¿Cómo aumentar la fertilidad femenina?

Aumentar la fertilidad femenina depende de muchos factores. Lo primero es descartar con ayuda médica un problema que requiera tratamiento farmacológico o quirúrgico. Lo siguiente es aprender a alimentarse, abandonar hábitos nocivos y manejar el estrés.
¿Cómo aumentar la fertilidad femenina?
Diego Pereira

Revisado y aprobado por Diego Pereira el 04 Mayo, 2021.

Escrito por Aylin Stefany Rodriguez Vinasco, 05 Mayo, 2021

Última actualización: 05 Mayo, 2021

Por lo general, cuando hablamos de fertilidad femenina pensamos en que basta con tener relaciones sexuales sin protección. Aún así, no siempre es así de fácil, ya que muchas mujeres podrían necesitar trabajar para mejorar y aumentar la fertilidad.

Si te estás preguntando cómo hacerlo, te contamos que, como muchas cosas, se requiere de cambios en el estilo de vida. Esto, ya que al momento de desear un embarazo es necesario ayudarle al cuerpo a estar en las mejores condiciones posibles. También es importante tener en cuenta que todas las mujeres somos diferentes y el organismo varía.

Por tanto, si no se logra el embarazo de forma tan inmediata como queremos, debemos tener mucha paciencia. Esto, ya que si las probabilidades de quedar en embarazo en la etapa fértil son bajas, imagínate en los días no fértiles. También será necesario identificar, con ayuda médica, cuáles factores fisiológicos pueden estar influyendo en ese negativo constante.

¿Qué es la infertilidad?

Si no se puede aumentar la fertilidad femenina pueden aparecer problemas de pareja.
La infertilidad puede traer problemas de pareja o personales.

La infertilidad se define como la ‘incapacidad de una pareja de lograr el embarazo, por lo general después de un año de tener relaciones sexuales sin protección y sin obtener el resultado esperado’. Esta condición afecta a muchas parejas a nivel mundial y suele tener causas diversas en hombres y mujeres.

De acuerdo con investigaciones, uno de los factores más comunes de infertilidad femenina es la edad de la mujer. Entre los 40 años y en adelante, hay una baja posibilidad de tener un embarazo, así como anomalías cromosómicas en el feto, pérdidas y problemas asociados al embarazo como la preeclampsia, hipertensión y diabetes.

Los problemas de infertilidad femenina no suelen afectar físicamente a la mujer. Sin embargo, tienen profundas implicaciones en la salud mental. Esto, teniendo en cuenta que se puede producir frustración, ansiedad y depresión.

¿De qué depende la infertilidad femenina?

La infertilidad femenina está ligada, en la mayoría de los casos, a causas de origen endocrinas. De hecho, un estudio nos señala que es la primera causa en países desarrollados. Te describiremos las alteraciones que derivan de ella.

Ovario poliquístico

El síndrome de ovario poliquístico es una disfunción de origen endocrino y metabólico, según lo describe un artículo. Este síndrome es de alta prevalencia, es decir que se presenta con mayor frecuencia en mujeres en su mayoría en edad fértil.

Esta enfermedad se puede presentar de muchas formas, lo cual varía según la edad. Los síntomas que más se presentan son alteraciones menstruales, acné y caspa, entre otros problemas asociados al sistema endocrino. Los síntomas persisten en el tiempo y no cede de manera espontánea.

Los riesgos que trae este síndrome son netamente de tipo reproductivos, caracterizados en especial por la anovulación crónica. Esto se define como la ‘imposibilidad de los ovarios para liberar óvulos’.

Disfunción en el hipotálamo

El hipotálamo es una estructura ubicada en el cerebro. Sus funciones son controlar la hipófisis y regular el apetito, peso, temperatura corporal, emociones, memoria, producción de acné, desequilibrio de sal y agua, deseo sexual y ciclo del sueño.

Cuando hay fallas en su funcionamiento puede producirse infertilidad, así lo indica una investigación que también la relaciona con la anovulación.

