Muy Salud
 

Copa menstrual: todo lo que debes saber

Además de económicas y ecológicas, las copas menstruales pueden ser seguras y cuentan con una gran capacidad de almacenamiento. Descubre otros beneficios de este dispositivo, así como sus posibles riesgos y formas de uso.
Copa menstrual: todo lo que debes saber

Escrito por Daniela Andarcia, 29 Diciembre, 2020

Última actualización: 29 Diciembre, 2020

La copa menstrual es un pequeño recipiente en forma de campana. Este dispositivo es elaborado en silicona, lo que le da la flexibilidad necesaria para introducirse con facilidad por la vagina. Además, su objetivo es la recolección de sangre durante la menstruación.

A pesar de que la copa menstrual es de data remota, su uso se ha popularizado en la última década. Entre las variopintas razones está que al ser reutilizable es una alternativa ecológica en comparación con las toallas sanitarias y los tampones.

Su función es recolectar de forma interna la sangre durante el periodo sin absorberla. Las mujeres, luego de transcurrido un tiempo, sacan la copa, vierten su contenido, proceden a higienizarla con abundante agua y jabón e insertarla de nuevo. Descubre las ventajas, sus riesgos potenciales y cómo usarla.

Beneficios de usar la copa menstrual

Las copas menstruales resultan muy ventajosas, entre otras cosas, por su tiempo prolongado de uso, asequibilidad y pluralidad en tamaños y materiales de elaboración. Conoce más acerca de los beneficios de la copa menstrual.

Son económicas y ecológicas

Gracias a que son reusables, al contrastar el costo de los embudos menstruales con tampones y toallas sanitarias resulta en ahorro. Debido al material con que son fabricadas puedes comprar una copa menstrual y emplearla por varios meses, con el cuido y la higienización adecuadas. A diferencia de los apósitos tradicionales que deben ser descartados entre tres o cuatro veces al día.

Por la misma razón, a pesar de estar elaboradas en plástico blando o silicona, resultan una buena opción para cuidar del ambiente, ya que producen menos desechos.

Pueden resultar más seguras

Esto se debe a que, a diferencia de otros dispositivos, las copas menstruales recolectan sangre en vez de absorberla. Esto evita el desarrollo de infecciones bacterianas como el síndrome de choque tóxico (TSS), detectado en algunas mujeres por usar tampones. De hecho, un estudio en 604 adolescentes no registró ningún tipo de infección o caso de TSS.

De igual forma, en un estudio publicado en Journal of Women’s Health, el 37% de las mujeres calificó la copa menstrual como mejor que los tampones y las toallas sanitarias. Además de preferirlas por su comodidad, sequedad y reducción de olores.

Tienen una gran capacidad de almacenamiento

Pueden llegar a retener entre 1 y 2 onzas de líquido menstrual, mientras que los tampones, por ejemplo, tan solo absorben un tercio de onza. Al ser usadas por horas prolongadas, te brindarán tranquilidad en caso de hacer un viaje o tener privado el acceso a un baño.

Puedes mantener relaciones sexuales

Esto es posible solo si el embudo es de los blandos y desechables. Además, deberás asegurarte de que estén bien colocados para evitar fugas y que tu pareja lo sienta durante el coito. Luego del acto procede a descartar el embudo.

Puedes usarla, a pesar de llevar un dispositivo intrauterino

Las empresas fabricantes de copas menstruales advierten que dentro de sus bondades está el poder usarlas con un dispositivo intrauterino (DIU). Sin embargo, una investigación de 2012 parece no estar de acuerdo con esta premisa, alegando que la copa menstrual sacaría el DIU del útero. Por ello se recomienda que acudas al ginecólogo y le manifiestes las dudas.

Médica sostiene DIU.
Existe controversia respecto al DIU y la copa menstrual, aunque solo un estudio menciona la posibilidad de que el dispositivo sea expulsado.

Riesgos potenciales de usar la copa menstrual

Estudios han logrado detectar algunos riesgos potenciales relacionados con el uso de dispositivos menstruales internos, entre los que figura la copa menstrual.

Posibles fugas

Del mismo modo que los tampones, la copa menstrual puede llegar a derramarse si no es revisada con regularidad. El estar llena o no encajar bien en tu zona íntima aumenta el riesgo de fugas.

Se recomienda verter el contenido de la copa cada seis horas como mínimo, para luego higienizarla e introducirla de nuevo. Además, hay que comprar una taza menstrual que se ajuste a la vagina; esto creará una especie de sello para que no se mueva.

Riesgo de dolor o maltrato

Estos riesgos se pueden llegar a materializar si la copa menstrual es muy grande, tienes uñas largas o está en una posición incorrecta. Así mismo, debes considerar el hecho de que introducir cualquier objeto por tu vagina puede generar algún malestar leve.

Debes estar atenta de no insertar tu dispositivo menstrual con un movimiento brusco y que cumpla con las medidas adecuadas para las dimensiones del canal vaginal. Ten presente que algunas mujeres tienen esta zona más estrechas que otras.

