¿Que es la hidradenitis supurativa?

Los folículos pilosos son la estructura cutánea más dinámica del organismo, así como también una de las más activas. Son la parte de la piel donde crecen el cabello y el vello.
¿Que es la hidradenitis supurativa?
Diego Pereira

Revisado y aprobado por el médico Diego Pereira el 01 septiembre, 2021.

Escrito por Maite Córdova Vena, 01 septiembre, 2021

Última actualización: 01 septiembre, 2021

A pesar de lo comunes que son, existen varias enfermedades de la piel de causa desconocida. El vitíligo, la rosácea y la hidradenitis supurativa son algunos ejemplos.

La hidradenitis supurativa es una enfermedad que afecta los folículos pilosos. Para ser más específicos, se trata de una afección inflamatoria que afecta a la unidad pilosebácea de manera crónica. Se caracteriza por causar inflamación, así como lesiones en ciertas áreas de la piel como las axilas.

Al principio, se puede confundir con acné, pero a medida que progresa, queda claro que se trata de otro tipo de problema de la piel.

Síntomas

La hidradenitis supurativa genera varios síntomas
El dolor a la palpación, el aumento de temperatura local y la aparición de una masa (generalmente de pequeño tamaño) son algunas de las características de la hidradenitis supurativa.

La hidradetinitis supurativa es una afección que puede llegar a ser muy incómoda e incluso dolorosa. Esto es porque los folículos pilosos se bloquean de forma crónica y se inflaman. A su vez, esto suele producir la formación de protuberancias en la piel, correspondientes a abscesos.

Aunque las protuberancias son de tamaño pequeño (como de un guisante), pueden ser muy molestas por la misma inflamación y ruptura de los folículos pilosos. A veces, se pueden abrir hacia el exterior de la dermis y en otras no.

En el Manual MSD se expone que los abscesos (que son bolsas llenas de pus) son sensibles al tacto, dolorosos y malolientes. “A menudo, se forman canales permanentes (llamados trayectos fistulosos) entre el absceso y la superficie de la piel, y supuran”.

Las áreas de la piel más afectadas son aquellas en las que hay mayor roce, tales como axilas, ingle, glúteos y senos, pero también puede afectar la zona del ano.

Cabe destacar que la afectación varía según el caso. En algunas personas solo se ven afectadas algunas áreas, y en otras apenas una. No obstante, en todos los casos la enfermedad puede suponer un detrimento de la calidad de vida.

Además, como las lesiones tienden a reaparecer y el proceso de curación no es eficiente y debe darse de una manera repetida, la piel se engruesa y presenta cicatrices.

Causas

La hidradenitis supurativa no está causada por una infección, una mala higiene o un mal afeitado. En realidad, es una enfermedad de causa desconocida. Sin embargo, se han planteado varias hipótesis.

En estas se ha especulado sobre su posible relación con los cambios hormonales, la herencia y las alteraciones en el sistema inmunitario. Algunas incluso apuntan a un posible origen multifactorial.

De acuerdo con los expertos de Mayo Clinic, “el tabaquismo, el sobrepeso y el síndrome metabólico también pueden tener cierta relación con la enfermedad”.

Factores de riesgo

A pesar de que se desconoce la causa, sí se han podido identificar algunos factores de riesgo de la hidrosadenitis supurativa, tales como:

  • Fumar.
  • Ser de sexo femenino.
  • Tener entre 18 y 30 años.
  • Padecer de sobrepeso y obesidad (como señalan varios estudios recientes).

Hay quienes consideran que el calor y la humedad también podrían considerarse factores desencadenantes, pues aumentan la sudoración y la fricción, y con ello, el agravamiento de los síntomas.

Diagnóstico

El diagnóstico de la hidradenitis supurativa es clínico. Esto quiere decir que se basa en los signos y síntomas que presente el paciente en la consulta y lo que indique durante la entrevista.

Por lo general, no es necesario que el médico solicite exámenes. No obstante, si las lesiones son purulentas, podría solicitar un análisis de laboratorio del pus (es decir, un cultivo de las secreciones de las heridas) para determinar el microorganismo causal.

Tratamiento

La hidradenitis supurativa tiene tratamiento
En ocasiones, cuando las lesiones son muy extensas o molestas es necesario recurrir a los antibióticos por vía oral.

Sin un tratamiento adecuado, los síntomas de la hidradenitis supurativa pueden hacerse cada vez más intensos. Por ello mismo, es necesaria la asistencia médica desde el primer momento o tan pronto como se pueda solicitar.

El tratamiento no es curativo, sino sintomático. La aplicación de cremas antibióticas, el uso de algunos antibióticos orales (como la clindamicina, la rifampina y la doxiciclina) y los analgésicos son algunas de las medidas de tratamiento más comunes. Sin embargo, todo depende del caso.

Si la enfermedad produce túneles y no se puede controlar con las opciones de tratamiento ya mencionadas, se recurre a la cirugía.

El tratamiento quirúrgico puede abarcar desde la incisión y drenaje de algunas lesiones, la extirpación de nódulos, hasta electrocirugía y la extirpación quirúrgica de la piel afectada. Por otra parte, la terapia láser puede ayudar a eliminar las lesiones.

Se considera que cuanto antes se comience a tratar, más pronto se podrán controlar los síntomas y la progresión de la enfermedad. No obstante, los autores de investigaciones recientes indican que aún es necesario continuar profundizando en el estudio de la enfermedad para mejorar las opciones de tratamiento y brindar mejores resultados a los pacientes.

Finalmente, cabe destacar que el apoyo psicológico no se debe desestimar ni aún en los casos leves, pues contribuye de forma significativa con la calidad de vida de los pacientes.

Te podría interesar...
¿Es posible reducir los poros abiertos?
Muy SaludLeerlo en Muy Salud
¿Es posible reducir los poros abiertos?

Uno de los problemas estéticos más comunes son lo que conocemos como poros abiertos o dilatados. Te contamos más a continuación.