"Benching" o mantener relaciones por conveniencia

¿Has escuchado sobre el "benching"? Te enseñamos todo sobre esta práctica que atañe a las relaciones de las últimas décadas.
"Benching" o mantener relaciones por conveniencia
Laura Ruiz Mitjana

Revisado y aprobado por la psicóloga Laura Ruiz Mitjana.

Última actualización: 21 julio, 2022

Si algo se puede decir de las relaciones posmodernas es que son mucho más complicadas de lo que siempre han sido. En efecto, términos como curving, ghosting y blocking son conocidos por las nuevas generaciones. Aluden a situaciones no particularmente provechosas al momento de iniciar o terminar una relación. Otro buen ejemplo lo encontramos en el benching, cada vez más popular en el habla cotidiana.

Algunos expertos alertan sobre la ambigüedad de las relaciones posmodernas. Las líneas que separan el estar en una relación y no estarlo, entre flirtear y solo buscar una amistad se ha desdibujado completamente. Esto se traduce inevitablemente en episodios de frustración, malentendidos, traumas e incluso resentimiento hacia la otra persona. Hoy te explicamos qué es el benching y por qué deberías evitarlo.

¿Qué es el “benching”?

Benching es un término del habla popular para aludir a una situación en la que una persona muestra un interés intermitente hacia alguien. En general, y partiendo del sentido literal del vocablo, se refiere a tener a una persona como segunda opción, en el banco de reserva o de suplemento para poder acudir a ella ante la conveniencia.

El benching suele evitar las relaciones cara a cara, de modo que quien lo practica apela por el contacto virtual. Demuestra un interés genuino por alguien, para luego desaparecer o moderar sus intenciones. No da un paso al frente de manera decisiva, pero tampoco opta por el rechazo. Sin embargo, y de manera ocasional, apuesta por encuentros presenciales para obtener un beneficio de estos.

Por ejemplo, puede que solo busque un encuentro sexual fortuito, descargar sus emociones, conversar o utilizar a esa persona como suplente para acudir a un evento, reunión o solo para pasar el momento (cuando la alternativa principal lo ha cancelado). Quien lo practica solo busca su propio beneficio, y desmerita los sentimientos y las intenciones de los demás.

Por esta última razón la práctica se considera un tipo de abuso psicológico o emocional. En efecto, la persona está al tanto del interés o la atracción que despierta en el otro; de modo que lo utiliza a su favor y a su conveniencia. El término se utiliza en el habla popular, en especial por los más jóvenes. Es un fiel reflejo de otros comportamientos frecuentes de las relaciones posmodernas.

Causas del “benching”

El benching puede tener varios motivos
Hay ciertos perfiles psicológicos que se relacionan con el benching, aunque suele depender más del contexto particular de cada caso.

El benching es un fenómeno que describe los patrones de comportamiento en cuanto a relaciones íntimas/de pareja de las nuevas generaciones. Algunos expertos se atreven a hablar de robots sociales para describir a la ética, la moral y la automatización de las relaciones de las últimas décadas. Relaciones que han dejado a un lado la empatía, la amistad, la dignidad y la sociabilización.

Por lo general, quien apela por esta práctica lo hace para eludir a un compromiso, aunque sin desvincularse por completo del otro. Todo esto con el objetivo de sacar algo a cambio, ya sea en el plano emocional o sexual. El fenómeno también se explica a través de la facilidad con la cual se puede iniciar y finalizar una conversación a distancia sin que existan repercusiones de por medio.

En efecto, hoy resulta muy práctico demostrar un interés ambiguo hacia una persona. Las redes de mensajería instantánea y el uso de redes sociales amplifican el campo de juego para quienes practican el benchingCuentan así con un escudo, una protección o una barrera que les otorga seguridad o poder al momento de prometer cosas, flirtear o mostrar interés.

También es importante destacar que algunas personas son más propensas a optar por esta práctica que otras. Por ejemplo, quienes padecen del trastorno de la personalidad narcisista, trastorno bipolar o de apego evitativo tienen mayorees probabilidades de manifestar este comportamiento ambiguo. Se considera un tipo de manipulación y de abuso emocional.

¿Cómo identificar el “benching”?

El benching es un tipo de abuso emocional
Hay ciertos patrones en las personas que practican el benching, por lo general disfrazados de victimismo.

A pesar de que hemos descrito el fenómeno con claridad, en la práctica puede ser muy difícil de identificar. Esto se debe a que quien así lo hace ha desarrollado una táctica sigilosa como manipulador, de modo que puede mantener el equilibrio entre interés/desinterés sin que desencadene una sospecha en el otro. Veamos algunos indicios que pueden ser útiles al momento de reconocerlo:

  • Promesas de encuentros que nunca tienen lugar.
  • La mayor parte de la comunicación se desarrolla a través de canales virtuales.
  • No conoces el círculo íntimo de esa persona (amigos, familiares y demás).
  • Luego de un encuentro presencial o virtual en que se demuestra un gran afecto o interés, le sigue un periodo de distanciamiento.
  • Excusas o argumentos bien detallados para explicar el distanciamiento y la falta de contacto presencial (jornadas laborales extensas, periodos académicos de alta exigencia, gestiones personales y demás).
  • Adulación a través de palabras que no se corresponde con el comportamiento y las acciones.

Quien practica el benching puede o no tener una pareja estable, de modo que oculta esta relación ante esa persona. También es probable que aplique la estrategia a varias de ellas, de modo que no existe un compromiso formal con ninguna. El principal indicio de alerta es la intermitencia, la cual oscila entre un interés genuino y una desatención completa.

¿Qué puedes hacer al respecto?

Dado que quien manifiesta este comportamiento no está interesado en iniciar o terminar una relación íntima o de amistad, y que por lo general la manipulación está de por medio, quienes detecten los signos anteriores deben considerar cortar el vínculo con esa persona. Se puede optar por una conversación directa sobre las intenciones verdaderas, luego de la cual se puede tomar la decisión final.

Téngase en cuenta que la persona siempre buscará excusarse, además de prometer cosas que nunca cumplirá. Dicha situación puede agotar psicológicamente a quien es objeto de estas excusas y promesas, ilusionarla e impedir que se relacione con personas que le ofrecen mayor estabilidad. Esto se traduce en asumir un cierto grado de compromiso con la relación, aunque en muchos casos este es inexistente en la otra parte.

Nada impide que decidas continuar con este tipo de relación intermitente, siempre y cuando lo hagas considerando lo anterior. De hacerlo debes prestar atención a las situaciones en que puedes verte comprometido de alguna forma, en especial en el plano psicológico. Conversar con amigos o familiares te permitirá valorar el panorama general antes de elegir qué decisión te conviene más.

Te podría interesar...
Las 5 razones por las que fracasan las relaciones de pareja
Muy Salud
Leerlo en Muy Salud
Las 5 razones por las que fracasan las relaciones de pareja

Las necesidades en las relaciones de pareja son variables con el tiempo y saber adaptarse es clave para el sostenimiento del vínculo.



  • Silverman, H. J. Just Friends: The Ethics of (Postmodern) Relationships. In Critical Communities and Aesthetic Practices. Springer, Dordrecht. 2012; 181-193.
  • Wildes, S. J., & Kevin, W. Sociable robots: Technology, automation, and human relationships in postmodern society. In Sex Robots. Springer, Cham. 2021; 145-159.