Insuficiencia ovárica

La insuficiencia ovárica se caracteriza por amenorrea, hipoestrogenismo y niveles elevados de la hormona folículo estimulante. Un estudio señala que esta insuficiencia afecta a 1 de cada 100 mujeres menores a 40 años.

Las causas no se pueden identificar en todas las mujeres. Sin embargo, entre ellas se pueden encontrar problemas metabólicos, ambientales, autoinmunes, genéticos e iatrogénicos.

Daño en las trompas de Falopio

Cuando las trompas de Falopio están dañadas u obstruidas impiden que los espermatozoides puedan llegar efectivamente al óvulo. Las causas que pueden provocar esto son la enfermedad inflamatoria pélvica, las cirugías previas de abdomen o pelvis y la tuberculosis pélvica.

Endometriosis

Según una revisión médica, la endometriosis es una enfermedad que produce inflamación, pero es benigna. Esta enfermedad es dependiente del estrógeno y se caracteriza por la presencia de glándulas y estroma endometrial en un sitio completamente diferente a la cavidad uterina.

Las teorías sobre sus causas están directamente relacionadas con el ciclo menstrual y alteraciones o diseminaciones del epitelio germinal. Las lesiones se manifiestan en la pelvis, los ovarios y los ligamentos, entre otras áreas.

¿Cómo aumentar la fertilidad femenina?

Si en este momento te estás preguntando si es posible aumentar la fertilidad femenina, la respuesta es sí, sí es posible. Te contamos cuáles son esos factores que que influyen y en los que puedes contribuir.

Calcula tu ventana fértil

El cálculo de tu ventana fértil es el equivalente al cálculo de la ovulación. Sabiendo en qué momento tu fertilidad aumenta, será más probable quedar en embarazo. Puedes identificar tu ventana fértil usando alguno de los siguientes métodos:

  • Ogino-Knaus. Consiste en establecer el rango en el cual se es más fértil, este puede ser utilizado en mujeres cuyos ciclo menstrual es de 26 a 32 días y son regulares. Se realiza restando 14 días al día de la siguiente menstruación, los días más fértiles son los dos días anteriores y los dos posteriores.
  • Fase lútea. Comprende el intervalo entre el día de inicio de la ovulación que, por lo general, se calcula como el día 14 posterior a la menstruación y el inicio de la siguiente menstruación. En ese intervalo se presentan las condiciones ideales para la implantación del óvulo fecundado

No permitas que el monitor de fertilidad te controle

Como lo mencionamos en el punto anterior, es importante considerar la ventana de fertilidad, pero no dejarnos controlar por ella. Existen monitores de distintos tipos que ayudan a identificar los días fértiles, el pico más alto y el momento de la ovulación.

Este es un buen método para tratar de acertar y quedar embarazada. Sin embargo, limitar las relaciones sexuales a lo que diga el monitor puede ser muy estresante y añadir carga negativa a la relación de pareja. Más aún si no se obtiene el positivo en el siguiente ciclo. Trata de relajarte, considerar las fechas fértiles y disfrutar de tu sexualidad.

Consume ácido fólico prenatal cada día

Aumentar la fertilidad femenina con ácido fólico.
Por fortuna, el ácido fólico viene disponible en forma de suplementos.

El ácido fólico es una vitamina que pertenece al complejo B. Todos los adultos, sin importar sexo o edad, deben tener en su organismo la cantidad suficiente que requiere el organismo. Su consumo reduce el riesgo de padecer enfermedades de corazón.

En las mujeres que buscan quedar en embarazo, algunos estudios sugieren que aumenta las posibilidades de tener un bebé sano y fuerte. Esto significa que se reduce la posibilidad de que se presenten anomalías en el tubo neural como la espina bífida, la anencefalia y el encefalocele.

El ácido fólico puede consumirse como suplemento o a través de verduras como el brócoli y la espinaca, legumbres como los frijoles y algunos cereales.

