Cómo se diagnostica la dermatitis de contacto

La dermatitis de contacto no es una enfermedad contagiosa. Por ende, si varias personas del mismo entorno presentan una erupción, es posible que no se trate de dermatitis.
Cómo se diagnostica la dermatitis de contacto
Leonardo Biolatto

Revisado y aprobado por el médico Leonardo Biolatto el 20 agosto, 2021.

Escrito por Maite Córdova Vena, 20 agosto, 2021

Última actualización: 20 agosto, 2021

El diagnóstico de la dermatitis de contacto puede ser sencillo en algunos casos. Sobre todo si se ha identificado el desencadenante (una planta venenosa, un producto de limpieza o un tinte, por ejemplo). Sin embargo, en otros casos puede ser necesario examinar más a fondo antes de confirmar o descartar el padecimiento.

La dermatitis de contacto es un tipo de reacción que cualquier persona puede experimentar en algún momento de su vida, independientemente de su sexo, edad o estilo de vida. Por fortuna, la mayoría de los casos son leves y se resuelven por sí solos en el plazo de unas 3 semanas, aproximadamente.

Pero, ¿cómo saber que se trata de dermatitis de contacto y no de otro tipo de trastorno de la piel? Veamos los detalles a continuación.

Autoevaluación

Prestando atención a las causas, la localización de la reacción, los síntomas, la duración y evolución, muchas personas pueden llegar por cuenta propia al diagnóstico de la dermatitis de contacto. Por ejemplo, si después de haberte colocado una pieza de bisutería has experimentado molestias justo en la zona donde el contacto fue directo (enrojecimiento, picazón, inflamación leve), es posible que hayas experimentado una forma de dermatitis de contacto.

Aunque la bisutería (por su contenido de níquel) es un desencadenante frecuente, algunas plantas, productos de limpieza, higiene y cosméticos también lo son. Conocer sobre estos desencadenantes resulta útil a la hora de hacerse una autoevaluación en casa.

Por otra parte, es útil tener en cuenta si en la familia hay algún antecedente de dermatitis de contacto o alergias. Esto es porque se considera que quienes tienen parientes con este tipo de problemas son más propensos a experimentar -en algún momento de su vida- algún tipo de reacción.

Dermatitis de contacto en la piel.
Es posible autodiagnosticar la dermatitis de contacto si se conoce la sustancia que provoca la reacción y hay antecedente directo de encuentro con la misma.

Si los síntomas persisten y se agravan a medida que pasa el tiempo, será fundamental acudir al médico para recibir el tratamiento más adecuado.

Pruebas de laboratorio para el diagnóstico de dermatitis de contacto

Aún cuando en muchos casos la dermatitis de contacto es un problema temporal, que se resuelve por sí mismo, en otros casos puede tomar más tiempo. Esto genera dudas sobre su diagnóstico. Entonces, dependiendo de la gravedad de los síntomas, se considera recurrir a algunas pruebas de laboratorio.

No existe una prueba exclusiva para diagnosticar la dermatitis de contacto irritativa. Sin embargo, cuando se sospecha de dermatitis de contacto alérgica se puede recurrir a pruebas cutáneas para alergias, como la prueba con parches.

La True Test ® es una prueba aprobada por la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA). Sirve para el diagnóstico de la dermatitis de contacto alérgica. El diagnóstico definitivo requiere un resultado positivo en la prueba, pero no solo eso. Deben existir antecedentes de dermatitis en la misma área.

Diagnósticos diferenciales

Hay muchos problemas que producen erupciones y reacciones similares a la dermatitis de contacto. Por consiguiente, cuando existen dudas sobre si la reacción que experimenta el paciente puede ser una dermatitis de contacto u otro problema de salud, se recurrirá al diagnóstico diferencial.

El médico debe considerar si la reacción es por una infección (sistémica o de la piel), otra forma de dermatitis (seborreica, atópica, dishidrótica, herpetiforme), psoriasis o una micosis fungoide. Una biopsia cutánea o un cultivo pueden ser de utilidad ante este tipo de sospechas.

Tanto a la hora de autoevaluarse como en la consulta médica, hay que tener en cuenta que si otras personas que conviven en el hogar experimentan la misma reacción, entonces es probable que no se trate de dermatitis de contacto. La dermatitis de contacto no es contagiosa. 

Por supuesto, si dos o más personas tuvieron contacto con una planta venenosa (en el trabajo o en un paseo al aire libre) y ambas presentan una misma reacción, puede que sí se trate de dermatitis de contacto. En la entrevista, el médico podrá obtener datos que permitan precisar el diagnóstico.

Tal y como se indica en un estudio titulado “La biopsia cutánea: bases fundamentales. Parte I”:

“La biopsia ocupa un lugar central en el diagnóstico médico, especialmente en dermatología, por el fácil acceso al órgano estudiado, y por la valiosa información obtenida de los exámenes histopatológicos”.

En la misma fuente se explica que la biopsia es un procedimiento útil para el especialista, pues permite apoyar la sospecha clínica y facilitar el correcto diagnóstico de la dermatitis de contacto. Así como también descarta dermatosis, psoriasis vulgar, pitiriasis rubra pilaris, dermatitis seborreica, dermatitis atópica y micosis fungoide.

Biopsia de piel analizada en microscopio.
La biopsia es muy útil en dermatología. Ante la duda, permite esclarecer un diagnóstico.

El diagnóstico de la dermatitis atópica ayuda a tomar medidas

Aún cuando sea posible llegar por cuenta propia al diagnóstico de la dermatitis de contacto y esta se resuelva en un periodo de tiempo breve, hay que ser cautelosos y observar la evolución de la reacción. Tener la precisión sobre el padecimiento permitirá eliminar los agentes asociados al trastorno.

Reducir la exposición a las sustancias alergénicas es una solución viable en la mayoría de los casos. Cuando por motivos laborales no se puede eliminar el contacto, entonces se aplican otras medidas. De cualquier manera, este paso solo es posible con un diagnóstico adecuado.

Te podría interesar...
La dermatitis
Muy SaludLeerlo en Muy Salud
La dermatitis

La dermatitis es una alteración de la piel que suele aparecer en bebés o niños pequeños y que puede prolongarse hasta la edad adulta.