Diferencias entre bisexual y pansexual

Existen muchas diferencias entre ser bisexual y ser pansexual. Aquí te las contamos, pero debes tener en cuenta que toda expresión a nivel socioafectivo es igual de válida.
Diferencias entre bisexual y pansexual
Samuel Antonio Sánchez Amador

Escrito y verificado por el biólogo Samuel Antonio Sánchez Amador el 22 octubre, 2021.

Última actualización: 22 octubre, 2021

El sexo, el género y la identidad de género son conceptos cada vez más debatidos en la sociedad general. Cuando reconocemos que el término género es un constructo social y más un espectro que una entidad binaria (chico/chica), se abre un abanico de opciones y expresiones a nivel tanto emocional como sexual. ¿Quieres conocer las diferencias entre ser bisexual y pansexual?

Aprender las distinciones entre ambos términos es interesante, pero recuerda que nada de lo aquí citado tiene por qué definir a un individuo a largo plazo. La sexualidad y el género son conceptos fluidos y cambiantes en el tiempo, por lo que una persona puede tener ciertas predilecciones sexuales en un momento de su vida y verse más atraída luego por otras. En el mundo de la identidad, las etiquetas sobran.

Sexo, género e identidad de género

Antes de comentar las diferencias entre bisexual y pansexual, vemos de gran interés explorar qué son conceptos como el sexo, el género y la identidad de género. Esto es muy importante, ya que trataremos con ellos en líneas venideras. ¡No te lo pierdas!

Sexo

Según el Diccionario de Oxford, desde un punto de vista biológico el sexo es ‘la condición orgánica que distingue a los machos de las hembras’. Este rasgo determina la mera función reproductiva de los organismos y está presente en todos los animales y plantas que lleven a cabo un tipo de reproducción sexual.

El sexo asignado al nacer depende en su mayoría de la condición cromosómica de cada célula somática del organismo. Los chicos presentan un cromosoma X y un cromosoma Y en su par sexual, mientras que el cariotipo de las chicas es XX. Tal y como indica el National Human Genome Research Institute (NHGRI), otros muchos animales presentan sistemas similares (como el ZW o el X0).

La determinación cromosómica define el sexo, pero también se tienen en cuenta concentraciones hormonales, disposición de los genitales y muchas cosas más para crear la imagen de “chico” o “chica” desde un punto de vista biológico. Por ejemplo, las personas que no tienen los órganos sexuales ajustados a una idea preconcebida se consideran intersexuales (a pesar de ser XX o XY en el cariotipo).

El sexo es un concepto que reporta mucha información en la naturaleza, pero cada vez tiene menos sentido en la cultura humana. Este falla a la hora de describir órganos sexuales intermedios, concentraciones hormonales fuera de la norma y otros muchos rasgos que caen fuera del espectro binario. Desde un punto de vista social, los genitales ya no definen al individuo.

Género

En este punto, es necesario tener claro que el género y el sexo no son lo mismo. La Real Academia Española de la Lengua (RAE) lo define como ‘un grupo al que pertenecen los seres humanos de cada sexo, entendido este desde un punto de vista sociocultural en lugar de exclusivamente biológico’. Dicho de otro modo, el género se trata de un constructo social.

Este se suele concebir como un concepto binario, es decir, se es chico o se es chica. Esta catalogación va mucho más allá de los genitales, pues incluye las normas, los roles, las pautas sociales y en general lo que se espera del individuo por ser de un género u otro. Tal y como indica la Organización Mundial de la Salud (OMS), el género ha sido un constructo jerárquico que ha llevado a mucha desigualdad.

La visión binaria del género es una interpretación conflictiva, ya que modula las expectativas del ser solo por la presencia o ausencia de ciertos genitales. Según el National Center for Transgender Equality, muchas personas presentan géneros que no se catalogan como chico o chica (por ejemplo genderqueer, agénero bigénero) y un sistema binario las excluye a todas ellas.

El género se sigue considerando como binario en muchos núcleos sociales, pero lo ideal es luchar contra esta preconcepción y entender que se trata más de un espectro que de un semáforo rojo o verde (chico y chica).

