Muy Salud
 

8 efectos negativos del estrés en la salud

¿Cuáles son los efectos del estrés en la salud? ¿Qué dice la ciencia al respecto? Responderemos a estas cuestiones a través del siguiente artículo, donde descubriremos cómo influye de forma negativa en multitud de sistemas del organismo.

8 efectos negativos del estrés en la salud
Laura Ruiz Mitjana

Escrito por la psicóloga Laura Ruiz Mitjana en 13 Noviembre, 2020

Última actualización: 13 Noviembre, 2020

Los efectos negativos del estrés en la salud son innegables y así lo ha demostrado la ciencia a través de multitud de estudios al respecto. Aquí nos hemos centrado solo en algunos de ellos para que podáis tenerlos en cuenta si estáis en una época especial.

Cuidar la salud física es importante, pero la emocional también. Además, en base a la relación entre cuerpo y mente, se sabe que las emociones influyen en nuestro estado de salud y viceversa.

“Sin salud mental no hay salud”

Efectos negativos del estrés en la salud

Sin más dilación, os dejamos estos 8 efectos negativos del estrés en la salud, ya que, como introducíamos, la salud mental o emocional y la salud física están relacionadas. Como veréis, el estrés afecta a gran cantidad de sistemas del cuerpo ¡Conoce algunos de estos efectos!

1. Obesidad y sobrepeso

Un estudio de la Universidad de Illinois (2008), publicado en Journal of the Academy of Nutrition and Dietetics, demostró que existe una relación entre el estrés, la ansiedad y la obesidad. Así, uno de los efectos negativos es que aumenta la probabilidad de desarrollar obesidad o sobrepeso.

De hecho, esto en parte podría deberse a los malos hábitos de alimentación por la ansiedad que surgen por confundir las señales del cuerpo (es decir, confundir ansiedad con hambre). También porque muchas personas, a modo de mecanismo compensatorio, intentan reducir la ansiedad a través de la comida o acuden a ella para sentirse mejor.

En relación a ello, un estudio (2011) liderado por la investigadora Corine Webb plantea esta relación. La autora sugiere que este tipo de personas disponen de escasas habilidades para gestionar estados emocionales negativos o ansiosos, lo que les conduciría a comer de forma compulsiva.

Comer por ansiedad y estrés.
La comida puede significar un mecanismo compensatorio frente al estrés, lo que apareja sobrepeso.

2. Trastornos del sueño

Otro de los efectos negativos del estrés son los trastornos del sueño, siendo el más prevalente el insomnio. Según la OMS (Organización Mundial de la Salud), entre un 8 % y un 10 % de la población adulta padece insomnio crónico y hasta un 40 % de los habitantes de cualquier país occidental sufre insomnio transitorio.

Seguro que a muchos os ha pasado, que cuando estáis estresados dormís peor. Esto puede deberse a diversas causas. Puede ser un desequilibrio en el sistema nervioso que dificulta una correcta segregación de melatonina (la hormona que facilita el sueño) o el hecho de darle vueltas a las cosas justo en el momento de acostarnos porque estamos más preocupados.

Finalmente, y como dato curioso, la OMS reconoce un total de 88 tipos de trastornos del sueño. Muchos de ellos pueden estar influidos por el estrés, aunque las causas también son orgánicas.

3. Menstruación irregular

En las mujeres, el estrés puede influir en la aparición de períodos menstruales irregulares. Esto se debe a la alteración hormonal que produce. Así, podría originar reglas muy cortas o, por el contrario, muy largas. También que deje de venir durante unos meses.

En relación a esto, un estudio de 2007 publicado en Annals of the New York Academy of Sciences, liderado por N. Vitoratos, establece esta relación entre estrés y ciclos irregulares. Concretamente, el estudio afirma que el estrés por traumas se ha vinculado con cambios en la menstruación normal.

4. Problemas en la piel

Según un estudio del año 2017 publicado en Acta Dermatovenerologica Croatica (ADS) y liderado por Anamaria Jovic, el estrés podría causar problemas en la piel, como el acné. Esto se debe a que el organismo segrega, en niveles más altos de los habituales, diferentes hormonas: cortisol y andrógenos adrenales.

Al sufrir estrés, también segregamos más neuropéptidos (proteínas nerviosas como las endorfinas y la insulina) y citocinas inflamatorias (que son pequeñas proteínas que desencadenan la inflamación). Todo este cocktail hormonal y de sustancias influye en el comportamiento de las glándulas sebáceas, las que pueden producir y empeorar el acné.

5. Hipertensión

Otro de los efectos negativos del estrés es la hipertensión arterial, una de las enfermedades cardiovasculares más prevalentes a nivel mundial. La hipertensión implica un aumento de la presión sanguínea en el interior de las arterias.

