Diagnóstico del cáncer de pulmón

La detección temprana del cáncer de pulmón es de gran ayuda para mejorar su pronóstico. Conoce las opciones disponibles para diagnosticarlo.
Diagnóstico del cáncer de pulmón
Diego Pereira

Revisado y aprobado por el médico Diego Pereira el 07 agosto, 2021.

Escrito por Josberth Johan Benitez Colmenares, 07 agosto, 2021

Última actualización: 07 agosto, 2021

El cáncer de pulmón es una enfermedad compleja. No solo es la variante que causa más muertes relacionadas con el cáncer cada año (según datos de la OMS), sino que también en etapas iniciales puede pasar desapercibido en muchos pacientes. El diagnóstico del cáncer de pulmón consiste en detectar células malignas y luego identificar a qué tipo pertenecen.

Tal y como nos lo reseña Johns Hopkins Medicine, la detección de la enfermedad es indispensable para mejorar el pronóstico. Es por esto que los pacientes deben estar atentos a los síntomas y a su pertenencia a alguno de los grupos de riesgo. A continuación exploramos las opciones más usadas durante el diagnóstico de esta condición.

Diagnóstico del cáncer de pulmón con pruebas por imágenes

El proceso para detectar la enfermedad empieza con una valoración general de los síntomas del paciente. El especialista los recopilará y descartará algunas posibles explicaciones. Tendrá en cuenta además muchos factores, como la edad, los hábitos (la adicción al cigarrillo, por ejemplo), el historial familiar y las condiciones previas.

Luego de que haya recopilado todo esto, empezará el diagnóstico del cáncer de pulmón con base en las siguientes pruebas por imágenes.

Radiografía de tórax

El diagnóstico del cáncer de pulmón incluye radiografías
Entre las ventajas de una radiografía de tórax destacan su bajo coste, la baja cantidad de radiación emitida y la posibilidad de detectar varias patologías.

Como bien lo apunta la American Cancer Society, la radiografía de tórax es la primera prueba por imágenes que los especialistas usan para detectar el cáncer de pulmón.

No proporciona información completa, y en algunos casos no puede detectar los estados iniciales de la enfermedad. Sin embargo, es un examen simple, barato y práctico que forma parte de la primera línea de diagnóstico.

La radiografía puede mostrar anormalidades en los pulmones, el corazón y en los ganglios linfáticos. Aunque es la primera prueba, nunca debe considerarse la última. Los investigadores señalan que hasta 1/4 de las radiografías de tórax son negativas para pacientes que sí tienen cáncer de pulmón.

Tomografía computarizada

Si el médico ha encontrado señales anormales con la prueba anterior o sospecha de la presencia del cáncer, continuará con una tomografía computarizada.

La evidencia indica que es una examen seguro y fiable para diagnosticar el cáncer de pulmón en comparación con la radiografía. Su utilidad consiste en que es capaz de mostrar el tamaño, la forma y la posición de los tumores con mucha más precisión.

También es útil para descubrir si el cáncer se ha diseminado (metástasis). Las imágenes obtenidas permiten al especialista determinar si hay rastros de células malignas en las glándulas suprarrenales, el hígado, el cerebro y otras zonas del organismo.

Resonancia magnética

Como complemento de lo anterior, también se puede optar por la resonancia magnética. Con frecuencia se utiliza para descartar la presencia de cáncer en otras partes del cuerpo, en especial la médula espinal o el cerebro.

Los estudios promueven su uso para detectar episodios de cáncer de pulmón particularmente “escurridizos”, y también para valorar la estadificación de la enfermedad.

Estas tres pruebas son las más usadas durante el proceso de detección. Otras que puede utilizar el médico son tomografías por emisión de positrones y gammagrafía ósea. Esta última se utiliza para descartar posibles diseminaciones a los huesos.

Diagnóstico del cáncer de pulmón con pruebas de laboratorio

Los exámenes anteriores deberían arrojar señales convincentes de que el paciente tiene anomalías en sus pulmones. El segundo paso será determinar si estas son verdaderamente cáncer y, de ser así, a qué tipo pertenecen. En este caso se recurren a las alternativas siguientes.