Identidad de género

Las diferencias entre bisexual y pansexual empiezan por entender el significado de identidad sexual
Comprender el significado de la identidad de género permite ser más inclusivos a la hora de que cualquiera de nosotros decida identificarse con un parámetro distinto a lo convencional.

Cerramos este repaso terminológico con la identidad de género, término que engloba todo aquello que define al individuo y cómo se expresa ante los demás. La manera de vestir, la apariencia externa, los comportamientos y las preferencias son solo algunas de las formas de expresar la identidad con respecto al género.

Cierta parte de la población se siente como “hombre” o “mujer”, pero otras tantas personas son mujeres masculinas, hombres femeninos o directamente no se sienten representadas por ningún establecimiento previo. Estas últimas pueden decidir definirse como intergénero (genderqueer), género variante o género fluido, entre otros muchos términos.

Las personas con una identidad igual al sexo biológico se denominan cisgénero. Aquellas en las que sexo e identidad de género difieren son transgénero.

Las diferencias entre ser bisexual y pansexual

Una vez hemos explorado todos estos términos, estamos preparados para ver las diferencias esenciales entre ser bisexual y pansexual, pero debes tener en cuenta que vamos a dar por hecho que el género no es binario a partir de ahora. Sin esta distinción, las comparativas serían imposibles, ya que la pansexualidad se basa en gran parte en esta premisa. No dejes de leer.

1. Las definiciones de ambos términos difieren

Desde un punto de vista estrictamente terminológico, las personas bisexuales son aquellas que se sienten atraídas tanto por hombres como por mujeres. Este vocablo tiene una cierta implicación binaria, pues el prefijo bi viene a indicarnos que el individuo solo reconoce dos posibles fuentes de atracción, es decir, el sexo masculino y el femenino.

Por otro lado, la pansexualidad es un término que abarca todas las identidades de género no binarias reconocidas a día de hoy. Los pansexuales sienten atracción por todo tipo de ser humano, independientemente de su sexo (carga cromosómica), género (constructo) e identidad de género. Se identifica como una identidad sexual distinta a la bisexualidad, pero a veces se utiliza de forma intercambiable.

Por ejemplo, documentos de las Naciones Unidas subrayan que algunas personas bisexuales se autodenominan pansexuales, polisexuales, omnisexuales, fluidas o queer para evidenciar que su atracción va más allá de los genitales masculinos o femeninos. De todas formas, el término pansexual es el más adecuado siempre que la atracción escape a las concepciones binarias.

Esta distinción aún continúa debatiéndose, pues muchas personas bisexuales se sienten atraídas por personas más allá de los sexos biológicos. 

2. La pansexualidad va más allá del género

La bisexualidad hace referencia a la atracción binaria dentro del espectro típico (heterosexual, bisexual y homosexual). De todas formas, esto no significa que a una persona bisexual le gusten los hombres y las mujeres por igual. Existen preferencias individuales y, además, con el tiempo estas pueden virar hacia un extremo u otro.

La pansexualidad no se encuentra dentro de un espectro normativo, pues un individuo que se defina como tal puede verse atraído por personas que no son ni hombres ni mujeres (además de las que sí lo son). Por esta razón, este término rechaza sistemáticamente la concepción binaria del género y reconoce que existe un amplio espectro entre lo eminentemente masculino y lo femenino.

Además, muchas personas pansexuales se consideran también gender-blind, es decir, que el sexo biológico y el género no juegan un papel a la hora de determinar la atracción en ellas. Este paraguas terminológico incluye a las personas cisgénero, a las transgénero y a las que se encuentran fuera del género binario.

De todas formas, es necesario hacer una distinción vital: la pansexualidad no engloba a las parafilias, ni mucho menos a la zoofilia, la necrofilia o la pedofilia. Solo incluye las conductas y atracciones consensuadas entre individuos conscientes de su estatus y su sexualidad, siempre dentro del marco de la legalidad y lo ético.

Una de las diferencias más claras entre bisexualidad y pansexualidad es que la última rechaza la concepción binaria del genéro. 

3. La atracción en el mundo de la pansexualidad es mucho más amplia

Una persona bisexual puede reconocer que el género es no binario, pero eminentemente se sobreentiende que se ve atraída por hombres y mujeres, no que también incluye en sus predilecciones a personas transexuales. De todas formas, que alguien bisexual se vea atraído por hombres y mujeres biológicos y mujeres trans no le convierte automáticamente en pansexual.

