conversar con las personas cercanas ayudará a que sean más empáticas y comprensivas, y que estén más dispuestas a buscar (de manera conjunta) lugares comunes para mantener los vínculos y evitar el aislamiento de la mujer.

Aún cuando el reposo pueda ser necesario (e ineludible) en algunas ocasiones, no hay que permitir que conduzca al aislamiento. Siempre hay vida más allá de la endometriosis. 

Existen grupos de apoyo y comunidades en línea que no solo ofrecen recursos informativos, sino también distintas actividades, incluyendo sesiones de charlas con otras pacientes. Participar en ellas ayuda a promover un sentido de comunidad y pertenencia que resulta positivo en términos de salud mental.

Te podría interesar...
¿Qué es la menopausia inducida?
Muy SaludLeerlo en Muy Salud
¿Qué es la menopausia inducida?

A diferencia de aquella que se presenta de forma natural en torno a los 45-55 años de edad, la menopausia inducida puede ocurrir mucho antes.