Alergias y erupciones

Son pocas las personas que presentaron estos síntomas al usar una copa menstrual. Según un estudio de The Lancet Public Health, solo hubo 6 casos, lo que representa menos del 1 % de los sujetos sometidos a las pruebas.

Entre los posibles factores que pudieron haber influido están los materiales usados por las empresas para elaborar las tazas menstruales. Así las cosas, es importante que sepas que algunas marcas te pueden funcionar mejor que otras.

Problemas urinarios

El mismo estudio hecho por The Lancet Public Health arrojó que un 0,27 % de las mujeres a prueba presentó irritación en la uretra. Un número menor manifestó problemas urinarios y se encontró que el origen de esto podría ser que la copa menstrual empujó la uretra, por lo que la misma se bloqueó.

Sin detrimento de lo expuesto, las ecografías realizadas a esta mujeres demostraron que, si bien es cierto que los problemas provienen de la copa menstrual, no es menos real que fue la colocación incorrecta del dispositivo el motivo subyacente.

Translocación o expulsión del DIU

La expulsión o translocación de un dispositivo intrauterino a causa de la copa menstrual es poco frecuente. Sin embargo, en caso de que seas una de las desafortunadas, corres el riesgo de quedar embarazada.

Aunque el mismo estudio 2012 demostró que no se ha logrado comprobar que el motivo directo de la descolocación del dispositivo intrauterino sea por el uso de la taza menstrual. Esto se debe a que los resultados arrojaron que no hay un incremento de riesgo de expulsión del DIU si se usan tampones, copa o toallas sanitarias.

Riesgo de infecciones

El riesgo de infecciones vaginales se presenta cuando no se lava de forma correcta el embudo menstrual. Si se contrasta este recipiente con cualquiera de los otros productos sanitarios, como tampones y apósitos, resulta que los últimos tienen posibilidades más elevadas de generar alguna infección durante su uso.

Infección urinaria por copa menstrual.
Las infecciones y complicaciones en general, vinculadas a la copa menstrual, responden a la mala colocación.

¿Cómo introducir una copa menstrual?

Aprender a usar de forma correcta este dispositivo menstrual puede restarte algunos de los problemas mencionados. Puede que te parezca misión imposible al principio, pero luego de un tiempo esta sensación será cosa del pasado.

  1. Desempaca tu copa menstrual y lee con cuidado las instrucciones que contiene. Allí te indicarán, entre otras cosas, la forma correcta de lavarla y esterilizarla.
  2. Luego de higienizarla podrás observar que cuenta con un extremo más angosto que otro. El lado angosto está sellado y al momento de colocarte la copa quedará en la parte inferior; esto te permitirá un agarre para sacarla con facilidad.
  3. Antes de usar la taza menstrual, asegúrate de tener las manos limpias. Del mismo modo, al momento de sacarla de tu vagina.
  4. Se recomienda lubricar la parte más ancha del dispositivo. Usa de preferencia un producto a base de agua.
  5. Para insertar la taza debes doblar la parte más ancha para reducir su tamaño. En ese punto, colócala en tu vagina y empújala de manera sutil hacia dentro, en dirección a tu zona umbral. Para ello puedes ponerte de cuclillas o de pie. También hay quienes levantan una pierna y la posicionan sobre la tapa del inodoro o el borde de la bañera.
  6. Dale un giro completo a la taza una vez que esté dentro de tu vagina y la taza se abrirá para cumplir su función. Para estar segura de que se ha abierto de forma correcta toma el dispositivo por su base, pero no por la punta, y dale la vuelta. Un indicativo de que todo está en su lugar es que no sientes nada.

Aprende a doblar la copa menstrual

Puede llevarte un poco de práctica este paso, pero tienes varias formas de plegar la taza menstrual:

  • Pliegue en C o en U: sujeta la taza con tus dedos y presiona sus costados; esto hará que vista desde arriba se vea con un óvalo alargado. Ahora hazle un doble por la mitad, con lo que lograrás que se forme una letra C o U.

Pliegue hacia abajo: con la ayuda de tus dedos dobla la parte superior del embudo, de tal manera que se dibuje un triángulo, mientras colocas el dispositivo en tu canal vaginal con ayuda de la otra mano y empujas como se explicó de forma previa.

Pliegue número 7: aquí tendrás que presionar el embudo por los costados, lo que te ayudará a formar un óvalo alargado. Luego dobla un extremo hacia abajo en diagonal hasta que se forme un número 7.

¿Cómo extraer la copa menstrual?

Dependiendo de tu flujo menstrual puedes durar de 6 a 12 horas ininterrumpidas con el dispositivo. En caso de que sea abundante, no prolongues el uso más del mínimo de tiempo recomendado para evitar fugas.

