Pancreatitis: síntomas, causas y tratamiento

Por defecto del sitio · 12 septiembre, 2019
La pancreatitis, o inflamación del páncreas, puede producir un fuerte dolor abdominal. Sus principales causas son el alcoholismo y la obstrucción por cálculos biliares.

La pancreatitis es la inflamación del páncreas, que puede ser aguda o crónica. El páncreas es una glándula que produce enzimas importantes para la digestión de las proteínas. También produce hormonas, como la insulina o el glucagón.

Cuando las enzimas pancreáticas se acumulan y no se liberan al intestino, se activan y destruyen los tejidos. Así, se produce una inflamación que provoca un intenso dolor, sobre todo en la pancreatitis aguda.

Síntomas

Los síntomas más comunes de la pancreatitis aguda son:

  • Dolor abdominal continuo y muy intenso, que puede extenderse a la espalda.
  • Náuseas.
  • Vómitos.
  • Fiebre.
  • Taquicardia.
  • Hipotensión.
  • Moratones en el costado y/o en el abdomen.

En la pancreatitis crónica encontramos principalmente:

  • Dolor abdominal, que aumenta después de comer.
  • Pérdida de peso.
  • Hinchazón del abdomen.
  • Heces grasas amarillentas y con mal olor: esteatorrea.
Dolor de estómago

Causas

Las causas más frecuentes de pancreatitis aguda son consumo excesivo de alcohol y obstrucción por cálculos biliares. El alcoholismo es la causa mayoritaria en hombres y la obstrucción biliar, en mujeres. También puede deberse al consumo de ciertos medicamentos, así como a cirugía, infecciones, tabaquismo o niveles muy altos de calcio en sangre (hipercalcemia). En muchos casos es de causa desconocida (idiopática).

Si la inflamación no se corrige, pueden producirse lesiones permanentes. Así, estas desembocan en una pancreatitis crónica. En este caso, hay destrucción del tejido, que se sustituye por tejido inerte. Por esto, es posible que la glándula disminuya su tamaño y deje de funcionar.

Complicaciones de la pancreatitis

La mayor parte de las veces no se producen complicaciones. En los casos leves, la recuperación suele ser completa. Sin embargo, cuando aparecen complicaciones, pueden ser muy graves. Se manifiestan a nivel local y en otros órganos.

Complicaciones locales

  • Infección del tejido pancreático: cuanto más se extienda la infección, más riesgo habrá de afectar a otros órganos. También puede producirse necrosis o muerte de las células.
  • Pseudoquistes: se acumula líquido en una especie de bolsas que pueden infectarse y romperse. Si esto ocurre, se produce sangrado, dolor u obstrucción del tubo digestivo.
  • Cáncer pancreático.

Complicaciones sistémicas

  • Insuficiencia respiratoria: los pulmones no oxigenan la sangre correctamente.
  • Diabetes: el páncreas se encarga de producir insulina, que es la hormona que controla los niveles de azúcar en sangre. Cuando está dañado, la insulina no se libera y estos niveles aumentan. Esto puede desencadenar en una diabetes.
  • Obstrucciones intestinales o de la vía biliar.
  • Desnutrición: no se asimilan bien los nutrientes.
  • Insuficiencia renal: los riñones no filtran las sustancias de deshecho adecuadamente, de manera que estas pueden acumularse y dañar al organismo. Podría ser necesaria diálisis.
  • Colapso cardiovascular: no se aporta suficiente sangre oxigenada a los tejidos.

Descubre: Úlcera gástrica o de estómago

Diagnóstico

Para el diagnóstico, se miden dos enzimas en sangre: la amilasa y la lipasa. Ambas están casi siempre elevadas en la pancreatitis aguda. Sin embargo, sus niveles son normales en la forma crónica. Estas enzimas constituyen la forma diagnóstica más importante.

También se analizan las heces para medir la grasa. Un alto contenido graso y deposiciones diarreicas y brillantes indican una mala digestión de las grasas. Esto es muy frecuente en formas tardías de la enfermedad.

Además, se suele realizar un TAC del abdomen para valorar la gravedad. El TAC (tomografía axial computerizada) es un examen de diagnóstico por imagen, muy preciso y rápido, que se emplea para explorar partes internas del organismo. Igualmente, pueden realizarse otras pruebas de imagen como resonancia magnética, para ver posibles cálculos biliares o inflamación. También se suele hacer una ecografía abdominal.

Tratamiento

No existe un tratamiento específico. No obstante, se toman ciertas medidas en el hospital para mejorar los síntomas:

  • Ayuno: para que repose el páncreas. Es necesario solamente unos pocos días; después, se procede a reimplantar una alimentación oral normal.
  • Reposición de líquidos: normalmente se hace vía intravenosa.
  • Medicamentos para aliviar el dolor y los vómitos: la pancreatitis produce un dolor muy intenso.
  • Si es necesario, también se pueden administrar las enzimas que el páncreas no está produciendo.
Medicamentos

Quizá te interese: Nolotil

En casos graves o complicaciones de pancreatitis, también se incluyen:

  • Cirugía: para eliminar tejido muerto o pseudoquistes.
  • Antibióticos: para tratar la infección.
  • Alimentación por sonda o vía intravenosa.
  • Colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (CPRE): es un procedimiento que permite eliminar los cálculos biliares. Esta intervención se realiza por medio de un endoscopio, que se introduce a través de la boca.

Así pues, lo más importante será tomar medidas para prevenir la pancreatitis. Esto incluye evitar el consumo de alcohol o de ciertos medicamentos. Además, se deberá tratar y eliminar la causa que originó la inflamación.