Muy Salud
 

10 beneficios de dormir bien

Algunos de los beneficios de dormir incluyen disminuir el riesgo de aumentar de peso, de padecer enfermedades cardíacas y depresión. Te mostramos otras ventajas de descansar, según la ciencia.

10 beneficios de dormir bien

Escrito por Daniela Andarcia, 18 Diciembre, 2020

Última actualización: 18 Diciembre, 2020

Tener buenos hábitos para dormir es tan importante como comer sano y hacer ejercicio cada día. Más allá de eliminar las ojeras y ser más productivos, dormir bien es la clave de un estilo de vida saludable que podría prevenir desde la depresión hasta enfermedades cardiovasculares.

La vida moderna es exigente, demanda más horas activas y menos horas de sueño. Sin embargo, es de gran importancia que las personas estén conscientes de ello y se esfuercen por dormir lo suficiente con más frecuencia.

Beneficios de dormir bien

Por desdicha, dormir bien se ha enlistado como última prioridad, después de las tareas del hogar, el trabajo, la vida social, el entretenimiento y la diversión. No obstante, es hora de darle su lugar, debido a su efecto en la salud física y mental.

1. Disminuye el riesgo de aumentar de peso

No descansar lo suficiente está relacionado con factores de riesgo para padecer obesidad. Una investigación de la revista científica Sleep concluyó que los niños con poca duración de sueño tienen 89 % de probabilidad de desarrollar obesidad y 55 % las personas adultas que duermen pocas horas.

Otros estudios también afirman que el crecimiento de la obesidad viene acompañada de la privación crónica de sueño. Los niños que duermen pocas horas tienden a subir de peso y son propensos a la obesidad a lo largo de su vida.

Obesidad por dormir poco.
El sobrepeso y la obesidad pueden estar vinculados a un mal descanso, según revelan algunos estudios científicos.

2. Mayor productividad y concentración

Cognición, productividad, desempeño y concentración son factores de la función cerebral que podrían verse afectados en mayor medida por la falta de sueño. Incluso podría guiar a un deterioro funcional significativo en estudiantes y, como consecuencia, conducir a bajas calificaciones.

Según un estudio en Journal of Child Psychology and Psychiatry, el mal dormir tiene efecto en la variación de los recursos cognitivos. Se cree que esto podría tener un impacto emocional y en el aprendizaje diario de los niños.

Es común en estudiantes cometer el error de desvelarse estudiando para presentar parciales. Esta privación del sueño tiene un impacto desfavorable y una desventaja frente a quienes sí tomaron descanso.

3. Mejor regulación de las calorías

De manera similar a como impacta la falta de sueño con el aumento de peso, una investigación sugiere que un buen dormir juega un papel importante en el metabolismo energético, por lo que las hormonas responsables del apetito se ven afectadas.

El dormir bien ayuda a que las personas consuman menos calorías durante el día y posean mayor capacidad para regular de forma correcta la ingesta de alimentos. De manera contraria, la falta de sueño ocasiona niveles más altos de grelina, sustancia encargada de estimular el apetito.

4. Podría maximizar el rendimiento deportivo

Mayor bienestar mental, precisión, velocidad y tiempo de reacción fueron los resultados de un estudio realizado a deportistas que tuvieron más tiempo de sueño, con respectos de aquellos que dormían menos horas.

Por otro lado, un análisis científico con un grupo de 2889 mujeres demostró que la falta de sueño está asociada con la limitación funcional, menor fuerza de ejecución, caminar más lento y mayor dificultad para realizar diferentes actividades. Se recomienda dormir entre 7 a 9 horas para tener una mejor intensidad de rendimiento en las rutinas.

5. Menor riesgo de enfermedad cardíaca

Un buen descanso nocturno permite que la presión arterial se regule, según dicen los Centers for Disease Control and Prevention (CDC). El beneficio de la calidad y duración del sueño no se reduce a esto, sino que está asociado a disminuir otros factores de riesgo que impulsan el desarrollo de enfermedades crónicas.