También puedes considerar usarla durante la noche, gracias a su capacidad de almacenamiento. Descubre cómo sacar la copa menstrual de la vagina:

  1. Lava tus manos y con ayuda de tu dedo índice hala con suavidad el tallo de copa hasta sacar la base.
  2. Luego toma la base del dispositivo con firmeza, aprieta suave para liberar el sello y hala hacia abajo para extraer en su totalidad el embudo de tu vagina. Procede a vaciarlo y a higienizarlo de inmediato.

¿Cómo limpiar la taza menstrual?

Higienizar tu dispositivo menstrual de manera correcta, antes, durante y luego de su uso es indispensable para mantenerlo en buen estado y libre de gérmenes. Así como guardarlo en un lugar impoluto y fresco.

Para ello usa un jabón suave sin olor y, si es líquido, mucho mejor. Enjuaga con abundante agua y luego de cada ciclo menstrual considera esterilizar el embudo con un poco de agua caliente durante unos 5 minutos.

Transcurrido el tiempo procede a secar la taza con un paño limpio o papel sanitario. Luego envuelve en una tela limpia o estuche y guarda en un lugar fresco e higiénico. No olvides limpiarlo de nuevo antes de usarlo.

¿Qué recordar de la copa menstrual?

Estos son los puntos principales que debes recordar sobre este dispositivo:

  • Las copas menstruales tienen formas de campana o embudo y en la actualidad cuentan con variopintos materiales y tamaños. Debes de adquirir la que mejor se ajuste a tus necesidades.
  • Lee las instrucciones que vienen con la taza menstrual. Su uso adecuado la hará un dispositivo seguro.
  • Recuerda que la copa menstrual no se puede usar más de 12 horas ininterrumpida para evitar fugas. Y esto también dependerá de la cantidad de líquido menstrual que tu cuerpo esté expulsando.
  • Las tazas menstruales son reutilizables y, según la Clínica Mayo, tienen una data de 6 meses a 10 años. Esto dependerá del cuidado que le proporciones y de la marca.
  • Es imperante que aprendas a colocarla de la forma correcta para evitar fugas, molestias y daños a la salud.
8 hábitos de higiene íntima muy recomendables

8 hábitos de higiene íntima muy recomendables

La higiene íntima es un tema que parece preocupar a muchas mujeres. Descubre 8 hábitos recomendados para el cuidado y la salud genital.



  • Park, C. J., Barakat, R., Ulanov, A., Li, Z., Lin, P. C., Chiu, K., Zhou, S., Perez, P., Lee, J., Flaws, J., & Ko, C. J. (2019). Sanitary pads and diapers contain higher phthalate contents than those in common commercial plastic products. Reproductive toxicology (Elmsford, N.Y.)84, 114–121. https://doi.org/10.1016/j.reprotox.2019.01.005
  • Juma, J., Nyothach, E., Laserson, K. F., Oduor, C., Arita, L., Ouma, C., Oruko, K., Omoto, J., Mason, L., Alexander, K. T., Fields, B., Onyango, C., & Phillips-Howard, P. A. (2017). Examining the safety of menstrual cups among rural primary school girls in western Kenya: observational studies nested in a randomised controlled feasibility study. BMJ open, 7(4), e015429. https://doi.org/10.1136/bmjopen-2016-015429
  • North, B. B., & Oldham, M. J. (2011). Preclinical, clinical, and over-the-counter postmarketing experience with a new vaginal cup: menstrual collection. Journal of women's health (2002), 20(2), 303–311. https://doi.org/10.1089/jwh.2009.1929
  • Wiebe, E. R., & Trouton, K. J. (2012). Does using tampons or menstrual cups increase early IUD expulsion rates?. Contraception, 86(2), 119–121. https://doi.org/10.1016/j.contraception.2011.12.002
  • van Eijk, A. M., Zulaika, G., Lenchner, M., Mason, L., Sivakami, M., Nyothach, E., Unger, H., Laserson, K., & Phillips-Howard, P. A. (2019). Menstrual cup use, leakage, acceptability, safety, and availability: a systematic review and meta-analysis. The Lancet. Public health, 4(8), e376–e393. https://doi.org/10.1016/S2468-2667(19)30111-2
  • Mayo Clinic Health System [Published 2016 Mar 24]. Menstrual Cups vs. Tampons: Things You Might Not Know. Available from: https://newsnetwork.mayoclinic.org/discussion/menstrual-cups-vs-tampons-things-you-might-not-know-about-the-cup/

Graduada en Gestión del Talento Humano por el Colegio Universitario José Lorenzo Pérez Rodríguez (Venezuela) en 2011. Redactora profesional con más de 5 años de experiencia. Ha trabajado como creadora de contenidos para diversos medios digitales enfocados en temáticas variadas. En los últimos años, ha colaborado en páginas web especializadas en salud, nutrición y entrenamiento. Cuenta con una amplia experiencia en SEO y creación, edición y maquetado de contenido en WordPress. Ha realizado cursos de marketing en Instagram y otras redes sociales en las que ha colaborado como gestora y administradora. Del mismo modo, se ha desempeñado en el diseño y manejo de contenido interactivo e-Learning en plataformas como H5P y Moodle para cursos de idiomas.