Candidiasis

María Vijande · 21 agosto, 2019
La mayoría de las mujeres tienen una candidiasis vaginal en algún momento. El hongo Candida albicans es un tipo de hongo muy común.

La candidiasis es una micosis, es decir, una infección fúngica producida por cualquiera de las especies del género Candida, todas ellas levaduras. Entre todas, la más frecuente es la Candida albicans. Además del nombre candidiasis, a esta infección también se la conoce como candidosis, moniliasis y odiomicosis.

La candidiasis incluye infecciones que van desde las superficiales, tales como candidiasis oral y vaginitis, hasta las sistémicas y potencialmente mortales. Las infecciones sistémicas se limitan a las personas con el sistema inmune en mal estado, como los pacientes con cáncer, trasplante o SIDA.

Un poco de historia sobre la candidiasis

El género Candida y especie albicans fueron descritos por primera vez por Christine Marie Berkhout, una botánica que estudió esta bacteria en su tesis doctoral en la Universidad de Utrecht en el año 1923.

Más adelante, la clasificación de los géneros y especies evolucionó. Esta especie también se llamó en el pasado Monilia albicans y Oidium albicans, de ahí sus otros nombres que hemos visto anteriormente. El género Candida incluye aproximadamente 150 especies distintas. Sin embargo, solo unas pocas pueden causar infecciones en humanos.

bacterias

Causas

La mayoría de las mujeres tienen una candidiasis vaginal en algún momento. El hongo Candida albicans es un tipo de hongo muy común. A menudo, se encuentra en pequeñas cantidades en la vagina, la boca, el tubo digestivo y en la piel. No obstante, no suele ocasionar síntomas.

Tanto la cándida como muchos otros organismos que normalmente viven en la vagina se mantienen mutuamente en equilibrio. Sin embargo, en algunas ocasiones la cantidad de este hongo aumenta, provocando la infección.

Esta situación puede aparecer cuando:

La candidiasis no se transmite por contacto sexual. No obstante, algunos hombres pueden presentar síntomas después de tener contacto sexual con una pareja infectada.

Por otra parte, hay que tener en cuenta que tener muchas infecciones vaginales por cándida puede ser un signo de otros problemas de salud.

Quizá te interese: Psicología de la salud: definición y características

Síntomas de la candidiasis

Los síntomas de esta infección varían dependiendo de la localización. Desde el punto de vista dermatológico, interesan las candidiasis mucosas y las cutáneas.

Dentro de las primeras y afectando a la mucosa está el muguet. Este se manifiesta como unas placas cremosas y blanquecinas que confluyen en el dorso de la lengua, velo del paladar, mucosa vaginal y genital. Al desprenderse dejan al descubierto una mucosa roja y congestiva.

Otros síntomas de esta infección son:

  • Lengua roja, lisa, brillante y dolorosa.
  • Afectación de las comisuras bucales en forma de placas triangulares, con escama y fisuras en el centro o afectando a los labios.

En cuanto a la mucosa genital, la infección en esta zona representa el 20-30 % de las infecciones vaginales. Se presentan como un enrojecimiento y edema de los labios menores que se puede extender hacia los mayores, periné, pliegues inguinales e interglúteo. Además, suele aparecer acompañada de prurito y una sensación de quemazón.

En definitiva, los síntomas principales de la candidiasis se pueden resumir en:

  • Enrojecimiento.
  • Cúmulo de secreción blanquecina espesa.
  • Sensación de quemazón o picor.
  • Inflamación.
  • Dolor.
Dolor de estómago

Lee también: Dolor crónico

¿Cómo se puede tratar?

Centrándonos en la candidiasis genital que, como hemos visto, puede afectar tanto a hombres como a mujeres, el tratamiento de primera línea es el uso de pomadas antimicóticas como el Candicort o el Fluconazol. Se deben aplicar entre 2 y 3 veces al día, durante unos 3 días o hasta 14 días, como máximo.

El tratamiento siempre debe estar supervisado por un médico, nunca debes automedicarte.

Además del tratamiento farmacológico, estas son una serie de medidas que ayudarán a combatir los síntomas y a lidiar mejor con la infección:

  • Usa ropa íntima de algodón; así la piel respirará mejor.
  • Lava la región genital solamente con agua.
  • Evita el uso de tampones.
  • No tenga relaciones sexuales sin protección durante el tiempo del tratamiento, para evitar complicaciones.

Además de todas estas recomendaciones, otra recomendación para el tratamiento de la candidiasis es llevar una alimentación baja en azúcar, ya que también ayuda al organismo a combatir más fácilmente el crecimiento de hongos, curando la candidiasis más rápido.

  • Millsop, J. W., & Fazel, N. (2016). Oral candidiasis. Clinics in Dermatology. https://doi.org/10.1016/j.clindermatol.2016.02.022
  • Curi, A. L. L., Benchimol, E. I., & Vasconcelos-Santos, D. V. (2016). Candidiasis. In Intraocular Inflammation. https://doi.org/10.1007/978-3-540-75387-2_121
  • Sobel, J. D. (2014). Genital candidiasis. Medicine (United Kingdom). https://doi.org/10.1016/j.mpmed.2014.04.006