Miedo a ser madre: por qué aparece y cómo superarlo

Aunque no se pregone en voz alta, el miedo a ser madre es muy común. Te enseñamos sus posibles causas y algunas ideas para superarlo.
Miedo a ser madre: por qué aparece y cómo superarlo
Laura Ruiz Mitjana

Revisado y aprobado por la psicóloga Laura Ruiz Mitjana.

Última actualización: 26 abril, 2022

El miedo a ser madre es una experiencia muy común. Sucede tanto en mujeres que ya están embarazadas como en aquellas que se encuentran en una edad fértil. No es algo que se hable en voz alta, en parte por los prejuicios y los señalamientos que pueden surgir de por medio. El miedo a ser madre no debería despertar sentimientos de vergüenza, y en las líneas siguientes descubrirás por qué.

Hay muchas razones por las cuales una persona puede desarrollar miedo a la maternidad. Están condicionadas por elementos culturales, religiosos y morales; de manera que cada caso es particular. Hoy te exponemos los motivos más frecuentes, los cuales pueden ayudar a encaminar reflexiones personales sobre los motivos que despiertan el rechazo temporal o permanente a tener hijos.

¿Cuáles son las causas del miedo a ser madre?

Si has llegado hasta acá es probable que ya hayas delimitado por tu cuenta las causas del miedo a ser madre. Cada persona tiene sus motivos propios para ello, de manera que a continuación solo exponemos algunos de los catalizadores más frecuentes. El temor puede desencadenarse solo por uno de ellos, o por el contrario por la confluencia de varios.

1. Temor a las complicaciones del parto

El miedo al parto ha sido catalogado por los investigadores como uno de los fenómenos más frecuentes en las embarazadas o en quienes aspiran a tener un bebé. Se temen las posibles complicaciones que puedan surgir en él, tanto para el bebé (como las enfermedades genéticas o hereditarias) como para la madre.

2. Miedo a no estar preparada

No sentirse preparada mentalmente para afrontar la crianza de un niño es otra de las razones para el miedo a ser madre. Se teme que no se tengan las cualidades, las destrezas, la determinación, el compromiso y las aptitudes necesarias. Se teme que no se hayan cumplido todos los proyectos, los sueños y las metas que, en caso de tener hijos, pueden aplazarse.

3. Dudas sobre la estabilidad de la relación

El miedo a ser madre puede generar consecuencias
La estabilidad de la pareja puede deteriorarse con la responsabilidad de tener hijos. Además, estos suelen terminar muy afectados en las situaciones de conflicto.

Los expertos han encontrado que desde la década de los 1980 un número creciente de mujeres eligen formar una familia sin una pareja. A pesar de esto, un porcentaje mayoritario planea criar un niño de la mano de un compañero. El temer a que la relación de disuelva en algún momento de la crianza y que esto impacte en la integridad mental y física del pequeño es otro de los tópicos del miedo a ser madre.

4. Temores con respecto al contexto en el que crecerá el niño

Desde hace varias décadas se ha expuesto una narrativa poco menos que apocalíptica para el futuro. Cambio climático (que puede derivar en ecoansiedad), desastres financieros, escasez de comida o empleo, pérdida de valores y demás son solo algunos de los temores de las personas en relación con el futuro. Muchos postergan temporal o permanentemente el tener un niño debido a que no desean que este tenga que lidiar con dichos problemas.

5. Preocupaciones financieras

Tal y como nos recuerda Forbes, las preocupaciones financieras siguen siendo el principal motivo por el cual hombres y mujeres postergan tener un hijo. La inversión empieza desde el embarazo y se prolonga durante al menos dos décadas. En EE. UU. la crianza de un hijo puede costar más de un cuarto de millón de dólares hasta que este cumple los 18 años, un gasto que no todas las personas se pueden permitir.

El miedo a las secuelas corporales, al esfuerzo físico que demanda la actividad maternal, los posibles desequilibrios emocionales del pequeño por factores externos y demás complementan las causas del miedo a ser madre. Estas son muy variadas, aunque los catalizadores presentados sirven de guía sobre los desencadenantes de este temor.

¿Cómo superar el miedo a ser madre?

Muchas veces el miedo a ser madre contrasta con las propias ilusiones de la persona. También, con las aspiraciones de la pareja o de la familia. A esto también se le suma la presión social, la cual determina que a determinada edad toda mujer ya debe ser madre. La decisión de ser madre siempre es personal, de manera que te dejamos con algunas ideas de cómo superar estos temores.

1. Hablar con un terapeuta especializado

Recibir terapia mental puede ser la mejor opción para superar el miedo a ser madre. El profesional podrá indagar en los motivos específicos que han desarrollado el temor, así como implantar estrategias destinadas a contrarrestarlo. Un psicólogo o un terapeuta especializado en parejas, en maternidad o en crianza de niños se perfila así como la alternativa más certera en estos casos.

2. Conversar con parejas que ya han tenido hijos

Al hacerlo descubrirás que casi el 100 % de ellas han guardado algún tipo de temor en relación con la crianza. Esto te llevará a darte cuenta que sentir miedo no es motivo de vergüenza, o que es algo que solo tú manifiestas. Habla con ellas sobre sus temores, sobre cómo estos impactaron en la crianza del pequeño y qué hicieron para superarlos.

3. Interactuar con pequeños

El miedo a ser madre depende varios factores
Si los miedos están fundamentados en una falta de exposición a los bebés o niños, es importante tener un primer acercamiento para validar los sentimientos.

Nadie nace con un manual para ser madres, de manera que es algo que en esencia se aprende en la práctica. No esperes tener todas tus capacidades maternales afinadas, o si quiera que estas existan cuando nunca antes has interactuado con niños. Lo que puedes hacer entonces es aumentar la exposición que tienes hacia ellos, algo que puedas tomar como terapia para despejar tus dudas.

4. Tomar talleres y cursos sobre maternidad

Dado que no se nos da con anterioridad un manual sobre cómo criar a un niño, debemos preocurarnos nosotros mismos en la práctica. Puedes hacer algo antes, y es tomar talleres, cursos y leer libros en relación con la maternidad. También en relación con el embarazo, la crianza de los niños y cómo fortalecer la relación de pareja en estos contextos (en caso de que proceda).

El primer paso es consultar con un profesional, uno que cuente con la respectiva acreditación y experiencia. No dudes en buscar una segunda o tercera opción hasta que te sientas cómodo, así como hablar con familiares y amigos sobre tus temores. Este miedo en sí es normal, y si va en contra de algo que de verdad deseas lo ideal es que intentes resolverlo cuanto antes.

Te podría interesar...
Depresión posparto: ¿qué es y por qué aparece?
Muy Salud
Leerlo en Muy Salud
Depresión posparto: ¿qué es y por qué aparece?

La depresión posparto es un trastorno incapacitante que se produce durante un tiempo determinado tras dar a luz.



  • Challacombe, F. L., Nath, S., Trevillion, K., Pawlby, S., & Howard, L. M. Fear of childbirth during pregnancy: associations with observed mother-infant interactions and perceived bonding. Archives of women's mental Health. 2021; 24(3): 483-492.
  • Layne, L. L. “I Have a Fear of Really Screwing It Up” The Fears, Doubts, Anxieties, and Judgments of One American Single Mother by Choice. Journal of Family Issues. 2015; 36(9): 1154-1170.