Meninges: características y funciones

Las meninges son tres capas delgadas de tejido conectivo cuya función principal es brindarle protección a todas las estructuras contenidas en el sistema nervioso central. Descubre cuáles son sus características y funciones a continuación.
Meninges: características y funciones

Escrito por Luis Rodolfo Rojas Gonzalez, 01 Marzo, 2021

Última actualización: 03 Marzo, 2021

El sistema nervioso central (SNC) está compuesto por el encéfalo y la médula espinal, las cuales son estructuras muy delicadas. La importancia de estos órganos hace que sea necesario contar con distintas medidas de protección. En este punto entran las meninges, un conjunto de capas que protegen al SNC de daños físicos y químicos.

Los huesos del cráneo y la columna vertebral son el principal medio de protección de las estructuras que conforman al SNC. Los mismos le proporcionan una cubierta dura y resistente capaz de soportar golpes de cierta magnitud. No obstante, estas estructuras están en constante movimiento, por lo que necesitan un sistema de amortiguación.

Las meninges cuentan con diversas estructuras como plexos venosos e inervación sensitiva, sin embargo, las enfermedades que las afectan son muy peligrosas y pueden causar la muerte. A continuación, hablaremos sobre las principales características y las funciones más relevantes de estas capas.

¿Qué son las meninges?

Las meninges son unos de los tejidos que se encargan de brindarle protección al encéfalo y la médula espinal. Las mismas están compuestas por 3 membranas de tejido conectivo, ubicadas una encima de la otra rodeando todas las estructuras encefálicas y medulares.

Estas estructuras son órganos esenciales para la vida, y se encargan de generar y transmitir órdenes para el correcto funcionamiento del organismo. Ambos órganos pueden considerarse como el centro de mando y la vía de comunicación respectivamente, por lo que un daño en ellos puede ser catastrófico.

Las tres capas que rodean al SNC son la duramadre, la aracnoides y la piamadre. Además, estas estructuras cuentan con espacios anatómicos entre ellas que tienen funciones fisiológicas y son de gran importancia en el ámbito médico.

Existen tres meninges: duramadre, piamadre y aracnoides.
Cada una de las meninges cumple funciones específicas, dependiendo de las características del tejido.

Duramadre

Si se trata de acceder al sistema nervioso central desde afuera hacia adentro, la primera capa de las meninges que se puede observar es la duramadre. La misma es la capa más dura y resistente de todas, ya que es la que se encuentra en íntimo contacto con la protección ósea.

La capa en cuestión está conformada por múltiples laminillas de colágeno y fibras elásticas, las cuales se ubican en conjuntos y pueden medir hasta 5 micrones según observaciones en un microscopio electrónico. Por su parte, esta capa también ayuda a la división de diversas estructuras en el encéfalo ya que forma los siguientes tabiques:

  • Hoz del cerebro: divide el cerebro en dos hemisferios.
  • Tienda del cerebelo: separa los lóbulos occipitales del resto del cerebro y delimita el nervio trigémino.
  • Hoz del cerebelo: divide al cerebelo en dos hemisferios diferentes.
  • Tienda de la hipófisis: un tabique que envuelve la silla turca y protege a un órgano llamado hipófisis.

A nivel de la médula espinal, existe un espacio anatómico entre la duramadre y la columna vertebral denominado espacio epidural. El mismo contiene tejido conjuntivo laxo, tejido adiposo y el plexo venoso vertebral interno. La importancia anatómica de este espacio es que sirve para colocar anestésicos locales en la región lumbar y sacra para facilitar diversos procesos médicos.

Aracnoides

La aracnoides es la segunda capa de las meninges, por lo que se encuentra en contacto tanto con la duramadre como con la piamadre. La misma es la capa más delgada y débil de todas, por lo que es propensa a romperse. Además, otra de sus principales características es que no se encuentra vascularizada.

Esta capa está constituida por tejido conjuntivo y porciones serosas que le permiten cumplir con su función de forma adecuada. La aracnoides está compuesta por dos capas diferentes, la barrera aracnoidal y las trabéculas aracnoideas. La primera de ellas se encuentra en contacto con la duramadre, es la parte más resistente e impide la entrada de iones y otras moléculas.

Las trabéculas aracnoideas son evaginaciones que entran en contacto con la piamadre y comunican a la aracnoides con la misma. Todas estas trabéculas forman una especie de red que entrecruza el espacio subaracnoideo, las cuales contienen fibras de anclaje y microfibras.

Entre ambas capas se encuentra una región denominada espacio subaracnoideo, a través del cual circula el líquido cefalorraquídeo, una sustancia que tiene una composición química precisa y estéril. Dentro de este espacio también se encuentran diversas fosas y cisternas donde se acumula el líquido en cuestión y se distribuye.

