Codeína

María Vijande · 26 agosto, 2019
La codeína, como muchos otros fármacos, puede interaccionar con otros potenciando sus efectos. Si no se controla, puede producir cuadros tóxicos graves.

La codeína es un principio activo derivado de los compuestos opiáceos que actúa a nivel central. Se trata de un potente analgésico que se utiliza para el alivio de los dolores moderados. Además, también tiene propiedades antitusivas.

Algunos nombres comerciales de este principio activo son: Codeisan, Toseína, Notusin, Fludan codeína…. La codeína se puede tomar conjuntamente con otros analgésicos como la dipirona o el paracetamol con el fin de potenciar su efecto. Eso sí, siempre bajo control médico, nunca te debes automedicar.

Este analgésico y antitusivo se puede presentar en diferentes formas farmacéuticas como en jarabe, en comprimidos o en ampolla inyectable. Se vende en las farmacias bajo prescripción médica.

Debido a sus efectos, la codeína está indicada para el tratamiento de:

  • Dolor: como hemos dicho, se utiliza para el tratamiento del dolor de intensidad moderada o que no mejora con el uso de otros analgésicos.
  • Tos seca: la codeína bloquea el reflejo de la tos a nivel central.

Ver también: Dolor crónico

A continuación, veremos las siguientes características de este fármaco:

  • Mecanismo de acción: ¿cómo ejerce el fármaco el efecto en el cuerpo?
  • Farmacocinética: ¿qué le pasa a la codeína en el organismo?
  • Reacciones adversas.
  • Interacciones.
Fármacos

Mecanismo de acción

Además de su efecto analgésico, la codeína es eficaz para reducir la tos, ya que disminuye el número de golpes de la misma, disminuye la presión máxima intratorácica e, incluso, suprime la tos totalmente.

Estos efectos derivan de la capacidad que tiene para:

  • Deprimir el centro bulbar de la tos.
  • Inducir una anestesia local.
  • Disminuir las secreciones.
  • Reducir la broncoconstricción.
  • Favorecer la expulsión de secreciones.

Sin embargo, ¿cómo consigue todo esto? La codeína es un fármaco agonista débil de los receptores opiáceos μ de los centros bulbares. En cuanto a los efectos analgésicos, estos se deben a la conversión de este principio activo en otro: la morfina.

Quizá te interese: Tramadol: historia y generalidades

Farmacocinética

La farmacocinética comprende los procesos de absorción, distribución, metabolismo y eliminación de los fármacos.

Absorción

A pesar de existir en diferentes formas farmacéuticas, la presentación más usada es en comprimidos para la administración por vía oral. Por esta razón, nos centraremos en esta vía. En este sentido, se absorbe bien por vía oral y sus efectos empiezan a aparecer a los 30-60 minutos después de su administración.

Los efectos máximos se observan pasados los 60-90 minutos y se mantienen en el tiempo alrededor de 5 horas. La actividad antitusiva máxima se alcanza  una o dos horas después de su administración y también dura aproximadamente 5 horas.

Distribución

En cuanto a su distribución, se une en un bajo porcentaje a proteínas plasmáticas, alrededor del 7 %, por lo que no interaccionará mucho con otros fármacos que se unan en una mayor proporción.

Es importante tener en cuenta que la codeína atraviesa la barrera placentaria. Debido a ello, no se puede administrar a mujeres embarazadas ni en periodo de lactancia.

Metabolismo

La codeína experimenta metabolismo hepático. El metabolismo es un conjunto de reacciones bioquímicas que sufre en el medicamento en el cuerpo con el fin de hacerse más soluble y favorecer, así, su eliminación.

El metabolito principal es la morfina, que será el encargado de llevar a cabo la eficaz acción analgésica. La conversión local en el sistema nervioso central de la codeína a la morfina a través de los sistemas enzimáticos del hígado puede explicar el efecto analgésico de la codeína a pesar de los bajos niveles plasmáticos de morfina.

Eliminación

La semivida de eliminación oscila entre 3-4 horas para la codeína y es de 2 horas para la morfina. Este parámetro indica el tiempo necesario para eliminar la mitad de la concentración en sangre del fármaco.

Finalmente, tanto los metabolitos como la codeína inalterada, se eliminan por vía renal. No obstante, una parte insignificante se puede eliminar también por las heces.

eliminación

Reacciones adversas

La codeína puede producir depresión respiración. Por ello, los pacientes enfisematosos han de tener cuidado ya que este fármaco puede agravar este cuadro clínico.

Por otro lado, las personas mayores tienen que tener precaución con la codeína en los siguientes casos:

  • Asma.
  • EPOC.
  • Insuficiencia cardíaca, renal y hepática.
  • Colitis ulcerosa.
  • Hipotiroidismo.

Sin embargo, este fármaco presenta una serie de ventajas frente a otros opioides y es que no presenta dependencia, no produce depresión profunda ni induce el coma.

Otros efectos adversos que puede presentar son:

  • Mareos.
  • Somnolencia.
  • Estreñimiento.
  • Erupciones cutáneas.
  • Náuseas y vómitos.
  • Otros.

Interacciones

La codeína, como muchos otros fármacos, puede interaccionar con otros potenciando sus efectos. Si no se controla, puede producir cuadros tóxicos graves. Por lo tanto, si vas a empezar un tratamiento con este fármaco, no dudes en comentarle al médico si estás tomando cualquier otra sustancia.

Algunos de los fármacos y sustancias más comunes con los que interacciona y que potencian su acción sedante son:

  • Mattia, C., & Ferrari, A. (2014). Paracetamolo-codeina, una scelta sempre attuale per il trattamento del dolore. Minerva Medica. https://doi.org/10.1055/s-2007-1006495
  • Holzgrabe, U. (2002). Opioide. Pharmazie in Unserer Zeit. https://doi.org/10.1002/1615-1003(200201)31:1<5::AID-PAUZ5>3.0.CO;2-I
  • Lochboehler, G. J. (1899). A study of codein and its salts. Journal of the American Medical Association. https://doi.org/10.1001/jama.1899.92450750017001f