¿Qué es la alcohorexia?

La alcohorexia es un trastorno alimenticio que afecta a millones de jóvenes alrededor del mundo. Por desgracia, posee muchas complicaciones.
¿Qué es la alcohorexia?
Leonardo Biolatto

Revisado y aprobado por el médico Leonardo Biolatto el 17 noviembre, 2021.

Escrito por Luis Rodolfo Rojas Gonzalez, 17 noviembre, 2021

Última actualización: 17 noviembre, 2021

Los trastornos alimenticios constituyen un grave problema de salud a nivel mundial. En ocasiones, estas alteraciones de la conducta suelen acompañarse de hábitos poco saludables con graves consecuencias a largo plazo. ¿Te interesa conocer qué es la alcohorexia? Te lo contamos.

La alcohorexia también se denomina ebriorexia o drunkorexia. Este es un trastorno de la conducta alimentaria no especificado (TCANE) asociado al alcoholismo. Estudios estiman una prevalencia de abuso de alcohol y drogas en personas con trastornos de la alimentación de ardedor del 50 %.

Por lo general, la alcohorexia afecta 3 veces más a las mujeres que a los hombres, siendo más frecuente en los jóvenes y en la población universitaria. Los amigos y los familiares suelen ser los que detectan los síntomas de esta afección en la mayoría de los casos.

¿Qué es la alcohorexia?

La alcohorexia es un trastorno alimenticio caracterizado por la supresión progresiva de la ingesta de alimentos, sustituyéndolos por bebidas alcohólicas. Las personas con esta conducta tienen como objetivo disminuir la ingesta calórica y, por consiguiente, bajar de peso.

Es frecuente evitar consumir cualquier tipo de comidas por horas o incluso días antes de la ingesta de alcohol. Además, este desorden alimenticio suele estar acompañado de síntomas de anorexia o bulimia. Este hecho supone un mayor déficit de nutrientes, así como un mayor riesgo de complicaciones metabólicas y sistémicas.

Las personas afectadas suelen realizar actividad física excesiva para compensar el consumo de alcohol y evitar subir de peso. De igual forma, son conocedoras del contenido calórico detallado de cada bebida.

Síntomas

El síntoma clásico que comparten todas las personas con esta afección es la distorsión de la imagen corporal. En este sentido, existe una intensa preocupación por mantener el peso y un sentimiento de culpa posterior a la ingesta.

De igual forma, es común observar las siguientes conductas por al menos 1 a 3 meses:

  • Dietas restrictivas.
  • Saltarse comidas o disminuir las porciones.
  • Consumo excesivo y frecuente de bebidas alcohólicas.
  • Mantener ayuno continuo previo a la ingesta de alcohol.
  • Atracones de comida compensados con ejercicio, laxantes o vómito autoinducido.
  • Irritabilidad y cambios de humor.
  • Caída de cabello.
  • Sensación de cansancio y fatiga.
La alcohorexia no es igual al alcoholismo.
No es lo mismo una persona con alcohorexia que alguien con alcoholismo crónico. La clave de la diferencia está en la percepción de la imagen corporal.

Causas de la alcohorexia

La alcohorexia es un desorden alimenticio que puede ser originado por múltiples situaciones. La principal causa de esta conducta es la necesidad obsesiva por bajar de peso y cumplir los estereotipos de belleza y delgadez. De hecho, por ello se encuentra tan asociada a la bulimia.

De igual forma, esta afección puede desarrollarse como un mecanismo de defensa en personas que padecen depresión, inseguridad y baja autoestima. En algunos casos, también puede ser resultado de procesos traumáticos, como la muerte de un familiar o el abuso físico o sexual.

Algunas investigaciones sugieren que más de un tercio de los pacientes con bulimia recurren al alcohol como método para retardar o prevenir los atracones de comida y manejar la depresión. En este sentido, existe una clara insatisfacción corporal.