Piamadre

En último lugar se encuentra la capa más profunda de las meninges llamada piamadre, la cual está en contacto íntimo con la superficie cerebral y medular. La misma está compuesta por tejido seroso, por lo que es muy fina y tiene la consistencia de una malla flexible.

Algunos estudios demuestran que esta membrana es muy permeable en comparación con las dos anteriores gracias a las perforaciones naturales que posee, sobre todo en la región lumbar.

La piamadre contiene unas estructuras llamadas telas coroideas, las cuales se unen al plexo coroideo, que es el sitio donde se secreta el líquido cefalorraquídeo, el cual es esencial para la amortiguación de golpes. Esta membrana también le brinda soporte a los vasos sanguíneos que ingresan a nutrir al cerebro.

Por otro lado, esta membrana se encuentra en contacto con los nociceptores, los cuales son los receptores encargados de percibir el dolor. Esta característica es de utilidad cuando una persona presenta hernias discales, ya que será indicativo de que algo no está funcionando de manera adecuada.

La presencia de nociceptores en las meninges permite sentir dolor en enfermedades como la hernia discal.
Los pacientes con hernias discales suelen sentir dolor lumbar como consecuencia de la estimulación de nociceptores en las meninges.

Funciones de las meninges

La principal función de estas tres estructuras es proteger al sistema nervioso central, conformando un mecanismo de protección físico contra traumatismos y microorganismos.

Todas estas membranas forman la barrera hematoencefálica, por lo que tienen una permeabilidad muy selectiva e impiden el paso de sustancias que puedan ser nocivas. De esta manera, las moléculas que son capaces de traspasarlas son limitadas. Además, los microorganismos no penetran esta barrera, por lo que se previenen muchas infecciones.

Por último, todas las meninges le proporcionan un sistema de amortiguación perfecto al encéfalo y a la médula espinal. Esto ocurre gracias al líquido cefalorraquídeo contenido en el espacio subaracnoideo, el cual minimizará el movimiento de las estructuras durante algún daño o alguna actividad física.

En términos generales, las meninges forman una especie de soporte alrededor del SNC, evitando que el mismo se deforme.

Las meninges: una última capa de protección del SNC

Las membranas en cuestión pueden definirse como la última medida de protección que tienen las estructuras del SNC, esto debido a que son los últimos tejidos que se encuentran antes de entrar en contacto con el mismo. A pesar de tratarse de capas muy delgadas, las mismas son fundamentales para la vida.

Las meninges forman una de las barreras más difíciles de penetrar en el organismo, por lo que protegen al SNC tanto de moléculas extrañas como de patógenos dañinos. No obstante, estas membranas pueden verse afectadas por patologías como la meningitis, las cuales constituyen una verdadera emergencia médica.

Te podría interesar...
Meningitis
Muy SaludLeerlo en Muy Salud
Meningitis

La meningitis consiste en la inflamación de las membranas que recubren el cerebro y del líquido que ocupa el espacio entre ellas, el líquido cefalorraquídeo



  • Reina M, López A, Dittman M, De Andrés J. Análisis estructural del espesor de la duramadre humana mediante microscopía electrónica de barrido. Rev Esp Anestesiol Reanim. 1996; 43(4), 135-137.
  • Reina M, Pulido P, López A. El saco dural humano. Morfología de la dura-aracnoides espinal. Origen del espacio subduralespinal. Rev Argent Anest. 2007; 65: 167-84.
  • Reina M, García A, De Andres J. Descripción anatómica de la presencia de perforaciones naturales en la piamadre humana en la médula lumbar. Rev. Esp. Anestesiol. Reánim. 1998; 45: 4-7.
  • Coles JA, Stewart-Hutchinson PJ, Myburgh E, Brewer JM. The mouse cortical meninges are the site of immune responses to many different pathogens, and are accessible to intravital imaging. Methods. 2017;127:53-61.
  • Sze G. Diseases of the intracranial meninges: MR imaging features. AJR Am J Roentgenol. 1993;160(4):727-33.
  • Meltzer CC, Fukui MB, Kanal E, Smirniotopoulos JG. MR imaging of the meninges. Part I. Normal anatomic features and nonneoplastic disease. Radiology. 1996;201(2):297-308.

Estudiante de Medicina en la Universidad de Oriente Núcleo Bolívar (Venezuela) y Técnico en Atención Médica Prehospitalaria graduado en el año 2015. Miembro de la Sociedad Científica de Estudiantes de Medicina (SOCIEM UDO BOLIVAR) en el Comité Permanente de Derechos Humanos y Paz (SCORP). Entre los cursos realizados destacan Webinar’s Med - Urgencias Médicas y cuenta con participación en el II Congreso Internacional de Actualización en Medicina Enfoque Quirúrgico organizado por ACOME capítulo Cauca. Se ha desempeñado por más de 3 años como redactor y editor de diversos blogs alrededor del mundo, entre los cuales se han publicado artículos de temáticas variadas, muchos de ellos con enfoque en salud.