Guía para una piel hidratada

La piel deshidratada puede ser tratada como una condición y sucede por no tomar suficiente agua. Te mostramos cómo saber si tu piel está en esta condición y cómo mejorarlo.
Guía para una piel hidratada

Escrito por Daniela Andarcia, 27 Noviembre, 2020

Última actualización: 27 Noviembre, 2020

Sin importar la edad que tengas, la piel puede estar deshidratada. Este órgano necesita de cuidados para funcionar de manera correcta. Esto no es solo para una buena apariencia, sino para gozar de salud, por lo que se necesita una cantidad de agua suficiente a diario.

La piel protege de los rayos UV y evita el desarrollo de infecciones, además de cumplir variopintas funciones debido a su formación celular e inmune. Regula la temperatura, percibe la presión y el calor. Descubre cómo mantener tu piel hidratada de forma permanente.

¿Cuáles son los signos de una piel deshidratada?

La piel deshidratada muestra signos evidentes como textura tirante, arrugada y gran notoriedad de líneas finas a punto de descamación. En ocasiones, puede picar o tener un aspecto opaco. Esta afección cutánea la puede padecer cualquier persona. Por fortuna, es de fácil tratamiento, así que suele ser temporal.

Prueba del pellizco para averiguar si la piel está deshidratada

  1. Toma piel de tu mejilla, vientre o pecho entre tus dedos índice y pulgar.
  2. Aprieta con firmeza, pero sin brusquedad, por unos segundos.
  3. Transcurrido el tiempo deja de apretar y observa si la zona vuelve a su posición inicial rápido. Si es así, tu piel no está deshidratada.
  4. Por el contrario, si le lleva tiempo recuperarse puede que esté deshidratada.
  5. En caso de ser necesario, realiza la prueba en otra área del cuerpo.

Sin embargo, el dermatólogo es el experto que mejor puede ayudarte a determinar si tu piel está hidratada, deshidratada o es seca. La piel seca es un tipo dermatológico y se caracteriza porque contiene menos lípidos y aceites de lo necesario para retener el agua. Por otro lado, la piel deshidratada se califica como una condición que sucede por poco suministro de agua.

Piel seca en el rostro.
El rostro es una de las zonas con más posibilidad de presentar resequedad y falta de hidratación.

8 pasos para mantener una piel hidratada

Tus hábitos determinarán la apariencia general. La pérdida de agua diaria que se da por las actividades físicas, la temperatura ambiental, la orina y otros factores debe ser sustituida a través de la ingesta de líquidos y alimentos. Estos, además de hidratar, deben aportar nutrientes.

1. Come alimentos ricos en agua

Incorpora en tu dieta diaria la ingesta de frutas, verduras y cereales. Además, son indispensables para mantener una piel saludable. Los más destacados son los que son fuentes de vitamina C, como las naranjas, las fresas y los arándanos.

Algunos frutos secos, como las nueces o las semillas de chía también son recomendados. El aguacate, por su parte, es una buena fuente de grasas saludables y es muy económico. Los jugos naturales, las sopas, las cremas y los vegetales son claves para mantener una piel radiante.

2. Hidrata tu cuerpo con agua de calidad

Estudia la posibilidad de adquirir un buen filtro de agua para tu hogar; con ello tendrás una fuente de agua filtrada y, en algunos casos, purificada. Recuerda que se trata de una inversión que verás reflejada en tu salud a corto plazo.

3. Toma un taza de agua al despertarte

Según estudios, hidratarte apenas salgas de la cama ayudará al buen funcionamiento de tu intestino. Es recomendable que tomes una taza de agua apenas te levantes, antes de cualquier comida o del café. Para salir de la rutina, puedes alternarla algunos días con agua tibia y el jugo de medio limón.

4. Pon agua cerca de tu cama

Durante la noche tu cuerpo puede deshidratarse. De este modo, podrás tener a la mano una fuente para darte pequeños sorbos y así evitarás caminar hasta la cocina o simplemente ignorar la demanda de tu cuerpo.

