Diferencias entre los rayos UVA y UVB

Los rayos UVA y UVB no son lo mismo. Veamos cuáles son sus diferencias y algunas reflexiones.
Diferencias entre los rayos UVA y UVB
Diego Pereira

Revisado y aprobado por el médico Diego Pereira.

Última actualización: 01 enero, 2023

La radiación ultravioleta (UVR) es un tipo de radiación no ionizante que se emite por el sol y algunas fuentes artificiales. Tal y como señalan los expertos, la exposición continua a sus longitudes de onda se traduce en procesos inflamatorios, envejecimiento, procesos degenerativos, enfermedades de la piel (más comunes en verano) y cáncer. Hoy revisamos las diferencias entre los rayos UVA y UVB.

Los rayos del sol son la principal fuente de las radiación ultravioleta (UVR). Las camas solares son el mejor ejemplo de las fuentes artificiales, las cuales se relacionan con las mismas complicaciones expuestas anteriormente (bajo una exposición continua). Hay muchas dudas sobre los tipos de radiación ultravioleta (UVR), de manera que los siguientes criterios te serán útiles para comprender las diferencias entre los rayos UVA y UVB.

Diferencia entre rayos UVA y UVB: tipos de radiación ultravioleta (UVR)

Los investigadores dividen a la radiación ultravioleta (UVR) en tres tipos: A, B y C. Normalmente se describen como UV-A, UV-B y UV-C; aunque también es común que se cataloguen como UVA, UVB y UVC. La división se hace con base en las propiedades electrofísicas; es decir, cómo están conformadas las longitudes de onda de acuerdo con cada caso. Tenemos entonces las siguientes características:

  • Rayos UVA: longitudes de onda que oscilan entre 320 y 400 nanómetros.
  • Rayos UVB: longitudes de onda que oscilan entre 290 y 320 nanómetros.
  • Rayos UVC: longitudes de onda que oscilan entre 100 y 280 nanómetros.

En términos muy simples, los rayos UCV son de onda corta, los rayos UVB son de onda media y los rayos UVA son de onda larga. La capa de ozono bloquea los rayos UVC, de manera que los que predomina debajo de esta son los rayos UVA y los UVB. Veamos sus características para comprender mejor cómo te pueden impactar.

¿Qué son los rayos UVA?

Las diferencias entre los rayos UVA y UVB son alarmantes
A lo largo del día las personas están expuestas constantemente a rayos UVA que pueden ser dañinos a largo plazo.

Los rayos UVA componen entre el 90 % y el 95 % de las longitudes de onda del sol disponibles en el medio ambiente. Este tipo de radiación se puede dividir en dos tipos: UVA I y UVA II. Los primeros oscilan entre 320 y 400 nanómetros y los segundos entre 320 y 340 nanómetros; de modo que también se conocen como UVA lejanos y UVA cercanos, respetivamente.

Este tipo de rayos están presentes a lo largo de todo el día, sin importar que sea de mañana, mediodía o tarde. Pueden penetrar sin mayores complicaciones la mayoría de las ventanillas de los coches y existe evidencia de que incluso en dosis bajas generan cambios morfológicos en la superficie de la piel. Los de tipo I penetran hasta la dermis, mientras que los de tipo II alcanzan solo la superficie de esta capa de la piel.

A menudo se relacionan los rayos UVA con el cáncer de piel debido al daño al ADN y la inhibición del mecanismo protector dentro de la piel. Pueden generar también una docena de complicaciones, entre las cuales destacan la queratosis actínica.

La exposición a altas dosis genera un bronceado inmediato y quemaduras solares. Se sabe que el protector solar no es efectivo para contener los rayos ante una exposición prolongada y permanente (sí para para exposiciones cortas y regulares).

¿Qué son los rayos UVB?

Los rayos UVB componen entre el 5 % y el 10 % de las longitudes de onda de la luz solar que se encuentran en el espacio exterior. Casi todos los rayos de este tipo se absorben en la capa superior de la piel; esto es, la epidermis. La mayoría de ellos no penetran hasta la dermis, pero están cargados con mayor energía que los anteriores. La mayoría de las ventanillas de los coches bloquean efectivamente estos rayos.

La exposición a los rayos UVB provoca un reordenamiento molecular que forma fotoproductos específicos, principalmente ciclobutano y los fotoproductos 6–4. Pueden generar así bronceado a medio plazo (no inmediatamente), también quemaduras solares y ampollas.

A menudo se citan como los rayos ultravioleta saludables, pero esto se aleja de la realidad ante exposiciones prolongadas. De hecho, son los culpables de la mayoría de los episodios de cáncer de piel.

¿Deberías usar bloqueador solar?

Las diferencias entre los rayos UVA y UVB radican en la salud
Usar bloqueador solar diariamente es fundamental para evitar complicaciones de salud derivadas de la exposición a los rayos UV.

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) recomiendan un promedio de 15 minutos de exposición al sol entre 2 y 3 veces por semana para recibir los beneficios asociados. Como es natural, la mayoría de las personas exceden con creces estas recomendaciones.

Ya se ha establecido que a pesar de las diferencias entre los rayos UVA y UVB ambos causan alteraciones en la piel, de manera que se recomienda el uso de protector solar cuando se exceden estas sugerencias.

La efectividad de los protectores solares no se discute por los científicos, y pueden ser la mejor herramienta para hacer frente a las secuelas de la exposición regular a los rayos solares. Toda persona que se expone directa o indirectamente a los rayos solares debe usar protector. Estos bloquean tanto a los rayos UVA como a los UVB y se deben aplicar cada 2 horas para mantener la protección de la piel.

Al momento de comprar uno debes tener en cuenta el factor de protección solar (o FPS). Por normal general se recomienda solo aquellos protectores de 30 FPS en adelante.

Reducir la exposición al sol, cubrirse con la ropa, utilizan lentes de sol y sombreros y gorras también es de gran ayuda. Al margen de las diferencias entre los rayos UVA y UVB debes tener en cuenta estas variables para evitar complicaciones a medio y largo plazo.

Te podría interesar...
Helioterapia o baños de sol: ¿en qué consiste?
Muy Salud
Leerlo en Muy Salud
Helioterapia o baños de sol: ¿en qué consiste?

La helioterapia es un método curativo que usa la luz solar o artificial para aliviar enfermedades. Descubre todo lo que debes saber.



  • Bens G. Sunscreens. Adv Exp Med Biol. 2014;810:429-63.
  • D'Orazio J, Jarrett S, Amaro-Ortiz A, Scott T. UV radiation and the skin. Int J Mol Sci.
  • Lavker RM, Gerberick GF, Veres D, Irwin CJ, Kaidbey KH. Cumulative effects from repeated exposures to suberythemal doses of UVB and UVA in human skin. J Am Acad Dermatol. 1995 Jan;32(1):53-62.
  • Lowe NJ, Meyers DP, Wieder JM, Luftman D, Borget T, Lehman MD, Johnson AW, Scott IR. Low doses of repetitive ultraviolet A induce morphologic changes in human skin. J Invest Dermatol. 1995 Dec;105(6):739-43.
  • Serpone N. Sunscreens and their usefulness: have we made any progress in the last two decades? Photochem Photobiol Sci. 2021 Feb;20(2):189-244.

Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomentaciones provenientes de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar o someterse a cualquier procedimiento.