Complicaciones

Los principales riesgos de la alcohorexia se asocian a la deficiencia de nutrientes, vitaminas y minerales a largo plazo. En estos casos, el cerebro es uno de los órganos más afectados ante la privación.

De igual forma, es posible desarrollar las siguientes complicaciones:

Por lo general, el consumo de alcohol es de mayor riesgo cuando se realiza en ayuno. Además, esta conducta aumenta la probabilidad de desarrollar coma etílico y acabar con la vida.

Tratamiento de la alcohorexia

El tratamiento de la alcohorexia está centrado en identificar y solucionar la causa subyacente de la afección. Si la persona se encuentra en estado de ebriedad, es fundamental la estabilización y la desintoxicación del organismo.

Por lo general, se debe instaurar tratamiento específico para la abstinencia al hábito alcohólico. De igual forma, es necesario iniciar un abordaje multidisciplinario con valoración de salud mental. Las terapias psicológicas son de gran ayuda en el manejo de la alcohorexia y otros desórdenes alimenticios.

En ocasiones, se suelen indicar tratamientos farmacológicos para controlar la ansiedad, el estrés y la depresión. La recuperación suele ser lenta y progresiva, requiriendo un adecuado apego del paciente. Las personas suelen tener un mejor pronóstico y calidad de vida cuando se instaura el abordaje de forma oportuna.

Terapia para la alcohorexia.
El área de salud mental es la indicada para ayudar a los pacientes con alcohorexia.

Un desorden alimenticio con graves consecuencias

La alcohorexia es una conducta alimenticia poco saludable en la que se consumen grandes cantidades de alcohol para sustituir a las comidas del día. Esta afección es común en las mujeres jóvenes, sobre todo dentro del ámbito universitario. Además, la persona desconoce su enfermedad, por lo que el diagnóstico lo realizan terceros.

Por tal motivo, es indispensable buscar ayuda médica al notar cambios en la conducta de las personas asociados a la baja autoestima, la depresión, la ansiedad y el estrés. Los psicólogos y los especialistas en psiquiatría están capacitados para identificar el trastorno de base y ofrecer la mejor guía en la resolución del mismo.

Te podría interesar...
Los 17 tipos de alcoholismo
Muy Salud
Leerlo en Muy Salud
Los 17 tipos de alcoholismo

Existen muchos tipos de alcoholismo que se definen por una gran cantidad de criterios clasificatorios. Aquí te los mostramos.



  • Flores-Fresco María Jesús, Blanco-Gandía María del Carmen, Rodríguez-Arias Marta. Alteraciones de la conducta alimentaria en pacientes con trastorno por abuso de sustancias. Clínica y Salud. 2018;  29( 3 ): 125-132.
  • Behar Rosa. Consumo de alcohol y trastornos de la conducta alimentaria: evidencia, similitudes e implicancias. Rev. chil. neuro-psiquiatr. 2004  Jul;  42( 3 ): 183-194.
  • Muñoz Algar María José, Bernal García Patricia, Poyo Calvo Félix. Detección de trastornos de la conducta alimentaria en una unidad de alcoholismo. Rev. Asoc. Esp. Neuropsiq. 2015  Dic;  35( 128 ): 817-828.
  • Devesa Tamara, Sánchez de Pazos Escribano Almudena. Tratamiento de un caso complejo de alcoholismo y bulimia. Clínica y Salud. 2017;  28( 1 ): 1-8.
  • Méndez Juan Pablo, Vázquez-Velazquez Verónica, García-García Eduardo. Los trastornos de la conducta alimentaria. Bol. Med. Hosp. Infant. Mex. 2008  Dic;  65( 6 ): 579-592.
  • Rodríguez Guarín Maritza. Uso de sustancias, impulsividad y trauma en pacientes con trastornos del comportamiento alimentario: una tríada de riesgo para comorbilidades complejas que afectan el pronóstico. rev.colomb.psiquiatr. 2009  Sep;  38( 3 ): 420-432.