Las 4 diferencias entre sociópata y psicópata

Tanto la psicopatía como la sociopatía son términos muy populares, pero ¿en realidad sabes de qué tratan? En este artículo responderemos las dudas más frecuentes.
Las 4 diferencias entre sociópata y psicópata
Diego Pereira

Revisado y aprobado por el médico Diego Pereira el 15 Abril, 2021.

Escrito por Aylin Stefany Rodriguez Vinasco, 16 Abril, 2021

Última actualización: 16 Abril, 2021

¿Alguna vez te has preguntado qué es un sociópata o un psicópata? Sea afirmativa o negativa tu respuesta, sin duda alguna, en algún momento has usado estas palabras para referirte a alguien por algún comportamiento que has considerado extraño. De hecho, se ha popularizado su uso, así como el de muchos términos médicos o técnicos que no conocemos de primera mano.

Lo cierto es que es muy probable que sí conozcas a algún psicópata en tu vida, pues según el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM), las tasas de prevalencia de este desorden mental están entre el 0,2 % al 3,3 % de la población mundial.

La psicopatía, así como la sociopatía, pese a ser diferentes entre sí son considerados trastornos de la personalidad antisociales.

¿Qué es un sociópata?

Hay diferencias entre sociópata y psicópata.
La agresividad puede caracterizar mucho a estas personas.

Aunque no es tan clara su definición en las clasificaciones internacionales de trastornos mentales, el CIE 10 de trastornos mentales y del comportamiento de la Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que una personalidad sociopática tiene una baja tolerancia a la frustración y puede involucrar comportamientos agresivos y violentos.

Como su nombre lo sugiere, hace referencia a un trastorno más de carácter social que mental, de allí la complejidad para estudiarlo desde el área de la salud mental.

Es más, esta es una de las razones por las que el término se usa de forma incorrecta y se limita a referenciar comportamientos y actitudes que no son bien vistas por la sociedad.

Tiene otros rasgos psicológicos como:

  1. Impulsividad: por lo general las personas con este trastorno son bastante impulsivas, no suelen planificar muy bien sus acciones.
  2. Establecen relaciones o vínculos: pese a que este trastorno los hace poco empáticos, podrían llegar a establecer vínculos interpersonales.
  3. Irresponsabilidad: además de ser irresponsables, tienen una gran tendencia a desobedecer normas o leyes, ya sea legalmente establecidas o sociales.
  4. Inestabilidad emocional: suelen ser inestables a nivel emocional.
  5. Aislamiento: así como sufren de labilidad emocional y afectiva, suelen alejarse de las personas. Esto según sus emociones.
  6. Problemas en su infancia: este tipo de trastorno suele sugerir que quien lo padece ha atravesado por problemas de diferente índole durante su infancia. Además, la mayoría de sus padres suelen tener problemas para darles una educación eficiente.
  7. Conducta socialmente rechazada: regularmente suelen ser notados gracias a su comportamiento, pues la sociedad los percibe como raros.

¿Qué es un psicópata?

Los psicópatas son personas con una tendencia a actuar de manera delictiva. Es un trastorno que lleva muchos años en estudio, al igual que sus características.

Sin embargo, en una de tantas investigaciones al respecto se indica que el psicópata manifiesta tener falta de afecto, remordimientos o empatía. Esto ocurre porque la persona incapaz de entender su comportamiento en relación a los demás.

De otro lado, estas personas tienen trastornos en actitudes afectivas, interpersonales y en su estilo de vida. Otras de las características más relevantes son:

  • Manipulación: es una de las mayores habilidades de los psicópatas. Es el medio a través del cual logran conseguir todo lo que se plantean. Esta es la razón por la cual quienes sufren este trastorno se relacionan mejor con personas sumisas, porque logran tener cierto poder sobre ellas.
  • Incapacidad para sentir empatía: no son capaces de empatizar con otras personas, porque lo único que les importa son ellos mismos. Esto los vuelve fríos y calculadores para lograr sus objetivos, ya que no les importa si causan daño o no a los demás.
  • Ausencia de remordimiento: emociones como la culpa o el miedo son cosas que nunca van a poder experimentar. Únicamente rigen sus actos con base a lo que desean o necesitan si medir el daño que puedan causar para alcanzarlo.
  • Éxito laboral: estas características hacen que este tipo de personas tengan un mayor éxito laboral. Incluso, hay una alta tendencia a que ocupen altos cargos.
  • Encanto: suelen parecer encantadores y su actitud puede llamar mucho la atención. Sin embargo esto siempre es superficial, hasta quizá, planeado.

Las 4 diferencias entre un sociópata y un psicópata

Seguramente hasta el momento has entendido a qué hace referencia el término de sociópata y psicópata y cuáles son las características de cada uno. De hecho, habrás identificado que hay varias similitudes entre ambos.

Bien, a continuación te presentamos las 4 diferencias más importantes entre un sociópata y un psicópata.

1. Origen del trastorno

Una personalidad sociópata o psicópata tiene varias causas.
Estas condiciones tienen origen multifactorial.

La principal diferencia entre un sociópata y un psicópata radica en el origen del trastorno. Un estudio publicado en el Journal of Aggression and Violent Behavior señala que mientras que el sociópata puede adquirir este trastorno en cualquier etapa de la vida o ser congénito, el psicópata presenta desbalances genéticos y químicos en su cerebro.

Esto hace que los psicópatas sean más peligrosos, pues tienen una tendencia a la violencia y a la crueldad que se queda corta con la falta de remordimiento ante sus actos. Esta característica, según otros estudios, podría tener origen en una asimetría en la amígdala, esa parte cerebral en donde se regulan el miedo y el juicio.

