Hipotermia: todo lo que debes saber

La hipotermia es una condición en la que la temperatura corporal disminuye de forma abrupta y puede generar múltiples complicaciones. Por fortuna, la mayoría de los daños son reversibles si se inicia un tratamiento adecuado a tiempo.
Hipotermia: todo lo que debes saber
Diego Pereira

Revisado y aprobado por el médico Diego Pereira el 28 agosto, 2021.

Escrito por Luis Rodolfo Rojas Gonzalez, 28 agosto, 2021

Última actualización: 28 agosto, 2021

La temperatura corporal es el resultado de un equilibrio dinámico entre los mecanismos internos de regulación y las condiciones ambientales. En este sentido, se pueden presentar afecciones locales y sistémicas al exponerse a condiciones con temperaturas extremas. Una de estas afecciones es la hipotermia, ¿te interesa conocer más acerca de ella? ¡Sigue leyendo!

La hipotermia se produce cuando la temperatura corporal cae por debajo de lo normal al entrar en contacto con un ambiente frío, o producto de una enfermedad que altera la capacidad de conservar el calor. Estudios afirman que este fenómeno ocurre cuando la temperatura central es inferior a 35 grados Celsius, generando la aparición de signos y síntomas característicos.

Síntomas

La hipotermia provoca muchos síntomas
Cuando la hipotermia avanza, puede ocasionar síntomas muy evidentes como la pérdida del estado de consciencia.

Las manifestaciones clínicas de la hipotermia suelen aparecer de forma progresiva o súbita, dependiendo de la causa de la afección y de la gravedad del cuadro.

Los escalofríos suelen ser el primer síntoma en evidenciarse, los mismos aparecen por la activación de los mecanismos periféricos que buscan elevar y recuperar la temperatura corporal. De igual forma, es común presentar los siguientes síntomas:

  • Piel pálida y fría.
  • Cianosis.
  • Respiración suave y superficial.
  • Dificultad para moverse o falta de coordinación.
  • Frecuencia cardíaca baja.
  • Adormecimiento de los dedos y las extremidades.
  • Confusión y somnolencia.

Por lo general, las personas con hipotermia suelen experimentar un enlentecimiento del pensamiento, por lo que son poco conscientes de su estado de salud. De esta manera, las personas pueden presentar pérdida del conocimiento, paro cardíaco, shock y coma cuando no reciben atención médica de forma oportuna.

Tipos de hipotermia

La hipotermia puede clasificarse de acuerdo al origen de la causa desencadenante y con base en la temperatura de la persona afectada.

En este sentido, se habla de hipotermia accidental primaria cuando la reducción de la temperatura corporal es resultado de la exposición ambiental al frío extremo. Por su parte, la hipotermia accidental secundaria se da como producto de una enfermedad o afección subyacente.

De igual forma, algunas investigaciones proponen que la hipotermia se puede clasificar en 5 grados basados en los signos clínicos y su relación con la temperatura central. Los grados de hipotermia existentes están basados en los criterios de diferentes asociaciones especializadas en el tratamiento de la afección, por lo que es posible clasificarla de la siguiente manera:

  • Grado I (35 a 32 grados Celsius): la persona afectada está consciente, temblorosa, con disartria y aumento de la frecuencia cardíaca. En este punto, toda la sintomatología es reversible con tratamiento de recalentamiento.
  • Grado II (32 a 28 grados Celsius): el paciente suele estar confundido y somnoliento pero sin manifestar temblores. También se producen alteraciones en la conducción cardíaca que pueden desencadenar arritmias letales.
  • Grado III (28 a 24 grados Celsius): se produce ante el fracaso de los mecanismos termorreguladores corporales. La persona puede llegar a perder el conocimiento o estar inconsciente con signos vitales presentes.
  • Grado IV (24 a 13,7 grados Celsius): se produce asistolia, por lo que habrá ausencia de signos vitales y muerte aparente. En este punto aún es posible la reanimación de la persona afectada.
  • Grado V ( inferior a 13 grados Celsius): se conoce como hipotermia irreversible, en la cual existe incompatibilidad con la vida.

¿Por qué se produce la hipotermia?

La temperatura del cuerpo humano está determinada por un equilibrio activo entre la producción y la eliminación del calor.

De esta forma, el centro termorregulador hipotalámico, en conjunto con varios mecanismos periféricos, busca mantener una temperatura corporal óptima de 37,5 grados Celsius a través de la transpiración, la vasodilatación y el movimiento muscular.

La hipotermia se suele producir ante la pérdida excesiva de calor o ante la producción insuficiente del mismo. Además, la alteración del centro regulador central también pueden ser responsable de esta afección.

Por lo general, la exposición ambiental a condicionas de bajas temperaturas es la principal causa de hipotermia, como ocurre en el caso de la inmersión en agua fría.

Por otro lado, algunos fármacos como el etanol y los barbitúricos pueden acelerar la pérdida de calor al medio externo. Algunas investigaciones han demostrado que hasta un 20 % de los pacientes experimentan hipotermia perioperatoria no intencionada al estar bajo el efecto de la anestesia.

La mayoría de los procesos enzimáticos del cuerpo humano liberan calor secundario a la formación de energía, generalmente en forma de ATP. De esta manera, la reducción de los metabolitos necesarios para la producción de esta molécula favorece a la aparición de hipotermia. Por lo tanto, este fenómeno es común en la personas que padecen desnutrición severa, hipoglucemia o marasmo.

