Nolvadex (tamoxifeno): ¿qué es y para qué sirve?

El Nolvadex es un fármaco de uso extendido para evitar la reaparición de un cáncer de mama una vez ya se ha extirpado. Por desgracia, presenta muchos efectos secundarios, algunos de ellos potencialmente letales (incluso otros cánceres).
Nolvadex (tamoxifeno): ¿qué es y para qué sirve?
Samuel Antonio Sánchez Amador

Escrito y verificado por el biólogo Samuel Antonio Sánchez Amador el 04 julio, 2021.

Última actualización: 04 julio, 2021

Nolvadex, un fármaco con tamoxifeno como principio activo, se utiliza como terapia complementaria para el cáncer de mama.

Su objetivo principal es inhibir los efectos de los estrógenos (hormonas sexuales femeninas), ya que estos estimulan el crecimiento de las células mamarias, y por ende, la exposición a niveles altos ininterrumpidos puede fomentar que aparezcan neoplasias en las mamas.

Dicho de otro modo, el Nolvadex® bloquea la acción de los estrógenos y evita el crecimiento del cáncer mamario. Aparte de este nombre comercial, el principio activo se vende en forma de medicamentos genéricos, bajo denominaciones como TAMOXIFENO RATIOPHARM® 20 mg Comp, TAMOXIFENO VIR® 20 mg Comp o TAMOXIFENO CINFA® 20 mg Comp, entre otros.

A pesar de ser un fármaco muy útil para el tratamiento del cáncer de mama, presenta diversos efectos secundarios potencialmente graves, como mayor riesgo de cáncer de útero, accidentes cerebrovasculares (ACV), problemas de visión y embolismos pulmonares. Si quieres saberlo todo sobre el Nolvadex, sus propiedades y contraindicaciones, sigue leyendo.

¿Para qué sirve Nolvadex?

El Nolvadex es bastante utilizado
El tamoxifeno es un fármaco muy utilizado en pacientes con cáncer de mama, a pesar de sus efectos adversos.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el cáncer de mama es el tipo de neoplasia maligna más común en todo el mundo. Solo en el año 2020 se detectaron más de 2,2 millones de casos y se produjeron 685 000 muertes por este tipo de cáncer, lo que se traduce en 1 de cada 12 mujeres afectadas en cualquier parte y lugar de la Tierra.

Los estrógenos, hormonas sexuales de tipo esteroideo, son principalmente producidos en los ovarios. De todas formas, el tejido mamario también sintetiza pequeñas cantidades de estas hormonas, por lo que se considera una fuente secundaria de estrógenos, junto con el hígado, las glándulas adrenales y el tejido adiposo. Estas hormonas fomentan el crecimiento de las células mamarias.

Por desgracia, tal y como indica Maurer Foundation, el 80 % de los cánceres de mama crecen según el suministro de estrógenos. Este es un gran predictor del estado del paciente y su pronóstico, ya que la restricción de estas hormonas en la zona afectada puede ayudar al tratamiento del cáncer y aumentar la supervivencia. Veamos cómo encaja el Nolvadex en este cuadro clínico.

Mecanismo de acción

Recodarnos que Nolvadex es el nombre comercial que recibe el medicamento, pero el principio activo es el tamoxifeno. De todas formas, este fármaco se trata de un modulador estrogénico que tiene una propiedad doble: antagonista y agonista de los estrógenos en distintas partes del cuerpo.

El tamoxifeno se une a los receptores estrogénicos (ER) de las células cancerosas mamarias de forma competitiva, reduciendo su tasa de síntesis de ADN y los posibles efectos que los estrógenos pudiesen tener sobre ellas. Dicho de otro modo, provoca que las células cancerígenas se queden “atascadas” en parte de su ciclo celular y evita su división, pero no las mata (es un citostático).

De todas formas, cabe destacar que todo este proceso es útil en aquellos cánceres mamarios provocados por células con receptores estrogénicos (el 80 %), pero no en todos. Por ejemplo, no es de utilidad en los tumores mamarios receptores de progesterona positivos —otra hormona— o en aquellos que directamente son negativos para cualquier receptor hormonal.

Además, en los huesos su efecto es el contrario, ya que el tamoxifeno en este tejido estimula los receptores de estrógenos (en lugar de inhibirlos). Por ello, fuentes profesionales estiman que el fármaco podría ser útil para tratar la osteoporosis femenina tras la menopausia.

Además del tratamiento del cáncer mamario, el tamoxifeno se utiliza “off label” para otras muchas condiciones, como la ginecomastia, metástasis en el tejido óseo, tratamiento para el cáncer avanzado o recurrente en los ovario y la inducción de la ovulación en cuadros de infertilidad.