5. Adquiere una botella de agua aislada

Esta herramienta te ayuda a mantener tu agua fresca. Suelen ser livianas y fáciles de transportar. Así evitarás comprar aguas embotelladas que muchas veces no cumplen con nuestras expectativas de sabor y calidad.

6. Exprime frutas naturales a tu agua

Si eres de los que no le gusta tomar agua natural y no ves viable tomar 8 vasos al día, intenta agregando algo de sabor por medio de las frutas. Exprime un poco de naranja, lima, limón, fresa o menta y notarás la diferencia.

Una botella de agua con infusor es otra buena opción para saborizar. Por una parte, cuentas con trozos de frutas que se pondrán en remojo en el filtro del termo. Por otro lado, tienes una deliciosa agua con el aroma y el sabor de tu fruta favorita.

7. Bebe agua de coco

De acuerdo a un estudio publicado en Journal of the International Society of Sports Nutrition, el agua de coco sirve para mantenerte hidratado y sumar nutrientes. Empieza ingiriendo un vaso al día o úsala como base en distintos batidos. El agua de coco es muy fácil de encontrar y suele ser económica.

8. Acompaña tus comidas con agua

Es recomendable tomar agua con las comidas, a pesar de que suele ser tentador optar por otras bebidas. El agua reduce la sequedad que provocan algunos alimentos, facilita la digestión, evita que comas en exceso y ayuda a cubrir la demanda diaria.

Rutina para tener una piel hidratada

Una rutina de cuidado de la piel es ideal para mantener la dermis fuerte e hidratada. En ella debes incorporar productos de buena calidad, especializados para hidratar y tratar cualquier afección específica.

1. Limpia tu piel

Bañarse a diario resulta ser el paso más elemental. Tu piel, como órgano protector de agentes externos, está expuesta a muchos contaminantes ambientales y suciedad que deben ser eliminados a diario.

Lavarse por lo menos una vez al día evitará la obstrucción de los poros, la opacidad y el acné en la piel. Asegúrate de lavar tu rostro con los productos adecuados para ello. Esto te ayudará a no eliminar los aceites esenciales necesarios para retener el agua.

2. Exfóliate

Este paso se recomienda una o dos veces por semana, ya que de lo contrario puedes causar una ruptura en la piel. Exfoliarte ayuda a retirar las células muertas, dejando tu piel lista para absorber cualquier nutriente que se le aplique.

3. Hidrata tu piel

Luego de la limpieza se recomienda el uso de algunos tónicos o aceites que te ayuden a hidratar profundamente. Se aconseja que, después de salir de la ducha, te seques de a toques, dejando un poco de humedad en la piel.

Luego frota tu tónico por el cuerpo y deja que se seque algunos minutos. Transcurrido el tiempo aplica crema humectante.

4. Protégete de los rayos UV

El uso del protector solar es el paso más importante para mantener tu piel hidratada. Debes aplicarlo durante todo el año, hasta en los días nublados. Es efectivo para prevenir insolación, aparición de arrugas prematuras e imperfecciones en la textura de la piel.

Se recomienda aplicarlo en las zonas expuestas, como manos, brazos, rostro y cuello. Hay que hacerlo 30 minutos antes de la exposición al sol y renovar la aplicación transcurridas dos horas.

5. Usa crema para manos

La manos suelen resecarse más que otras partes del cuerpo, debido al uso que le damos, por lo que se recomienda usar una crema especializada para ellas. De preferencia, que contengan humectantes, emolientes y oclusivos.

6. Duerme lo suficiente

Mientras duermes, tu piel se repara y repone la humedad perdida durante el día. Tener un sueño de buena calidad durante unas 6 o 7 horas seguidas ayudó, según un estudio, a recuperar la barrera de humedad un 30 % más, en contraste con personas que durmieron menos horas.

7. Cambia tus fundas de almohada

Sustituye tu funda de almohada por una de seda. Este cambio es ideal para prevenir un mayor trauma en la barrera de humedad del rostro. Protección que no tendrás con una funda de algodón.

