Hiperprolactinemia: síntomas, causas y tratamiento

La hiperprolactinemia es un problema de salud que puede causar múltiples problemas e incluso afectar la fertilidad. Por fortuna, existen múltiples tratamientos disponibles con resultados favorables.
Hiperprolactinemia: síntomas, causas y tratamiento

Escrito por Luis Rodolfo Rojas Gonzalez, 08 mayo, 2021

Última actualización: 30 junio, 2021

Todas las funciones del cuerpo humano están reguladas por una serie de sustancias llamadas hormonas. Las mismas permiten al cuerpo adaptarse a diferentes situaciones tanto fisiológicas como patológicas. No obstante, el aumento en su secreción puede generar condiciones como la hiperprolactinemia. ¡Conoce más sobre ella a continuación!

En este caso, la hormona involucrada es la prolactina, de estructura proteica y sintetizada en una porción del encéfalo llamada hipófisis, específicamente en su porción anterior. Dicha sustancia cumple un papel fundamental en el proceso de la lactancia materna, donde se encarga de la estimulación de la glándula mamaria.

La hiperprolactinemia se define como la ‘presencia de niveles elevados de prolactina en sangre’, lo que puede ocurrir por múltiples causas. Esta se trata del trastorno endocrino más común del eje hipotálamo-hipofisiario. La patología en cuestión es muy frecuente y se estima que afecta hasta al 10 % de la población sin presentar una sintomatología determinada.

Síntomas de la hiperprolactinemia

La hiperprolactinemia y la infertilidad
Esta condición podría ocasionar problemas de fertilidad.

Esta afección endocrina puede afectar tanto a las mujeres como a los hombres, siendo más frecuente en las mujeres durante la edad fértil, es decir, entre los 20 y los 50 años de edad. En términos generales, las personas con hiperprolactinemia suelen presentar infertilidad, disminución o pérdida del deseo sexual y pérdida de la masa ósea.

Por otro lado, la prolactina cumple funciones específicas diferentes tanto en las mujeres como en los hombres, por lo que la clínica padecida por ambos puede variar. En este sentido, las mujeres con hiperprolactinemia pueden presentar los siguientes síntomas:

  • Secreción de leche a través del pezón o galactorrea.
  • Aumento de peso.
  • Sequedad vaginal.
  • Alteraciones visuales, sobre todo cuando se debe a un tumor encefálico.
  • Leve aumento del vello corporal.

La prolactina inhibe de forma fisiológica a las hormonas luteinizante y folículo estimulante, por lo que impide la ovulación. De esta manera, las mujeres con hiperprolactinemia también presentarán alteraciones o ausencia del ciclo menstrual. De hecho, estudios establecen que el aumento de la hormona está presente en el 30 % de las mujeres con amenorrea secundaria.

En los hombres, la sintomatología asociada a los niveles elevados de prolactina en sangre es menos evidente, ya que la mayoría de los síntomas se asocian a la presencia de tumores cerebrales. En este sentido, los hombres con hiperprolactinemia presentan los siguientes síntomas:

  • Disfunción eréctil.
  • Disminución en la producción de semen.
  • Aumento en el tamaño de las glándulas mamarias o ginecomastia.
  • Alteraciones visuales y dolores de cabeza.
  • Galactorrea solo cuando la elevación es extrema.

¿Cuáles son sus causas?

La hiperprolactinemia puede estar asociada a causas fisiológicas y patológicas, siendo estas últimas las de mayor importancia. Dentro de las causas fisiológicas que pueden llevar a un aumento transitorio y autorregulado en los niveles de prolactina destacan el embarazo, el puerperio, el ejercicio, el coito, el sueño y el estrés.

Las causas patológicas de la condición son las más importantes, ya que generan un aumento descontrolado de prolactina. El aumento de la hormona sin ningún tipo de control es el causante de la aparición de la sintomatología característica.

Los tumores secretores de prolactina o prolactinomas representan el 40 % de todos los tumores hipofisiarios según investigaciones, lo que los coloca como la principal causa tumoral de hiperprolactinemia. Por su parte, otras afecciones encefálicas también pueden ser causantes de la enfermedad como los quistes de Rathke, la granulomatosis y procesos quirúrgicos.

La hiperprolactinemia también puede desencadenarse por el consumo de diversos fármacos que intervengan en los factores que regulan la liberación de prolactina. Dentro de los principales medicamentos que generan esta patología como parte de sus efectos secundarios destacan los siguientes:

  • Anestésicos.
  • Anticonvulsivantes.
  • Neurolépticos.
  • Algunas drogas antihipertensivas.

Diagnóstico

Diagnóstico de laboratorio de la hiperprolactinemia
Algunos estudios complementarios son necesarios para realizar el diagnóstico.