¿Cómo se administra el Nolvadex?

La administración de este fármaco es muy sencilla, ya que suele presentarse en forma de pastillas orales de 2 modalidades, con 10 o 20 miligramos de principio activo por unidad, respectivamente. Tal y como indica el portal Vademecumcasi todas las variantes vienen como comprimidos sólidos, aunque también hay otras en formas de solución oral.

Usamos como referencia el prospecto de Nolvadex 20 miligramos para traerte unos datos generales sobre su posología:

  1. La dosis recomendada es de un comprimido (20 miligramos) o 2 comprimidos (40 miligramos) al día, dependiendo de cada caso.
  2. En situaciones de normalidad, Nolvadex se toma una o 2 veces a lo largo del día. Los pacientes pueden consumir el medicamento sin importar la hora o si han comido o no.
  3. Es necesario tragar los comprimidos enteros, con ayuda de un vaso de agua. Estos no se deben masticar o chupar.
  4. Lo mejor es consumir el comprimido a la misma hora cada día, para evitar despistes.

En los tumores mamarios dependientes de hormonas, se recomiendan 20 miligramos al día para la prevención de la reaparición del cáncer tras la quimioterapia. La duración del tratamiento dependerá del estado de la paciente en lo que a menopausia y producción hormonal se refiere.

Por otro lado, en las mujeres con cánceres mamarios metastásicos se recomiendan dosis más altas, de 20 a 40 miligramos al día. De todas formas, estudios han demostrado que no hay beneficios clínicos en subir la dosis más allá de 20 miligramos/día.

¿Quién no debe tomar Nolvadex?

El Nolvadex no se debe usar en ningún paciente que tenga alergias conocidas al tamoxifeno o cualquiera de sus excipientes. Entre ellos, se encuentran la lactosa monohidrato, el almidón de maíz, la gelatina, la croscarmelosa sódica, el estearato de magnesio (E470b), la hidroxipropilmetilcelulosa, el macrogol 300 y el dióxido de titanio (E171).

Tampoco se recomienda en aquellas mujeres que tengan historial de tromboembolismo venoso o pulmonar, ya que el fármaco puede llegar a favorecer la coagulación en las venas de las piernas o los pulmones, con efectos potencialmente mortales. A veces, los posibles beneficios siguen pesando más que los riesgos, pero hay que tener mucho cuidado con posibles émbolos.

Por otro lado, los fármacos con tamoxifeno no deben utilizarse durante el embarazo. Se han registrado abortos espontáneos, defectos de nacimiento y muertes fetales después de administrar este medicamento a mujeres gestantes. Aunque la causalidad no se haya podido establecer en todos los casos, es mejor cesar el tratamiento en la gestación.

Este fármaco también está contraindicado en niños y adolescentes, pues no hay suficientes pruebas que respalden su seguridad. Tampoco se sabe si se excreta con la leche durante la lactancia.

¿Cuáles son los posibles efectos secundarios?

Como hemos dicho con anterioridad, el Nolvadex puede causar diversos efectos secundarios, algunos bastante graves. A continuación, te presentamos los más importantes, con base en el porcentaje de pacientes afectados:

  1. Muy frecuentes (en 1 de cada 10 pacientes): alteraciones vasculares (sofocos), erupciones cutáneas, retención de líquidos, náuseas, hemorragia y flujo vaginales y cansancio general. También es posible que los períodos de la mujer tratada se vuelvan irregulares.
  2. Frecuentes (entre 1 y 10 de cada 100 pacientes): aparición de neoplasias benignas, malignas y no especificadas, sobre todo de tipo fibroma uterino. También se puede experimentar anemia, reacciones de hipersensibilidad, cataratas, vómitos, diarrea, estreñimiento, acumulación de grasa hepática y mayor riesgo de coágulos sanguíneos.
  3. Poco frecuentes (entre 1 y 10 de cada 1000): cáncer de endometrio, trombocitopenia, leucopenia, elevación de calcio en sangre, alteraciones de la vista, inflamación de la zona pulmonar, inflamación del páncreas, cirrosis hepática y otras condiciones graves.
  4. Raros (entre 1 y 10 de cada 10 000): tumor en el útero y síntomas asociados a la neoplasia, neutropenia, agranulocitosis, inflamación del nervio óptico, hepatitis, angioedema, quistes ováricos y otras muchas cosas más.
  5. Muy raros (menos de 1 de cada 10 000): lupus eritematoso cutáneo y otras alteraciones de la piel.