8. Tu cara necesita un cuidado especial

Necesitas darle a tu rostro el tratamiento adecuado, por lo que adquirir productos especializados para esta zona es imperante. Además, debes de tomar en cuenta el tipo de cutis que tienes.

Para ello, acude a un dermatólogo, quien hará una mejor prescripción. Sin embargo, considera que lo mínimo que debes tener es un buen producto de limpieza facial, una crema hidratante rica en antioxidantes y un protector solar.

9. Presta atención a las estaciones

La piel padece los cambios de las estaciones durante el año, por lo que debes sustituir algunos de tus productos para el cuidado cutáneo, ya que lo que te resulta para el invierno no será igual de efectivo durante el verano.

Crema para la piel.
Las cremas vienen en distintas presentaciones y con componentes especiales para cada región del cuerpo.

¿Qué recordar para tener una piel hidratada?

Antes que nada, debes determinar si tu piel está deshidratada. Esto lo puedes saber mediante signos como arrugas y líneas, la prueba del pellizco o una evaluación del dermatólogo.

Si es un hecho que tu piel se encuentra en este estado, considera una serie de hábitos para mejorar este problema. Comienza por la hidratación general del cuerpo y luego intenta una rutina especial dermatológica.

Aunque no existe una rutina que se adapte a todos los tipos de dermis, las recomendaciones que hemos incluido te ayudarán a mantenerte hidratado durante el año. Te permiten, además, lucir una piel tersa y juvenil.

Te podría interesar...
Efectos secundarios del gel antibacterial sobre la piel
Muy SaludLeerlo en Muy Salud
Efectos secundarios del gel antibacterial sobre la piel

Los efectos secundarios del gel antibacterial sobre la piel no siempre se tienen en cuenta. ¿Por qué no es bueno usarlo en exceso? Descúbrelo



  • Ullah, R., Nadeem, M., Khalique, A., Imran, M., Mehmood, S., Javid, A., & Hussain, J. (2016). Nutritional and therapeutic perspectives of Chia (Salvia hispanica L.): a review. Journal of food science and technology, 53(4), 1750–1758. https://doi.org/10.1007/s13197-015-1967-0
  • Popkin, B. M., D'Anci, K. E., & Rosenberg, I. H. (2010). Water, hydration, and health. Nutrition reviews, 68(8), 439–458. https://doi.org/10.1111/j.1753-4887.2010.00304.x
  • Kalman, D. S., Feldman, S., Krieger, D. R., & Bloomer, R. J. (2012). Comparison of coconut water and a carbohydrate-electrolyte sport drink on measures of hydration and physical performance in exercise-trained men. Journal of the International Society of Sports Nutrition, 9(1), 1. https://doi.org/10.1186/1550-2783-9-1
  • Vieux, F., Maillot, M., Rehm, C. D., Barrios, P., & Drewnowski, A. (2019). The Timing of Water and Beverage Consumption During the Day Among Children and Adults in the United States: Analyses of NHANES 2011-2016 Data. Nutrients, 11(11), 2707. https://doi.org/10.3390/nu11112707
  • Oyetakin-White, P., Suggs, A., Koo, B., Matsui, M. S., Yarosh, D., Cooper, K. D., & Baron, E. D. (2015). Does poor sleep quality affect skin ageing?. Clinical and experimental dermatology, 40(1), 17–22. https://doi.org/10.1111/ced.12455

Graduada en Gestión del Talento Humano por el Colegio Universitario José Lorenzo Pérez Rodríguez (Venezuela) en 2011. Redactora profesional con más de 5 años de experiencia. Ha trabajado como creadora de contenidos para diversos medios digitales enfocados en temáticas variadas. En los últimos años, ha colaborado en páginas web especializadas en salud, nutrición y entrenamiento. Cuenta con una amplia experiencia en SEO y creación, edición y maquetado de contenido en WordPress. Ha realizado cursos de marketing en Instagram y otras redes sociales en las que ha colaborado como gestora y administradora. Del mismo modo, se ha desempeñado en el diseño y manejo de contenido interactivo e-Learning en plataformas como H5P y Moodle para cursos de idiomas.