Se sabe que cuando estamos en constante estrés los latidos cardíacos tienden a aumentar en frecuencia, lo que hace que la presión sanguínea también aumente su ritmo. Es importante estar atentos a este síntoma, ya que la hipertensión es la causa de otras problemáticas relacionadas con el corazón, los ojos, los riñones y los vasos sanguíneos.

La mayoría de las personas con hipertensión no muestra ningún síntoma. En ocasiones, sí puede causar dolor de cabeza, dificultad respiratoria, vértigos, dolor torácico y palpitaciones, aunque no siempre. Si no se controla puede provocar infarto de miocardio, ensanchamiento del corazón y, a largo plazo, insuficiencia cardiaca.

6. Úlceras de estómago

La ansiedad aumenta la presencia de ácidos estomacales, lo que favorece la formación de úlceras, además de procesos de indigestión e inflamación. Así, éste sería otro de los efectos negativos del estrés.

En este sentido, el sistema digestivo está muy conectado con las emociones. Dicho sistema podría sufrir las consecuencias negativas de ciertas alteraciones emocionales, como las originadas por el estrés.

7. Dolores de cabeza

El dolor de cabeza es otro de los posibles efectos negativos del estrés en la salud. Puede ser de diferentes tipos: tensional o migrañoso. La realidad es que este síntoma es frecuente en numerosas patologías.

Los niveles altos de cortisol y la tensión muscular originados por el estrés podrían explicar el desencadenamiento de un dolor de cabeza. Las cefaleas son uno de los trastornos más comunes del sistema nervioso.

Dolor de cabeza por estrés.
Las cefaleas son signo del estrés y alteran la vida cotidiana cuando se sufren con frecuencia.

8. Pérdida de cabello

El estrés también podría aumentar la probabilidad de perder el cabello, ya que debilita los folículos pilosos. Además, la ansiedad también puede llevar a una persona a tirarse del pelo como mecanismo autorregulatorio o de gestión emocional. Es lo que se conoce como tricotilomanía, catalogado como un tipo de trastorno obsesivo compulsivo dentro del DSM-5 (Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales).

Evita los efectos negativos del estrés

Como hemos visto, el estrés tiene repercusión en la salud en diferentes ámbitos. Debemos tener en cuenta, eso sí, que no es lo mismo tener un período estresante que vivir inmersos en un estado de estrés crónico.

El estrés crónico es mucho más perjudicial para la salud que el transitorio. Por ello, cuidarnos deberá ser una de las prioridades. En este sentido, los hábitos de vida saludable son importantes, además de propender al cuidado mental.

“Si cambias tus hábitos, cambia tu vida”

-Anónimo-

Buenos hábitos

Buenos hábitos

Llevar una vida basada en unos buenos hábitos saludables es fundamental para tener un estado de completo bienestar físico, mental y social.



  • Jovi0 et al. (2017). Impact of psychological stress on acne. Jović et al. Acta Dermatovenerol Croat, 25(2): 133-141.
  • Sierra, J. C., Ortega, V., & Zubeidat, I. (2003). Ansiedad, angustia y estrés: tres conceptos a diferenciar. Revista Mal Estar e Subjetividade, 3(1), 10-59.
  • Vitoratos, N., Papatheodorou, D. C., Kalantaridou, S. N., & Mastorakos, G. (2007). “Reproductive” Corticotropin‐Releasing Hormone. Annals of the New York Academy of Sciences, 1092(1), 310–318.
  • Osorio, Julieth Estefanía, and Lucila Cárdenas Niño. "Work stress: a review study." Diversitas: Perspectivas en Psicología 13.1 (2017): 81-90.
  • Vinaccia, Stefano, et al. "Estrés psicosocial y úlcera péptica duodenal: una perspectiva bio-psico-social." Revista latinoamericana de psicología 33.2 (2001): 117-130.

Laura Ruiz Mitjana
Laura Ruiz Mitjana
Graduada en Psicología por la Universidad de Barcelona en el año 2015. Máster en Psicopatología Clínica Infantojuvenil por la Universidad Autónoma de Barcelona (2017). Se ha especializada en trastornos del neurodesarrollo (autismo y discapacidad intelectual). Actualmente, trabaja como psicóloga infantojuvenil en la Associació Catalana del Síndrome X Fràgil y en el centro multidisciplinar, Món Pediàtric (Barcelona). También trabaja como psicóloga en un Centro Ocupacional, en la Fundació Asproseat Proa Esplugues, donde atiende a jóvenes y adultos con discapacidad intelectual y trastornos mentales asociados. Ha escrito para revistas digitales como Psicología y Mente, La Guía Femenina, AZsalud y Mirial. Número de colegiada: Catalunya COPC 26993.