Marcapasos: ¿qué es y cómo funciona?

Cuando existen problemas con la regulación del ritmo cardíaco, puede ser necesaria la implantación de un marcapasos. Descúbrelo todo acerca de este dispositivo a continuación.
Marcapasos: ¿qué es y cómo funciona?
Sandra Golfetto Miskiewicz

Escrito y verificado por la médico Sandra Golfetto Miskiewicz.

Última actualización: 31 octubre, 2022

El corazón humano está formado por 4 cavidades (2 aurículas y 2 ventrículos) que conforman la estructura muscular que, al contraerse, bombea la sangre hacia las arterias que irrigan el cuerpo.

Para esto, dependen de un sistema eléctrico compuesto por dos nodos (sinusal y aurículo-ventricular) conectados entre sí por fibras nerviosas que inervan el músculo cardíaco. Así se generan los impulsos rítmicos que causan la contracción del corazón. Cuando este sistema eléctrico falla, entra en función el marcapasos.

¿Qué es el marcapasos?

El marcapasos es un pequeño dispositivo electrónico que tiene como función estimular el corazón cuando el sistema de conducción fisiológica falla.

Según la Sociedad Gallega de Cardiología, la condición más frecuente en la cual se debe implantar un marcapasos es en la bradicardia, ya que el corazón late tan lento que no llega a bombear suficiente sangre para todo el organismo. En ese caso la persona puede presentar mareos, pérdida de la consciencia, fatiga, dolor de pecho o confusión mental.

Enfermedades que causan bradicardia

El marcapasos tiene varias indicaciones
No todas las arritmias o bradicardias hacen necesario el uso de marcapasos, ya que depende mucho de la gravedad clínica y del contexto.
  • El síndrome del seno enfermo o enfermedad del nódulo sinusal: es una condición en la que el nodo sinusal, que es el principal encargado de generar el impulso eléctrico y por lo tanto pautar la frecuencia de descarga en el corazón, se encuentra defectuoso y se crean largas pausas en las que el corazón deja de latir.
  • Bloqueos atrio-ventriculares: el estímulo generado en los nodos no es transmitido al músculo cardíaco porque las vías por donde pasa ese impulso están defectuosas. Si este bloqueo es completo, siempre está indicado el marcapasos, cuando no es completo dependerá de si el paciente presenta o no síntomas.

Componentes de un marcapasos

Según una publicación de la Sociedad Argentina de Electrofisiología Cardíaca, simulando la fisiología eléctrica normal, el marcapasos está formado por un generador de impulsos y los cables (también llamados electródos) que se encargan de llevar ese impulso eléctrico hasta el músculo cardíaco.

El generador es una carcasa metálica pequeña que no mide más que un reloj de bolsillo antiguo. Está compuesto por las siguientes partes:

  • Una batería, que tiene una vida media aproximada de 8 a 12 años dependiendo del modelo, el porcentaje de uso del marcapasos que requiere cada paciente y la programación.
  • Un microprocesador en el que se encuentran los circuitos electrónicos.
  • Una zona donde se encuentran los electródos conectados.

En cuanto a los electródos, estos son unos cables flexibles recubiertos con material aislante que cumplen la función de trasmitir los impulsos provenientes del generador hasta el corazón.

¿Te has preguntado cómo funciona el marcapasos?

Los electródos monitorean constantemente el ritmo cardíaco espontáneo del corazón. Cuando este desciende por debajo de una frecuencia previamente programada, se activa el generador que emite un estímulo eléctrico para que aumenten nuevamente los latidos. En otras palabras, el marcapasos evita que la frecuencia cardíaca caiga manteniendo los latidos siempre sobre un umbral establecido.

Los marcapasos se controlan a través de equipos con la capacidad de leer el software y obtener toda la información que está almacenada en el generador. Ejemplos de esta información son el estado de los catéteres, la vida media de la batería, la programación, el porcentaje de uso, entre otros.

Tipos de marcapasos

Existen tres grupos de marcapasos principales:

  • Unicamerales: estimulan solo la aurícula o solo el ventrículo. Se les denomina AAI y VVI.
  • Bicamerales (auriculoventriculares): afectan la aurícula y el ventrículo, generalmente los del lado derecho. Denominados marcapasos en modo VDD y DDD.
  • Tricamerales: también llamados sistema de resincronización cardíaca, apoyan a la aurícula derecha y ambos ventrículos. Este tipo de marcapasos se usa en casos complejos en los que se necesita un marcapasos y mejorar la función ventricular izquierda.