El tamoxifeno y el cáncer

El Nolvadex se asocia a varios tumores
Paradójicamente, el tamoxifeno se asocia a la aparición de otros tumores ginecológicos, por lo que su uso debe estar controlado rigurosamente.

Como hemos dicho, el tamoxifeno es agonista y antagonista de los estrógenos a la vez, dependiendo de la parte del cuerpo. Esto quiere decir que actúa como un agonista parcial de las hormonas en el tejido endometrial, por lo que se ha vinculado a la aparición de cáncer de endometrio y otras neoplasias en mujeres.

Tal y como indica la American Cancer Societyla probabilidad de que esto suceda es menor al 1 % en chicas jóvenes, pero aún así hay que tenerlo en cuenta. El tamoxifeno es una sustancia carcinógena confirmada y el riesgo aumenta cuanto más dure el tratamiento. Por ello, no se indica el uso de estos fármacos por más de 5 años.

El tamoxifeno disminuye el riesgo de recaer en un cáncer de mama, pero incrementa la probabilidad de que aparezcan tumores en el útero.

¿Qué sucede si olvido una dosis?

Como hemos dicho, Nolvadex se toma de una a 2 veces al día, siendo la monodosis la modalidad más común. Si te olvidas de una toma, consume la pastilla tan pronto como te acuerdes. No hace falta que tengas el estómago lleno, así que hazlo cuanto antes y, si es posible, programa una alarma cada día para no olvidarte más.

Por otro lado, si te has olvidado de una dosis y ya es el día siguiente, mejor que te la saltes por completo y sigas con el tratamiento normal. Nunca consumas 2 pastillas para compensar un olvido.

¿Cómo debo actuar en caso de una sobredosis?

La sobredosis aguda por el consumo de este fármaco no se ha detectado en humanos. Aun así, sí que se ha demostrado que a dosis altísimas (300 mg/m2) el medicamento produce neurotoxicidad, que se manifiesta en forma de temblor, hiperreflexia, andares atípicos y mareos. De todas formas, estos signos aparecen tras 3-5 días consumiendo dosis muy altas y desaparecen si se cesa el tratamiento.

Con esto no queremos decir que se deban consumir más pastillas de lo acordado con el médico, sino que el fármaco no presenta una toxicidad inmediata. De todas formas, si notas cualquier síntoma preocupante en cualquier momento del tratamiento, acude al médico o a urgencias con presteza. Como hemos dicho, este fármaco tiene muchas contraindicaciones.

¿Cómo debo almacenar o desechar este medicamento?

El Nolvadex debe mantenerse en su embalaje original en todo momento, en un sitio alto fuera del alcance de los niños. Además, es recomendable colocar la caja de las pastillas en un sitio fresco, mejor si no supera los 30 ºC de temperatura. No consumas este medicamento fuera de su fecha de caducidad, impresa en el lateral o la base del envase original.

Si quieres deshacerte de este medicamento, no lo tires a la basura o por el desagüe, pues esto puede provocar un gran daño a nivel ecosistémico. Si eres residente de España, acude con el fármaco embalado al Punto SIGRE más cercano y tíralo allí. Estas instalaciones se encuentran en la entrada de casi todas las farmacias del país, así que tienes que tener una cerca de casa.

Apuntes finales

El Nolvadex (realmente el principio activo, el tamoxifeno) es un fármaco bastante problemático en algunos pacientes. Es muy eficaz para evitar la reaparición del cáncer de mama, pero puede provocar una miríada de efectos secundarios, algunos de ellos potencialmente mortales. Discute muy bien con tu médico la situación, pues en algunos casos los contras pesan más que los puntos favorables.

Por otro lado, debes tener en cuenta que el Nolvadex es parte de la terapia complementaria, pero no va a solucionar el cuadro inicial. Al ser solo un citostático (evita el crecimiento de las células cancerígenas) puede prevenir la recurrencia de un cáncer de mama, pero no es capaz de eliminarlo una vez ya se ha instaurado.

Por ello, la paciente deberá pasar por una extracción quirúrgica y un tratamiento de radioterapia o quimioterapia antes de comenzar con este abordaje hormonal. El proceso de curación de un cáncer es lento y costoso —a nivel físico y emocional—, pero en este caso concreto suele ser positivo. Recuerda que la tasa de supervivencia global de un cáncer de mama 5 años tras el diagnóstico roza el 90 %.

Te podría interesar...
Tratamiento para la menopausia
Muy SaludLeerlo en Muy Salud
Tratamiento para la menopausia

El tratamiento para la menopausia no solo ayuda a mantener una buena calidad de vida sino muchos problemas de salud. Te contamos más aquí.