El diagnóstico de la hiperprolactinemia se realiza a través de un análisis de sangre, donde se medirán los niveles de prolactina. Además, es posible que se solicite un examen llamado perfil tiroideo en caso de detectar niveles anormales de prolactina, esto con la finalidad de descartar la presencia de un hipotiroidismo.

La anamnesis y el examen físico son útiles a la hora de determinar la causa y de verificar la presencia de los síntomas. En este sentido, el médico puede indagar acerca del consumo de los fármacos mencionados con anterioridad y sobre el padecimiento de alguna enfermedad crónica o procesos quirúrgicos recientes.

En caso de que se sospeche que la hiperprolactinemia se deba a un prolactinoma, es posible que el médico indique la realización de una tomografía computarizada o algún otro estudio imagenológico. La finalidad de estos estudios es determinar la extensión del tumor y establecer una terapéutica a seguir.

Tratamiento de la hiperprolactinemia

El tratamiento de esta patología está orientado a disminuir los niveles de prolactina en sangre hasta que alcancen los valores normales. La metodología a seguir para lograr los resultados deseados dependerá de la causa específica de la hiperprolactinemia.

Cuando la patología se debe al consumo de medicamentos, lo ideal es suspender el tratamiento y consultar al médico en busca de un fármaco alternativo que no genere el efecto colateral. Los niveles de prolactina suelen volver a los niveles normales a los pocos días de suspender el consumo de la droga.

El tratamiento de los prolactinomas o algún otro tumor encefálico es un poco más agresivo. En este sentido, puede ser necesario consumir fármacos como la cabergolina y la bromocriptina, los cuales eliminarán los síntomas presentados y puede ayudar a disminuir el tamaño de ciertos tumores.

Los fármacos mencionados con anterioridad pueden tener graves efectos secundarios y generar tolerancia cuando se usan de forma inadecuada. Por lo que es necesario mantener un chequeo constante de los niveles hormonales durante el tratamiento, siendo necesario suspender el mismo cuando se alcancen niveles normales.

Algunos prolactinomas pueden ser resistentes a los medicamentos mencionados, por lo que la sintomatología no desaparecerá. En estos casos, es necesaria la realización de una cirugía transesfenoidal para extirpar el tumor. Cuando la realización de una cirugía sea imposible, se debe aplicar radioterapia para disminuir el tamaño del tumor.

Una patología frecuente con múltiples causas

La hiperprolactinemia es un hallazgo frecuente en las consultas de endocrinología, pudiendo afectar a millones de personas alrededor del mundo. La sintomatología presentada suele ser evidente en la mayoría de los casos, aunque algunas personas pueden cursar con esta alteración de forma subclínica y no presentar ningún síntoma.

La causa de la enfermedad es muy variable, pudiendo ir desde un tumor encefálico hasta el consumo de algunos psicofármacos. Uno de los síntomas característicos en las mujeres es la galactorrea, por lo que se recomienda buscar asistencia médica ante la presencia de la misma.

El diagnóstico y tratamiento oportuno son fundamentales, ya que puede causar infertilidad en ambos sexos.

Te podría interesar...
Galactorrea: síntomas, causas y tratamiento
Muy Salud
Leerlo en Muy Salud
Galactorrea: síntomas, causas y tratamiento

La galactorrea es la producción de leche materna fuera del puerperio y del embarazo, la que suele ser indicio de una patología subyacente.



  • Aguirre M, Luna M, Reyes Y, Zerpa Y, Vielma M. Diagnóstico y manejo de la hiperprolactinemia. Rev. Venez. Endocrinol. Metab. 2013; 11(1): 26-38.
  • Salazar-Lopez-Ortiz C, Hernández-Bueno J, González-Bárcena D, López-Gamboa M et al. Guía de práctica clínica para el diagnóstico y tratamiento de la hiperprolactinemia. Ginecol Obstet Mex. 2014;82:123-142.
  • Halperin Rabinovich I, Cámara Gómez R, García Mouriz M, Ollero García-Agulló D. Guía clínica de diagnóstico y tratamiento del prolactinoma y la hiperprolactinemia. Endocrinología y Nutrición. 2013;60(6):308-319.
  • Wang AT, Mullan RJ, Lane MA, Hazem A et al. Treatment of hyperprolactinemia: a systematic review and meta-analysis. Syst Rev. 2012;1:33.
  • Melmed S, Casanueva FF, Hoffman AR, Kleinberg DL et al. Diagnosis and treatment of hyperprolactinemia: an Endocrine Society clinical practice guideline. J Clin Endocrinol Metab. 2011;96(2):273-88.
  • Capozzi A, Scambia G, Pontecorvi A, Lello S. Hyperprolactinemia: pathophysiology and therapeutic approach. Gynecol Endocrinol. 2015;31(7):506-10.