Las denominaciones antes mencionadas están formadas por siglas universalmente establecidas que ayudan a tener un lenguaje común para referirse al tipo de marcapasos del que se está hablando.

  • La primera letra define la cámara cardíaca estimulada: A para aurícula y V para ventrículo.
  • La segunda letra, la cámara del corazón que está siendo sensada.
  • La tercera letra es el mecanismo de acción: I para inhibición, T para estimulado (en inglés, triggered) o D en el caso de que sean ambos.

Los tipos de marcapasos más utilizados son los unicamerales y bicamerales.

Procedimiento para colocar un marcapasos

El implante de un marcapasos es un procedimiento sencillo que viene realizado por un cardiólogo o un médico intensivista. Se coloca en el quirófano utilizando anestesia local con o sin sedación, es decir, que en el segundo caso el paciente estará despierto durante la cirugía.

  1. Se comienza por colocar anestesia en la zona donde irá el marcapasos.
  2. Seguidamente, se procede pinchando la vena subclavia, por la cual se pasará una serie de cables que se fijarán a las paredes del corazón.
  3. Se realiza una pequeña incisión en la piel de tórax debajo de la cual se coloca el generador conectado a los electrodos. Generalmente, los marcapasos se colocan del lado izquierdo ya que la mayor parte de las personas son diestras. Además, el procedimiento es más sencillo en ese lado.
  4. Para finalizar, se sutura la piel dejando todo el sistema debajo de la misma.

Complicaciones de la intervención

Es importante tomar en cuenta que aunque la cirugía de implante de marcapaso es bastante sencilla, pueden presentarse algunas complicaciones.

Complicaciones asociadas al procedimiento quirúrgico

  • Neumotórax: se refiere al colapso del pulmón cuando entra aire entre los dos folios de la pleura (una fina “tela” que recubre tanto el pulmón como la caja torácica), lo que puede ocurrir al insertar el marcapasos. El tratamiento consiste en colocar un tubo en el tórax que drena ese aire acumulado.
  • Derrame pericárdico: es la presencia de sangre entre el corazón y el pericardio (una especie de bolsa que recubre el corazón). Puede deberse a la perforación del miocardio cuando se fijan los catéteres a este. Si es leve, se reabsorbe espontáneamente y solo requiere un control clínico y ecográfico. Si es grave, puede requerir una punción pericárdica para evacuación de emergencia de la sangre acumulada.
  • Hematoma de bolsillo: es la acumulación de sangre en el sitio en el que se colocó el generador. Es más frecuente que se presente en pacientes que toman tratamiento anticoagulante. Generalmente no requiere un tratamiento específico y se espera a que esta sangre sea reabsorbida por el cuerpo, en casos más graves se debe drenar.
  • Trombosis venosa: la presencia de una estructura ajena al cuerpo, como son los catéteres del marcapasos, puede favorecer la formación de trombos (coágulos) capaces obstruir estructuras vasculares, impidiendo el normal retorno de la sangre al corazón. Esto ocasiona que el brazo en cuestión se hinche y presente dolor. El tratamiento se basa en el uso de anticoagulantes durante un período de 6 a 12 meses.

Complicaciones asociadas al dispositivo

  • Infección asociada al dispositivo: según la gravedad, puede requerir desde el uso de antibióticos hasta la extracción completa del dispositivo.
  • Desplazamiento de los catéteres: los catéteres se fijan a las paredes de corazón a través de un sistema de anclaje en la punta de ellas. A medida que pasa el tiempo, se crea una reacción fibrosa alrededor de los catéteres permitiendo que se fijen con mayor fuerza. Durante los primeros 8-12 meses en los que aún no se ha creado la fibrosis, es posible que los catéteres se desplacen y tengan que ser reposicionados.

¿Cada cuánto se debe hacer control del marcapasos?

Los marcapasos deben cambiarse
Al tratarse de un dispositivo que tiene un tiempo de vida limitado, los controles médicos son vitales para asegurar el recambio en el momento exacto.

El esquema de seguimiento puede cambiar de médico a médico. Generalmente a los siete días del alta médica se retiran los puntos.

Las citas de control se hacen al mes y a los 3 meses del implante y, finalmente, las revisiones periódicas son cada 6 a 12 meses. Durante estas últimas se evalúa la integridad del sistema y el estado de la batería que, como se mencionó antes, dura de 8 a 12 años aproximadamente. Sin embargo, cuando la batería alcanza su vida media, el programador da una alerta.