Las personas que duermen menos de 7 horas cada noche tienen mayor probabilidad de sufrir derrame cerebral o una enfermedad cardiaca. Según una investigación publicada en European Heart Journal las personas que duermen sus horas completas son menos propensas a enfrentar este tipo de trastornos.

6. Disminuye el riesgo de padecer diabetes tipo 2

La capacidad del cuerpo para regular el azúcar en sangre o aumentar la sensibilidad a la insulina está vinculada con un buen descanso. Un estudio con hombres sanos que durmieron alrededor de 4 horas por 6 noches seguidas arrojaron tener síntomas de prediabetes. El valor cambió cuando estos mismos sujetos tuvieron una semana con mayor duración de sueño.

Así mismo, una investigación sugiere que aquellas personas que presentan trastornos de sueño tienen mayor riesgo de desarrollar diabetes tipo 2. La cantidad y calidad del sueño influye de manera significativa en la regulación de la glucosa.

7. Menos propenso a sufrir depresión

JAMA Psychiatry investigó por varios años los patrones de suicidio y concluyó que la mala calidad del sueño podría influir en conductas suicidas.

Por otro lado, un estudio publicado en The Journal of Clinical Psychiatry sugiere que alrededor del 90 % de las personas con estados depresivos manifiestan presentar problemas en la calidad del sueño. Así mismo, aquellas que sufren trastornos del sueño, apnea o insomnio presentan más síntomas significativos de depresión.

8. Mejora la función inmune

Uno de los beneficios más conocidos de dormir es que permite que el cuerpo se repare, regenere y recupere. Ocurre lo contrario cuando existe una pérdida parcial o pequeña del sueño, según The FASEB Journal. Esto produce una reducción en las respuestas inmunes naturales del cuerpo y la producción de citocinas de las células.

Si eres de las personas que con frecuencia sufre de resfriados, puede que un buen remedio para ello sea dormir al menos 8 horas cada noche. De acuerdo a una investigación, aquellos que tenían menos horas de sueño poseían 3 veces más probabilidad de enfermar que aquellos que dormían las horas completas.

9. Reduce la inflamación

El sueño puede estar vinculado con la reducción de la inflamación en el cuerpo. Lo contrario ocurre cuando hay insomnio, ya que aumenta el daño celular y se activan marcadores de la inflamación, según un estudio.

La privación de sueño ocasiona a largo plazo inflamación en el tracto digestivo. Así mismo, también se descubrió que las personas que padecían la enfermedad de Crohn y dormían poco tenían doble probabilidad de recaer.

Los expertos recomiendan evaluar el sueño para ayudar a predecir futuros problemas inflamatorios. Lo aconsejable es dormir al menos 8 horas cada noche.

10. Mejora la salud emocional y las interacciones sociales

El dormir poco reduce la habilidad de reconocer señales, expresiones faciales o procesar información emocional, por lo que la capacidad para interactuar en la sociedad se minimiza.

Según un estudio publicado en la revista científica Sleep, la falta de sueño afecta el juicio preciso de reconocer expresiones faciales, sobre todo los sentimientos de felicidad e ira. En ese sentido, se recomienda dormir bien para tener una salud emocional más estable y mejorar las interacciones con otros.

Mal descanso afecta la salud.
Los malos descansos repercuten en todo el cuerpo, desde el cerebro hasta el corazón.

Consejos para mejorar la calidad del sueño

El estímulo del sueño puede ser evadido con ciertas actividades que impiden tener un descanso saludable y reparador. Estas ideas pueden ayudar, así que analiza practicarlas a menudo:

  • Ten una hora específica para dormir: incluso si es feriado o estás de vacaciones. Cumplir con una hora entrenará al cuerpo.
  • Puede que ames a tus mascotas, pero existen investigaciones que indican que los humanos que duermen con animales suelen tener un sueño interrumpido o dormir en una posición incómoda, lo que a la larga afecta la higiene postural.
  • Evita consumir mucha cafeína: intenta no ingerirla después del mediodía.
  • Aleja el teléfono y el televisor una hora antes de ir a la cama: el cerebro se ve estimulado por las luces brillantes.
  • Evita beber alcohol: puede que logres conciliar el sueño, pero al despertar te sentirás agotado.

