Piel grasa: características y cuidados

La piel grasa está determinada por factores como la genética, los cambios hormonales y los cuidados de la piel. Te mostramos sus características, además de cómo tratarla y prevenirla.
Piel grasa: características y cuidados
Diego Pereira

Revisado y aprobado por el médico Diego Pereira el 08 marzo, 2021.

Escrito por Daniela Andarcia, 28 febrero, 2021

Última actualización: 08 marzo, 2021

Una de las particularidades del sebo es que es aceitoso y está compuesto de grasa. A pesar de su mala reputación, este es importante para hidratar, proteger y mantener saludable tanto la piel como el cabello. Cuando existe una sobreproducción de sebo, se da origen a la piel grasa.

Los cambios hormonales, la genética o el estrés pueden ser las causas de tener este tipo de piel. El acné suele ser difícil de controlar, sin embargo, con el cuidado adecuado es posible mantener una dermis lozana. Descubre cuáles son las características y cuidados de una piel grasa.

Características de la piel grasa

Para saber si posees un tipo de piel grasa, observa si tu piel presenta estos signos:

  • Es brillante y suele ser grasosa antes de culminar el día.
  • En las áreas más grasosas tienden a aparecer puntos negros, granos y otras imperfecciones.
  • Los poros son grandes y visibles.
  • El acné puede presentarse también en otras áreas del cuerpo como espalda, brazos y pecho.

Uno de los inconvenientes que enfrentan las personas con un tipo de piel grasa es encontrar el maquillaje que se adapte a su dermis, ya que estos pueden mezclarse con el sebo que produce la piel y obstruir los poros.

Los síntomas de la piel grasa pueden variar de una persona a otra, estos podrían verse influenciados por la genética, los cambios hormonales o un alto nivel de estrés.

Existen pruebas que puedes realizar en casa que podrían ayudarte a verificar si posees piel grasa o no, sin embargo, un experto en dermatología puede certificar qué tipo de piel posees en realidad.

La piel grasa puede favorecer la aparición de acné y sus secuelas.
Las personas con piel grasa son más propensos a sufrir formas graves de acné, que se caracterizan por dejar secuelas físicas y psicológicas.

6 tratamientos para el cuidado de la piel grasa

La piel grasa tiende a sufrir atascos en los poros, debido a los granos, polvo y piel muerta que obstruyen la dermis. Cada tipo de piel requiere un cuidado especial, descubre cómo tratar la piel grasa.

1. Lávate con regularidad

El fin de lavarte la cara con regularidad es disminuir la cantidad de grasa en la piel. Para ello, toma en cuenta los siguientes consejos:

  • Siempre usa jabón suave y agua tibia o templada para lavarte.
  • No utilices esponjas o toallas ásperas, ya que tratar la piel con brusquedad aumenta la producción de grasa.
  • Es rotundo, evita jabones, humectantes y productos con fragancia o que contengan químicos agresivos, salvo que sean prescritos por tu dermatólogo. Este tipo de productos tienden a irritar la piel y a aumentar la producción de sebo.

Para combatir el acné, los expertos suelen recomendar productos que contienen ácido salicílico, ácido glicólico, beta-hidroxiácido o peróxido de benzoílo. Sin supervisión médica, estos productos, para algunos tipos de piel, suelen irritar mucho, por lo que es necesario aplicarlos en una pequeña zona de tu dermis y observar cómo reaccionan.

Asegúrate de elegir un limpiador adecuado para tu tipo de piel. Una investigación publicada en Skin Research and Technology demostró que los limpiadores a base de carboxilato de alquilo y lauril éter carboxilato de sodio podrían ser eficaces para tratar el acné facial moderado.

Sin embargo, aún faltan más estudios concluyentes, ya que también arrojó que su uso aumentó la producción de sebo en otras zonas de la cara.

Si posees piel grasa y presentas poca producción de acné, puede que el jabón de glicerina sin perfume y agua tibia te ayude a mantener la piel sana. No obstante, antes de aplicarte cualquier producto consulta con tu dermatólogo.

2. Usa un astringente natural

Evita usar tónicos astringentes que contengan alcohol, ya que estos suelen resecar la piel. Caso contrario, son los astringentes naturales, como el hamamelis, algunos de sus ingredientes podrían tener efectos calmantes para la piel, según un estudio publicado en The Journal of Clinical and Aesthetic Dermatology.

Algunas personas consideran que el hamamelis ha resultado ser un tónico eficaz para su piel grasa. Esto podría deberse a que contiene taninos, lo que lo convierte en un antiinflamatorio y astringente natural.

Ciertos productos no funcionan para todas las personas, a pesar de indicar que están elaborados para un tipo de piel grasa. Si siente hormigueo o picazón al usar un tónico astringente, puede que esté sufriendo irritación, si es así, suspenda su uso de inmediato, esto podría aumentar la producción de sebo en vez de ayudarte.

3. Sécate a palmaditas para no empeorar la piel grasa

Se recomienda utilizar una toalla limpia y única para secar tu rostro. Luego de lavar tu cara y eliminar los residuos sécate a palmaditas, no realices movimientos bruscos, podrías irritarte la piel. Recuerda que al tener la piel irritada eres más propenso a sufrir de acné.

Evita usar toallas o papel áspero para secar la piel, una toalla de algodón suave es excelente para ello.

4. Usa almohadillas medicinales y papeles secantes

En el mercado, existen papeles secantes o papeles absorbentes que son especiales para eliminar de forma moderada la grasa de la piel. Aunque puede que estos no eviten la producción de sebo, pueden disminuir el exceso de grasa que tu piel expide durante el día y, además, hace lucir la dermis menos brillante.

