Tipos de cáncer de piel

Los tipos de cáncer de piel más comunes son los no-melanomas y los melanomas. Cada uno de ellos afecta a células diferentes y cuenta con lesiones características que permiten diferenciarlos.
Tipos de cáncer de piel
Leonardo Biolatto

Revisado y aprobado por Leonardo Biolatto el 01 Junio, 2021.

Escrito por Luis Rodolfo Rojas Gonzalez, 03 Junio, 2021

Última actualización: 03 Junio, 2021

La piel es el órgano más grande del cuerpo humano y está compuesto por 3 capas que varían en su estructura y función. La epidermis es la más superficial de todas, contando con una gran cantidad de células diferentes distribuidas en 4 capas. El cáncer de piel se produce por un crecimiento acelerado de las células epidérmicas, no obstante, pueden haber diferentes tipos.

Durante los últimos años la incidencia de cáncer de piel ha aumentado en forma alarmante, incluso llegando a superar por 5 veces al cáncer de mama y de próstata, según estudios. Por fortuna, esta neoplasia tienen un buen pronóstico cuando se detecta a tiempo. Además, es posible disminuir el riesgo de aparición tomando ciertas medidas.

En términos generales, los tipos de cáncer de piel pueden dividirse en 2 grandes grupos: los carcinomas no-melanomas y los melanomas. Dentro de los no-melanomas se encuentran el carcinoma de células basales y el de células escamosas. Por su parte, los melanomas son los tumores más agresivos, aunque su frecuencia es mucho menor.

Carcinoma de células basales

Este es el tipo de cáncer de piel más común de todos y representa alrededor del 80 % de todos los casos, según datos de la Sociedad Americana de Cáncer. Afecta a las células ubicadas en la capa basal de la epidermis, las que comienzan a crecer sin ningún control, generando la lesión característica.

El carcinoma de células basales suele aparecer en las áreas de la piel expuestas al sol, por lo que es común encontrarlo en la cara y la cabeza. Además, posee tres formas de presentación diferentes: la superficial, la morfeiforme y la nodular, siendo esta última la más frecuente. Se debe tener en cuenta que este suele ser localizado y la probabilidad de metástasis es pequeña.

Síntomas

El síntoma más característico del cáncer de piel es la aparición de una lesión en la superficie cutánea. La apariencia de la misma puede variar, aunque es habitual que sea una pequeña úlcera de color rosado, que no sana y que presenta una ligera descamación.

En algunos casos puede ser similar a una cicatriz atrófica y tener una apariencia traslúcida, perlada o brillante. La zona cercana al cáncer tiene ciertas alteraciones, pudiendo picar, doler o generar sensación de hormigueo. Es importante destacar que en las personas con un tono de piel oscuro la lesión es de color marrón.

Mujer con lunar.
El cambio de coloración en la piel con cáncer es uno de los signos evidentes en casi todos los tipos de presentación.

Carcinoma de células escamosas

El carcinoma de células escamosas es el segundo tipo de cáncer de piel más frecuente, siendo responsable de poco menos del 20 % de todos los casos, según el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos. Tal y como sucede con el carcinoma de células basales, aparece en las zonas que se encuentran expuestas al sol con frecuencia, como la cara y el cuello.

Este tipo de cáncer también se puede originar a partir de cicatrices o llagas crónicas de la piel. Las células afectadas son los queratinocitos, específicamente aquellos ubicados en las capas más externas de la epidermis, por encima de la membrana basal.

Tal y como sucede con el carcinoma de células basales, es curable en la mayoría de los casos. No obstante, el carcinoma de células escamosas tienen una mayor probabilidad de hacer metástasis, por lo que se le debe prestar mayor atención.

Síntomas

La apariencia de las lesiones observadas pueden variar dependiendo de la forma clínica. La forma más común es la de una úlcera de bordes irregulares que no sana y con un crecimiento rápido. Dicha forma ulcerada es la más propensa a hacer metástasis a regiones cercanas, según estudios.

Por otro lado, este cáncer también puede presentarse como una placa, una verruga vulgar con forma de cuerno o una protuberancia de superficie irregular. Todas estas lesiones pueden presentar sangrados, prurito o escozor, coloración oscura y arrugas.

Melanoma

Esta es la forma de cáncer de piel más peligrosa de todas, debido a su alta probabilidad de hacer metástasis a los tejidos cercanos. El mismo se produce por el crecimiento anormal de unas células epidérmicas llamadas melanocitos, los que se encargan de producir una sustancia de nombre melanina. Por fortuna, es uno de los tipos de cáncer menos frecuentes y representa alrededor del 5 % de todos los casos.

Los melanomas pueden aparecer en cualquier parte de la piel, aunque son más frecuentes en el pecho y en la espalda de los hombres, así como en las piernas de las mujeres. Por su parte, hay órganos distintos a la piel que presentan melanomas, como el iris del ojo y el recto.

La mayoría de los melanomas diagnosticados en todo el mundo provienen de lunares preexistentes, aunque pueden originarse de una lesión totalmente nueva. A pesar de que cualquier persona es susceptible, aquellos con un tono de piel claro están en mayor riesgo.