¿Qué recordar sobre los beneficios de dormir bien?

Las exigencias y el estilo de vida moderno podrían impedirnos gozar de un exquisito sueño reparador. Los problemas y enfermedades empeoran a medida que se posterga el tiempo de dormir. Sin ser exagerados, la falta de sueño puede acabar con tu vida si conduces un auto.

A largo y corto plazo hace que adquieras ciertos padecimientos, como condiciones cardiovasculares, inmunidad débil, disminución de la libido, aumento de peso y depresión.

Puede que uno de los mayores placeres de la vida que pueda ser comparado con comer es dormir, así que no te prives de este privilegio y tómalo con la misma seriedad que hacer deporte e ingerir alimentos saludables. En caso de presentar trastornos del sueño acude con prontitud al médico.

¿Qué hacer si me desvelo por las noches?

¿Qué hacer si me desvelo por las noches?

¿Qué hacer si me desvelo por las noches? Os dejamos 6 ideas clave que te pueden ayudar a conquistar de nuevo el sueño nocturno.



  • Cappuccio, F. P., Taggart, F. M., Kandala, N. B., Currie, A., Peile, E., Stranges, S., & Miller, M. A. (2008). Meta-analysis of short sleep duration and obesity in children and adults. Sleep, 31(5), 619–626. https://doi.org/10.1093/sleep/31.5.619
  • Patel, S. R., & Hu, F. B. (2008). Short sleep duration and weight gain: a systematic review. Obesity (Silver Spring, Md.), 16(3), 643–653. https://doi.org/10.1038/oby.2007.118
  • Ellenbogen J. M. (2005). Cognitive benefits of sleep and their loss due to sleep deprivation. Neurology, 64(7), E25–E27. https://doi.org/10.1212/01.wnl.0000164850.68115.81
  • Könen, T., Dirk, J., & Schmiedek, F. (2015). Cognitive benefits of last night's sleep: daily variations in children's sleep behavior are related to working memory fluctuations. Journal of child psychology and psychiatry, and allied disciplines, 56(2), 171–182. https://doi.org/10.1111/jcpp.12296
  • Markwald, R. R., Melanson, E. L., Smith, M. R., Higgins, J., Perreault, L., Eckel, R. H., & Wright, K. P., Jr (2013). Impact of insufficient sleep on total daily energy expenditure, food intake, and weight gain. Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America, 110(14), 5695–5700. https://doi.org/10.1073/pnas.1216951110
  • Taheri, S., Lin, L., Austin, D., Young, T., & Mignot, E. (2004). Short sleep duration is associated with reduced leptin, elevated ghrelin, and increased body mass index. PLoS medicine, 1(3), e62. https://doi.org/10.1371/journal.pmed.0010062
  • Mah, C. D., Mah, K. E., Kezirian, E. J., & Dement, W. C. (2011). The effects of sleep extension on the athletic performance of collegiate basketball players. Sleep, 34(7), 943–950. https://doi.org/10.5665/SLEEP.1132
  • Goldman, S. E., Stone, K. L., Ancoli-Israel, S., Blackwell, T., Ewing, S. K., Boudreau, R., Cauley, J. A., Hall, M., Matthews, K. A., & Newman, A. B. (2007). Poor sleep is associated with poorer physical performance and greater functional limitations in older women. Sleep, 30(10), 1317–1324. https://doi.org/10.1093/sleep/30.10.1317
  • Centers for Disease Control and Prevention. [Updated 2018 Dec 3]. How Does Sleep Affect Your Heart Health? Available from: https://www.cdc.gov/features/sleep-heart-health/index.html
  • Cappuccio, F. P., Cooper, D., D'Elia, L., Strazzullo, P., & Miller, M. A. (2011). Sleep duration predicts cardiovascular outcomes: a systematic review and meta-analysis of prospective studies. European heart journal, 32(12), 1484–1492. https://doi.org/10.1093/eurheartj/ehr007
  • Spiegel, K., Leproult, R., & Van Cauter, E. (1999). Impact of sleep debt on metabolic and endocrine function. Lancet (London, England), 354(9188), 1435–1439. https://doi.org/10.1016/S0140-6736(99)01376-8