La pansexualidad es mucho más amplia y va más allá de los genitales, por lo que no se suele hacer una distinción clara entre “me gusta X o Y”. Una persona pansexual puede verse atraída por individuos que se sientan cómodos definiéndose (o no) mediante los siguientes términos:

  • Agénero: son aquellas personas que no se sienten cómodas categorizándose en un género preestablecido. No utilizan pronombres singulares sesgados hacia un constructo, así que suelen referirse a sí mismos como they them en inglés.
  • Bigénero: son aquellas personas que se identifican con los dos géneros típicamente binarios (u otros en el espectro) de forma simultánea. Algunas personas bigénero son andróginas, pero esto no se cumple en todos los casos.
  • Demigénero: este término hace referencia a las personas que se definen mayoritariamente con un género, pero que también presentan rasgos específicos de otro. También es posible que su manifestación sexual sea parcialmente de un género (hombre o mujer) y parcialmente agénero.
  • Pangénero: este término engloba a las personas que tienen identidades múltiples correspondientes a varios géneros.
  • Género fluido: son aquellas personas que se identifican más con un género que con otro en un momento y luego esto varía. En este caso el género se concibe como un flujo cambiante en el tiempo.

Las personas pansexuales se pueden ver atraídas por todos los seres humanos incluidos en el espectro que acabamos de citar. De todas formas, esto no significa que les atraiga todo ser humano por igual, pues siempre existen preferencias individuales y la predilección/atracción puede variar en el tiempo.

4. La bisexualidad parece ser más común que la pansexualidad

Las diferencias entre bisexual y pansexual incluyen la frecuencia de cada una
Cierta evidencia sugiere que son muchas más las personas que se identifican como bisexuales que como pansexuales, aunque esto puede estar relacionado con la complejidad de este último término.

Hablar de cifras en estos temas es simplemente anecdótico, pues no refleja en ningún caso que una elección sexual sea más válida que otra. Sin embargo, una de las diferencias más claras entre bisexual y pansexual radica en la extensión de cada uno de los términos a nivel poblacional. Al fin y al cabo, la bisexualidad está bastante más extendida.

Fuentes generales estiman que la prevalencia de la bisexualidad varía del 0,7 % al 8 %.Otras estadísticas muestran que el 5,5 % de las mujeres cis son bisexuales, mientras que el porcentaje en hombres cis es del 2 %. Se puede especular mucho sobre el por qué de esta diferencia, pero es probable que los roles de género preestablecidos tengan que ver con ello.

Por otro lado, se estima que el 2 % de los jóvenes entre 18 y 36 años se consideran pansexuales, mientras que en grupos etarios más amplios la cifra se reduce a un 1 %. Ya sea por constructo, por preferencias biológicas o por un cúmulo de factores, la pansexualidad parece algo menos común que la bisexualidad.

La bisexualidad parece ser más común que la pansexualidad, aunque los sesgos sociales pueden tener mucho que ver con esta tendencia.

Diferencias entre bisexual y pansexual: dos manifestaciones respetables

Todas las preferencias sexuales son igual de válidas a pesar de sus distinciones y de los choques ideológicos que generan en colectivos activistas.

Por mucho que el término bisexual parezca algo menos inclusivo que el de pansexual, mucha gente se siente cómoda denominándose con él y esto no es motivo de debate. Cada uno elige los denominativos con los que más cómodo se sienta y, mientras no excluyan a otras personas o inciten al odio, todos son igual de válidos.

También es necesario señalar que ser bisexual o pansexual no indica que a la persona le gusten todos los seres humanos. Todos tenemos preferencias a nivel de individuo y, además, las predilecciones afectivas pueden fluctuar a lo largo de nuestra vida. La identidad debe ser un medio de expresión, no una etiqueta estanca e invariable.

Te podría interesar...
¿Qué es la satiromanía?
Muy Salud
Leerlo en Muy Salud
¿Qué es la satiromanía?

¿Alguna vez has escuchado sobre la satiromanía? Se tata de un trastorno de hipersexualidad en los hombres. Entra y descubre sus síntomas y tratamie...