Síntomas

A diferencia de los carcinomas no-melanomas, la lesión característica de los melanomas se observa como un lunar marrón o negro, por lo que puede ser difícil de detectar. Para facilitar el diagnóstico precoz los especialistas emplean la nemotecnia ABCDE:

  • Asimetría: todo lunar benigno debe ser simétrico, es decir, ambas mitades tienen que ser iguales en apariencia, tamaño y textura.
  • Bordes: los bordes de los lunares deben ser simétricos, bien definidos y regulares.
  • Color: los lunares benignos deben tener un color uniforme.
  • Diámetro: en la mayoría de los casos, no superan el tamaño de un guisante. Las lesiones de gran tamaño o que presenten un crecimiento acelerado deben ser evaluadas.
  • Evolución: cualquier cambio de otra índole presentado en un lunar existente o la aparición de una nueva lesión es sospechosa.

Otros tipos de cáncer de piel menos frecuentes

Los tipos de cáncer de piel mencionados con anterioridad son los más frecuentes, sin embargo, no son los únicos. Existe una gran variedad de presentaciones de la patología, aunque todas ellas en conjunto tienen una incidencia menor al 1 %, según informa la Sociedad Americana de Cáncer.

Uno de los tipos más raros y agresivos es el carcinoma de las células de Merkel. Dichas células se encuentran en la capa más externa de la piel y funcionan como receptores, enviando información sobre el tacto y las sensaciones al cerebro.

Este tipo de cáncer en particular se manifiesta a través de protuberancias o llagas firmes e indoloras, las que aparecen en las regiones expuestas al sol. Las lesiones tienden a crecer a una velocidad muy acelerada, por lo que hacen metástasis rápido y son más peligrosos que los melanomas.

Otros tipos de cáncer de piel poco frecuentes son los siguientes:

  • Linfoma cutáneo de células T.
  • Dermatofibrosarcoma protuberans.
  • Sarcoma de Kaposi.
  • Tumores de las glándulas anexas de la piel.
Melanoma en la espalda.
La revisación de un lunar para sospechar malignidad se basa en el borde, el color y los cambios en el último tiempo.

Lesiones precancerosas del cáncer de piel

Uno de los mayores factores de riesgo para padecer cáncer de piel es la exposición prolongada a la luz solar y a la radiación ultravioleta (UV). Esto puede generar diversas mutaciones en las células epidérmicas que provoquen el crecimiento anormal de las mismas. Sin embargo, las mutaciones no siempre generan la aparición de cáncer de piel en primera instancia.

Es importante destacar que no todas las lesiones precancerosas se convertirán en cáncer de piel. Las mismas aumentan la probabilidad de padecer la enfermedad. En este sentido, entre las principales destacan las siguientes:

  • Queratosis actínica: hay presencia de pequeñas manchas rojas, rosadas o del color de la piel, las que pueden ser ásperas o escamosas. Las mismas aparecen en varias regiones del cuerpo y un pequeño porcentaje de las mismas tiende a convertirse en un carcinoma de células escamosas.
  • Enfermedad de Bowen: esta lesión también se conoce como carcinoma in situ de células escamosas y es una de las formas más tempranas de cáncer. Se presenta en forma de manchas rojas de gran tamaño y de color rojo intenso en las regiones expuestas al sol, los glúteos y los genitales.
  • Queratoacantoma: es un tumor en forma de cúpula que se encuentra en la piel expuesta a la radiación solar. El mismo posee un crecimiento lento y desaparece por sí mismo.

La prevención y el cuidado de la piel son importantes

Todos los tipos de cáncer de piel son prevenibles. Se deben en gran parte a mutaciones adquiridas por la exposición prolongada a la radiación UV. En este sentido, es importante emplear protector solar.

El cáncer de piel es una enfermedad que posee un buen pronóstico siempre y cuando se haga un diagnóstico temprano, por lo que es importante realizar un chequeo constante en busca de cualquier lesión anormal. De igual forma, es fundamental acudir al especialista si se nota algún cambio en un lunar, evidente a simple vista.

Te podría interesar...
5 tipos de piel y cuidados específicos para cada una
Muy SaludLeerlo en Muy Salud
5 tipos de piel y cuidados específicos para cada una

Cada uno de los diferentes estados de la dermis reacciona de manera distinta. Descubre cuáles son los tipos de piel y cómo debes cuidarlos.



  • Ramos P, Cañete F, Dullak R, Bolla L et al. Epidemiología del cáncer de piel en pacientes atendidos en la Cátedra de Dermatología de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de Asunción, Paraguay (2008-2011). An. Fac. Cienc. Méd. 2012; 45(2).
  • Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos. Cáncer de piel. Punto Farmacológico nº 135. Junio 2019. Documento disponible en: https://www.portalfarma.com/Profesionales/comunicacionesprofesionales/informes-tecnico-profesionales/Documents/Informe-Cancer-Piel-PF135.pdf.
  • Castañeda Gameros P, Eljure Téllez J. El cáncer de piel, un problema actual. Revista de la Facultad de Medicina de la UNAM. 2016; 59(2): 6-14.
  • Barton V, Armeson K, Hampras S, Ferris LK et al. Nonmelanoma skin cancer and risk of all-cause and cancer-related mortality: a systematic review. Arch Dermatol Res. 2017;309(4):243-251.
  • Brandt MG, Moore CC. Nonmelanoma Skin Cancer. Facial Plast Surg Clin North Am. 2019;27(1):1-13.
  • Rastrelli M, Tropea S, Rossi CR, Alaibac M. Melanoma: epidemiology, risk factors, pathogenesis, diagnosis and classification. In Vivo. 2014;28(6):1005-11.