Sigue una dieta sana y balanceada

Una dieta sana impacta de forma positiva en todos los aspectos de la salud. En caso de querer aumentar la fertilidad femenina, es vital que mejores tus hábitos alimenticios.

Existe una investigación que pone de manifiesto la importancia de los micronutrientes. El zinc, el hierro, el yodo, los ácidos grasos como el omega-3 y el ácido fólico son fundamentales en la etapa de preconcepción, concepción y lactancia.

Debes ser consiente de que en el vientre llevarás a un ser vivo que tendrá muchos requerimientos metabólicos, incluso más que tú. Teniendo en cuenta que solo tú lo puedes proveer de esos nutrientes vitales, debes seguir una dieta sana. Puedes consultar a un nutricionista para que te prepare para esta etapa.

Cuida tu peso y haz ejercicio

Para aumentar la fertilidad femenina es fundamental que se corrija el sedentarismo. Un estudio señalan que el sobrepeso y la obesidad dificultan el embarazo. Sin embargo, este mismo hace énfasis en que la pérdida “modesta” de peso aumenta la fertilidad femenina.

Quedar en embarazo en estado de obesidad o desnutrición repercute de forma negativa en la salud del futuro bebé. Pueden presentarse fallas en el metabolismo de las grasas y ser un niño con tendencia a la obesidad o desnutrición.

Abandona el tabaco, el alcohol y las sustancias psicoactivas

Así como la alimentación sana y balanceada es importante, abandonar hábitos negativos también lo es. De nada servirá alimentarte bien en busca de concebir, si estás alterando al organismo con el consumo de elementos nocivos como el tabaco, el alcohol y las sustancias psicoactivas.

De llegar a concebir y no abandonar estos hábitos, tu bebé podrá desarrollar problemas neurológicos, físicos y emocionales.

Por ejemplo, un estudio demostró que el consumo de tabaco lleva a las mujeres fumadoras a tardar más en quedar en embarazo, respecto a las mujeres que no fuman o dejaron de hacerlo un año antes de buscar quedar en gestación.

Cuida el lubricante que usas

El uso de lubricantes durante las relaciones sexuales, cuando se busca tener un bebé, es fundamental. Cuando hay presión y estrés por conseguir el positivo, es normal que el deseo sexual baje y no se produzca la humectación vaginal suficiente y hayan molestias.

Es ahí cuando se hace imprescindible el uso del lubricante. Sin embargo, estudios han señalado que este suele ser un enemigo para los espermatozoides al alterar su nivel de pH, reduciendo su motilidad y, por ende, la capacidad para llegar al óvulo y fecundarlo.

Para ello, será necesario que consultes cuáles son los lubricantes que no dificultan el proceso de fecundación y que pueden ayudar a facilitar las relaciones sexuales, para que puedas disfrutar y reducir el estrés. Recuerda que el uso de saliva también es perjudicial.

Aleja el estrés de tu vida

Otro de los factores determinantes a la hora de aumentar la fertilidad femenina es el estrés. Un estudio sobre el impacto del estrés en la mujer señala que este las afecta durante todas sus etapas reproductivas y puede tener efectos psicológicos, físicos y laborales.

Teniendo en cuenta que no basta con desear que el estrés se vaya, se pueden buscar alternativas como la acupuntura. Un estudio sobre esta técnica señala que aquellas mujeres que la probaron lograron concebir en la mitad de tiempo, respecto a aquellas mujeres que modificaron su estilo de vida pero no tomaron esta terapia.

Hazte un chequeo médico integral

Concluimos estas recomendaciones para aumentar la fertilidad femenina con este consejo. Realizarte un cheque médico integral te permitirá conocer las razones detrás de los intentos fallidos por quedar en embarazo. El médico podrá enviarte exámenes de sangre, ecografías y demás pruebas que lleven a descubrir qué hay detrás.

De otro lado, podrá hacerte recomendaciones precisas sobre alimentos, cantidad y tipo de ejercicio que puedes realizar, así como recetarte suplementos y un lubricante adecuado. Estos controles prenatales te ayudarán a convertirte en el “hábitat” ideal para un bebé.

¿Sabías cómo aumentar la fertilidad femenina?

Probablemente sabías de los beneficios de todos estos consejos en tu vida, pero no sobre la forma en que puedes mejorar la fertilidad femenina al seguirlos. Bueno, ahora hay un motivo más para alimentarte mejor, hacer ejercicio, consumir suplementos vitamínicos y comprar buenos elementos adicionales para disfrutar de tu sexualidad como los lubricantes.

Recuerda que todo esto influye de forma positiva para cuando logres tu objetivo de quedar en embarazo y te ayudará a recuperarte a nivel integral en el posparto.



  • Santiago Brugo-Olmedo, Claudio Chillik, Susana Kopelman. Definición y causas de la infertilidad. Revista colombiana de obstetricia y ginecología. Vol. 54. Núm. 4, 2003. Disponible en: http://www.scielo.org.co/pdf/rcog/v54n4/v54n4a03.pdf
  • G. Robin, C. Ferte-Delbende, C. Proust-Richard, W. Karouz, D. Dewailly, S. Catteau-Jonard. Infertilidad femenina de origen endocrino. EMC - Ginecología-Obstetricia. Volume 48, Issue 4. 2012. Pages 1-28. https://doi.org/10.1016/S1283-081X(12)63398-0
  • Sir-Petermann, Teresa, Maliqueo Y, Manuel, Pérez-Bravo, Francisco, Angel B, Bárbara, Carvajal P, Fernando, del Solar P, María Paz, & Benítez M, Ricardo. (2001). Síndrome de ovario poliquístico: la importancia de establecer su diagnóstico. Revista médica de Chile, 129(7), 805-812. https://dx.doi.org/10.4067/S0034-98872001000700015
  • A. Perales-Puchalt, A. Martínez-Varea y A. Pellicer. Anovulación crónica. Obstetricia y Ginecología, para el grado de Medicina. Pellicer / Bonilla. ©2014. Editorial Médica Panamericana.
  • Juárez R, Karina, Lara A, Ricardo, & García O, José. (2012). Insuficiencia ovárica prematura: una revisión. Revista chilena de obstetricia y ginecología, 77(2), 148-153. https://dx.doi.org/10.4067/S0717-75262012000200012
  • Rodrigo Durón González, Pamela Bolaños Morera. Endometriosis. Medicina Legal de Costa Rica Edición Virtual. Vol. 35 (1), 2018.
  • José María Murcia-Lora, María Luisa Esparza-Encina. La ventana de la fertilidad y marcadores biológicos: revisión y análisis en ciclos ovulatorios normales. Pers.bioét. Vol. l (15). Núm.2. Pág. 149- 165. 2011.
  • Fernández Molina, Lucia, Soriano del Castillo, José Miguel, & Blesa Jarque, Jesús. (2016). La nutrición en el periodo preconcepcional y los resultados del embarazo: revisión bibliográfica y propuesta de intervención del Dietista-Nutricionista. Revista Española de Nutrición Humana y Dietética, 20(1), 48-60. https://dx.doi.org/10.14306/renhyd.20.1.143
  • Munafo M, Murphy M, Whiteman D, Hey K. Does cigarette smoking increase time to conception? J Biosoc Sci. 2002 Jan;34(1):65-73. PMID: 11814214.
  • Rosa María Díaz Romero, Víctor Daniel Aguilar Figueroa, Roberto Santillán García. Estrés y embarazo. Revista ADM 1999;LVI(1):27-31.
  • Cochrane, S., Smith, C. A., Possamai-Inesedy, A., & Bensoussan, A. (2016). Prior to Conception: The Role of an Acupuncture Protocol in Improving Women's Reproductive Functioning Assessed by a Pilot Pragmatic Randomised Controlled Trial. Evidence-based complementary and alternative medicine : eCAM, 2016, 3587569. https://doi.org/10.1155/2016/3587569