  • Cappuccio, F. P., D'Elia, L., Strazzullo, P., & Miller, M. A. (2010). Quantity and quality of sleep and incidence of type 2 diabetes: a systematic review and meta-analysis. Diabetes care, 33(2), 414–420. https://doi.org/10.2337/dc09-1124
  • Bernert, R. A., Turvey, C. L., Conwell, Y., & Joiner, T. E., Jr (2014). Association of poor subjective sleep quality with risk for death by suicide during a 10-year period: a longitudinal, population-based study of late life. JAMA psychiatry, 71(10), 1129–1137. https://doi.org/10.1001/jamapsychiatry.2014.1126
  • Tsuno, N., Besset, A., & Ritchie, K. (2005). Sleep and depression. The Journal of clinical psychiatry, 66(10), 1254–1269. https://doi.org/10.4088/jcp.v66n1008
  • Hayley, A. C., Williams, L. J., Venugopal, K., Kennedy, G. A., Berk, M., & Pasco, J. A. (2015). The relationships between insomnia, sleep apnoea and depression: findings from the American National Health and Nutrition Examination Survey, 2005-2008. The Australian and New Zealand journal of psychiatry, 49(2), 156–170. https://doi.org/10.1177/0004867414546700
  • Irwin, M., McClintick, J., Costlow, C., Fortner, M., White, J., & Gillin, J. C. (1996). Partial night sleep deprivation reduces natural killer and cellular immune responses in humans. FASEB journal : official publication of the Federation of American Societies for Experimental Biology, 10(5), 643–653. https://doi.org/10.1096/fasebj.10.5.8621064
  • Cohen, S., Doyle, W. J., Alper, C. M., Janicki-Deverts, D., & Turner, R. B. (2009). Sleep habits and susceptibility to the common cold. Archives of internal medicine, 169(1), 62–67. https://doi.org/10.1001/archinternmed.2008.505
  • Ali, T., Choe, J., Awab, A., Wagener, T. L., & Orr, W. C. (2013). Sleep, immunity and inflammation in gastrointestinal disorders. World journal of gastroenterology, 19(48), 9231–9239. https://doi.org/10.3748/wjg.v19.i48.9231
  • Tang, Y., Preuss, F., Turek, F. W., Jakate, S., & Keshavarzian, A. (2009). Sleep deprivation worsens inflammation and delays recovery in a mouse model of colitis. Sleep medicine, 10(6), 597–603. https://doi.org/10.1016/j.sleep.2008.12.009
  • Kinnucan, J. A., Rubin, D. T., & Ali, T. (2013). Sleep and inflammatory bowel disease: exploring the relationship between sleep disturbances and inflammation. Gastroenterology & hepatology, 9(11), 718–727.
  • van der Helm, E., Gujar, N., & Walker, M. P. (2010). Sleep deprivation impairs the accurate recognition of human emotions. Sleep, 33(3), 335–342. https://doi.org/10.1093/sleep/33.3.335
  • Patel, S. I., Miller, B. W., Kosiorek, H. E., Parish, J. M., Lyng, P. J., & Krahn, L. E. (2017). The Effect of Dogs on Human Sleep in the Home Sleep Environment. Mayo Clinic proceedings, 92(9), 1368–1372. https://doi.org/10.1016/j.mayocp.2017.06.014

Daniela Andarcia
Daniela Andarcia
Graduada en Gestión del Talento Humano por el Colegio Universitario José Lorenzo Pérez Rodríguez (Venezuela) en 2011. Redactora profesional con más de 5 años de experiencia. Ha trabajado como creadora de contenidos para diversos medios digitales enfocados en temáticas variadas. En los últimos años, ha colaborado en páginas web especializadas en salud, nutrición y entrenamiento. Cuenta con una amplia experiencia en SEO y creación, edición y maquetado de contenido en WordPress. Ha realizado cursos de marketing en Instagram y otras redes sociales en las que ha colaborado como gestora y administradora. Del mismo modo, se ha desempeñado en el diseño y manejo de contenido interactivo e-Learning en plataformas como H5P y Moodle para cursos de idiomas.