Citología de esputo

La citología de esputo consiste en analizar una muestra de la mucosidad que se genera al toser. Por lo general, se obtienen muestras de días y horas diferentes, ya que la presencia de células cancerosas suele variar.

Aunque las investigaciones al respecto han señalado sus limitaciones, aún forma parte del diagnostico estándar debido a que es efectiva para ciertos tipos de cáncer (como por ejemplo el cáncer de pulmón de células escamosas).

Toracocentesis

En caso de que se tengan indicios de un derrame pleural (acumulación de líquido en la pleura) se procederá a hacer una toracocentesis. Para esto se adormece la piel y se drena el líquido a través de una punción en las costillas. Luego se analiza la muestra para comprobar si el derrame se ha generado por cáncer (las infecciones y problemas cardíacos también lo provocan).

Biopsia

El diagnóstico del cáncer de pulmón incluye el uso de biopsias
La biopsia es el método definitivo para diagnosticar cualquier tipo de cáncer. Para ello, es necesario evaluar bajo el microscopio las características del tejido.

La biopsia sigue siendo en muchos casos el único método que permite identificar la presencia del cáncer. El especialista utilizará pruebas por imágenes para guiar una aguja que extraerá una muestra del nódulo detectado.

Esta se somete a pruebas de laboratorio para comprobar la presencia de células malignas. Existen muchos tipos de biopsias, los más comunes son los siguientes:

  • Biopsia por aspiración de aguja fina.
  • Biopsia transtorácica con aguja.
  • Biopsia de núcleo.
  • Biopsia por broncoscopia.

Los resultados de este y los exámenes anteriores deberían ser suficientes para detectar la enfermedad. Con su ayuda, se podrá diagnosticar el tipo de cáncer de pulmón desarrollado.

Otras pruebas para detectar el cáncer de pulmón

Las pruebas adicionales que el especialista puede hacer como complemento se basan en la sospecha de metástasis o la ausencia de resultados convincentes con las anteriores. La American Lung Association reseña las siguientes:

  • Análisis de sangre.
  • Ecografía endobronquial.
  • Ecografía esofágica endoscópica.
  • Mediastinoscopia.
  • Mediastinotomía.
  • Cirugía toracoscópica asistida por vídeo.
  • Prueba de biomarcadores.

Diagnóstico diferencial del cáncer de pulmón

Existen muchas enfermedades que pueden explicar los síntomas del cáncer de pulmón. La lista siguiente recopila solo una selección de estas:

  • Tuberculosis.
  • Neumonía.
  • Derrame pleural.
  • Enfermedades cardíacas.
  • Enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).
  • Neumotórax.
  • Bronquitis.
  • Fibrosis pulmonar.
  • Sarcoidosis.
  • Émbolo pulmonar.
  • Edema pulmonar.

Todas estas se consideran en su contexto, ya que de acuerdo con el grupo de riesgo al cual pertenezcas puedes desarrollar una u otra. Además, ten en cuenta que si eres un fumador recurrente tienes mayores probabilidades de padecer cáncer de pulmón.

Te podría interesar...
Síntomas y causas del cáncer de colon
Muy Salud
Leerlo en Muy Salud
Síntomas y causas del cáncer de colon

De todos los tipos de cáncer existentes, el de colon es uno de los hallazgos más frecuentes, sobre todo en personas mayores.



  • Bach P, Jett J, Pastorino U, Tockman M, Swensen S, Begg C. Computed tomography screening and lung cancer outcomes. Rev Port Pneumol. 2007 Nov-Dec;13(6):888-90. English, Portuguese.
  • Khalil A, Majlath M, Gounant V, Hess A, Laissy JP, Debray MP. Contribution of magnetic resonance imaging in lung cancer imaging. Diagn Interv Imaging. 2016 Oct;97(10):991-1002.
  • Stapley S, Sharp D, Hamilton W. Negative chest X-rays in primary care patients with lung cancer. Br J Gen Pract. 2006 Aug;56(529):570-3.
  • Thunnissen FB. Sputum examination for early detection of lung cancer. J Clin Pathol. 2003 Nov;56(11):805-10.