¿Qué es el síndrome de Asperger?

María Vijande · 9 octubre, 2019
La causas del síndrome de Asperger aún no están claras. No obstante, los expertos coinciden en que se trata de una afección que tiene lugar durante el desarrollo del cerebro.

El síndrome de Asperger es un trastorno del desarrollo que se incluye dentro del espectro autista. Afecta, principalmente, a la interacción social recíproca, la comunicación verbal y no verbal, la aceptación de los cambios, a la flexibilidad del pensamiento y a poseer campos de interés estrechos y obsesivos.

A pesar de que el síndrome de Asperger es mucho más común que otros tipos de autismos, sigue siendo una condición rara. Los datos sugieren que suele afectar más a los hombres que a las mujeres.

Características de los pacientes con síndrome de Asperger

autoestima social bullying acoso

Una de las características más comunes que se observan en estas personas es que comprenden el mundo social de una forma diferente. Es por ello por lo que es habitual que tengan comportamientos que no terminemos de comprender y que vivan en constante alerta en con su entorno.

Como hemos dicho, estos pacientes tienen problemas en diferentes aspectos:

  • Interacción social: se caracterizan por tener habilidades sociales pobres. No se dan cuenta de las señales sociales, por lo que no dan respuestas sociales y emocionales adecuadas. Además, suelen pasar mucho tiempo solas, algunos son felices así, otros no. Pueden centrarse en los detalles pequeños y no poder ver, a menudo, el cuadro total de lo que está sucediendo en una determinada situación.
  • Comunicación: suelen tener problemas para entender el lenguaje hablado, por lo que se debe tener cuidado con las expresiones no literales y metáforas.
  • Intereses estrecho y preocupaciones: uno de las marcas más distintivas del síndrome de Asperger es la preocupación y obsesión con ciertos temas. Suelen ser preocupaciones del área intelectual que cambian en un cierto plazo, pero no en intensidad.
  • Rutinas repetitivas e inflexibilidad: se imponen a menudo rutinas rígidas a sí mismos y a quienes los rodean.

Suelen ir cambiando estas rutinas con el tiempo, a medida que el niño madura. También será más fácil razonar con ellos.

Causas

cerebro recuerdos trastornos mentales

Hoy en día no se conocen las causas exactas que desencadenan este síndrome. No obstante, los expertos coinciden en que se trata de una afección que tiene lugar durante el desarrollo del cerebro.

Dependiendo del área que se vea afectada, el niño presentará comportamiento parecidos a los de los pacientes autistas, pero no es exactamente el mismo trastorno.

Lo que ocurre realmente en el cerebro de un paciente con síndrome de Asperger es que hay una dificultad en la conexión neuronal que nos ayuda a procesar la información.

En este sentido, estos niños tienen un desarrollo diferente al resto y, por lo tanto, el cerebro crece y de desarrolla de forma alterada.

También se cree que su origen es, en buena parte, genético y, por consiguiente, relativamente independiente de las experiencias pasadas y en el modo en el que se interactúa con el entorno (si bien estos factores podrían desencadenar o agravar los síntomas)

¿En qué se diferencia el síndrome de Asperger del autismo?

síndrome de asperger autismo

En primer lugar, las personas con este síndrome pueden llegar a tener una visión autónoma e independiente a medida que la persona va madurando. Este hecho no ocurre con las personas autistas, ya que es más difícil que sean completamente independientes.

Otra diferencia es el retraso a la hora de desarrollar el lenguaje. Los asperger no presentan esta dificultad, mientras que para las personas autistas es uno de los rasgos distintivos y característicos.

Por otra parte, las personas con síndrome de Asperger pueden presentar problemas a la hora de aprender. Sin embargo, estos problemas no están relacionados con su capacidad intelectual, sino con su falta de atención y su dificultad para concentrarse.

Por último, y no con ello la última diferencia entre estos trastornos, las personas autistas no tienen ninguna necesidad de relacionarse con los demás. En cambio, los niños asperger sí que suelen querer relacionarse y de hacer amigos, pero tienen dificultades para ello.

¿Se puede tratar?

Un plan de tratamiento solamente se puede establecer cuando existe un trabajo conjunto entre los padres, los educadores y los médicos. Sin embargo, hay que considerar algunas reglas de protección para un niño con este síndrome. Hay que procurar cumplirlas todas.

  • No les gusta que se rompa su rutina: se deben mentalizar previamente antes de aplicar algún cambio en su vida.
  • Se deben aplicar reglas: con mucho cuidado y flexibilidad.
  • Utilizar áreas del aprendizaje que le interesen: se recomienda que los profesores aprovechen al máximo las áreas que despierten más al niño e intentar que las enseñanzas sean concretas y objetivas.
  • Se puede recompensar con actividades que interesen al niño cuando él haya realizado alguna tarea de forma satisfactoria.
  • Utiliza las herramientas visuales en la educación: suelen responder muy bien a las mismas.
  • Evita la confrontación: al tener déficit en las habilidades sociales, estos niños no entiendes las muestras de autoridad y enfado. Por ello, suelen volverse más inflexibles.
  • Hay que enseñarles a que hagan amigos: fomentando su participación en grupo y reforzando a los compañeros que también lo estimules a participar.

Por otra parte, la medicación farmacológica está contraindicada en el proceso de tratamiento. No obstante, en situaciones concretas y de necesidad como pueden ser los estados de ansiedad, depresión o de falta de atención, sí se pueden administrar una serie de fármacos bajo prescripción médica.

  • Basile, D. (2003). Sindrome De Asperger. Psicoadolescencia.Com.Ar.
  • Attwood, T. (2002). SINDROME DE ASPERGER: Una guía para padres y profesionales. Paidós, Barcelona.
  • Sintes, A., Arranz, B., Ramirez, N., Rueda, I., & San, L. (2011). Sindrome de asperger ¿Un trastorno del desarrollo diagnosticable en la edad adulta? Actas Espanolas de Psiquiatria.
  • Attwood, T. (2011). La escolarización correcta del niño con Síndrome de Asperger. Autismo Diario.
  • Ramírez Serrano, M. C. (2010). ¿Conocemos el Sindrome de Asperger? Revista Digital Para Profesionales de La Enseñanza.