Es importante que estos pacientes acudan siempre al médico en caso de presentar fiebre, dolor de fuerte intensidad en la zona donde se implantó el marcapasos o si se observa salida de sangre o pus de la herida, ya que estos síntomas podrían indicar que hay alguna complicación.

Precauciones: los cuidados después del implante de un marcapasos

Un paciente portador de un marcapasos puede hacer una vida casi normal con algunas precauciones y restricciones, esto porque existen equipos que emiten ondas de radiofrecuencia o electromagnéticas. Las actividades del día a día como el aseo personal, la actividad sexual o la alimentación no tienen que ser modificadas.

Algunas restricciones incluyen las siguientes:

  • Idealmente durante el primer mes no se deberían hacer movimientos bruscos o cargar peso con el brazo del mismo lado donde se implantó el marcapasos. Esto es para permitir la curación normal de la herida y evitar infecciones o desplazamiento de los catéteres.
  • La resonancia magnética (RM) está contraindicada en pacientes portadores de marcapasos. Sin embargo, en la actualidad existen marcapasos que son compatibles con la RM si se programan con anticipación en “modo RM”.
  • Otros procedimientos médicos que podrían interferir son el electromiograma o tratamientos kinesiológicos como la electroestimulación, electroanalgesia y magnetoterapia.

Exámenes como las radiografías, las ecografías, las tomografías computarizadas, los estudios de medicina nuclear, la densitometría y las mamografías se pueden realizar sin riesgos.

Precauciones respecto a algunas actividades en específico

Si bien los pacientes con marcapasos pueden llevar una vida casi normal, existen algunas situaciones que se recomienda evitar o realizar con precaución. Te las explicamos.

Ejercicio

No se aconseja realizar deportes en los que haya contacto físico brusco, por ejemplo, fútbol americano o boxeo. Golpear la zona del implante del marcapasos puede llevar a daños en el sistema del generador o los cables. La natación no está prohibida, pero si se practica, es recomendable hacerlo con compañía.

Viajar

Durante los controles de seguridad en el aeropuerto, cualquier persona deberá pasar por el detector de metales. Es importante que esta presente su tarjeta como portador/a de marcapasos y, aunque no está contraindicado, deberá pasar de forma continua y sin detenerse a través del detector.

Si suena la alarma, esto indicará que tiene algún elemento metálico consigo. En ese caso, el personal de seguridad le pasará un detector de metales manual. En este punto, deberá pedirle que no lo pase sobre la zona del marcapasos, indicándole el lugar donde está implantado.

Las mismas indicaciones se deberán seguir en caso de pasar por cualquier detector de metal, ya sea del supermercado, comercios o bancos, entre otros.

Tomar sol

Las personas con marcapasos pueden tomar el sol pero con precaución. No es recomendable la exposición por largos periodos de tiempo para evitar que el sistema se recaliente y se produzcan quemaduras internas.

Uso del teléfono

Los móviles podrían producir interferencias transitorias. Se aconseja contestar la llamada en el oído contrario de donde está instalado el marcapasos, así como llevarlo en el cinturón o la chaqueta (es decir, lejos de la zona del implante) cuando no lo esté usando.

Uso de electrodomésticos y otros aparatos eléctricos

Los electrodomésticos comunes y equipos informáticos no generan interferencias, pero deben hallarse en condiciones óptimas, tener toma a tierra y se debe evitar colocarlos sobre la zona del marcapasos.

Los ipods o walkie-talkies podrían causas interferencia transitoria si están a menos de 15 centímetros. Se desaconseja emisores potentes de radiofrecuencia.

Las herramientas de soldadura y sierras mecánicas podrían afectar el funcionamiento correcto del marcapasos ya que la vibración puede hacer que se active el sensor de movimiento. Este normalmente ayuda a aumentar la frecuencia cardíaca cuando la persona está haciendo ejercicio, y podría aumentarla innecesariamente.

Mantener una buena calidad de vida con el adecuado cuidado del marcapasos

A pesar de que pueda parecer complicado, son escasas las complicaciones asociadas al uso de marcapasos cuando este se encuentra dentro de su tiempo de vida útil. Con las precauciones necesarias, el control médico regular y los cambios en el estilo de vida es más que suficiente para que el dispositivo no cause problemas.




Este texto se ofrece únicamente con propósitos informativos y no reemplaza la consulta con un profesional. Ante dudas, consulta a tu especialista.