Esta diferencia es realmente importante porque es la que determina el éxito del tratamiento. Los sociópatas podrían superar los acontecimientos que los han llevado a desarrollar este trastorno, mientras que los psicópatas no pueden “curarse".

Hay terapias para estos últimos que podrían contribuir a controlar su conducta a través de sistemas de recompensas, pero no es posible modificar las estructuras cerebrales que lo hacen ser.

2. Relaciones interpersonales

Como ya lo mencionamos, los psicópatas no tienen la capacidad de generar vínculos emocionales reales con otras personas. Aunque en algún momento parezca que sí, detrás de ese comportamiento hay manipulación o una recompensa al final.

Esta es la razón por la cual sus relaciones son superficiales y se caracterizan por la manipulación o utilización del otro.

Los sociópatas, por su parte, pueden llegar a establecer vínculos con las personas más cercanas y con las que pueden llegar a tener confianza. Es más, son muy leales con quienes han establecido ese tipo de relaciones.

Precisamente esa mezcla entre su impulsividad e irresponsabilidad con la lealtad y manipulación que pueden llegar a establecer ha sido sujeta de varios estudios en los que se ha evidenciado que los sociópatas son personas que llegan a alcanzar cargos de poder en ciertas organizaciones. Aunque a la larga termine siendo contraproducente.

3. Planificación e impulsividad

Otras de las grandes diferencias entre los psicópatas y sociópatas radica en la planificación e impulsividad. Los psicópatas, por su parte, suelen ser muy organizados, planificadores y poco impulsivos. Tienen la capacidad para establecer un objetivo y plantear diferentes estrategias que le permitan lograrlo.

Pueden, incluso, orquestar un plan A, B o C con el fin de considerar todas sus opciones. De hecho, en una investigación publicada en el Journal of Forensic and Legal Medicine al respecto se indica que esto ocurre debido a ciertas particularidades en las estructuras cerebrales de los psicópatas.

Estas serían las responsables de ese comportamiento violento, pero racional en este tipo de personas.

Por su parte, los sociópatas sí son impulsivos, pueden estallar en cualquier momento y dejarse dominar por sus emociones.

Así pues, haciendo una comparación en la planeación de un crimen, el sociópata podría dejar múltiples huellas que lo lleven a ser descubierto con facilidad, mientras que los psicópatas planearían cada detalle para evitar ser aprehendidos.

4. Percepción del exterior

Debido a las características propias del psicópata es posible que este pase desapercibido para las personas que lo rodean. Si bien son incapaces de sentir empatía o experimentar ciertos sentimientos, su poder de manipulación y estrategia es tal que pueden reconocerlos y emularlos muy bien, si esto hace parte de alguno de sus planes.

Es el caso de Ted Bundy, uno de los asesinos seriales más famosos del mundo. Aunque tenía una novia y una vida aparentemente normal, logró asesinar a un sinnúmero de mujeres, aunque haya confesado 36 homicidios. Luego de múltiples estudios, su diagnóstico fue psicopatía.

Lo contrario ocurre con los sociópatas, quienes suelen estar en la mira de las personas por sus compartimientos extraños y aislados. Suelen llamar la atención muy fácilmente. Ante un homicidio es normal que su forma de actuar los llegue a delatar.

No es lo mismo el sociópata que el psicópata

Así es, aunque para muchos son sinónimos, no es lo mismo hablar de un sociópata que de un psicópata. Son personas con características y conductas complejas, unas similares, pero nunca iguales. Como lo mencionamos, un sociópata podría superar aquello que lo hace ser, mientras que un psicópata jamás podría hacerlo.

Te podría interesar...
Adicciones comportamentales
Muy SaludLeerlo en Muy Salud
Adicciones comportamentales

Las adicciones comportamentales están recibiendo cada vez más atención entre médicos, investigadores y población en general, ya que están en aumento.



  • Víquez, C. M. PSICOPATÍA VERSUS SOCIOPATÍA: SUPERACIÓN DE PARADIGMA, ESTEREOTIPOS Y COSTUMBRISMOS.
  • Rivas Vega, E. M. (2017). La sociópata y psicopatía en el Derecho penal español y en Derecho comparado.
  • Pozueco Romero, J. M., Romero Guillena, S. L., & Casas Barquero, N. (2011). Psicopatía, violencia y criminalidad: un análisis psicológico-forense, psiquiátrico-legal y criminológico (Parte II). Cuadernos de Medicina Forense, 17(4), 175-192.
  • Prado, B. C. (2019). Psicópatas, sociópatas y narcisistas perversos en la literatura policial. In Género negro sin límites (pp. 243-251). Andavira.
  • Ana Calzada-Reyes, Alfredo Alvarez-Amador, Lídice Galán-García, Mitchell Valdés-Sosa. EEG abnormalities in psychopath and non-psychopath violent offenders. Journal of Forensic and Legal Medicine. Volume 20, Issue 1, 2013. Pages 19-26. https://doi.org/10.1016/j.jflm.2012.04.027.
  • Pech, R.J. and Slade, B.W. (2007), "Organisational sociopaths: rarely challenged, often promoted. Why?", Society and Business Review, Vol. 2 No. 3, pp. 254-269. https://doi.org/10.1108/17465680710825451
  • Valencia, Olga Lucía. (2007). Asimetrías cerebrales en la psicopatía. Diversitas: Perspectivas en Psicología, 3(2), 275-286. Retrieved April 09, 2021, from http://www.scielo.org.co/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1794-99982007000200009&lng=en&tlng=es.
  • Jack Pemment. Psychopathy versus sociopathy: Why the distinction has become crucial. Aggression and Violent Behavior. Volume 18, Issue 5. 2013. Pages 458-461. https://doi.org/10.1016/j.avb.2013.07.001.
  • Marty, Meghan & Segal, Daniel. (2015). DSM-5: Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders.