Diferencias entre artritis y artrosis

La artritis y la artrosis se manifiestan con dolor articular, pero poco tienen en común más allá de sus síntomas superficiales. Con nosotros descubrirás que estos cuadros están mucho más distanciados de lo que parece.
Diferencias entre artritis y artrosis
Samuel Antonio Sánchez Amador

Escrito y verificado por el biólogo Samuel Antonio Sánchez Amador el 06 septiembre, 2021.

Última actualización: 06 septiembre, 2021

El sistema musculoesquelético o locomotor le proporciona forma, estabilidad y movimiento al cuerpo humano. Este intrincado mecanismo está compuesto por huesos, articulaciones, ligamentos, músculos y tendones y nos permite responder de forma adecuada a todo estímulo en el espacio. Por desgracia, existen cuadros como la artritis y artrosis que dificultan el movimiento.  ¿Conoces sus diferencias?

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), 1710 millones de personas sufren algún tipo de trastorno musculoesquelético que dificulta su vida. Estos cuadros son la principal causa de discapacidad laboral en el mundo y el dolor lumbar es el más frecuente, con una prevalencia elevada. Los dolores artríticos no se quedan atrás, pues afectan hasta al 50 % de la población envejecida.

De todas formas, para poner fin a una patología es necesario conocer qué la está provocando. Por ejemplo, la artritis y la artrosis son términos clínicos diferentes que se suelen utilizar de forma intercambiable en las conversaciones de a pie, pero no responden a los mismos tratamientos y su pronóstico varía. Veamos en las siguientes líneas en qué difieren ambas patologías.

Generalidades sobre los cuadros artríticos

Las diferencias entre artritis y artrosis son bastantes
La artritis y la artrosis, lejos de ser condiciones parecidas a juzgar por su nombre, en realidad son bastante diferentes.

La Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos define la artritis como ‘la inflamación o degeneración de una o más articulaciones’. Existen más de 100 cuadros clínicos que se pueden categorizar dentro de este término, pero algunos son más graves que otros y su etiología es diferente. Entre ellos se encuentra la artrosis, conocida a nivel médico como osteoartritis.

Los cuadros artríticos son típicos de la población envejecida, pero en los niños y jóvenes también pueden padecer algunas variantes. Los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades (CDC) nos ayudan a traerte las siguientes cifras epidemiológicas:

  • La osteoartritis o artrosis es el tipo de artritis más común. En líneas posteriores veremos su impacto global.
  • Durante los años 2013 y 2015, unos 54,4 millones de estadounidenses (el 22,7 % de la población) fueron diagnosticados anualmente con algún tipo de artritis. Los cuadros más comunes fueron la artrosis, la artritis reumatoide, el lupus y la fibromialgia.
  • El porcentaje en lo que a afectados se refiere varía entre el 17 y el 33,6 %, según la región que se consulte.
  • En la población entre 18 y 44 años, solo el 7,1 % de las personas reciben un diagnóstico de artritis. Entre los 45 y 64 años esta cifra aumenta a un 29,3 % y llega casi al 50 % a partir de los 65 años.
  • Este conjunto de cuadros es más común en mujeres. En chicas, la prevalencia se encuentra en un 26 %, mientras que en varones es de un 19 %.

Podríamos seguir citando cifras epidemiológicas por mucho tiempo, pues las artritis son unos de los problemas musculoesqueléticos asociados con la edad más comunes en todo el mundo. De todas formas, cabe destacar que la situación global de cada patología es una de las diferencias entre artritis y artrosis que veremos a continuación.

¿Cuáles son las diferencias entre artritis y artrosis?

Ya lo hemos dejado ver entre líneas, pero el conflicto entre ambos términos se presenta desde el inicio: en el fondo, la artrosis es un tipo de artritispero no todas las artritis son de tipo artrosis. Con fines divulgativos, vamos a diseccionar las diferencias entre artrosis u osteoartritis (OA) y la artritis reumatoide (AR), pues estas sí son entidades clínicas equiparables (ambas subtipos de artritis). Vamos a ello.

1. La artritis reumatoide es una enfermedad autoinmunitaria, pero la artrosis no

La primera de las diferencias entre artritis y artrosis radica en su etiología. Por su parte, la artritis reumatoide (AR) se trata de una enfermedad autoinmunitaria, en la que se producen anticuerpos contra las proteínas citrulinadas situadas en las articulaciones. Estos anticuerpos o inmunoglobulinas reciben el nombre de ACPA y pueden ser de tipo G, M o A.

Tal y como indica el portal Statpearls, en este cuadro el sinovio articular se ve invadido por células inmunes, como monocitos, células dendríticas, linfocitos y mastocitos. Las respuestas inflamatorias crónicas y la reacción autoinmunitaria promueven la degradación de la articulación y del hueso adyacente, lo cual se traduce en una atrofia clara.

La osteoartritis o artrosis (OA) cursa de una forma bastante diferente. En este caso, la causa se encuentra principalmente en el estrés mecánico al que se someten las articulaciones, ya sea por obesidad, predisposición o por la realización de trabajos demandantes. Con el tiempo y ciertos estresores, el