Otra opción son las almohadillas de tela medicada, son de venta libre y la mayoría tiene como ingrediente ácido salicílico o ácido glicólico. Al igual que los papeles absorbentes, eliminan el exceso de grasa, pero también limpian los poros de la piel.

La piel grasa puede tratarse con medidas básicas.
Limpiar la piel todos los días es fundamental para evitar la aparición de lesiones.

5. Utiliza mascarillas faciales

Las mascarillas faciales podrían resultar beneficiosas para el cuidado de tu piel grasa. Asegúrate de que contengan algunos de estos ingredientes:

  • Miel: de acuerdo a una investigación realizada por Asian Pacific Journal of Tropical Biomedicine, la miel cruda natural contiene propiedades antisépticas y antibacterianas, por lo que 10 minutos con una mascarilla de miel podrían ayudar a disminuir el acné y la grasa en la piel, además de darle una textura suave.
  • Avena: esta contiene antioxidantes, antiinflamatorios y saponinas limpiadoras suaves que podrían aliviar posibles irritaciones en la piel. Una revisión del 2014, reveló que las mascarillas elaboradas con avena coloidal podrían ayudar a limpiar la piel.
  • Arcilla: los minerales como la esmectita y la bentonita podrían reducir el brillo, los niveles de sebo y los aceites de la piel sin irritarla. Sin embargo, se recomienda usar una crema hidratante suave luego de su uso y hacerlo de manera ocasional.

6. Usa humectantes

Se podría entender el temor de usar humectante teniendo la piel grasa, pues esto podría aumentar la producción de sebo. No obstante, existen humectantes especiales para este tipo de piel, solo debes asegurarte de que estos no contengan aceite.

El uso del humectante es esencial para cualquier tipo de piel, este ayuda a mantenerla protegida y húmeda sin que se sienta grasosa. Según una investigación publicada en The Journal of Clinical and Aesthetic Dermatology, los humectantes de aloe vera podrían ser eficaces para tratar el acné y la piel grasa.

Por esta razón, revisa que tu humectante contenga al menos 10 % de aloe vera, se cree que este podría poseer un efecto calmante en la dermis. Ten presente que el gel de aloe vera puro no es tan conveniente de usar, puesto que algunos contienen alcohol desnaturalizado y promueven la resequedad e irritación en la piel.

¿Cómo prevenir la piel grasa?

Las pieles grasas que están ligadas con la genética o los cambios hormonales suelen ser difíciles de controlar. Sin embargo, mantener una rutina de cuidado puede ayudar a preservar una piel sana y saludable.

No todos los maquillajes funcionan para la piel grasa. De hecho, la mayoría de ellos tienden a empeorar o tapar los poros, ocultar los granos con maquillaje podría ser un error si este no es el indicado. Asegúrate de adquirir un maquillaje a base de agua y que no contenga aceite.

Los alimentos que consumes también están relacionados con el estado de tu piel, seguir una dieta saludable te ayudará a contrarrestar el exceso de grasa en el cuerpo. Por lo que, la sugerencia es mantenerte siempre hidratado y evitar alimentos que contengan grasas trans.

Tips generales para la piel grasa

Ten cuidado de usar remedios caseros. Antes de hacerlo, consulta con tu dermatólogo pues algunos de ellos pueden empeorar y aumentar la producción de sebo. A pesar de tener la piel grasa, no a todas las personas les funcionan los mismos productos y cuidados, tómate el tiempo para hallar el que más se adecúe a ti.

El secreto luego de que encuentres la rutina perfecta para ti es no abandonarla y ser constante. Por otro lado, antes de utilizar un producto realiza la prueba del parche, esta consiste en aplicar en una zona una pequeña cantidad y observar cómo reacciona.

Si padeces de acné severo, lo más recomendable es que acudas a un especialista, ya que en este estado eres más propensos a sufrir complicaciones y cicatrices. Sin importar tu tipo de piel, siempre mantente hidratado y come saludable.

Te podría interesar...
5 tipos de piel y cuidados específicos para cada una
Muy Salud
Leerlo en Muy Salud
5 tipos de piel y cuidados específicos para cada una

Cada uno de los diferentes estados de la dermis reacciona de manera distinta. Descubre cuáles son los tipos de piel y cómo debes cuidarlos.



  • Draelos Z. D. (2006). The effect of a daily facial cleanser for normal to oily skin on the skin barrier of subjects with acne. Cutis, 78(1 Suppl), 34–40.
  • Isoda, K., Takagi, Y., Endo, K., Miyaki, M., Matsuo, K., Umeda, K., Umeda-Togami, K., & Mizutani, H. (2015). Effects of washing of the face with a mild facial cleanser formulated with sodium laureth carboxylate and alkyl carboxylates on acne in Japanese adult males. Skin research and technology : official journal of International Society for Bioengineering and the Skin (ISBS) [and] International Society for Digital Imaging of Skin (ISDIS) [and] International Society for Skin Imaging (ISSI), 21(2), 247–253. https://doi.org/10.1111/srt.12183
  • Chularojanamontri, L., Tuchinda, P., Kulthanan, K., & Pongparit, K. (2014). Moisturizers for Acne: What are their Constituents?. The Journal of clinical and aesthetic dermatology, 7(5), 36–44.
  • Mandal, M. D., & Mandal, S. (2011). Honey: its medicinal property and antibacterial activity. Asian Pacific journal of tropical biomedicine, 1(2), 154–160. https://doi.org/10.1016/S2221-1691(11)60016-6
  • Fowler J. F., Jr (2014). Colloidal oatmeal formulations and the treatment of atopic dermatitis. Journal of drugs in dermatology : JDD, 13(10), 1180–1185.
  • Surjushe, A., Vasani, R., & Saple, D. G. (2008). Aloe vera: a short review. Indian journal of dermatology, 53(4), 163–166. https://doi.org/10.4103/0019-5154.44785