Cambios en la TSH: qué los produce y cómo controlarlos

Los cambios en la TSH son normales, al menos cuando ocurren dentro de los rangos estipulados por los especialistas. Te enseñamos qué los causan y qué hacer al respecto.
Cambios en la TSH: qué los produce y cómo controlarlos

Última actualización: 16 abril, 2022

La hormona estimulante de la tiroides, también conocida como TSH, es el principal estímulo para la producción de la hormona tiroidea por parte de la glándula tiroides. Se segrega en la hipófisis anterior, y también incide en el crecimiento de las células foliculares de la tiroides (lo que se traduce en su crecimiento). Los cambios en la TSH pueden manifestarse por varios motivos, varios de ellos hábitos reversibles.

La TSH se mide a través de una prueba sanguínea. Junto con los valores de hormonas tiroideas (T3 y T4) se pueden determinar episodios de hipotiroidismo e hipertiroidismo, así como de otros trastornos de la tiroides. No todos los cambios en la TSH se asocian con factores adversos, ya que la cantidad que se segrega está condicionada por factores diferentes. Hoy exploramos los principales de ellos y te decimos qué hacer al respecto.

¿Por qué se producen los cambios en la TSH?

Antes de describirte las causas de los cambios en la TSH, primero debes entender qué se considera realmente un cambio. Es importante comprender que es normal que existan estas alteraciones, siempre y cuando se mantengan en cierto rango. De acuerdo con la Asociación Americana de Tiroides (ATA), los niveles normales de la TSH se mantienen entre 0,4 y 4,0 miliunidades por litro.

Los valores pueden variar de acuerdo con cada laboratorio, incluso con cada país. Estos son los suministrados por la ATA, de manera que en todo caso son referenciales. Todas las oscilaciones entre el rango dado se consideran normales, y pueden variar por la confluencia de una serie de hábitos y factores ambientales. Te dejamos con algunas razones de los cambios en la TSH.

Edad

Los estudios y las investigaciones han encontrado que la TSH aumenta con la edad. En promedio, las concentraciones aumentan 0,08 miliunidades por litro por cada década de vida como valor estándar. Por tanto, mientras te haces mayor tus niveles normales de TSH aumentan. Estos no se relacionan con cambios en la hormona tiroidea, de manera que este aumento no altera las funciones de la glándula.

Falta de descanso nocturno

Los cambios en la TSH por insomnio
Las personas con insomnio están mayormente expuestas al estrés y a los cambios hormonales. Entre ellos destaca la variación en las concentraciones de TSH.

La evidencia indica que la restricción del sueño altera las proporciones de secreción de la TSH. La reducción es modesta, pero en todo caso significativa tan solo un par de días después de episodios recurrentes de falta de descanso nocturno. Quienes padecen de insomnio, tienen una alteración de su ritmo circadiano, trabajan o estudian durante la noche y demás pueden obtener resultados más bajos durante los exámenes de sangre.

Exposición al yodo

Los expertos han encontrado que los cambios en los niveles de yodo en el cuerpo también pueden alterar la segregación de la hormona estimulante de la tiroides. Los estudios indican un aumento de la segregación ante una ingesta elevada, mientras que una baja segregación en poblaciones con una ingesta reducida del mineral.

Ingesta de medicamentos

Se han identificado varios medicamentos capaces de suprimir la producción de TSH. Esto a pesar de que los pacientes cuentan con una función tiroidea normal antes del tratamiento.

La lista es muy larga, pero por mencionar algunos destacamos los antiinflamatorios no esteroideos, los análogos de somatostatina, los agonistas de la dopamina, los glucocorticoides, los retinoides y demás.

Temporada estacional

Los investigadores han encontrado que ocurren cambios en la TSH en función de la temporada estacional. El organismo segrega más de esta hormona durante la temporada invernal, y menos durante el verano.

Esto ocurre también en otros mamíferos, ya que las funciones biológicas están restringidas por las variaciones mediadas por la melatonina. El aumento es mayor en las mujeres que en hombres.

Embarazo

Se sabe que los cambios hormonales en el embarazo pueden motivar alteraciones en la TSH. Los cambios pueden ser a la baja o a la alta, dependiendo de una serie de variables en el organismo.

La mayoría de las alteraciones se mantienen en un rango saludable, pero en muchos casos evolucionan a hipotiroidismo e hipertiroidismo. Es por esto que los niveles deben ser evaluados de forma regular, de manera que se detecten a tiempo y no afecten el desarrollo del feto.

Dieta rica en grasas

Existe evidencia que una dieta rica en grasas tienen a reducir la segregación de TSH. En general, la hormona varía de acuerdo con la dieta; de manera que el contenido de nutrientes presentes en ella condiciona en gran medida el porcentaje que se segrega. Cuanta más equilibrada sea la dieta, más estable será la producción de este mensajero.

Exposición al humo del tabaco

Los cambios en la TSH pueden ser por cigarrillo
Además de los muchos efectos nocivos que el cigarrillo tiene para la salud, están los cambios hormonales como las variaciones en la TSH.

Los estudios y las investigaciones han encontrado que la exposición al humo del tabaco (de forma pasiva o activa) aumenta los niveles de TSH en el organismo. El aumento puede ser tan significativo que muchos de los fumadores se pueden diagnosticar con hipotiroidismo leve.