Las alteraciones a nivel del sistema nervioso central como las isquemias y los traumatismos también están asociadas a la hipotermia, la cual aparece por lesión de las vías neurológicas encargadas de la termogénesis. Además, las personas con hipopituitarismo, insuficiencia suprarrenal e hipotiroidismo tienen mayor riesgo de presentar esta afección.

Diagnóstico

La hipotermia suele requerir hospitalización
Muchos casos de hipotermia suelen requerir ingreso hospitalario, por lo menos durante algunas horas.

El diagnóstico de la hipotermia se basa en la detección de la temperatura corporal y su asociación con los síntomas del paciente. En este sentido, se suele hacer uso de un termómetro oral, rectal o timpánico para la realización de la lectura. La detección de temperatura por debajo de los 35 grados Celsius permite corroborar el estado hipotérmico.

Los valores por debajo de 36 grados Celsius también permiten tomar medidas de prevención. Por otro lado, el medico tratante realizará una vinculación entre las manifestaciones clínicas y la lectura del termómetro para clasificar la hipotermia en leve, moderada o severa.

El abordaje médico suele implicar la realización de un examen físico integral, así como un interrogatorio detallado. De esta forma, el médico identificará la situación desencadenante de esta afección y su posible relación con una patología de base, con un fenómeno ambiental o con una intoxicación por medicamentos.

Tratamiento

La terapéutica de la hipotermia está orientada a solucionar y frenar la evolución del evento desencadenante. De esta forma, el tratamiento inicial es sacar a la persona del frío y emplear medidas de primeros auxilios, lo que buscará calentar el cuerpo de forma progresiva.

Es importante retirar la retirar la ropa mojada después de una inmersión, protegiendo el cuerpo con abrigos secos y posicionando al afectado en un lugar cálido. En casos graves es necesaria la asistencia inmediata por el equipo de emergencias y el empleo de protocolos de reanimación cardiopulmonar (RCP).

Luego de sacar al paciente del estado crítico se iniciará el tratamiento médico orientado al recalentamiento y la recuperación de la temperatura corporal normal. Dentro de los procedimientos utilizados se encuentran los siguientes:

  • Recalentamiento externo pasivo (PER): se emplea en personas con hipotermia leve y consiste en colocar a la persona en un ambiente cálido, con aislamiento, elevando la temperatura corporal central de forma paulatina.
  • Recalentamiento activo del núcleo (ACR): se utiliza en casos moderados a severos e implica varias formas de elevación de la temperatura de forma directa y segura. En este sentido, se puede introducir aire tibio y humidificado, irrigar el abdomen, administrar líquidos tibios vía endovenosa o emplear métodos de diatermia y recalentamiento de sangre por hemodiálisis.

Prevención de la hipotermia

Las medidas de prevención del estado hipotérmico están orientadas a evitar al pérdida de calor por la piel. Para ello es recomendable seguir los siguientes consejos:

  • Evitar permanecer por mucho tiempo en espacios a bajas temperaturas.
  • No realizar baños o actividades acuáticas en ríos, lagos o estanques durante el invierno. 
  • Emplear medidas de protección y aislamiento corporal en ambientes fríos.
  • Consumir bebidas tibias o calientes. 

Una afección que no debe ser subestimada

En la mayoría de los casos, la hipotermia puede ser una afección que pasa desapercibida y resulta de poca importancia para algunas personas. No obstante, el compromiso de la temperatura corporal implica múltiples complicaciones cardiovasculares, respiratorias y neurológicas. Además, los eventos de hipotermia severa pueden originar rápidamente la muerte de la persona afectada.

Por tal motivo, no dudes en buscar atención inmediata ante la manifestación de temblores, espasmos musculares, palidez cutánea, respiración superficial, confusión y somnolencia. Los médicos especialistas están capacitados para identificar tu afección y guiarte en la recuperación del estado de salud.

Te podría interesar...
Hipotermia: qué es y claves para prevenirla
Muy Salud
Leerlo en Muy Salud
Hipotermia: qué es y claves para prevenirla

La hipotermia accidental sucede cuando la temperatura corporal desciende por debajo de 35 grados centígrados. Es grave y resulta mortal.



  • Avellanas M, Ricart A, Botella J, Mengelle F et al . Manejo de la hipotermia accidental severa. Med. Intensiva. 2012; 36(3): 200-212.
  • Campos Chacón N. Hipotermia: a propósito de un caso. Med. leg. Costa Rica. 2016; 33(2): 159-164.
  • Hart SR, Bordes B, Hart J, Corsino D, Harmon D. Unintended perioperative hypothermia. Ochsner J. 2011;11(3):259-70.
  • Brandt S, Mühlsteff J, Imhoff M. Diagnosis, prevention and treatment of accidental and perioperative hypothermia. Biomedizinische Technik/Biomedical Engineering. 2012;57(5).
  • Avellanas Chavala M, Ayala Gallardo M, Soteras Martínez Í, Subirats Bayego E. Management of accidental hypothermia: A narrative review. Med Intensiva (Engl Ed). 2019;43(9):556-568.
  • García Iriarte A, Sáenz Mendía R, Marín Fernández B. La hipotermia [Hypothermia]. Rev Enferm. 2010;33(1):55-62.