Otras de las variables que inciden en los cambios en la TSH son la ingesta de suplementos, la presencia de enfermedades subyacentes, los agentes contaminantes o químicos de la zona de residencia o el trabajo, el índice de masa corporal, el consumo de alcohol y el ejercicio. Para un análisis riguroso de todos los desencadenantes ambientales, puedes consultar este artículo académico.

¿Se pueden controlar los cambios en la TSH?

Sí es posible controlar los cambios en la TSH a través de un ajuste en los hábitos de vida. Ten en cuenta que en la mayoría de los casos estos cambios no son peligrosos, tampoco se relacionan con trastornos de la función tiroidea. Sin embargo, algunas personas pueden preferir mantenerlos estables para evitar complicaciones en el futuro.

Por ejemplo, quienes tienen antecedentes de trastornos de este tipo en la familia, también quienes padecen de una enfermedad autoinmunitaria (diabetes tipo 1, celiaquía, artritis reumatoide y demás). En líneas generales debes llevar una vida saludable, una que incluya una dieta equilibrada, ejercicio regular, reducción del tabaco y el alcohol y evitar la interacción con drogas recreativas.

También debes evitar la automedicación, y realizar exámenes regulares en caso de que lleves una terapia permanente recetada por un especialista. En caso de dudas puedes hacerte pruebas para valorar la TSH de manera regular, y consultar con un profesional sobre qué cambios hacer o cómo interpretar los resultados.

Te podría interesar...
Medicamentos para la enfermedad de tiroides
Muy Salud
Leerlo en Muy Salud
Medicamentos para la enfermedad de tiroides

La enfermedad de la tiroides se presenta con signos clínicos sistémicos y difusos. Muchos medicamentos pueden tratar de abordarla.



  • Babić Leko, M., Gunjača, I., Pleić, N., & Zemunik, T. Environmental factors affecting thyroid-stimulating hormone and thyroid hormone levels. International Journal of Molecular Sciences. 2021; 22(12): 6521.
  • Belin, R. M., Astor, B. C., Powe, N. R., & Ladenson, P. W. Smoke exposure is associated with a lower prevalence of serum thyroid autoantibodies and thyrotropin concentration elevation and a higher prevalence of mild thyrotropin concentration suppression in the third National Health and Nutrition Examination Survey (NHANES III). The Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism. 2004; 89(12): 6077-6086.
  • Bremner, A. P., Feddema, P., Leedman, P. J., Brown, S. J., Beilby, J. P., Lim, E. M., ... & Walsh, J. P. Age-related changes in thyroid function: a longitudinal study of a community-based cohort. The Journal of Clinical Endocrinology. 2012; 97(5): 1554-1562.
  • Bjergved, L., Jørgensen, T., Perrild, H., Carlé, A., Cerqueira, C., Krejbjerg, A., ... & Knudsen, N. Predictors of change in serum TSH after iodine fortification: an 11-year follow-up to the DanThyr study. The Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism. 2012; 97(11): 4022-4029.
  • Cano, P., Jiménez-Ortega, V., Larrad, A., Toso, C. F. R., Cardinali, D. P., & Esquifino, A. I. Effect of a high-fat diet on 24-h pattern of circulating levels of prolactin, luteinizing hormone, testosterone, corticosterone, thyroid-stimulating hormone and glucose, and pineal melatonin content, in rats. Endocrine. 2008; 33(2): 118-125.
  • Guan, H., Shan, Z., Teng, X., Li, Y., Teng, D., Jin, Y., ... & Teng, W. Influence of iodine on the reference interval of TSH and the optimal interval of TSH: results of a follow‐up study in areas with different iodine intakes. Clinical Endocrinology. 2008; 69(1): 136-141.
  • Glinoer, D., & Spencer, C. A. Serum TSH determinations in pregnancy: how, when and why?. Nature Reviews Endocrinology. 2010; 6(9): 526-529.
  • Haugen, B. R. Drugs that suppress TSH or cause central hypothyroidism. Best practice & research Clinical endocrinology & metabolism. 2009; 23(6): 793-800.
  • Jansen, S. W., Akintola, A. A., Roelfsema, F., Van Der Spoel, E., Cobbaert, C. M., Ballieux, B. E., ... & Van Heemst, D. Human longevity is characterised by high thyroid stimulating hormone secretion without altered energy metabolism. Scientific reports. 2015; 5(1): 1-11.
  • Kessler, L., Nedeltcheva, A., Imperial, J., & Penev, P. D. Changes in serum TSH and free T4 during human sleep restriction. Sleep. 2010; 33(8): 1115-1118.
  • Kuzmenko, N. V., Tsyrlin, V. A., Pliss, M. G., & Galagudza, M. M. Seasonal variations in levels of human thyroid-stimulating hormone and thyroid hormones: a meta-analysis. Chronobiology International. 2021; 38(3): 301-317.
  • Leeni, M. K., Khandelwal, R., Shashidharan, B., & Mehta, L. M. Study of serum TSH levels in tobacco smokers and non-smokers. Journal of Evolution of Medical and Dental Sciences. 2015; 4(66): 11487-11493.